*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 21 de junio de 2024 9:08 am | USD promedio 39.47 | EURO promedio 42.27 | ARG promedio 0.03 | Real promedio 7.52

INAC participó por primera vez en la feria Sial Interfood en Indonesia

La actividad que se desarrolló en Jakarta entre el 9 y el 12 de noviembre.

 

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) participó por primera vez en la feria Sial Interfood en Indonesia, actividad que se desarrolló en Jakarta entre el 9 y el 12 de noviembre.

El stand de INAC fue de 36 metros cuadrados. La feria es organizada por Comexposium, que también está a cargo de SIAL. Esta es su sexta edición y la anterior fue en el año 2019, previo a la pandemia.

Con más de 250 millones de habitantes y un Producto Interno Bruto de 3,5 billones de dólares, Indonesia es el cuarto país más poblado del mundo, y la economía más grande del Sudeste Asiático. (PIB en paridad de poder de compra en dólares corrientes de 2021. Fuente: Banco Mundial. “Sudeste asiático” abarca los miembros de Asociación de Naciones del Sudeste Asiático – ASEAN).

En términos de importación de carnes, este país también ocupa una posición de destaque. En 2021 importó más de US$ 802 millones de las principales proteínas animales, representando 1% de la importación mundial (Considerando carne aviar, porcina, bovina, ovina y sus menudencias).

En particular, destacan las importaciones de carne bovina: la cifra alcanza los US$ 766 millones y 200.000 toneladas anuales, representando más del 95% de la importación total de carnes. De esta forma, Indonesia se posiciona como el importador de carne bovina más relevante del Sudeste Asiático.

Importación de carnes de los miembros de ASEAN, según especie, en 2021.

Fuente: elaboración propia en base a TDM.

Los principales países proveedores de carne vacuna de este mercado son Australia, India, Estados Unidos y Brasil, los cuales abastecen a más del 90% de la demanda de carne importada. Actualmente, Uruguay no se encuentra habilitado para exportar ningún tipo de carne a este mercado. Sin embargo, se han iniciado gestiones de acceso sanitario para la exportación de carne bovina. De lograr la habilitación, Uruguay enfrentaría un arancel de 5%, el cual es menor que el arancel promedio que enfrentan las exportaciones de carne bovina: 12%, muy influenciado por el arancel chino. Por último, cabe destacar que es necesario lograr la certificación Halal para poder materializar comercio con este país.

 

Fuente: INAC.

INAC lanzó nueva campaña de promoción de la carne uruguaya en China

Diferentes empresas y restaurantes se sumaron como socios de la marca, que estará presente en plataformas digitales masivas en el país asiático.

 

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) comenzó una nueva campaña para promocionar las carnes de Uruguay en el sector gastronómico de China, integrando enormes plataformas digitales como Meituan-Dianping y diferentes empresas de restaurantes que se suman como socios de la marca de la carne uruguaya.

Una traducción al castellano del nombre de la campaña es “Manjar premium, destaque del Uruguay”. El objetivo es aumentar la exposición de la marca de carnes del Uruguay ante los consumidores finales y estrechar los vínculos con los restaurantes y las empresas de catering del segmento de alto valor en China.

En 2021 se hizo una campaña similar, en la ciudad de Shanghái, en la que participaron 10 restaurantes, 124 influenciadores gastronómicos, con un alcance de más de 6 millones de personas. Esta vez, la campaña será en la región sur de China, en la ciudad de Guangzhou, del 26 de agosto al 20 de setiembre.

La estrategia integra en simultáneo medios online y offline, formando un solo canal de comunicación, algo bien desarrollado en China y de gran escala.

La plataforma Meituan-Dianping es de compras para productos de consumo y servicios minoristas locales, que incluyen entretenimiento, comidas, entregas, viajes y otros servicios. Alberga reseñas de consumidores sobre restaurantes y también ofrece compras grupales. Tiene más de 290 millones de usuarios activos, y esta es la tercera campaña que INAC realiza juntamente con esta plataforma.

Asimismo, participarán en la campaña varias cadenas de restaurantes, usuarios activos de carne uruguaya, que ofrecerán en sus menús variadas opciones para sus clientes y operarán como asociados a la marca, promocionando y comunicando la promesa de las carnes de Uruguay.

Esta comunicación se verá reforzada tanto por los influenciadores como por los medios especializados y redes sociales de la plataforma Dianping. Los consumidores recibirán cupones de descuento para asistir a los restoranes, y participarán en sorteos todos aquellos que posteen comentarios.

El 26 de agosto tuvo lugar la ceremonia de lanzamiento de la campaña, en el local Laihui Kitchen, un restaurante muy famoso y popular, especialmente entre los jóvenes de la ciudad de Guangzhou.

Se contó con el apoyo y presencia de la Embajada de Uruguay en China. Asistió el consejero Martín Orlando y dos funcionarias del consulado en Guangzhou. La coordinación y presentación estuvo a cargo de la gerente de la oficina de INAC en China, Victoria Cai.

Participaron, además, representantes de restaurantes de la campaña, influenciadores gastronómicos y medios de prensa que compartieron en sus redes y en la plataforma el evento. En el local hubo un total de 60 personas.

Orlando dio las palabras de bienvenida y Cai presentó la cultura ganadera, el comercio cárnico entre Uruguay y China, las características del evento y de la campaña de promoción.

Se entregaron medallas y placas para los restaurantes asociados. El restaurante donde se hizo la ceremonia se especializa en la comida cantonesa y del sureste de Asia.  Se cocinó la carne uruguaya en estilo barbecue (BBQ) y también en platos cantoneses con carnes uruguayas en el evento.

Entre el 1° y 21 de setiembre las carnes de Uruguay tendrán un sitio específico en la plataforma Dianping, para que los consumidores puedan usar los cupones en los restaurantes participantes, que estarán vigentes durante todo el mes.

 

Fuente: INAC.

“China seguirá siendo el mercado con las mejores opciones de colocación y valorización de la carne uruguaya; y eso seguramente se profundizará con el TLC”

Entrevista con el Ing. Agr. Lautaro Pérez, gerente de marketing del Instituto Nacional de Carnes (INAC). Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG. 

 

¿Qué evaluación hace del año 2021?

Fue un año absolutamente fuera de serie. Cuando uno mira las series, a lo largo de varios años, ve que el 2021 descolla. Es un año absolutamente positivo para la exportación, y también para el mercado interno, porque hubo una leve recuperación, pero sobre todo porque se cortó la tendencia (en caída) del volumen de comercialización de carnes.

Fue un año muy positivo, no solo comparándolo con el año pasado, que obviamente no es comparable, sino con los años previos.

¿Podría decirse que fue el mejor año de la historia para la carne uruguaya?

En términos de cifras de exportaciones, de producción y valorización de la carne, fue uno de los mejores años, sin dudas.

¿Hay una consolidación de la carne uruguaya en China?

Ese es un destaque importante, no solo en China sino también en Asia; es algo que viene ocurriendo en los últimos cinco años. Estamos en un punto de no retorno en cuanto al rol de China en el comercio mundial de carnes, y también me animo a decir en el rol de Asia para Uruguay. 

China evidentemente seguirá importando más carnes, aumentando su volumen y valor de importación. Seguirá siendo el mercado con las mejores opciones de colocación, y el que le dará a Uruguay las mejores opciones de valorización de sus productos; y eso seguramente se profundizará con el TLC

Ojalá que a finales del año que viene se pueda firmar. Eso posibilitará una mejor asociación estratégica entre Uruguay y China, y será multiplicador de las exportaciones, de la inversión, del acercamiento tecnológico. Hoy China está despegado del mundo en desarrollo de alta tecnología. Son beneficios sumamente importantes, mucho mayores a los beneficios arancelarios. 

¿Se maneja fines de 2022 como fecha para la firma del TLC entre Uruguay y China?

No lo sabemos, porque no está a nuestro alcance. Depende del análisis de prefactibilidad. Si eso sale a luz a fin de año, permitiría ser un poco más optimista para que se firme a finales del año que viene. En caso contrario podría ser para 2023. 

Pero debería ser algo bastante inminente, en la medida que ambos países se pongan de acuerdo. Soy positivo en que estaremos de acuerdo.

 

“En términos de cifras de exportaciones, de producción y valorización de la carne, fue uno de los mejores años, sin dudas”

 

¿Qué podría pasar cuando Brasil, Argentina y Australia vuelvan con su oferta de carne al mercado chino?

Se va a restablecer la situación de oferta y demanda, porque Brasil representa más del 40% del abastecimiento de China. Que el principal proveedor esté fuera del mercado es una situación absolutamente anormal. 

Brasil volverá y se restablecerá la situación de oferta y demanda. Las diferencias entre Brasil y China no son puramente técnico-sanitarias, porque sino hubiera sido mucho más breve. Hay otros factores allí.

Lo de Australia quizás sea algo más de largo plazo, porque hay factores políticos que permiten pensar en un distanciamiento mayor con China en particular, además de su fase del ciclo ganadero y de producción, ya que ahora está en proceso de recomposición de su stock.

Son factores coyunturales, muy importantes, que además están significando cambios en las dinámicas. Porque al salir Brasil del mercado chino, está exportando más a Estados Unidos, y otros países exportan más a China, también cambia el balance del mercado interno de Brasil. Se generan movimientos que le dan una dinámica bastante intensa al mercado internacional. Pero esos son factores coyunturales importantes. 

Pero tenemos que mirar, para Uruguay, lo que está pasando. Esas tendencias estructurales que son, a mi juicio, mucho más importantes, que tienen ese punto de no retorno, y que están poniendo la ganadería de Uruguay a otro nivel de exportación, con otra oportunidad adelante, y con la posibilidad de dar un salto enorme en valor y en colocación. 

Señalaba una consolidación de la carne uruguaya también en otros mercados de Asia, ¿a qué se refiere puntualmente?

Esos cambios vienen desde hace unos años. Cuando uno observa las exportaciones de Uruguay a Japón, Corea, China y al resto de los países que están en proceso de apertura, ve una corriente importante, sobre todo en la carne enfriada. 

Uruguay exportaba productos enfriados fundamentalmente a Europa, a Brasil y a algunos países de la región, como Chile. Pero ahora Asia aparece como un importador relevante de la carne enfriada de Uruguay. 

¿Qué acciones de marketing están realizando para la carne uruguaya en la actualidad?

Tienen que ver básicamente con la construcción de marca de las carnes de Uruguay, para la generación de valor, y están enfocadas en cinco países: China, Japón, Alemania, Estados Unidos y Brasil. 

Brasil es un mercado muy importante para Uruguay en las exportaciones, sobre todo como mercado de valor. 

En esos cinco países estamos focalizando la estrategia. En cada uno tenemos objetivos distintos, porque varía según los canales y los usos de la carne uruguaya, tanto vacuna como ovina. 

Cuando uno dice China, hay varias regiones, varias cocinas, hay canales que son distintos. Una cosa es el sector de gastronomía, otra es el de supermercados y otra el de comercio electrónico, que va directamente al consumidor.

¿Cuál es el objetivo de posicionamiento de la carne uruguaya?

Nuestro objetivo es que Uruguay esté en el top 3 de países por canasta de valor o Ingreso Medio de Exportación (Imex), considerando los países que exportan más de 200.000 toneladas, que son 11 en el mundo. 

Generalmente suelen estar arriba Estados Unidos y Australia, y el tercer lugar se lo disputan Canadá, México, Uruguay, Nueva Zelanda y algún otro.

Uruguay es un exportador importante de carne vacuna en el mundo, y tiene que tratar de estar con el mejor acceso posible en los mejores mercados, donde se pueda valorizar más la carne.

A partir de ese objetivo último, buscamos bajar a tierra planes específicos para los distintos mercados.

 

“Estamos en un punto de no retorno en cuanto al rol de China en el comercio mundial de carnes, y también me animo a decir en el rol de Asia para Uruguay”

 

Específicamente, ¿qué se hizo este año y que se planea hacer el año que viene?

Seguiremos profundizando lo que venimos desarrollando en Japón, mercado que tuvo un despegue importante este año. Hicimos varias campañas, tanto en supermercados como en restaurantes, algo que era impensado para Uruguay hace unos años.

La exportación de carne uruguaya a Japón se despegó muchísimo este año, sobre todo en el segundo semestre. Uruguay ocupa una parte mínima de la importación japonesa de carne vacuna, alrededor del 1%. Por lo tanto, todavía tenemos un potencial muy grande, y queremos seguir desarrollando ese mercado que es sumamente atractivo, por un montón de razones. 

También seguiremos con campañas en China, a nivel de consumidor, bien concentradas en algunas regiones, y trabajando el reconocimiento de la marca de Uruguay a nivel de consumidores y de operadores de gastronomía. 

Brasil también es un mercado que estamos siguiendo. Uruguay exporta entre US$ 50 o US$ 60 millones por año a ese mercado. En los números totales no es mucho, pero ese mercado es el segundo Imex de exportación más alto de Uruguay después de la Unión Europea, y está muy cerca. 

Es decir que exportamos productos de alto valor a Brasil, que es un mercado enfriado, cercano, donde hay un reconocimiento muy elevado de la marca Uruguay y, por lo tanto, hay que prestarle atención. 

En Estados Unidos seguimos trabajando en un posicionamiento que está muy vinculado con la carne de animales alimentados a pasto, y en los canales donde se comercializa esa carne, que son básicamente los supermercados, ya que se trata de carne fresca para los consumidores. 

Y en Europa seguimos a la espera. Tenemos la expectativa de retomar las acciones, pero con los cierres que hubo recientemente debemos volver a planificar. 

¿Qué oportunidades ven en el comercio electrónico?

Hoy es la principal forma de comercialización a los consumidores en China. Y la comunicación digital también es la principal forma de llegar, no solo a los consumidores sino también a los operadores del comercio de las carnes y los alimentos.

En algunos países como China hay ecosistemas comerciales integrados, por el sistema físico y en línea, que están unidos. Cuesta entenderlo, porque es muy distinto a lo que hay en Occidente. 

Se vende mucho a través de las redes, hasta en Tik Tok se vende mucha carne uruguaya; es impresionante. 

El concepto en China es: todo lo que tiene tráfico de público vende, así que se vende por todos lados. Esos también son lugares donde construir marca. 

En estos días se aprobó el sello de carne carbono neutro para una marca de carne uruguaya, ¿qué oportunidades ve allí?

El tema de las emisiones y la neutralidad de la producción ganadera es sumamente relevante en el mundo de hoy. El mundo está yendo hacia una transición ecológica muy fuerte, y hasta los bancos centrales del mundo están con este tema en su agenda, y de forma muy agresiva. 

Es una temática ineludible para cualquier sector en el mundo, y ni que hablar para la ganadería.

Pero los mercados para productos que tengan que ver con la neutralidad del carbono en las carnes todavía no están desarrollados, aún en Europa, donde hay varios esquemas de evaluación de los ciclos de carbono, de normativa, de legislaciones y etiquetados, y ni siquiera se han puesto de acuerdo. 

Entonces, el consumidor, por ahora, recibe señales difusas, que no son claras. No hay una señalización clara en los mercados, para que los consumidores la entiendan y digan que van a pagar más por un tipo de producto. Eso no está pasando ni siquiera en Europa.

 

“China seguirá siendo el mercado con las mejores opciones de colocación, y el que le dará a Uruguay las mejores opciones de valorización de sus productos; y eso seguramente se profundizará con el TLC”

 

Uno esperaría que eso se desarrolle, que las normativas en Europa se homologuen y que empiecen a haber mercados y cadenas minoristas que digan que quieren cierta carne, producida con un sistema de gestión en particular, que certifique el cálculo de las emisiones de carbono. 

Pero eso todavía no está, el mercado reacciona desarrollando sus propios instrumentos y sus propios sistemas. Es muy positivo que se haya en Uruguay, y ahora habrá que tener un poco de paciencia para ver cómo se desarrollan comercialmente estas opciones. 

Este tema es muy fuerte en Europa, pero en otras partes del mundo no es tan así. No quiero decir que en China el tema ambiental no sea importante, al contrario, es una de las políticas más relevantes del gobierno chino. 

Cuando uno mira su plan quinquenal ve que el tema de las emisiones, el tema ambiental, es de una precisión y dimensión fenomenal en sus objetivos, pero no hay una asociación entre ganadería, emisiones y cambio climático. Esa es una construcción más europea. 

Todavía hay un camino largo para que desarrollen esos mecanismos. Uruguay debe prestarle suma atención, ir armando una estructura y formas de abordar ese tema. 

¿Perdió fuerza el tema de los productos alternativos a la carne?

Es algo que también hay que observar, no hay que subestimar esos desarrollos, por algo grandes empresas han invertido ahí, incluso las de producción cárnica. 

Pero también vemos que está pasando un tren a toda velocidad, eso significa una oportunidad muy grande, y es el gran crecimiento que está teniendo el comercio mundial de carnes, en particular de carne vacuna. 

El crecimiento de la importación de carne de China en dos años fue equivalente al doble de la importación de carne de Japón en términos de valor. Japón también aumentó su importación, en realidad el comercio mundial de carnes aumentó.  

Entonces, hoy el mundo tiene esas dos tendencias contradictorias, por un lado las amenazas, las restricciones, esa mirada sospechosa de la carne y los productos alternativos; pero por otro lado vemos un crecimiento del comercio mundial de carne vacuna, que este año es récord. 

 

“Esta es la gran oportunidad que nos permite colocar todo lo que podamos producir y más”

 

Además, creo que los productos alternativos tendrán que pasar por todas las pruebas que ha pasado la carne, que son las pruebas propias de los alimentos, de inocuidad, de componentes que realmente sean saludables y positivos para la salud de los consumidores. 

Creo que ha pasado ese momento de frenesí, y ahora empieza el trabajo de hormiga. Es un sector que seguramente lo va a hacer, porque tiene capacidad de innovación y de financiamiento.

Pero es muy difícil competir contra productos como la carne, que son densamente nutricionales, de altísima disponibilidad.

En Uruguay la venta de productos sustitutos -proteínas vegetales- no llega al 0,7% del valor de venta de supermercados y almacenes. Es bajísimo. Si uno lo lleva a la venta de carne en todos los canales en Uruguay es un mercado microscópico. 

En Estados Unidos ha crecido, pero también sigue siendo una parte muy minoritaria.

¿Qué se puede esperar para 2022 en el mercado cárnico?

Estamos viendo un escenario de coletazos y restricciones de pandemia. China y Japón seguirán con restricciones para el ingreso de extranjeros, al menos durante el primer semestre. El mundo seguirá con restricciones en los viajes.

Probablemente el Covid sea endémico y nos tendremos que acostumbrar a convivir con nuevos focos y medidas.

Esto implica que el contexto sea de cierta inestabilidad y, por lo tanto, sea difícil no solo para INAC sino también para las empresas, programar actividades y esfuerzos de inversiones grandes, porque tienen alto riesgo. 

Por ejemplo: podemos tener programada una campaña de marketing en restaurantes en una zona de Shanghai, en China, pero si hay un caso positivo de covid, ese distrito queda aislado, y puede tener 3 millones de personas. 

Íbamos a retomar las actividades en las cadenas de supermercado en Alemania, en diciembre y marzo, y lo tuvimos que volver a planificar porque otra vez hay restricciones muy altas. 

Esperaría un contexto con cierta inestabilidad en lo sanitario a nivel mundial. También una situación ventajosa para Uruguay en la oferta y demanda mundial de carne vacuna. Seguirá muy fuerte la demanda y la oferta no se podrá recomponer del todo, más allá de los vaivenes de Argentina y Brasil. 

 

“China, al no tener cuota (…) no tiene techo, que era el gran problema que teníamos con Europa y también con Estados Unidos”

 

¿El año 2022 podría ser tan positivo como lo fue este?

No sé si será un año tan positivo como este, considerando que se dieron todas las condiciones favorables para Uruguay. Este año fue el sueño del pibe. 

Pero es difícil que se sostenga en el tiempo, y a la larga tampoco es sano, porque estas cosas coyunturalmente son muy buenas, pero alteran los mercados de una forma muy importante. Cuando se saca de China el 40% de la carne importada, se genera una inestabilidad, una incertidumbre en los canales de abastecimiento. 

En el mediano y largo plazo no es algo positivo, no es un factor que ayude a las carnes. No podemos darles excusas a los consumidores de carne para que vayan a consumir otros productos. 

Estas cosas permiten capitalizar algunas oportunidades pero, a la larga, lo mejor es que haya estabilidad, que es la que da el crecimiento. Si las cadenas están en funcionamiento, hay inversión, se compra mejor el producto, se compran productos nuevos, y el círculo es más virtuoso. 

¿Qué señales se observan de los mercados para la carne uruguaya particularmente?

Uruguay está llamado a producir. El mundo está en una apertura comercial importante para la carne vacuna, pese a todos los relatos. Hay cada vez más comercio. Los países asiáticos abrieron sus economías, el caso más claro es Japón, una de las economías más cerradas, que va abriendo sus importaciones de alimentos, y en particular de la carne. Esa es una señal fenomenal. Lo mismo en el caso de Corea. 

Es algo que Uruguay no tuvo nunca y se está expresando plenamente en estos años. Esta es la gran oportunidad que nos permite colocar todo lo que podamos producir y más.

Soy netamente positivo y, más allá de las inestabilidades, ese es el gran cambio estructural para Uruguay. 

¿Hubo una revolución comercial en ese sentido?

No estamos acostumbrados, porque nuestra mentalidad exportadora siempre fue: del 100% de la carne que tengo, 20% la vendo a Europa y con lo demás tengo problemas de colocación. 

Entonces, cada animal extra que se producía, por encima de determinado nivel, tenía contribuciones marginales decrecientes, se ganaba menos. Había un desincentivo a faenar y exportar más. El razonamiento era: a mayor oferta-menor precio. 

Y eso era una realidad, dado el acceso a mercados que tenía Uruguay, pero eso cambió en 2011, cuando apareció China. Uruguay le decía: tengo 10. Y China le respondía: preciso 1.000 o 10.000. China lleva todo y paga más. 

Recientemente, cuando salió Australia del mercado chino, quedó un agujero enorme para la carne premium, y empezó la demanda por Wagyu, por Angus, por buena parte de la carne de feedlot que se está yendo hacia China. Empiezan a haber oportunidades muy atractivas. 

China, al no tener cuota, cada animal contribuye de igual forma, no tiene techo, que era el gran problema que teníamos con Europa y también con Estados Unidos. Ese es el gran cambio de los últimos cinco años y se consolidó este año.

Publicidad australiana sobre el consumo de carne ovina fue premiada e impulsó las ventas

Ganó los premios Anuncio de televisión del año y Campaña publicitaria del año, obteniendo más de 10 millones de visualizaciones en Youtube.

 

La pieza publicitaria Make Lamb Not Walls (hacer cordero no muros) de Meat & Livestock Australia -organismo de promoción de la carne australiana- impulsó las ventas minoristas y ganó los premios Anuncio de televisión del año y Campaña publicitaria del año en los Premios Mumbrella.

Los premios Mumbrella celebran el mejor trabajo y talento en los sectores de marketing, publicidad, medios, producción, relaciones públicas y comunicaciones, y reconocen las mejores campañas y talentos de Australia y Nueva Zelanda.

El gerente general de marketing y conocimientos de MLA, Nathan Low, dijo que estaba orgulloso del equipo de marketing que trabaja arduamente, así como de las agencias asociadas: The Monkeys, Universal McCann y One Green Bean.

“Nos sentimos muy honrados de enfrentarnos a lo mejor de lo mejor en la industria del marketing y la publicidad y recibir los mejores premios por nuestro trabajo en nombre de la industria de la carne roja. Fue un gran esfuerzo de colaboración y realmente valió la pena para los productores de carne ovina de Australia”, dijo Low.

“El equipo hizo un trabajo fantástico para reforzar el estatus icónico del cordero como plato nacional y recordar a los australianos que compren y compartan cordero durante el verano”, agregó.

Low dijo que la campaña nacional de seis semanas fue una de las más efectivas de MLA hasta la fecha.

“La campaña Make Lamb Not Walls obtuvo algunos de los resultados más sólidos que jamás hayamos visto, ya que el anuncio se convirtió en el video de YouTube de tendencia número 1 de Australia, se vio más de 10 millones de veces y la asombrosa cantidad de 1.421 medios de comunicación hablando sobre la campaña”, subrayó.

En cuanto a los resultados comerciales, dijo que “vimos a los australianos comprar más cordero, con más frecuencia, logrando un crecimiento de las ventas de 16,8%; el volumen por ocasión aumentó 5,6% y la frecuencia de compra aumentó 2,6%”.

“Nuestro mayor desafío ahora es cómo hacer que la Campaña del Cordero de Verano del próximo año sea más grande y mejor”, concluyó.

 

Fuente: MLA

Newsletter

Recibí las noticias de la ACG
directamente en tu correo electrónico

    Su correo electónico será incluido en nuestra base de datos para enviarle información de nuestra asociación, esta información no incluye los precios de los mercados ganaderos. En caso de que quiera acceder a la información de precios del mercado ganadero tendrá que adquirir una suscripción Premium.
    Para ello Inicie sesión o registrese aquí