*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 20 de abril de 2024 6:39 am | USD promedio 38.51 | EURO promedio 41.01 | ARG promedio 0.04 | Real promedio 7.81

En 2023 podrían incrementarse los negocios de ganado en pie hacia China

La prohibición de exportación de animales vivos por parte de Nueva Zelanda, que entrará en vigencia en abril del año próximo, generaría un vacío en la oferta, señala un informe del USDA.

 

La reciente evaluación del mercado chino de carne vacuna en 2023, que realizó el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), muestra un panorama de menor demanda de importaciones en el futuro, en particular para cortes más altos, ya que el impacto económico de las políticas de cero Covid daña la confianza e interrumpe las operaciones de servicio de alimentos. 

Sin embargo, pueden haber mayores posibilidades para la exportación de ganado en pie, considerando la prohibición de este tipo de negocios por parte del gobierno de Nueva Zelanda, dejando un espacio del lado de la oferta, que pueden capitalizar otros proveedores como Australia y Uruguay. 

El USDA predijo que el volumen de importaciones de carne vacuna de China caerá en 600.000 toneladas (19%) en 2023, a 2,5 millones de toneladas. 

Se espera que la producción nacional de carne vacuna de China continúe su trayectoria de expansión, creciendo en 300.000 toneladas (4%), mientras que el consumo interno se reducirá en 300 mil toneladas (3%). 

Los impulsores clave detrás del aumento en la producción están relacionados con la suposición de que la faena china acelerará el ritmo en un 4,6% en comparación con 2022, en la medida que se resuelvan las restricciones relacionadas con la política de covid cero. 

Se espera que este aumento de la oferta interna, combinado con un menor consumo, pese negativamente sobre los precios de la carne vacuna china en 2023.

Las previsiones de un menor consumo en el futuro se basan en una economía china en desaceleración, que afectaría el consumo de productos de lujo como la carne bovina. 

Debido a que la carne vacuna importada, en particular los cortes premium de mayor calidad, se utilizan principalmente en los sectores de alojamiento y servicio de alimentos de gama alta, se espera que la demanda de esta carne importada se vea más afectada que la del mercado interno. 

A pesar de que la industria de servicios de alimentos de China experimentó un repunte significativo de la depresión de 2020 provocada por Covid, con una inversión en la industria que superó los niveles de 2019 en un 57% en 2021, la incertidumbre ha reinado durante 2022, con ferias comerciales, conferencias importantes y otros eventos a gran escala cancelados o muy restringido debido a la aplicación de una política de covid cero de línea dura, que puede persistir hasta bien entrado 2023.

La oferta de Australia

Los volúmenes de exportación de carne bovina australiana a China, aunque muestran signos de una tendencia al alza en los últimos meses, con cifras que en agosto fueron 19% superiores al promedio de los últimos cinco años, en general se han moderado debido a la oferta limitada derivada de la reconstrucción del stock vacuno en Australia.

Con la influencia de otro pronóstico meteorológico de La Niña, que parece probable en 2023, extendiendo la actividad de reconstrucción del stock, la limitación impuesta a la capacidad de exportación de carne de Australia puede suavizar cualquier golpe relacionado con la reducción de la demanda china.

En el mercado del ganado en pie se espera que Australia se convierta en el jugador más destacado en las exportaciones a China, ya que la prohibición de las exportaciones por mar de Nueva Zelanda se detendrán definitivamente el 30 de abril de 2023 .

La exportación de ganado para faena ha estado prohibida en Nueva Zelanda durante más de 15 años, sin embargo, la exportación de ganado para reproducción se mantuvo como un remanente de la industria, con 121.000 cabezas exportadas a China en 2021, lo que representa un aumento del 7%. 

La mitad de estos eran ganado lechero de raza pura, y el resto vaquillonas cruza de razas carniceras y lecheras. 

 

Fuente: Adrian Ladaniwskyj / Mercado.com.au, en base a USDA.
Foto: China Daily.

Cae el stock de ovejas de cría en Nueva Zelanda por efecto de la sequía

El rebaño de ovejas de cría registró una contracción del 1,4% hasta los 16,1 millones, mientras que el número de corderos aumentó un 3,2 % hasta los 8,8 millones.

 

El número total de ovinos en Nueva Zelanda se mantuvo prácticamente sin cambios desde hace un año, según los últimos datos de Beef + Lamb New Zealand . Al 30 de junio, el stock aumentó un 0,2% hasta los 25,8 millones. El rebaño de ovejas de cría registró una contracción del 1,4% hasta los 16,1 millones, mientras que el número de corderos aumentó un 3,2 % hasta los 8,8 millones. El número de ovejas cayó en todas las regiones, pero particularmente en las áreas afectadas por la sequía, donde la reducción de ganado ha sido más generalizada.

Una combinación de menos ovejas reproductoras y resultados dispares de las ecografías después de condiciones secas, sitúan la producción de corderos de 2022/23 en 22,4 millones, un 0,8% menos que en la primavera de 2021. El comportamiento del clima en la primavera será crucial para el desarrollo de los corderos.

El número de cabezas de ganado vacuno cayó 0,9% en el año hasta el 30 de junio, totalizando 3,9 millones de cabezas, con un descenso del número de vacas reproductoras en 1,1%. Se espera que la cosecha de terneros de la primavera de 2022 sea 1,2% menor que hace un año, con un stock de vacas más pequeño y, en general, una peor condición de las vacas debido al clima seco.

Faena

En el año hasta julio, la producción de carne ovina de Nueva Zelanda se situó en 274.200 toneladas, un 3% menos que en el mismo período del año anterior. Se han procesado menos corderos y ovejas adultas en ese tiempo (-2% y -3%, respectivamente), mientras que los pesos de las canales fueron algo menores en promedio.

La producción de carne vacuna cayó 6% en el mismo período, hasta las 452.300 toneladas. Se han procesado menos cabezas de ganado (novillos, novillas y toros) año tras año (-5 %; -51 000 cabezas), mientras que también se han presentado menos vacas (-9 %; -77 000 cabezas).

Comercio de carne

De enero a julio (inclusive) Nueva Zelanda exportó 249.000 toneladas de carne de ovino fresca y congelada, un 8% (21.600 toneladas) menos que en el mismo periodo del año anterior. Esto ha sido impulsado en gran medida por menores envíos a China, compensados ​​marginalmente por aumentos a la UE (más el Reino Unido) y varios países de Medio Oriente y Asia. 

Las exportaciones de carne fresca y congelada de Nueva Zelanda también han caído durante este tiempo, un 7% interanual hasta las 300.000 toneladas. Una caída del 25% en los envíos a los EEUU ha sido el principal contribuyente, con menos carne enviada a muchos otros países, incluidos Suiza, Taiwán, Indonesia y Australia. Por el contrario, los envíos han aumentado a China, Corea del Sur, Japón y Malasia, pero no lo suficiente como para compensar las pérdidas.

 

Autoría: Hannah Clarke
Fuente: AHDB

Australia sostiene que China no puede suspender importaciones de carne argumentando riesgo de fiebre aftosa

Aclara que el país está libre de la enfermedad y que ese no sería fundamento para impedir el comercio; informes extraoficiales indicaron que Beijing tomaría una decisión en ese sentido, que también incluiría a Nueva Zelanda. 

 

“China no tiene fundamento para usar la fiebre aftosa como razón para suspender las importaciones de carne vacuna de Australia”, dijo este martes el primer ministro Anthony Albanese, en respuesta a los informes que indicaban que Beijing restringió el comercio de ese producto.

“Australia permanece libre de la enfermedad y los funcionarios de bioseguridad estaban actuando muy enérgicamente para manejar los mayores riesgos de que pudiera ocurrir un brote”, dijo Albanese en una entrevista con la emisora australiana ABC. 

Cualquier infección confirmada correría el riesgo de dejar a la multimillonaria industria cárnica de Australia fuera de más de 150 mercados extranjeros.

Una publicación de la industria de la carne vacuna china informó el domingo por la noche que se suspendió el despacho de Aduanas para productos agrícolas de Australia y Nueva Zelanda y que se notificó a las empresas relevantes, sin decir de dónde obtuvo la información. 

La publicación, World Meat Imports Report, dijo el lunes que el despacho de aduanas para los productos agrícolas australianos, incluidos la carne y los productos lácteos, volvió a la normalidad.

El informe inicial, que no fue verificado, avivó los temores de que China intensifique las restricciones a las importaciones desde Australia. 

La segunda economía más grande del mundo se ha centrado previamente en los frigoríficos individuales de Down Under, citando temores sobre las infecciones por covid-19 en las industrias de carne, así como el descubrimiento de medicamentos prohibidos en productos de carne vacuna y etiquetado incorrecto en los productos. Las autoridades negaron que las prohibiciones comerciales estuvieran relacionadas con el deterioro de las relaciones diplomáticas en ese momento.

El primer ministro también pidió el martes a China que retire las restricciones comerciales existentes sobre los productos básicos australianos, incluidos el vino, el carbón y la cebada. Estos se impusieron como resultado de una ruptura política entre Beijing y Canberra, que empeoró bajo la administración anterior, que criticó a su mayor socio comercial y pidió una investigación sobre los orígenes del coronavirus.

Albanese ha dicho en repetidas ocasiones que el restablecimiento de las frías relaciones entre los dos socios comerciales dependería de que China ponga fin a las medidas punitivas sobre las exportaciones, una solicitud que ha permanecido en gran parte sin respuesta . 

Alrededor de una quinta parte de la carne bovina australiana va a China, representando alrededor del 7% de las importaciones del país asíatico en 2021.

 

 

Autoría: Sybilla Gross y Jinlu Gu / Bloomberg.
Foto: The Guardian.

Carne de Nueva Zelanda superó US$ 693 millones de exportaciones en febrero

Advierten presiones por la escasez de mano de obra e interrupción de la cadena de suministro en los próximos meses.

 

Las exportaciones de carne roja de Nueva Zelanda en febrero superaron los 1.000 millones de dólares en moneda local, equivalente a más de US$ 693 millones, con un aumento de valor en los principales mercados. Pero esos fuertes retornos enfrentarán presión en los próximos meses debido a la escasez de mano de obra y la interrupción de la cadena de suministro, advirtió la Asociación de la Industria de la Carne (MIA).

Sin embargo, los fuertes precios actuales de la carne estaban compensando una caída en el volumen de las exportaciones, con un descenso del 11% en los volúmenes de carne ovina y 7% en la carne vacuna en comparación con febrero de 2021, dijo Sirma Karapeeva, directora ejecutiva de MIA.

Detalló que “el ausentismo en las plantas frigoríficas debido a que el personal tuvo que aislarse durante la pandemia de covid-19 está aumentando la presión sobre nuestra industria, que ya enfrenta una importante escasez de mano de obra y desafíos logísticos globales en curso”.

Si bien el impacto de la escasez de mano de obra en la industria aún no se mostraba en los datos de exportación principales, estaba comenzando a afectar las exportaciones de productos específicos, explicó.

Planteó como ejemplo que “si bien los precios de los despojos siguen siendo altos, el volumen exportado en febrero disminuyó alrededor de 35% en comparación con las exportaciones de febrero en los seis años anteriores, lo que indica que no hay personal disponible para procesar cada parte de la canal”. y las empresas no pueden maximizar el valor de cada canal que se procesa”.

Los problemas de la cadena de suministro se reflejaron en la caída de los volúmenes de carne ovina refrigerada, y más exportadores optaron por enviar productos congelados a los mercados, dijo Karapeeva.

Las exportaciones de ese producto cayeron 18% en comparación con febrero pasado, con la mayor caída en el Reino Unido, que bajó 52%.

Karapeeva sostuvo que “esa caída en las exportaciones de carne refrigerada afecta nuestra capacidad para capturar un mayor valor de mercado”.

Remarcó que la carne refrigerada era un “producto de valor agregado sofisticado, respaldado por procesamiento e innovación”.

El valor de las exportaciones de carne ovina aumentó 13% a más de US$ 329 millones y la carne vacuna se incrementó 34% a US$ 319 millones.

Los coproductos siguieron teniendo un buen desempeño, con exportaciones por valor de más de US$119 millones, un aumento del 16%.

Las exportaciones de carne vacuna enfriada se mantuvieron mejor que las de carne ovina, y el volumen exportado aumentó ligeramente, en un 1%.

Hubo una caída del 10% en el volumen de las exportaciones totales de carne vacuna a China, a 17.938 toneladas, pero febrero de 2021 fue un mes récord y los volúmenes generales seguían siendo históricamente muy altos.

 

Fuente: https://www.nzherald.co.nz/

Las exportaciones de carne vacuna de Nueva Zelanda superan por primera vez las 100.000 toneladas en el tercer trimestre

Los envíos de carne vacuna y ovina a China alcanzaron US$ 1.500 millones el año pasado.

 

Las exportaciones de carne roja de Nueva Zelanda aumentaron 28% interanual para alcanzar los US$ 2.200 millones en el tercer trimestre de este año, mientras que las exportaciones de carne vacuna superaron las 100.000 toneladas por primera vez, según la Asociación de la Industria de la Carne de ese país.

El sector de las carnes rojas ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos meses y las exportaciones de setiembre alcanzaron US$ 642 millones.

La directora ejecutiva de la Asociación, Sirma Karapeeva, dijo que los principales mercados fueron China, con exportaciones que aumentaron 57% hasta los US$ 830 millones; Estados Unidos, 35% hasta US$ 542 millones; y Japón, con un aumento de 61% hasta los US$ 109 millones.

El sector estaba obteniendo ingresos importantes para el país cuando otras partes de la economía se vieron significativamente afectadas por la pandemia de Covid-19, dijo.

Las exportaciones de carne vacuna, en particular, han continuado su fuerte racha con el volumen de exportaciones para el tercer trimestre, aumentando 22% a 119,441 toneladas, y el valor creció 37% a US$ 991 millones.

“Esta fue la primera vez que el volumen de exportaciones de carne vacuna superó las 100.000 toneladas en el tercer trimestre, lo que es un resultado notable para Nueva Zelanda”, destacó.

Históricamente, Australia había sido el mayor exportador de carne vacuna a Estados Unidos, pero las exportaciones australianas se redujeron significativamente debido a la reconstrucción de su rodeo. Del mismo modo, las exportaciones de Argentina se redujeron debido a las restricciones gubernamentales y la alta demanda de China.

Las importaciones de China han seguido creciendo, y Nueva Zelanda se ha beneficiado de la demanda, ya que las exportaciones de carne vacuna se duplicaron. 

Las exportaciones de carne ovina a China aumentaron 42% a US$ 334 millones de dólares; y a Estados Unidos 71% para llegar a US$ 108 millones.

Fuente: Stuff.
Foto: Meat+Poultry

Nueva Zelanda trabaja en el desarrollo de una vacuna de metano para rumiantes

Se intenta solucionar la problemática de emisión de gases de efecto invernadero en la ganadería.

 

Una vacuna de metano para bovinos que se está desarrollando en Nueva Zelanda podría ser un gran cambio para las emisiones animales a nivel mundial, según el presidente del Consorcio Pastoral de Investigación de Gases de Efecto Invernadero , el profesor Jeremy Hill.

Hill, que es el director de ciencia y tecnología de Fonterra, dice que la vacuna de metano en la que está trabajando tiene como objetivo introducir anticuerpos en la saliva de una vaca, que luego pasan al rumen del animal y se unen con los metanógenos que convierten el hidrógeno en metano, un potente gas de efecto invernadero.

“Ese sería el gran avance porque, en teoría, una vacuna podría implementarse en cualquier sistema de producción animal”, dijo Hill a los periodistas en las instalaciones de investigación y desarrollo de Fonterra, en Palmerston North, a principios de este mes.

El sistema agroalimentario mundial produce entre el 20% y 30% de las emisiones mundiales. Nueva Zelanda representa alrededor del 0,16% de las emisiones globales, la mitad de las cuales provienen del agro y una cuarta parte de los productos lácteos.

Para ayudar a Nueva Zelanda a reducir sus emisiones, el consorcio de grupos de la industria ganadera ha invertido con fondos gubernamentales equivalentes alrededor de US$ 58 millones en investigación y desarrollo de opciones de mitigación de emisiones para los ganaderos desde 2003, según su presentación a la Comisión de Cambio Climático .

La investigación sobre una vacuna de metano ha costado unos US$ 3 millones al año durante más de una década, y Fonterra contribuye con casi US$ 700.000, dice Hill.

Una vacuna de metano sería un verdadero cambio de juego, no solo para Nueva Zelanda y el sector lácteo mundial, sino también para la producción de alimentos basada en el ganado, ya que probablemente se aplicaría a múltiples especies de rumiantes como ganado vacuno, ovino y ciervos, explicó.

Una vacuna también podría usarse en diferentes tipos de sistemas agropecuarios y, a diferencia de otras posibles soluciones, no dependería de un determinado tipo de sistema de alimentación.

Hill citó el ejemplo de India, donde 70 millones de pequeños agricultores poseen unas pocas vacas cada uno. Muchas otras soluciones potenciales para mitigar los gases de efecto invernadero serían difíciles de implementar en ese entorno, pero se podría agregar fácilmente una vacuna al gran programa de vacunación existente en el país.

Sin embargo, el desarrollo de la vacuna es “muy desafiante” debido al mecanismo utilizado, admitió.

“Hemos demostrado en principio que nada nos impide hacer esto. Podemos desarrollar los anticuerpos adecuados y podemos conseguir que los animales los produzcan. Pero hacer que eso funcione para que obtengamos una gran cantidad de anticuerpos que luego pasen a la saliva, al rumen, sigue siendo el obstáculo que estamos tratando de superar. Así que es prometedor, pero de ninguna manera seguro que podamos hacerlo todavía. Sería el mayor cambio de juego si podemos hacer que funcione, pero es un gran desafío”, comentó.

Hill dice que el consorcio quiere dar a la investigación sobre la vacuna “un gran impulso” durante los próximos cinco años, utilizando los mejores recursos posibles.

Aseguró que se está trabajando mucho, con la colaboración de la industria y del gobierno para desarrollar prioridades para las tecnologías de mitigación de gases de efecto invernadero, y es “muy probable” que el desarrollo de vacunas de metano siga siendo una prioridad basada en el trabajo del consorcio que ha estado liderando.

La Comisión de Cambio Climático de Nueva Zelanda señaló en su informe final publicado el mes pasado que la financiación gubernamental que apoya la investigación y el desarrollo en el sector agropecuario finalizará en los próximos años.

El contrato del consorcio con el gobierno finaliza el próximo mes, y la inversión del gobierno en investigación y desarrollo centrada en las emisiones de metano biogénico agrícola está asegurada hasta 2025, pero no hay un plan a largo plazo más allá de esa fecha, sostiene el informe.

“Se necesita un plan claro a largo plazo que establezca dónde se debe orientar la inversión, incluidos los mecanismos para implementar ese plan”, dice la comisión.

Hill explicó que se han dedicado importantes recursos al desarrollo de vacunas para Covid-19, y aquellos grupos que no tuvieron éxito en la producción de una vacuna Covid podrían estar disponibles para otros proyectos.

“Hay mucha más capacidad que podemos aprovechar actualmente, así que ahora es el momento de atacar y aprovechar algunos de esos recursos que han estado trabajando, por ejemplo, en el desarrollo de la vacuna Covid”, afirmó.

Además de Fonterra, los accionistas del consorcio incluyen Beef and Lamb New Zealand, DairyNZ, Deer Industry NZ, AgResearch, Fertilizer Association, Landcorp y PGG Wrightson Seeds.

Los miembros asociados del consorcio incluyen el Ministerio de Industrias Primarias, el Ministerio de Innovación Empresarial y Empleo, el Instituto Nacional de Agua y Atmósfera y el Centro de Investigación de Gases de Efecto Invernadero Agrícola de Nueva Zelanda.

 

Fuente: Stuff
Autora: Tina Morrison
Foto: Progressive Livestock

Newsletter

Recibí las noticias de la ACG
directamente en tu correo electrónico

    Su correo electónico será incluido en nuestra base de datos para enviarle información de nuestra asociación, esta información no incluye los precios de los mercados ganaderos. En caso de que quiera acceder a la información de precios del mercado ganadero tendrá que adquirir una suscripción Premium.
    Para ello Inicie sesión o registrese aquí