*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 19 de abril de 2024 9:25 am | USD promedio 38.38 | EURO promedio 40.86 | ARG promedio 0.04 | Real promedio 7.75

“En invierno va a faltar pasto y necesitamos que los productores se preparen para que la cadena funcione”

Entrevista con el contador Gastón Scayola, gerente general de Gentos Uruguay. Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG.

 

El contador Gastón Scayola estuvo durante muchos años vinculado con el frigorífico San Jacinto (Nirea SA), donde fue vicepresidente. Tiempo después, vuelve al grupo empresarial de la familia Pérez Companc, como gerente general de la empresa semillerista Gentos Uruguay.

Aprovechando su conocimiento y experiencia en la cadena cárnica, ACG le propuso la entrevista que desarrollamos a continuación.

¿Qué balance hace del negocio cárnico en 2021?

Por suerte en este rol que me toca ahora, como gerente de Gentos, sigo siendo parte de la cadena cárnica, que para mí es la principal industria del país.

Este año tuvo buenas cosas, la demanda de China a nivel de carne y de todos los commodities es el condimento principal. Estamos en un mundo donde China es la locomotora que tira de la demanda. 

Si bien uno no puede festejar las desgracias del entorno, se dan circunstancias que al Uruguay por suerte lo favorecen. A Uruguay lo favorecen su conducta, su prolijidad, su forma de trabajo transparente, y la producción natural. Al mismo tiempo, Argentina, que es un jugador relevante, muchas veces se autolimita; y Brasil es un gigante, y cada vez que tiene una dificultad, Uruguay inevitablemente se ve un poco favorecido. 

El 2021 fue un año de producción sostenida y estable. Así que hay buenos augurios.

Hace varios años, en las crisis, hablábamos con los productores y les decíamos que por suerte no fabricamos electrodomésticos o artículos de lujo, que son los primeros que todo el mundo deja de comprar. 

Estamos en el rincón del mundo donde se producen alimentos, o sea que más allá de circunstancias temporales, estamos condenados a que nos vaya bien, salvo que hagamos las cosas muy mal.

¿Se supo buscar buenos nichos para valorizar el producto?

Estamos condenados a tener que hacer eso, y ojalá que nos siga saliendo bien. Teniendo al lado un país con la escala de Brasil, que te aniquila los costos por los grandes volúmenes, y un monstruo como Argentina, que tiene una marca que se vende sola, tenemos que encontar las habilidades que tenemos, por ser chicos, cultos, serios, por trabajar con la trazabilidad, con los controles sanitarios, produciendo natural. 

Nuestra habilidad está en ir a venderle a esos segmentos que están dispuestos a pagar; y Uruguay tiene ese producto. 

Hemos sido exitosos. Lamentablemente, por la pandemia, Europa, que es uno de los destinos más sofisticados, está fuera de combate. Allí la prioridad es la salud. Pero cuando las cosas se acomoden, volveremos a la normalidad en ese sentido.

¿Percibe una mayor inversión y adopción de tecnología por parte de los productores uruguayos?

Quienes estuvimos vinculados con el negocio de la carne, siempre estuvimos esperando niveles de precios que sean más coherentes con nuestras necesidades de producción. 

En los últimos tres años, con la demanda de China, los precios que teníamos hace 10 años quedan bastante abajo, y eso estimuló a los productores a realizar inversiones, porque se pagan. 

Los productores vieron que producir siendo cada vez más profesionales, con pasturas, cuidando las normas, siendo cada vez más eficientes y sacando de cada hectárea la mayor cantidad de kilos de carne posibles, es lo que hace a los números. Los productores y toda la cadena se dieron cuenta de que eso es relevante. 

Todo lo que ayude a que de cada hectárea del país salgan más kilos de carne de calidad, es por donde tiene que ir la estrategia de todos los actores de la cadena. Estamos avanzando en eso. Tal vez no a la velocidad esperada, pero se adopta tecnología, métodos de mayor calidad, pastoreo, semillas de calidad, lo que asegure forrajes todo el año. 

Se está profesionalizando cada eslabón de la cadena. Nosotros, desde el lugar que nos toca en este momento, vamos a hacer todo para que eso siga yendo en esa línea.

¿Ve una oportunidad para la carne a pasto por las demandas ambientales y de bienestar animal?

Absolutamente. En estos días estamos viendo los efectos de la falta de cuidado del medio ambiente. Y si bien la actividad agropecuaria siempre ha sido a cielo abierto y hay que barajar los riesgos del clima, una cosa eran los cambios coyunturales del clima, pero hoy por hoy los problemas del clima se están volviendo más estructurales, con responsabilidades políticas a los más altos niveles. 

Por suerte hay una conciencia a nivel de la opinión pública empieza a valorar estos productos naturales, que cuidan el medio ambiente, de animales que son bien tratados.

Uruguay, con la prohibición del uso de hormonas en 1962, marcó un camino en la región. Al no usar hormonas, al producir carne natural, a pasto, cuidando el bienestar animal, son cosas que los consumidores más exigentes del mundo van a valorar cada vez más y por eso van a elegir esos productos. 

Así que, tanto los consumidores exigiendo, como Uruguay tomando conciencia y yendo por ese camino, estamos en la sintonía que teníamos que estar. 

Es la mezcla de un consumo saludable con una práctica productiva que cuida al planeta, entonces es bueno por todos lados.

¿Cómo fue el año 2021 para Gentos y cómo proyectan el 2022?

Si lo resumiéramos en números, fue un muy buen año para la empresa. Y si no miráramos los números sino la evolución de la empresa como tal, tuvimos cambios, volvimos algunos que ya habíamos trabajado para la familia Pérez Companc, y eso generó cambios. Fue un proceso de adaptación.

Tratamos de traer lo mejor de las prácticas y los valores que siempre nos tocó defender en las empresas de la familia Pérez Companc, en cuanto a la transparencia y la forma de hacer negocios. 

Hubo un recambio a nivel directriz, con un equipo de técnicos que hemos venido reforzando, incorporando gente joven en todas las áreas. 

Ha sido un lindo año para Gentos, porque logró procesar todos esos cambios y armamos la plataforma para que el 2022 sea de continuo crecimiento. 

Lo más relevante fue que consolidamos un equipo de gente joven, profesional, con un compromiso como pocos en lo que vemos en las empresas. 

Logramos armar el campo experimental y demostrativo en San José, que es una base importante para que desarrollemos y mostremos las variedades, para capacitar a nuestra gente, a los productores y distribuidores. 

En febrero vamos a terminar de ampliar la capacidad logística, duplicando el espacio de almacenamiento, para poder seguir dando un servicio de logística de calidad a los distribuidores. 

El 17 de enero arrancamos con todo, tenemos el ingreso de tres o cuatro profesionales jóvenes en cada área, que nos darán nueva energía. Soy por lejos el más veterano de la empresa y eso está bueno. Cuando trabajas con gente de mucha experiencia es un placer, pero cuando estás con gente joven, con compromiso, ganas y energía, que son innovadores, es un gusto.

En 2021 preparamos la infraestructura, el campo experimental, el espacio de almacenamiento, el equipo con gente joven. Y para 2022 pondremos en marcha los proyectos de negocios. 

Saldremos con la escuela de pastores, un tema que en Argentina Gentos practicó mucho y creemos que es clave que lo hagamos, para enseñar a los empleados de los productores a manejar cada vez mejor las pasturas para lograr mayor eficiencia.

Tenemos también un plan para que los productores compren semillas de pasturas. Podemos trabajar con la industria frigorífica, para que los productores puedan acompañar el pago de las semillas con la venta del ganado.

Y probablemente trabajemos con INIA en las variedades para campo natural. O sea que tenemos tres frentes de trabajo: facilidades de compra, capacitación y posibilidades para mejorar el campo natural, para empezar a colonizar esa parte del Uruguay.

¿Cuáles son las principales características de los productos de Gentos?

Acabamos de terminar una zafra de sorgos. Hace años veníamos impulsando la tecnología Igrowth, que ya está instalada y se impone. En función de lo que pase con la agricultura en Uruguay hay condiciones como para que si se abriera el mercado de exportación de sorgo no se pierda área. 

Y en los productos de semillas forrajeras, seguimos con nuestro arsenal de siempre, de gramíneas y leguminosas de altísima calidad, testeadas y trabajadas en equipo, tanto en el campo experimental de Argentina como en el local.

Además, estamos pensando en proyectos de breading de nuevas variedades en Estados Unidos, que no serán para este año, pero sí para los próximos. 

El 17 de enero empezaremos a preparar la zafra forrajera, con toda la energía, capacitando a la gente, viendo productos, materiales y demás. 

Los productos son los mismos del año pasado. La seca le ha complicado la vida a los productores, las fechas de siembra no están muy claras y los tiempos ideales tal vez no se puedan respetar. Creemos que en el invierno va a faltar pasto y necesitamos que los productores se preparen para que la cadena funcione.

Nuestros productos apuntan a la calidad con servicio, y por eso estamos trabajando con los distribuidores.

“Uruguay produce alimentos de muchísima calidad y la proteína fundamental es la carne”

Entrevista con Mónica Silva, presidente electa de la Federación Rural. Contenido exclusivo para socios y suscriptores.

 

¿Cómo encara el desafío de presidir la Federación Rural?

Con ganas, con propuestas de mucho trabajo, compromiso, como han sido las cosas en mi vida. Ojalá podamos salir adelante, es un desafío importante. Para trabajar estoy dispuesta, no solo yo, sino todo el equipo de la lista 21.

¿Cuáles serán las primeras medidas al asumir este lunes 5 de julio?

Organizar el grupo, convocar a los productores, escuchar las demanda e ir planeando, además de continuar con los temas que se iniciaron en el Consejo Directivo saliente. 

Cuenta con la experiencia de presidir la Asociación Agropecuaria de Salto (AAS)…

Sí, aunque es una experiencia muy diferente. Por ahora estoy representando a los productores del norte, de Salto, y ahora paso a representar a los de todo el país. Ese es un desafío importante, que exige involucrarme y conocer las distintas problemáticas. Pero estamos en camino, y en la lista 21 tenemos representantes de distintas partes del país, así que tenemos el apoyo y la experiencia de otros productores. En eso estoy bastante tranquila.

¿Su impronta estará en darle participación a las distintas zonas del país y distintos rubros?

Sí, ese es como un A, B, C. No queremos darle una impronta tan presidencialista. Mucha gente no puede hacer gremialismo, porque exige un esfuerzo económico, es engorroso, y porque tenemos que atender nuestras empresas, que tienen que seguir en actividad. Por eso es importante tener un equipo que nos apoye, ocupando los lugares donde por distintas circunstancias uno no puede estar, con un conocimiento pleno de la situación y estando muy comprometidos. 

¿Cómo quedó el vínculo con la otra lista que participó de la elección?

El Consejo Directivo se renueva. Con Soledad (Arrarte) seguimos conversando el sábado, nunca paró el diálogo entre nosotras. Las dos pensamos que es importante la unidad, y tenemos que tratar de resolver entre todos los problemas de la producción, que son los mismos. Tenemos que encolumnarnos y trabajar unidos en el Consejo Directivo de la Federación Rural y también con las demás gremiales.

¿Cómo vio el cambio de ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca?

Sobre el tema no debo opinar. Tenemos un gobierno elegido por el pueblo, algo que es sagrado. El gobierno planteó sus proyectos, su hoja de ruta, y creo que eso no va a variar. Puede haber un cambio en la impronta personal, pero también lo conocemos a (Fernando) Mattos, quien ha estado en Salto en reuniones extensas, junto con Carlos María (Uriarte). Hay un aprecio importante por los dos, fueron gremialistas, son productores y conocen los problemas reales. Así que más allá de las improntas personales, se seguirá recorriendo el camino que tiene trazado el gobierno. 

¿Qué enseñanzas le deja la pandemia al sector?

Esta pandemia nos deja muy tristes por un lado, pero también rescato lo positivo, que nos obligó a meternos en la virtualidad. A los rurales nos costaba, por los problemas de conectividad, sobre todo en el norte. Fue muy positivo el apoyo del Instituto Plan Agropecuario, del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), con jornadas virtuales. También nos acostumbramos a reunirnos virtualmente. Además, creo que el mundo puso a la salud en primer lugar, y para la salud la alimentación es básica. Uruguay produce alimentos de muchísima calidad, y la proteína fundamental es la carne.  

Salto es un departamento criador, ¿cómo observa el momento de la cría?

La cría ganó protagonismo. Lo digo porque soy criadora. Hemos ido cambiando el proceso, preocupándonos de que terneros y terneras estén en buenas condiciones, encarando sobre todo el hecho de tener hembras que lleguen bien preparadas a la etapa de cría, siguiendo las recomendaciones para el entore, para que tengan pariciones tempranas. Hace pocos días se realizó el Taller de Diagnósticos de Preñez de INIA y nos siguen insistiendo en esos temas. También tenemos al Plan Agropecuario muy preocupado por el campo natural. Tenemos una pastura muy rica y tenemos que cuidarla. Hay temas de competitividad y costos, y hay que trabajar para solucionarlos, para que la actividad sea más rentable.

¿Y cómo analiza la actualidad del rubro ovino?

También tengo ovinos. El freno en el mercado de la lana es un tema clave, pero el mundo ya volverá a demandar. Por otra parte, se abrió el cuarentenario en Artigas, que esa es otra vía comercial (para exportar en pie a Brasil), y tenemos la posibilidad de incrementar el stock de lanares. Es un trabajo que necesita del apoyo del gobierno, para frenar las agresiones que sufren las majadas. Se debe entender que los perros están haciendo mucho daño y desmoralizan a quienes están produciendo. Es una oportunidad para el pequeño productor, porque es un rubro que requiere menos inversión y que es rentable, con resultados inmediatos. Esperamos trabajar en estos temas, para incentivar a la producción, porque le vemos mucho futuro. La carne ovina también tiene mucha demanda en distintos mercados y lamentablemente no tenemos la cantidad suficiente para atender esa demanda; ojalá pudiéramos aumentar la cantidad de ovinos.   

¿Cuáles son los temas sanitarios que preocupan?

La garrapata es un tema que se debe solucionar. Se requiere de acción del MGAP pero también los productores nos tenemos que poner las pilas. Hay fallas en general, que debemos corregir. Como presidente de la AAS ya tuvimos una reunión con el Dr. Martín Altuna, después que asumió (en la división Sanidad Animal del MGAP) y hay proyectos que hay que conversar y llevarlos adelante. 

 

Foto: Plan Agropecuario.

Newsletter

Recibí las noticias de la ACG
directamente en tu correo electrónico

    Su correo electónico será incluido en nuestra base de datos para enviarle información de nuestra asociación, esta información no incluye los precios de los mercados ganaderos. En caso de que quiera acceder a la información de precios del mercado ganadero tendrá que adquirir una suscripción Premium.
    Para ello Inicie sesión o registrese aquí