*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 26 de noviembre de 2021 8:40 pm | USD promedio 44.05 | EURO promedio 49.37 | ARG promedio 0.23 | Real promedio 8.16

Estados Unidos detecta aumento de envíos de carne australiana contaminada

Los grupos laborales y de seguridad alimentaria atribuyen el problema a un sistema australiano que permite cada vez más a las empresas inspeccionar su propia carne, reemplazando a los inspectores del gobierno. 

 

Los funcionarios de seguridad alimentaria de Estados Unidos han bloqueado un número creciente de envíos de carne australiana desde 2019, debido a la contaminación fecal, lo que tensó las relaciones comerciales entre los dos países, según documentos revisados ​​por Reuters.

Los grupos laborales y de seguridad alimentaria atribuyen el problema a un sistema australiano que permite cada vez más a las empresas inspeccionar su propia carne, reemplazando a los inspectores del gobierno. Se están realizando esfuerzos similares para privatizar las inspecciones en otros importantes países productores de carne, incluido Estados Unidos.

Diez envíos de carne de Australia, el segundo mayor proveedor extranjero de carne de Estados Unidos, fueron rechazados por el Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria de EEUU debido a la contaminación con heces u otra materia digestiva en 2020, frente a uno en 2019 y cuatro en 2018, según datos internos del Departamento de Agricultura de EEUU (USDA, por su sigla en inglés).

Canadá y Nueva Zelanda, otros dos grandes proveedores de carne a los Estados Unidos, solo tuvieron un envío rechazado por contaminación con materia fecal u otra materia digestiva en 2020, según muestran los datos internos. México, otro importante proveedor, no tenía ninguno.

Otros tres envíos de carne australiana fueron rechazados por la misma razón durante los dos primeros meses de 2021, en comparación con uno de Nueva Zelanda y ninguno de Canadá o México, según muestran los datos. Las cifras más recientes no se incluyeron en los documentos revisados ​​por Reuters, y el USDA se negó a proporcionarlas cuando se le preguntó.

Las empresas que exportaron los envíos australianos rechazados incluyen a JBS Australia, Thomas Foods, Fletcher International Exports, Australian Lamb Co. y V&V Walsh. Reuters pudo identificar a las empresas haciendo una referencia cruzada de los datos internos que detallan la fecha y las razones de los rechazos con los datos del USDA disponibles públicamente que detallan las fechas y los nombres de las empresas, pero excluyendo las razones de los rechazos.

Ninguna de las empresas respondió a las solicitudes de comentarios.

Comer carne contaminada con heces u otro material digestivo puede resultar en una enfermedad mortal causada por Escherichia coli y otros patógenos. Debido a que los inspectores de seguridad alimentaria de EEUU solo examinan o prueban físicamente un subconjunto de carne importada, los rechazos sugieren que otros envíos contaminados pueden haber atravesado la frontera de los Estados Unidos, según expertos de la industria alimentaria.

“Eso probablemente significa que tiene mucha contaminación que no es visible”, dijo la Dra. Barbara Kowalcyk, profesora asistente del Departamento de Ciencia y Tecnología de Alimentos de la Universidad Estatal de Ohio.

El Servicio de Inocuidad e Inspección de los Alimentos (FSIS, por su sigla en inglés) restó importancia a los datos de rechazos en un comunicado a Reuters, diciendo que su proceso de inspección de importaciones “brinda confianza en la seguridad del producto de Australia que ingresa al comercio de Estados Unidos”. 

La agencia de inspección de alimentos de EEUU agregó que solo el 0,6% de la carne australiana que se examinó físicamente en 2020 fue rechazada. No proporcionó una cifra de qué fracción de todas las importaciones se examinó.

El Departamento de Agricultura, Agua y Medio Ambiente de Australia dijo a Reuters en un comunicado que “los incumplimientos australianos siguen siendo muy bajos, tanto en relación con el volumen total de carne y productos cárnicos exportados de Australia como en comparación con los socios comerciales de la competencia”.

La creciente tasa de rechazos por parte de Estados Unidos se ha convertido en una preocupación para los funcionarios del gobierno de Australia y Estados Unidos, según los memorandos internos revisados ​​por Reuters.

Jason Lucas, el subsecretario de la rama de exportaciones de carne del Departamento de Agricultura de Australia (DAWE), escribió en un memorando de marzo de 2021 que la agencia estaba viendo una “tendencia continua” en la detección de heces y material digestivo en la carne enviada a los Estados Unidos, a pesar del esfuerzo de la agencia para frenar tales rechazos.

Escribió que el aumento ha sido destacado por los funcionarios de seguridad alimentaria de EEUU como una preocupación y advirtió que una tendencia continua de rechazos “podría resultar en que EEUU imponga sanciones, pérdida de confianza en el sistema de exportación de Australia y/o pérdidas potenciales en el acceso al mercado para los Estados Unidos”.

DAWE se negó a responder preguntas sobre el memo que escribió Lucas o ponerlo a disposición para hacer comentarios.

Australia envió alrededor de 345.000 toneladas de carne a Estados Unidos en 2019, el 18% de las importaciones totales de carne del país norteamericano.

Empresas cárnicas que se inspeccionan a sí mismas

El repunte de los envíos de carne rechazada pone de relieve problemas potenciales en el régimen de inspección interno de Australia, que ha estado pasando de un sistema administrado por el gobierno a uno administrado por la empresa. Otros productores importantes, incluidos Estados Unidos, Canadá y Nueva Zelanda, se han estado moviendo hacia sistemas similares.

Bajo estos esquemas semiprivatizados, los reguladores permiten que las empresas cárnicas sustituyan a sus propios trabajadores por empleados del gobierno para inspeccionar las canales a medida que avanzan por la línea de procesamiento. El cambio tiene como objetivo acelerar las operaciones y ahorrar dinero a las empresas y al gobierno sin socavar la calidad.

El Sistema Australiano de Inspección de Carne de Exportación fue desarrollado en colaboración por la industria cárnica y el gobierno y se introdujo en 2011. Para 2019, un informe de la industria encontró que la mitad de las plantas cárnicas exportadoras del país habían adoptado el sistema.

En los primeros años de AEMIS, una serie de envíos estadounidenses rechazados por contaminación resultó en una prohibición temporal de las importaciones de carne australiana a los Estados Unidos en 2013.

Los críticos de las inspecciones realizadas por la empresa dicen que el sistema puede resultar en más carne contaminada porque los trabajadores de la planta a menudo no tienen tanta experiencia como los inspectores del gobierno y también pueden sentir la presión de sus empleadores para priorizar la velocidad sobre la seguridad.

Las actas de una reunión de junio de 2021 de un comité de exportación de carne dentro de DAWE, por ejemplo, detallaron un incidente en una planta industrial de carne australiana en el que su empresa les dijo a “seis lavadoras y seis empleados con raspadores” que rasparan las heces de la carne contaminada -una violación de las normas de seguridad alimentaria-.

El FSIS dijo que el único método aceptado para eliminar el tejido contaminado de las canales es cortarlo.

El Australian Meat Industry Council, una asociación comercial, no respondió a una solicitud de comentarios.

Brooke Muscat, vicepresidenta nacional de la Unión de la Comunidad y el Sector Público de Australia, que representa a los inspectores del gobierno y se opone al sistema semiprivatizado, dice que los trabajos de inspección del gobierno se han reducido a la mitad desde que se introdujo AEMIS. Ella anticipa que los frigoríficos australianos habrán reemplazado a casi todos los inspectores federales con empleados de la compañía para fines de 2022.

“A medida que han anunciado una mayor subcontratación de la inspección de la carne, estamos diciendo que lo que van a ver es un aumento de los rechazos en los EEUU”, dijo Muscat, “y está llegando a buen término”.

El sistema de inspección AEMIS de Australia tiene sus raíces en la industria de envasado de carne de EEUU, que ha presionado por una menor regulación de la faena durante décadas.

En 1997, el USDA introdujo un programa piloto que permitió a varias plantas de carne de cerdo controlar más su propia inspección de canales. En 2014, el programa se amplió a plantas avícolas y en 2018, a más plantas porcinas. La agencia también otorgó una exención a al menos una planta de carne vacuna para reemplazar a algunos inspectores del gobierno con trabajadores de la planta.

Varios grupos de consumidores, trabajadores y de seguridad alimentaria han demandado al USDA por el programa, argumentando que la agencia no ha podido probar que la inspección semiprivada es adecuada o segura para los trabajadores.

Entre 2012 y 2019, las retiradas nacionales de productos cárnicos y avícolas aumentaron más del 50%, según datos del USDA disponibles públicamente. Los retiros de Clase I, utilizados cuando existe el mayor riesgo para la salud humana, aumentaron 110%. En 2020, la cantidad de retiros fue 75% menor, pero casi 90% de los retiros fueron de Clase I.

El USDA no respondió a una solicitud de comentarios el martes 26 de octubre sobre los datos de contaminación de EEUU. El FSIS dijo que no podía proporcionar de inmediato datos sobre los rechazos de las exportaciones de carne de Estados Unidos por parte de otras naciones.

Algunos grupos de vigilancia dicen que las recientes negativas fronterizas de Australia destacan los peligros potenciales de expandir las inspecciones privadas de manera más amplia. 

Zach Corrigan, abogado de Food & Water Watch, un grupo estadounidense de defensa del medio ambiente y los consumidores, calificó los rechazos como “una prueba más de que estos sistemas de inspección semiprivatizados que permiten a las empresas inspeccionar su propio producto cárnico son ineficaces”.

 

(Informe de Leah Douglas; edición de Richard Valdmanis y Brian Thevenot)

Fuente: AGWeek en base a Reuters.

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad