*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 17 de septiembre de 2021 8:04 pm | USD promedio 42.61 | EURO promedio 50.09 | ARG promedio 0.27 | Real promedio 8.36

Proyecciones para el negocio de la ganadería de carne en 2022

El ingeniero agrónomo Rafael Tardáguila analizó la actualidad y perspectivas de la oferta y demanda mundial, con foco en el posicionamiento de Uruguay. Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG.

 

Hay expectativa de que la demanda mundial de carne vacuna “seguirá muy firme” durante 2022, según analizó el ingeniero agrónomo Rafael Tardáguila, este lunes 16 durante una presentación que realizó al finalizar la reunión de precios de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG).

El ingeniero agrónomo repasó una serie de factores que podrían influir en la actividad durante el próximo año. En cuanto a la demanda sostuvo que China va a seguir comprando y que Estados Unidos va a volver a tener un papel importante como importador, en la medida que ingrese en la fase de recomposición de existencias. “En ese momento lo que más se limitará será la oferta de vientres, o sea de carne magra en Estados Unidos, que es básicamente lo que importa desde Oceanía y Sudamérica”, explicó. 

En relación a la oferta, dijo que algunos de los grandes productores, como Brasil, Australia y Argentina van a empezar a crecer. “Hay que tener en cuenta que lo que nos ha jugado muy a favor en los últimos dos años o en el último año y medio, fueron las recomposiciones de rodeos en Brasil y en Australia, con una escasa oferta de ganado, pero el año que viene empezarán a reaccionar”, advirtió.

Aclaró que “no es que vayan a tapar de carne al mercado internacional, pero van a tener más carne de la que tuvieron este año”.

Por otra parte, dijo que Argentina, pasadas las elecciones, y con la necesidad de divisas que tiene, es probable que vuelva a abrir las exportaciones.

“Ahora tendrá un precio bajo para el mercado interno, tratando de conquistar algunos votos más, y el año que viene abrirán de nuevo las importaciones, para tratar de recaudar la mayor cantidad de divisas posibles”, estimó.

Por lo tanto, Brasil, Australia y Argentina, que tuvieron una menor presencia en el mercado durante este año y que “jugaron a favor de Uruguay en 2021, no van a jugar tan a favor en 2020, porque van a tener un poco más de carne para volcar al mercado internacional”.

Uruguay

En cuanto al posicionamiento de Uruguay de cara al próximo año, Tardáguila señaló que “la oferta doméstica va a ser numerosa”, porque la generación de los 3 millones de terneros destetados en 2020 empieza a llegar a peso de faena, y “esto puede jugar en beneficio de la industria”.

En relación a los costos de los corrales de engorde, dijo que “todo indica que los precios de los granos seguirán altos, por lo tanto también seguirán altos los costos de producción de proteína animal”. 

Agregó que “la demanda sigue muy intensa. Hubo problemas enormes con la safrinha (zafrita en portugués) de maíz en Brasil, por la sequía”. Además se refirió a las altas temperaturas, sequía e incendios que afectan a las planicies del norte y noreste de Estados Unidos. 

En este marco, el consultor planteó que “la producción deberá hacer un esfuerzo para crecer con una base más pastoril”.

Por otra parte, señaló que “si este fue el mejor año de la historia de los corrales de engorde en Uruguay, sería difícil tener dos años consecutivos tan buenos”. 

Resumió que, en la medida que suban los precios de la reposición, que los precios de los granos sigan siendo altos y que el precio del ganado gordo no llegue a los niveles de este año, “tal vez haya una terminación un poco más pastoril que en los corrales”.

Relación flaco-gordo

El director de Fax Carne y editor de la revista Negocios Rurales de ACG sostuvo que si esta primavera y verano será Niña, como se pronostica, habrá que estar atentos a las cargas ganaderas. 

Sobre la relación flaco-gordo favorable para los internadores, consideró que “más temprano que tarde se va a corregir”, e insistió en que “los números de los corrales no van a ser tan buenos como este año”. 

Si bien planteó que no cree que la relación flaco-gordo llegue a los picos de 2015 o 2016, cuando el kilo de ternero era entre 40% y 45% más alto que el del novillo, también opinó que “va a estar lejos de 1 o 1,10, como está ahora”.

“Si ahora estamos en precios récord para el ganado gordo, es difícil que tengamos el año que viene un récord adicional, sobre todo teniendo en cuenta que Brasil, Australia y Argentina van a tener más carne para volcar al mercado internacional”, explicó. 

Este año el mercado de reposición no acompañó la tendencia alcista del ganado gordo, pero Tardáguila estimó que “el año que viene tendrá una relación más cercana a lo usual. No me imagino llegar a una relación de 1,40 o 1,45, como en los picos máximos de 2015 o 2016, pero sí una relación flaco-gordo mucho más parecida a lo normal, de 1,20 o 1,25”.

En definitiva, consideró que probablemente baje el precio del ganado gordo, mientras que la reposición, si el clima es relativamente normal, podría mantener los actuales niveles de precios.

Cuota 481

En referencia a la producción de ganado a corral, opinó que seguirá teniendo relevancia siempre que se le encuentren destinos alternativos para esa carne que paulatinamente deja de ir a Europa.

Explicó que “para la 481 están yendo menos cantidad de cortes”, y que Uruguay baja el valor absoluto de exportación para esa cuota, pasando de un máximo de 16.000 toneladas a las 12.000 toneladas que se comercializan actualmente. 

“La participación de Uruguay cada 1° de enero se va a seguir achicando, va a seguir bajando en el volumen de carne. Pero si el set de cortes que se manda a Europa se reduce, pero quedan los cortes de mayor valor, capaz que la cantidad de animales que se terminan con este fin no se vea tan alterada, y no caiga tanto como los volúmenes de exportación de carne”, planteó.

Por último, destacó que se van encontrando opciones de mercado para vender esos productos que los europeos van dejando de comprar, fundamentalmente en China, y algo en el mercado interno también.  

De esta forma, el ganado terminado a corral, podría seguir teniendo la relevancia de estos últimos años, cuando ha sido el gran dinamizador de la producción ganadera en el país.

Proyectan crecimiento de 30% en la demanda china de carne vacuna en la próxima década

En la oferta actual se observa: Australia en proceso de recomposición de stock; Argentina con limitación en las exportaciones; y EEUU con menor producción de carne.

 

China superó a Estados Unidos como el mayor importador de carne vacuna en el mundo en 2018, al comprar 1,4 millones de toneladas peso canal (US$ 4,8 mil millones) ese año y 2,8 millones de toneladas peso canal (US$ 10,2 mil millones) en 2020. 

A medida que la demanda se mantiene firme, China sigue adelante a buen ritmo, para establecer otro récord en 2021, con importaciones en los primeros cinco meses de 2021 en 1.3 millones de toneladas peso canal (US$ 4,6 mil millones). 

El potencial de crecimiento de las exportaciones a ese mercado es fuerte en los próximos años, ya que se espera que la demanda crezca más del 30% durante la próxima década.

Australia se esfuerza para recomponer su stock

Estados Unidos recupera cuota de mercado de China frente a la menor competencia australiana. Se pronostica que la producción de carne bovina de Australia será menor en 2021, debido a la recomposición de su stock después de una sequía de varios años. 

Las importaciones chinas de carne vacuna australiana, que incluyen un volumen de carne de animales alimentados con granos, cayeron un poco más del 50% hasta mayo de 2021, y durante el mismo período Estados Unidos aumentó su participación de mercado en ese país.

Argentina restringe las exportaciones

La reducción de las exportaciones de Argentina también puede impulsar la participación del mercado mundial de Estados Unidos, particularmente en China. 

A mediados de mayo, el gobierno argentino anunció una restricción a las exportaciones de carne vacuna durante 30 días para aliviar el aumento de los precios internos, reforzando la oferta interna. A partir del 22 de junio, el gobierno modificó la restricción para incluir solo cortes específicos de músculo y segmentos de carcasa hasta el 31 de diciembre de 2021. 

Además, los exportadores de carne vacuna se limitarán a exportar el 50% de su volumen de exportación mensual promedio de 2020 hasta al menos el 31 de agosto de 2021. 

Dado que Argentina es el cuarto exportador más grande del mundo y el segundo exportador más grande a China, se espera que la restricción impulse los envíos globales de otros proveedores.

EEUU producirá menos carne vacuna en 2022

A pesar de la fuerte demanda en Corea del Sur, el crecimiento explosivo en China y la reducción de los suministros de los competidores, las proyecciones para 2022 no son tan brillantes. 

Se pronostica que la producción estadounidense bajará 2%, será su primera caída en al menos siete años, y las exportaciones son ligeramente menores. 

Pero a medida que los mercados extranjeros continúan recuperándose de la pandemia, la demanda reprimida puede respaldar las exportaciones en varios mercados.

 

Fuente: USDA Foreign Agricultural Service.
Foto: https://www.agriland.ie/

“En el segundo semestre vamos a tener buena demanda y precios en el mercado cárnico”

Entrevista con el consultor argentino Lic. Víctor Tonelli, exclusiva para socios y suscriptores premium. 

 

¿Cómo ve al negocio cárnico a nivel internacional?

Estamos viendo una recuperación de precios, con una demanda sostenida y creciente en los mercados más importantes. Nos estamos preparando para un segundo semestre bastante superior al primero, en donde claramente se va a ir consolidando una demanda, los precios en favor de una economía que se está recuperando en prácticamente en todo el mundo, a favor del avance de la vacunación y también del clima en el hemisferio norte. Bajo todo ese punto de vista, vamos a tener buena demanda y buenos precios. La eventual noticia de la salida parcial de Argentina en algunos mercados también ayudará a que la demanda resulte más insatisfecha.

¿Se podría volver a los niveles de demanda y precios de fines del año 2019? 

Ahí claramente el que se llevó puesto todo fue China. En el 2019 China compró mal, compró desaforadamente y ella sola se iba subiendo los precios sin que tuviera otra que la presionara para hacerlo. En el 2020 devolvió la pelota y bajó por debajo de los valores racionales, incluso incumpliendo contratos; en el 2021 esos errores cometidos, para más en el 2019 y menos en el 2020, habían encontrado un equilibrio. Por lo tanto, no veo esas subas tan espectaculares, violentas, que finalmente fueron una utopía por lo que pasó en el 2020. Más allá del Covid hubiera pasado lo mismo, porque ya en diciembre de 2019 y sin que hubiera estado el Covid como un elemento distorsivo, habían empezado a incumplir contratos y a parar compras y una serie de cuestiones. Por supuesto luego el el Covid incrementó los problemas. Pero veo un 2021 muchísimo más sólido que el 2020, recuperando muy fuerte, sin llegar a esos topes como el de octubre de 2019 cuando los precios no tenían techo; eso no lo veo. Veo una suba constante, mucho más lógica, cumplible y tranquila que la que hubo en 2019.

¿Qué pasa con los otros mercados importantes, como Europa y Estados Unidos?

Europa para el Mercosur, y sobre para Uruguay y Argentina, afortunadamente está volviendo a todo el circuito de comida extrahogareña. La recuperación de Europa es un aliciente muy importante, tanto para los exportadores como para los productores, para la recuperación del poder de compra general. Los procesos kosher van a seguir estando muy firmes, tanto para Israel como para Estados Unidos. La industria de Estados Unidos hoy está bien abastecida por parte de la producción; también es cierto que se ha recuperado el precio de la demanda interna y Estados Unidos también está penetrando en otros mercados, como en China, de manera significativa. Después, la negociación del Reino Unido con Australia que le permite ingresar con un volumen de cuota importante sin arancel, le libera a otros países lugar en el mercado chino. Australia está en un proceso de niveles de importación y de volúmenes mucho menos significativos y agresivos que otros años. Me da la impresión de que el escenario para el segundo semestre se presenta muy atractivo para las exportaciones de nuestra región. 

¿Cómo observa la oferta de carne en el mundo?

En general escasa frente a la demanda y además con precios altos en función del costo de producción muy incrementado por los altos valores de los granos. Por lo tanto, si uno mira lo que ha ocurrido en los últimos siete u ocho meses, los precios de la gran mayoría de los países productores y exportadores, que tienen una participación relevante en el comercio internacional, hemos tenido subas de 40%, 50% o más en el caso de Australia, y eso también le pone un piso a los precios. Así que todo indicaría que tendría que ser un segundo semestre muy bueno.

 

“Veo una suba constante, mucho más lógica, cumplible y tranquila que la que hubo en 2019”

 

¿En Argentina qué está pasando?

Los argentinos siempre somos rápidos para hacer macana; cuando las cosas funcionan, la rompemos y en ese panorama que acabo de describir, el gobierno ha tomado en forma absolutamente irracional y unilateral la decisión de limitar fuertemente las exportaciones. Se esperan anuncios sobre este tema, y se cree que quedarán afuera de las restricciones solamente las cuotas Hilton y 481 de Europa y le habrían agregado también fuera de restricción el rito kosher. Todo lo demás bajaría un 50%, dicen que por dos meses. Pero la verdad que el objetivo de este gobierno está jugado, no viene bien para las elecciones de medio término, y creo que esto continuará mínimo hasta las elecciones, que van a ser en noviembre. Así que creo que las exportaciones seguirán muy restringidas. De acá a noviembre no esperemos cambios para mejor, y ojalá que no haya cambios para empeorar aún más esta situación. 

¿Están surtiendo efectos estas medidas en el mercado interno?

No y tampoco lo van a surtir. Si le liberan la exportación de los cortes que se pueden consumir en la Argentina, como son los cortes que van dentro de la cuota para Europa y Estados Unidos, incluso el delantero Kosher que sabemos que en general se hace con buen novillo y te restringen el de la vaca fundida y  conserva para China, o los cortes como garrón, brazuelo, tortuguita u otro que en la Argentina el consumidor no lo demanda. Están haciendo todo al revés, cuando las cosas se hacen mal, el resultado no puede ser bueno. El precio al consumidor por ahora sigue firme, no ha bajado y no me extrañaría que siga el ritmo de la inflación, porque no hay suficiente materia prima. El problema no se genera por especulación, se genera porque los corrales que habían sido el eje del abastecimiento de carne en la Argentina, sobre todo de animales livianos, están muy vaciados, porque claramente los números no cierran. Tenemos una reposición de invernada cara y los costos de alimentos altísimos, y esa ecuación no cierra para los precios actuales que pueden ser altos, sin dudas para el poder adquisitivo del salario argentino; pero el problema no es el precio, es que el salario está destruido, porque lo han hecho pedazos con la emisión sin límite de dinero y han generado una inflación que se come todo. 

¿Cómo afectaría una eventual flexibilización del Mercosur a Argentina?

Vamos a decir las cosas con cierta claridad. Este gobierno está desacoplado del pensamiento político de Uruguay y de Brasil, al que adhiero ciento por ciento. Han estado rechazando el acuerdo del Mercosur con Europa. Obviamente Argentina se va a oponer a cualquier tipo de acuerdos, porque tienen esta mentalidad del siglo XVIII, de proteger a la industria interna a cambio de cualquier otra cosa. No tienen la valentía, el coraje y la capacidad de ser competitivos para jugar en la primera línea de comercio internacional. Con esa mentalidad, volvemos a la pobreza de vivir con lo nuestro, y si lo dejamos van a cerrar las fronteras de todo tipo y esto es un desastre. Tanto trabajamos con el gobierno anterior para abrir mercados, hacer TLC y acuerdos bilaterales o a través de bloques comerciales. Esta gente tiene exactamente la visión opuesta a vuestro presidente y es un crimen, porque la mayoría de los argentinos que piensan con un poquito de grandeza, pensamos igual que ustedes.

 

“Esta gente (el gobierno argentino) tiene exactamente la visión opuesta a vuestro presidente, y es un crimen, porque la mayoría de los argentinos que piensan con un poquito de grandeza, pensamos igual que ustedes”

 

¿China se está transformando en una alternativa para la cuota 481? 

Totalmente. Y va a ocurrir más rápido que temprano, porque una de las consideraciones del último reporte del Rabobank que salió la semana pasada o hace dos semanas, que más me llamó la atención por lo novedoso, es el fuerte crecimiento o recuperación del consumo hogareño, más allá del consumo extrahogareño de carne vacuna. La incorporación de la carne vacuna dentro del plan de la comida dentro del hogar y ahí se estaba hablando mucho de cortes de mayor calidad, aquellos proyectos que han avanzado en garantizar un marbling como el que ofrecía Australia, grado 5 para arriba. Ese es el producto que se está pagando mejor en Europa. Este proceso que hace dos años lo veíamos como una incubadora, hoy ya es una realidad. Hay consumidores que ya han adoptado carnes de calidad con buen marmoreo, con una terminación a grano adecuada y están dispuestos a pagar por ello. Ya es un hecho consumado. Por supuesto que en pequeñas proporciones, pero en China cualquier cosa que arranca y crece es monumental en poco tiempo.

¿Qué camino debe recorrer el sector cárnico para enfrentar todos los movimientos ambientalistas y animalistas y mantenerse vivo frente a esos ataques?

Hay dos caminos: uno defensivo y uno ofensivo. El ofensivo, en el buen sentido, hay que tener un muy buen plan de comunicación, con gente adaptada a las nuevas formas de comunicación, que ya no son la publicidad habitual sino que son las redes, con influencers, con gente joven que sepa comunicar. Ahí está el mayor desafío, con base científica, y mostrando la realidad y no la versión deformada que intentan llevar adelante quienes se oponen a la carne vacuna. Y la defensiva es identificar, por las buenas pero también desde la legislación, aquello que es carne. A no confundir, la carne es carne y el vegetal es vegetal. Son dos aristas a profundizar. En la primera haciéndolo de la manera más profesional, pero mucho más adecuada a los nuevos consumidores, y la defensiva, con mucha base científica y académica, y clarificando la realidad de lo que es el ciclo de carbono en el tema ambiental y la verdadera vida de los animales en el campo para aquellos que son animalistas. Ese es, probablemente, el desafío más lindo que tenemos de acá en adelante.

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad