*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 17 de mayo de 2022 11:56 pm | USD promedio 0 | EURO promedio 0 | ARG promedio 0 | Real promedio 0

“Con suerte, entre este año y 2023 podremos cerrar el capítulo del TLC entre la Unión Europea y el Mercosur”

Entrevista con Daniel Belerati, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF). Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG. 

 

¿Cómo analiza la actividad de la industria frigorífica en lo que va de 2022?

Con una faena históricamente récord. Ya la del año pasado fue la más alta de la historia en Uruguay, y estos primeros cuatro meses van en esa misma dirección. Se han faenado volúmenes muy interesantes; y además con una colocación muy fluida en el mercado internacional, principalmente en China. Podríamos decir que el complejo está funcionando correctamente. 

Hay materia prima, aunque no toda tiene la calidad deseada, porque los animales no están prontos. Uno percibe que hay una cantidad de productores que apuran las circunstancias del mercado ante el temor de una baja en el precio, porque estamos en niveles récord para la región y también comparado con el resto del mundo.

Todos están apretando el acelerador a fondo; ojalá dure este buen momento.

¿Cómo están sorteando los problemas logísticos en China?

Está muy complicado ese tema. La crisis sanitaria en Shanghái nos ha pegado duramente, por el tiempo en que estuvo cerrado el puerto, con el desvío de contenedores a otros puertos de China y de países vecinos. Todo eso enlenteció la cadena de aprovisionamiento. 

Es un problema serio. Ojalá China pueda dominar rápidamente los brotes de covid. Es algo de lo que Uruguay no es responsable, sino que es parte de los países perjudicados por esa situación. 

¿Y cómo viven la problemática en el puerto de Montevideo?

Esa situación está cambiando a castaño oscuro. Los problemas logísticos atribuibles al Uruguay son extremadamente serios. 

Conseguir un contenedor vacío es como sacar la grande, no porque no esté en el puerto, sino que hay que ver cuándo lo entregan, de qué forma, si no hay un paro que nos afecte. 

Después, cargar un contenedor lleno genera las mismas incertidumbres. Hay barcos que ya han salteado la escala por Montevideo. 

Creo que los privados tenemos que empezar a encarar nuestra visión de fondo. El monopolio que está ejerciendo el puerto de Montevideo en la economía del país es realmente grave

Estamos evaluando alguna situación. Hoy se presentaba un buque que va a poder llevar camiones con contenedores al puerto de Buenos Aires. Esa es una buena medida, una situación alternativa. No tiene el volumen que la carne necesita pero es una buena alternativa. 

Hace algunos meses un consorcio europeo me planteó la posibilidad de reflotar el puente Colonia-Buenos Aires. No es algo nuevo. Hubo un análisis de factibilidad, después por problemas políticos y económicos el tema quedó congelado. 

Ante estos problemas volví a tomar contacto con estos europeos para ver si realizamos de nuevo el estudio de factibilidad, complementando lo que inicialmente era el tránsito de turistas, para además asegurarle una salida y entrada fiable y permanente para las mercaderías. 

Uruguay exporta US$ 12.000 millones por año, e importa unos US$ 9.000, son más de US$ 20.000 millones, que generan un movimiento logístico muy grande. Eso se puede justificar con un peaje razonable. 

Algo tenemos que hacer porque Uruguay está perdiendo con estas medidas, con este puerto el país está colgado de un pincel

Le vendemos mercadería enfriada a Europa, que tiene que llegar en una fecha predeterminada, porque si se llega en otra fecha el arancel es altísimo. 

Hay una cantidad de cosas que están en manos de un puerto que no da las garantías necesarias. Todo esto provoca disconformidad de los clientes y pérdida de confianza en Uruguay como proveedor. 

Recuerdo que en la década de 1970 el puerto de Montevideo fue declarado “puerto sucio”, por las medidas gremiales que se tomaban. Y en aquel momento, el puerto que se declaraba sucio pasaba a tener una tarifa que era prácticamente el doble que la de aquellos puertos que eran considerados eficientes y operativos. 

Eso terminó con la Ley de Puertos, terminó con ANSE (Administración Nacional de los Servicios de Estiba) que era arcaico y nos provocaba a todos los importadores y exportadores problemas muy serios. Esta es una situación similar.

No está más ANSE, pero estamos en el mismo problema. Tenemos costos más altos desde el punto de vista del manejo de los contenedores por las terminales. La Terminal Cuenca del Plata es más cara que el puerto de Buenos Aires, que el del Río Grande, que el de Santos y muchísimo más cara que el puerto de Valparaíso. 

A todo eso hay que sumarle los costos de la Administración Nacional de Puertos (ANP), que no son competitivos. En síntesis, estamos perdiendo por todos lados, por los costos y por la falta de fiabilidad. 

Entonces, hay que buscar soluciones, hay que ser creativos. Afortunadamente en el mundo hay gente que está dispuesta a invertir y habrá que explorar alternativas. 

Tal vez debemos olvidarnos del sueño de que Montevideo fuera el puerto hub del sur del continente, y empezar a transitar el camino de la competitividad, la eficiencia, apoyando a los exportadores e importadores. 

Así como hay una gran dependencia del puerto, también la hay con el mercado chino, ¿cómo analizan ese tema?

Es un riesgo muy grande. Es altamente peligroso depender de un solo mercado, y no lo digo por China. De cada US$ 4 que exporta Uruguay más de uno corresponde a carne y productos cárnicos, y más del 60% de las exportaciones de ese producto van a un solo mercado, que en este caso es China; eso es algo altamente peligroso. 

Razones comerciales, sanitarias, económicas, financieras, políticas, cualquier cosa que afecte ese relacionamiento implicaría un gran golpe para toda la cadena. Por eso es imperioso abrir otros mercados, y eso va también de la mano de mejorar el acceso a los mercados. 

En la medida que se pueda acceder de mejor forma a Japón, a Corea, a Estados Unidos, a Canadá, eventualmente a la Unión Europea, nos va a bajar el riesgo al que estamos expuestos y nos preocupa. 

Esta preocupación no es por aspectos puntuales. Nos preocupa como nos preocupó en 2007, cuando le vendimos más de 120.000 toneladas a Estados Unidos por fuera de la cuota; o en 2008, cuando le vendimos a Rusia casi 200.000 toneladas de carne. 

Siempre que pasan esas cosas nos preocupa. Ahora se está dando esa circunstancia. Por eso tenemos que buscar mejorar y ampliar el acceso de Uruguay a los diferentes mercados.

¿La invasión de Rusia a Ucrania podría acelerar la firma del tratado entre la Unión Europea y el Mercosur?

Lo que venimos planteando, con honestidad, es que no hay continente más natural que Sudamérica. Las acusaciones de los productores franceses y polacos, que después hicieron eco en holandeses y en la Unión Europea misma, con respecto al maltrato del ambiente en Sudamérica, fueron una disculpa política. 

Ahora están necesitando carne, los productores más eficientes de carne del mundo están en el Mercosur, y es cuestión de tiempo para que ellos reaccionen. 

Hemos sido muy coherentes los países de América del Sur con la invasión de Rusia a Ucrania, reaccionando de la forma correcta. 

Al final del día lo importante es que sinceremos las cosas y que este TLC cristalice rápidamente, porque está liquidado desde el 30 de junio de 2019, solo faltan meros detalles.

Con suerte entre este año y 2023 podremos cerrar el capítulo del TLC entre la Unión Europea y el Mercosur, de una vez por todas.

¿Hay alguna fecha estimada para la firma del TLC con China? 

No. Sabemos que están trabajando, pero viene atrasado con respecto a nuestras expectativas. 

¿Un TLC con Turquía generaría alguna oportunidad de negocios para la carne?

Turquía ha tenido un comportamiento internacional en materia de carnes que es absolutamente incompatible con un mercado libre y competitivo. 

Ese país está aplicando un arancel del 225% a la carne sin hueso, la que habilitarían pero mantienen ese arancel; y por otro lado tienen a la mayor cantidad de categorías de ganado en pie entre 0% y 40% de arancel. Eso no es serio. 

Y sabemos que cuando Turquía ha hecho TLC hace concesiones en un sentido y no en el otro, siempre protegiendo su poder negociador. Ojalá se haga un TLC con Turquía, pero el futuro de la carne uruguaya no pasa por ahí.

¿Cómo ve al Mercosur?

Con mucha preocupación. El Mercosur para la carne vacuna uruguaya ha sido un retroceso, desde que se firmó en 1991. De ahí para acá la carne vacuna uruguaya ha sido beneficiada por el Mercosur en absolutamente ningún sentido. 

Es una pena que siga con esta actitud. Cuando uno mira lo que ha evolucionado Chile y lo que hemos evolucionado en Uruguay, y se da cuenta del retroceso que implica el Mercosur para los productos más legítimos que tenemos. Y por más fuerza que hacemos no nos dejan sacarnos el bozal. 

¿El sistema de engorde a corral llegó para quedarse?

Sí. En el mundo la carne terminada a corral es la más apreciada, por su terneza, color de su grasa y marketing. Hay un movimiento nuevo, vinculado a la carne de pasturas naturales, pero la carne a corral sigue siendo un negocio de trascendencia.

Y el corral uruguayo, que es libre de hormonas, cumple con los dos requisitos: calidad del producto, color de la grasa, terneza, palatabilidad. La carne uruguaya de corral es natural, a cielo abierto, en predios absolutamente controlados. 

La carne a corral tiene un mercado vigente y un potencial enorme.

Fernando Pesci: “En nuestra carta marcamos que la carne es de animales a pasto, por eso compramos Hilton”

Entrevista con el representante de la cadena alemana Block House, que tiene 50 restaurantes en Europa, y es uno de los principales compradores del producto en Uruguay y Argentina.

Hace poco estuvo en Alemania, ¿cómo encontró la situación allí?

Quedé sorprendido de cómo pedían documentos y certificado de vacunación para entrar a todos lados. Más que nada en restaurantes y gimnasios. Te pedían más que en el aeropuerto. Código QR, pasaporte, documento de identidad, y miraban el documento y tu cara para certificar que eras el mismo, y también el certificado de vacunas. Porque si no lo tenés, no podés entrar. 

Esto estuvo vigente en Alemania hasta los primeros días de abril. Después cambió, pero en Hamburgo, como seguía habiendo muchos casos, se mantuvieron estas medidas. En Hamburgo la cadena tiene unos 15 restaurantes, en total son 50. 

¿Y hay aforo para entrar a los restaurantes?

No, podés entrar. Si estás vacunado no precisas tanto distanciamiento. Igual la gente se cuida, todos siguen con la mascarilla hasta el momento de comer, los mozos están con mascarilla también. 

La particularidad de nuestra empresa es que todos los empleados se testean antes de entrar a trabajar, todos los días. Yo me testeaba antes de ir a la oficina, en mi casa, esperaba a que el resultado del hisopado fuera negativo, el test me lo daba la empresa. Le ponía mi nombre y la fecha al envase, le sacaba una foto y la mandaba por mail a la gente que se ocupaba de controlar eso. En toda la empresa se está trabajando así.

Esto va a cambiar a partir de mayo, cuando se va a testear dos veces por semana; y en caso de que te sientas mal te dan un test para que te lo realices en tu casa. 

¿Cómo viene la demanda en los restaurantes de Block House? 

Se está trabajando con todas estas restricciones, con un 70% u 80% de capacidad, porque la gente que no tiene las vacunas no puede entrar. 

¿Con delivery han trabajado?

No mucho, porque nuestro plato es un bife. Y es como acá, uno generalmente no pide asado por delivery. Se hace algo, pero es mínimo. 

 ¿Cuáles son las perspectivas de la empresa?

Seguir creciendo, seguramente se abrirán algunos restaurantes más este año y el que viene, todos en Alemania. Lo que genera incertidumbre hoy en Europa es la guerra, y lo que va quedando del Covid en China, afectando el funcionamiento de los puertos, con una logística que está colapsada.

¿Cómo vienen las compras de carne en Uruguay y Argentina?

Vienen bien, considerando los problemas logísticos y de disponibilidad de barcos. Ahora pasa que en una semana no recibimos nada y en la siguiente se recibe el doble, pero nadie te asegura que la demanda de la semana pasada la vas a volver a tener en el restaurante la semana que viene. Eso lo estamos manejando, pero es un problema grande. 

La oferta y la demanda venían equilibradas, con precios en alza, pero esto cambió drásticamente la semana pasada. Argentina empezó a aceptar precios más bajos, generando un cambio importante en el mercado.

Por el lado de la demanda, vemos que en Europa la gente está gastando menos, está cuidando más la plata por la incertidumbre que genera la guerra. Se ven grandes ofertas de muebles y de otros productos, porque se está vendiendo menos. 

Lo mismo pasa con la comida, la carne vacuna es considerada un lujo en Europa, y hay que ver qué pasa ahora, y si la gente va a pagar la suba de precios que hubo en los últimos meses. Porque lo que se compró caro está llegando ahora, el pico de ventas en Europa es en mayo, y veremos si la gente acepta este aumento de precios.

Los supermercados no están vendiendo tan bien. Hay mucha oferta de carne de cerdo, porque Alemania tuvo la fiebre porcina y no puede exportar. Toda esa carne está en el mercado interno. A los alemanes les gusta la carne de cerdo y es más barata que la carne vacuna. 

En las estadísticas de INAC se ve un incremento de las exportaciones de carne de Uruguay a Europa respecto a los años anteriores, ¿en su caso también es así? 

Nosotros no hemos crecido, porque nuestro principal negocio son los restaurantes, que estuvieron cerrados durante mucho tiempo. 

El año pasado compramos algo más del 50% de la carne enfriada que se exportó directamente de Uruguay a Alemania

¿Qué porcentaje de la carne que importan de Sudamérica corresponde a Uruguay y cuánto a Argentina?

Aproximadamente el 65% en Uruguay y 35% en Argentina. Apostamos a Uruguay.

¿Compran cuota Hilton o 481?

Hace un año que no compramos más 481. Con esto que se va achicando la cuota es una lotería saber quién llega y quién no. 

¿Qué cortes compran?

El rump and loin, bife ancho, básicamente, y algún otro corte. O sea, bife angosto, lomo, cuadril y bife ancho. 

¿Cómo es la competencia con China en la demanda?

China toma otra calidad de carne. Tradicionalmente esos cortes de alta calidad tienen como mercado natural a Europa. 

¿Cómo es la tendencia del consumo de carne en Europa considerando las corrientes animalistas, veganas y demás?

Eso nos está llevando hacia un negocio sustentable. En nuestra carta marcamos que la carne es de animales a pasto, por eso compramos Hilton. Eso es lo que generalmente busca el europeo, además de buena calidad. 

También compramos algo de carne certificada Bio, algo de Carbono 0. La tendencia es apuntar a esos mercados.

¿Ofrecen también carne artificial o vegetal en sus restaurantes?

No, pero en nuestra cadena de hamburguesas tenemos una que es vegetal, porque si querés ir a comer una hamburguesa con tu amigo vegano tenés esa opción. 

La empresa también vende sus productos en supermercados, ¿cómo viene la demanda allí?

Últimamente viene complicado. En los supermercados es donde está más trancada la demanda, porque tienen que subir los precios, le bajan los márgenes al supermercado y la gente no compra.

En Sudamérica estamos acostumbrados a tener inflación, pero en Europa no. Allá la inflación era de 1% o 1,5%, que es casi nada. Sin embargo, ahora hubo un sacudón grande. 

Cuando estuve en Alemania el precio del diesel tuvo una fuerte suba, llegó a 2,40 euros, después bajó a 2 euros. Fue un disparate. 

¿Se hacen promociones de carne uruguaya en los restaurantes?

Sí. El mes pasado hicimos una promoción de bife uruguayo. Apostamos a Uruguay, estamos siempre hablando con INAC para hacer promociones juntos. 

¿Tiene expectativas de que se concrete en algún momento el acuerdo Mercosur-Unión Europea?

Sí, parece que debido a la guerra están tratando de avanzar en el acuerdo. 

La guerra cambió todo. Parecía que la situación se iba a normalizar después del covid, pero este tema volvió a afectar la normalidad. 

¿Cómo está observando la situación del negocio cárnico en Uruguay?

Es una locura el precio del ganado en Uruguay. No sé cómo hacen los frigoríficos para trabajar a pérdida. Hay incertidumbre sobre lo que pasará con el precio del ganado, porque sigue subiendo. ¿Qué podría pasar en el invierno cuando falte ganado?

Prevén caída en el consumo de carne vacuna y aviar en la Unión Europea

Se deberá principalmente a los cambios en los hábitos de los consumidores y su objetivo de promover la sostenibilidad.

 

IndexBox acaba de publicar un nuevo informe titulado: “UE – Carnes y aves – Análisis de mercado, previsión, tamaño, tendencias e información”.

Allí se prevé que el mercado de la carne y las aves de corral en la Unión Europea (UE) disminuya a una tasa media anual del 0,4% en la próxima década.

La caída en el consumo se deberá principalmente a los cambios en los hábitos de los consumidores para disminuir la carne en su dieta y la disminución de la producción de carne y aves, para promover la sostenibilidad.

Se espera que la demanda de carne vacuna y cerdo caiga, mientras que aumentará la de ave y ovina. En estas condiciones, las proteínas alternativas no competirán con las carnes de origen animal debido a sus elevados costos.

Por otra parte, las exportaciones de carne y aves a los países de la Unión Europea disminuirán principalmente debido a la menor demanda de Asia.

Tendencias e ideas clave

Según las Perspectivas agrícolas de la UE 2021-31 , IndexBox estima que el mercado de carne y aves de corral de la UE se estancará en un futuro próximo. Si bien se prevé que el consumo mundial de carne crezca a una tasa media anual del 1,4% gracias al aumento de los ingresos en los países en desarrollo, se prevé que el consumo de carne per cápita de la UE disminuya ligeramente de 68 kg en 2022 a 67,5 kg por persona en 2025.

Los cambios en los patrones de consumo hacia una menor ingesta de carne bovina y de cerdo constituyen el factor principal que determina el estancamiento del mercado. Incluso la creciente demanda de carne aviar y ovina será insuficiente para compensar eso.

Para luchar contra el cambio climático, se reducirán los rodeos de ganado, y esto podría limitar el crecimiento del mercado desde el lado de la oferta, porque el mercado de la UE está impulsado por la producción local.

Los consumidores están prestando más atención a la sostenibilidad del proceso de producción, especialmente al bienestar animal y la huella ambiental; por lo tanto, el segmento de carnes orgánicas está creciendo.

En cuanto a los sustitutos de la carne, no se espera que la carne de laboratorio se convierta en un competidor de la carne de origen animal debido a la baja aceptación del consumidor y el alto costo de producción.

Las alternativas a la carne de origen vegetal tuvieron una participación de mercado de alrededor del 1% de las ventas totales de carne en 2020 y no se expandirán significativamente en los próximos cinco años.

En comparación con el promedio de 2019-2021, se pronostica que la producción de carne vacuna en 2022 disminuirá 1,4% a 6,8 millones de toneladas debido a la reducción de los rodeos en un 3,3% a 30,7 millones de cabezas.

La producción de carne de cerdo disminuirá 1% hasta los 23,5 millones de toneladas, mientras que la producción de carne de pollo aumentará 0,6% hasta los 13,7 millones de toneladas.

En 2022 la producción de carne ovina caerá ligeramente 0,5% hasta 637.000 toneladas, pero a partir de 2023 aumentará de forma constante hasta alcanzar las 648.000 toneladas en 2025.

Para 2031 la participación de mercado de las exportaciones de la UE en el comercio mundial disminuirá del 20% al 17% debido a la disminución de las exportaciones de carne de cerdo a Asia, ya que China tiene como objetivo restaurar sus rebaños domésticos para 2026 y, por lo tanto, requerir menos importaciones.

En 2020 se exportaron 16 millones de toneladas de carne y aves, por un valor de US$ 46,4 mil millones.

Exportaciones de carne y aves de la UE en 2020

La cantidad de carne y aves exportadas de la UE totalizó 16 millones de toneladas en 2020, manteniéndose constante con respecto al año anterior.

Los envíos más significativos provinieron de los Países Bajos (3 millones de toneladas), España (2,6 millones de toneladas), Alemania (2,4 millones de toneladas) y Polonia (2,2 millones de toneladas), lo que en conjunto resultó en el 63% del volumen total.

Le siguieron de lejos Bélgica (1,4 millones de toneladas), Dinamarca (1,3 millones de toneladas) y Francia (1 millón de toneladas), junto con una participación del 22% en las exportaciones totales.

En términos de valor, los principales países proveedores de carne y aves de corral en la UE fueron los Países Bajos (US$ 8,7 mil millones), España (US$ 8 mil millones) y Alemania (US$ 7 mil millones), con una participación combinada del 51% de las exportaciones totales.

El precio de exportación de carne y aves de corral en la UE se situó en US$ 2.839 por tonelada en 2020, permaneciendo relativamente sin cambios con respecto al año anterior.

Los precios medios variaron algo entre los principales países exportadores: en España (US$ 3.077 por tonelada) y los Países Bajos (US$2.909 por tonelada), mientras que Polonia (US$2.282 por tonelada) y Bélgica (US$2.286 por tonelada) estuvieron entre los más bajos.

En 2020 los Países Bajos lograron la tasa de crecimiento de precios más notable, mientras que los otros líderes experimentaron aumentos más modestos.

 

Fuente: Global Trade en base a la plataforma IndexBox

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad