*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 26 de febrero de 2024 2:37 pm | USD promedio 39.06 | EURO promedio 42.29 | ARG promedio 0.04 | Real promedio 8.4

Hacia una nueva ganadería en Uruguay

Resumen de la presentación del Dr. Álvaro Ferrés, directivo de la Asociación Uruguaya de Productores de Carne Intensiva Natural (Aupcin), en el marco de la reunión especial de precios, realizada por ACG el lunes 23 en Rocha.

 

El Dr. Álvaro Ferrés, directivo de la Asociación Uruguaya de Productores de Carne Intensiva Natural (Aupcin) proyectó el futuro de la ganadería de Uruguay este lunes 23 de mayo en la reunión especial de precios que la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) realizó en el predio de la Sociedad Agropecuaria de Rocha. 

Durante su presentación, titulada Hacia una nueva ganadería en Uruguay, se preguntó: “¿Cuál es el desafío que tiene Uruguay hacia adelante para incrementar la producción de carne?” y respondió que “vendrá por un incremento de la producción, del volumen y peso de faena, del porcentaje de extracción y de la cantidad de terneros”.

En ese sentido, dijo que Uruguay tiene por delante dos modelos de producción posibles: el de Estados Unidos o el de Australia.

El modelo de Estados Unidos

Sobre Estados Unidos, dijo que pasó de tener 130 millones de cabezas de ganado en 1974 a algo más de 90 millones de cabezas en la actualidad, pero faena más de 30 millones de vacunos por año. Esa faena se compone en un 53% de novillos y 30% de vaquillonas; y que el 80% del ganado que se faena es de alta calidad. 

La extracción en Estados Unidos, sumando la exportación en pie, se ubica entre 34% y 36%, destacó Ferrés, al tiempo que recordó que en Uruguay la extracción mejoró, pero se ubica en 24%. Y señaló que, considerando los números de Estados Unidos, “Uruguay debería de estar cómodamente arriba de los 4 millones de cabezas faenadas”. 

Ferrés señaló que en Estados Unidos los terneros que se producen van a un sistema de recría o directamente a un corral de engorde; y las vacas viejas van a frigorífico. De esa forma se especializa la cría, donde la tasa de destete es de 96%; y también se especializa la recría. 

“En Uruguay se viene un modelo donde la vaca va a tener que ser más eficiente, van a relegarse los campos naturales, las pasturas mejoradas van a ser sistemas de recría; y gran parte de los animales que vayan a faena van a proceder de los corrales de engorde. Eso explicará las tasas de extracción de más del 30%”, sostuvo. 

El modelo australiano

Por otra parte, Ferrés comentó que Australia tiene casi 23 millones de cabezas, 10 millones de vacas y produce 8,3 millones de terneros, con más del 80% de tasa de destete. 

“Eso es lo que a nuestro entender pasará en Uruguay. El tema no es importar vacas en pie de Argentina para que tengan 65% de extracción. El problema se resuelve de dos maneras: que las vacas produzcan más y que las vaquillonas se entoren más jóvenes”, dijo. 

“¿Por qué no se pueden entorar vaquillonas de 15 meses? ¿Quién dijo que se atracan? Se pueden manejar bien. ¿Por qué en el campo tiene que haber vaquillonas de 3 años sin entorar? ¿Por qué tiene que haber tantas vaquillonas de 1 a 2 años si a los 15 meses se pueden entorar? ¿No mejoraríamos la tasa de extracción si achicamos la cantidad de vientres improductivos en el establecimiento? ¿Qué tiene Australia que nosotros no tenemos?”, se preguntó ante un auditorio integrado por unas 70 personas.

El productor señaló que “cuando achicamos la edad de faena el rodeo se achica, y tenemos un stock más productivo. ¿Por qué Uruguay no puede tener 5 millones de vacas de cría y faenar 4 millones de cabezas? Técnicamente se puede”. 

“¿Por qué destetamos terneros a los seis meses con 150 o 160 kilos? En un sistema de recría intensivo podemos perfectamente llevar ese ternero a 350 o 400 kilos, entrando a los corrales de engorde en diciembre, para faenarlos en marzo del año siguiente. Animales de 16 meses ya están en peso de faena. Y los que quedaron para atrás entran en ese invierno. Eso a nivel de pasturas son ganancias diarias de 500 o 700 gramos”, detalló. 

“Australia tiene alta faena y alta exportación en pie. Si se exportan muchos terneros no nos quedamos sin ganado para faenar. En un sistema extensivo sí, pero si incrementamos la producción no hay problema de exportar en pie. Está demostrado”, afirmó Ferrés. 

Aseguró que “no pasa nada que se vaya ganado en pie. La exportación es reguladora del precio y es fantástica. El tema es adoptar tecnología para acelerar la producción”. 

Señaló que en Australia hay capacidad de engordar 1,5 millones de cabezas. Por lo tanto, tiene la posibilidad de producir 3 millones de cabezas, o más, en los corrales de engorde; además de la faena de ganado de pasturas.

Un negocio más productivo que especulativo

Para Ferrés, ese cambio en la ganadería uruguaya se va a dar, “porque el negocio pasa a ser productivo y no más especulativo. La gente no va a retener ganado porque después puede valer más. Es negocio producir más. Ese es el cambio que empezamos a ver y que entendemos que va a suceder”. 

En ese sentido, consideró que el sistema australiano es más intermedio que el de Estados Unidos, y es probable que ese sea el camino a seguir en Uruguay.

La industria está haciendo un buen negocio

Ferrés remarcó que la información es importante en el negocio y señaló que el Instituto Nacional de Carnes (INAC) empezó a publicar datos que “no son menores”. En ese sentido valoró que “Uruguay está produciendo ganados más pesados y está vendiendo mucho más de lo que era antes el Novillo Tipo”. 

Sobre la reciente actualización de ese indicador, subrayó que ahora vale US$ 1.826. “Hasta que INAC no lo publicó nadie se lo imaginaba. Estamos exportando carísima la carne”, dijo. 

En ese sentido, dijo que “otro componente no menor son los márgenes industriales. No existe casi antecedente de US$ 400 de margen industrial. Entonces, los frigoríficos faenan todo porque están ganando una fortuna; y está bien que sea así”.

La actualización del Novillo Tipo se debe a que hoy la carcasa promedio es de 277 kilos y no de 250 kilos, como antes. Ferrés puso como ejemplo que el 4% que corresponde al pecho, vale más que el lomo. 

“En China la carne se está vendiendo bien, pero sobre todo aquellos cortes que antes no se vendían o se vendían mucho más barato. Eso es China para Uruguay. Siempre dijimos que en el rump & loin están los cortes de calidad, los más caros, pero China paga más por otros cortes, por suerte”, destacó. 

Aunque reconoció la alta dependencia de ese mercado, el directivo de Aupcin también consideró que es lógico que se le venda al comprador que paga más.

Si bien consideró que el precio del ganado puede bajar, también destacó que “el precio está tocando las nubes”. Y preguntó: “¿Les parece que tendríamos faenas de 50.000 o 60.000 reses si la industria no estuviera cómoda? Los únicos que no lo creíamos éramos nosotros”. 

El integrante de Aupcin dijo que “tampoco es verdad que se estén yendo vacas preñadas a faena. La gente no considera que una vaca en la pantalla vale US$ 900 y en el frigorífico vale US$ 1.200, porque sabe que dentro de seis meses esa vaca tiene un ternero, que en pocos meses más vale US$ 500; y ese es un buen negocio”. 

Además, sostuvo que “el criador olfatea que estos valores de la carne llegaron para quedarse. No estoy diciendo que el novillo va a valer US$ 6, sino que los precios buenos de la carne vinieron para quedarse, al menos por un tiempo. Todo esto si no pasa nada raro”. 

“Es cierto que el precio está teniendo correcciones, pero no creo que el novillo vuelva a valer US$ 4. Porque lo que domina el precio de la carne a nivel mundial es el precio de los granos, y mientras los granos sigan valiendo mucho es muy difícil que el precio de la carne baje. Porque la carne se produce con granos, la de pollo, la de cerdo y la vacuna”, explicó. 

Mercados

Ferrés afirmó que “Uruguay está negociando con el Sudeste Asiático, donde hay una oportunidad importante, porque los aranceles son menores y sanitariamente se puede acceder. Es parte de las prioridades del gobierno”. 

Por otra parte, consideró que “el Reino Unido puede ser una oportunidad, pero no lo veo como uno de los países donde Uruguay pueda hacer la diferencia. No es China”. 

Planteó como ejemplo que actualmente ya no hay diferencia entre un novillo cuota 481 o no cuota, porque pagan el mismo precio en otro mercado. “Ya no importa la ventana, ni la fecha de ingreso ni los días de encierro”, comentó. 

Además, Ferrés consideró que “se vienen otros mercados que van a hacer que cada vez más los corrales de engorde empecemos a trabajar con novillos de 200 días de encierro, con la escala de marmoreo, el choice y demás. Es lógico, porque tenemos que vender más caro. Si le podemos agregar certificaciones, como carbono neutro u otras, mejor aún”. 

Concluyó que “Uruguay tiene esos desafíos por delante, tiene todos los instrumentos para valorizar el producto, y desde el punto de vista del manejo tenemos herramientas tecnológicas que se pueden aplicar. Va a cambiar el comercio, el volumen, ¿por qué Uruguay no puede faenar 3 o 4 millones de cabezas?”.

“Con suerte, entre este año y 2023 podremos cerrar el capítulo del TLC entre la Unión Europea y el Mercosur”

Entrevista con Daniel Belerati, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF). Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG. 

 

¿Cómo analiza la actividad de la industria frigorífica en lo que va de 2022?

Con una faena históricamente récord. Ya la del año pasado fue la más alta de la historia en Uruguay, y estos primeros cuatro meses van en esa misma dirección. Se han faenado volúmenes muy interesantes; y además con una colocación muy fluida en el mercado internacional, principalmente en China. Podríamos decir que el complejo está funcionando correctamente. 

Hay materia prima, aunque no toda tiene la calidad deseada, porque los animales no están prontos. Uno percibe que hay una cantidad de productores que apuran las circunstancias del mercado ante el temor de una baja en el precio, porque estamos en niveles récord para la región y también comparado con el resto del mundo.

Todos están apretando el acelerador a fondo; ojalá dure este buen momento.

¿Cómo están sorteando los problemas logísticos en China?

Está muy complicado ese tema. La crisis sanitaria en Shanghái nos ha pegado duramente, por el tiempo en que estuvo cerrado el puerto, con el desvío de contenedores a otros puertos de China y de países vecinos. Todo eso enlenteció la cadena de aprovisionamiento. 

Es un problema serio. Ojalá China pueda dominar rápidamente los brotes de covid. Es algo de lo que Uruguay no es responsable, sino que es parte de los países perjudicados por esa situación. 

¿Y cómo viven la problemática en el puerto de Montevideo?

Esa situación está cambiando a castaño oscuro. Los problemas logísticos atribuibles al Uruguay son extremadamente serios. 

Conseguir un contenedor vacío es como sacar la grande, no porque no esté en el puerto, sino que hay que ver cuándo lo entregan, de qué forma, si no hay un paro que nos afecte. 

Después, cargar un contenedor lleno genera las mismas incertidumbres. Hay barcos que ya han salteado la escala por Montevideo. 

Creo que los privados tenemos que empezar a encarar nuestra visión de fondo. El monopolio que está ejerciendo el puerto de Montevideo en la economía del país es realmente grave

Estamos evaluando alguna situación. Hoy se presentaba un buque que va a poder llevar camiones con contenedores al puerto de Buenos Aires. Esa es una buena medida, una situación alternativa. No tiene el volumen que la carne necesita pero es una buena alternativa. 

Hace algunos meses un consorcio europeo me planteó la posibilidad de reflotar el puente Colonia-Buenos Aires. No es algo nuevo. Hubo un análisis de factibilidad, después por problemas políticos y económicos el tema quedó congelado. 

Ante estos problemas volví a tomar contacto con estos europeos para ver si realizamos de nuevo el estudio de factibilidad, complementando lo que inicialmente era el tránsito de turistas, para además asegurarle una salida y entrada fiable y permanente para las mercaderías. 

Uruguay exporta US$ 12.000 millones por año, e importa unos US$ 9.000, son más de US$ 20.000 millones, que generan un movimiento logístico muy grande. Eso se puede justificar con un peaje razonable. 

Algo tenemos que hacer porque Uruguay está perdiendo con estas medidas, con este puerto el país está colgado de un pincel

Le vendemos mercadería enfriada a Europa, que tiene que llegar en una fecha predeterminada, porque si se llega en otra fecha el arancel es altísimo. 

Hay una cantidad de cosas que están en manos de un puerto que no da las garantías necesarias. Todo esto provoca disconformidad de los clientes y pérdida de confianza en Uruguay como proveedor. 

Recuerdo que en la década de 1970 el puerto de Montevideo fue declarado “puerto sucio”, por las medidas gremiales que se tomaban. Y en aquel momento, el puerto que se declaraba sucio pasaba a tener una tarifa que era prácticamente el doble que la de aquellos puertos que eran considerados eficientes y operativos. 

Eso terminó con la Ley de Puertos, terminó con ANSE (Administración Nacional de los Servicios de Estiba) que era arcaico y nos provocaba a todos los importadores y exportadores problemas muy serios. Esta es una situación similar.

No está más ANSE, pero estamos en el mismo problema. Tenemos costos más altos desde el punto de vista del manejo de los contenedores por las terminales. La Terminal Cuenca del Plata es más cara que el puerto de Buenos Aires, que el del Río Grande, que el de Santos y muchísimo más cara que el puerto de Valparaíso. 

A todo eso hay que sumarle los costos de la Administración Nacional de Puertos (ANP), que no son competitivos. En síntesis, estamos perdiendo por todos lados, por los costos y por la falta de fiabilidad. 

Entonces, hay que buscar soluciones, hay que ser creativos. Afortunadamente en el mundo hay gente que está dispuesta a invertir y habrá que explorar alternativas. 

Tal vez debemos olvidarnos del sueño de que Montevideo fuera el puerto hub del sur del continente, y empezar a transitar el camino de la competitividad, la eficiencia, apoyando a los exportadores e importadores. 

Así como hay una gran dependencia del puerto, también la hay con el mercado chino, ¿cómo analizan ese tema?

Es un riesgo muy grande. Es altamente peligroso depender de un solo mercado, y no lo digo por China. De cada US$ 4 que exporta Uruguay más de uno corresponde a carne y productos cárnicos, y más del 60% de las exportaciones de ese producto van a un solo mercado, que en este caso es China; eso es algo altamente peligroso. 

Razones comerciales, sanitarias, económicas, financieras, políticas, cualquier cosa que afecte ese relacionamiento implicaría un gran golpe para toda la cadena. Por eso es imperioso abrir otros mercados, y eso va también de la mano de mejorar el acceso a los mercados. 

En la medida que se pueda acceder de mejor forma a Japón, a Corea, a Estados Unidos, a Canadá, eventualmente a la Unión Europea, nos va a bajar el riesgo al que estamos expuestos y nos preocupa. 

Esta preocupación no es por aspectos puntuales. Nos preocupa como nos preocupó en 2007, cuando le vendimos más de 120.000 toneladas a Estados Unidos por fuera de la cuota; o en 2008, cuando le vendimos a Rusia casi 200.000 toneladas de carne. 

Siempre que pasan esas cosas nos preocupa. Ahora se está dando esa circunstancia. Por eso tenemos que buscar mejorar y ampliar el acceso de Uruguay a los diferentes mercados.

¿La invasión de Rusia a Ucrania podría acelerar la firma del tratado entre la Unión Europea y el Mercosur?

Lo que venimos planteando, con honestidad, es que no hay continente más natural que Sudamérica. Las acusaciones de los productores franceses y polacos, que después hicieron eco en holandeses y en la Unión Europea misma, con respecto al maltrato del ambiente en Sudamérica, fueron una disculpa política. 

Ahora están necesitando carne, los productores más eficientes de carne del mundo están en el Mercosur, y es cuestión de tiempo para que ellos reaccionen. 

Hemos sido muy coherentes los países de América del Sur con la invasión de Rusia a Ucrania, reaccionando de la forma correcta. 

Al final del día lo importante es que sinceremos las cosas y que este TLC cristalice rápidamente, porque está liquidado desde el 30 de junio de 2019, solo faltan meros detalles.

Con suerte entre este año y 2023 podremos cerrar el capítulo del TLC entre la Unión Europea y el Mercosur, de una vez por todas.

¿Hay alguna fecha estimada para la firma del TLC con China? 

No. Sabemos que están trabajando, pero viene atrasado con respecto a nuestras expectativas. 

¿Un TLC con Turquía generaría alguna oportunidad de negocios para la carne?

Turquía ha tenido un comportamiento internacional en materia de carnes que es absolutamente incompatible con un mercado libre y competitivo. 

Ese país está aplicando un arancel del 225% a la carne sin hueso, la que habilitarían pero mantienen ese arancel; y por otro lado tienen a la mayor cantidad de categorías de ganado en pie entre 0% y 40% de arancel. Eso no es serio. 

Y sabemos que cuando Turquía ha hecho TLC hace concesiones en un sentido y no en el otro, siempre protegiendo su poder negociador. Ojalá se haga un TLC con Turquía, pero el futuro de la carne uruguaya no pasa por ahí.

¿Cómo ve al Mercosur?

Con mucha preocupación. El Mercosur para la carne vacuna uruguaya ha sido un retroceso, desde que se firmó en 1991. De ahí para acá la carne vacuna uruguaya ha sido beneficiada por el Mercosur en absolutamente ningún sentido. 

Es una pena que siga con esta actitud. Cuando uno mira lo que ha evolucionado Chile y lo que hemos evolucionado en Uruguay, y se da cuenta del retroceso que implica el Mercosur para los productos más legítimos que tenemos. Y por más fuerza que hacemos no nos dejan sacarnos el bozal. 

¿El sistema de engorde a corral llegó para quedarse?

Sí. En el mundo la carne terminada a corral es la más apreciada, por su terneza, color de su grasa y marketing. Hay un movimiento nuevo, vinculado a la carne de pasturas naturales, pero la carne a corral sigue siendo un negocio de trascendencia.

Y el corral uruguayo, que es libre de hormonas, cumple con los dos requisitos: calidad del producto, color de la grasa, terneza, palatabilidad. La carne uruguaya de corral es natural, a cielo abierto, en predios absolutamente controlados. 

La carne a corral tiene un mercado vigente y un potencial enorme.

CEO de Tyson Foods: “Los precios de la carne son impulsados ​​por una demanda fuerte y una producción restringida, con inflación récord”

“Es una cuestión de oferta y demanda básica”, dijo Donnie King en un informe enviado a la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

 

Una combinación de fuerzas del mercado, incluida una demanda consistentemente fuerte de carne vacuna terminada, con producción restringida debido a la escasez de mano de obra causada por la pandemia mundial y una inflación récord, han estado impulsando los precios actuales de la carne vacuna, analizó el presidente y CEO de Tyson Foods, Donnie King en un testimonio entregado al Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. 

Como ocurre con casi todos los demás productos, las fuerzas básicas del mercado impulsan los precios de la carne. “Tyson no fija los precios ni del ganado que compra, ni de la carne que compran nuestros clientes. Estos precios los establecen las fuerzas del mercado, es decir, la oferta y la demanda disponibles”, sostuvo el ejecutivo.

La escasez de mano de obra en curso, en gran parte como resultado de la pandemia, ha limitado la producción de carne vacuna, mientras que la demanda por parte de los consumidores continúa disparándose. 

“Simplemente no teníamos suficientes personas para dotar de personal completo a nuestras plantas”, lo que resultó en un “aumento repentino y rápido”, señaló. Y también mencionó los problemas de exceso de oferta de ganado y la correspondiente caída en los precios. 

Al mismo tiempo, “el precio de la carne vacuna estaba aumentando, impulsada por la creciente demanda de los consumidores” y “la economía básica sostiene que cuando la demanda es alta y la oferta es baja, los precios suben, lo que precisamente sucedió”.

La situación se ha agravado por cuestiones geopolíticas, que están generando costos más altos. “El aumento dramático en los costos de los insumos se refleja en los precios que pagan las familias estadounidenses en la tienda de comestibles”, comentó. 

Por ejemplo, desde marzo de 2020, el costo del maíz aumentó 127% y el costo de la soja aumentó 90%. Ambos se utilizan en la alimentación del ganado, que comprenden el 65% del costo del pollo y aproximadamente el 30% del costo de la carne vacuna terminada. 

Los costos del transporte de carga también están aumentando, con tasas de contenedores de envío internacional que aumentaron 68% y el combustible diesel aumentó 104%.

Los economistas están de acuerdo en que las empresas estadounidenses no tienen la culpa de la inflación. “Los expertos, los formuladores de políticas y los reguladores gubernamentales entienden que la causa del entorno inflacionario actual es una combinación de oferta restringida, alta demanda de los consumidores y continuas interrupciones imprevistas en las cadenas de suministro globales causadas por el COVID-19 y exacerbado por disturbios geopolíticos”, sostuvo. 

Lawrence Summers, exsecretario del Tesoro, observó que “la demanda creciente, con limitaciones de capacidad y mano de obra, son suficientes para explicar lo que observamos en la industria de la carne”.

Los precios altos no tienen nada que ver con la consolidación de la industria. La concentración en la industria cárnica en Estados Unidos se ha mantenido prácticamente sin cambios durante los últimos 30 años. Durante ese tiempo, los datos muestran que, en la mayoría de los casos, los ganaderos logran márgenes de ganancias más altos que los procesadores de carne vacuna. 

“De hecho, en varios años los ganaderos obtuvieron ganancias históricas con el ganado vivo, mientras que los frigoríficos perdieron dinero o apenas alcanzaron el punto de equilibrio”, analizó el CEO. 

Tyson Foods produce alimentos de calidad a precios de mercado. “Con los avances en la forma en que obtenemos el ganado y las mejoras en la producción ganadera moderna, la carne vacuna que producimos hoy es consistentemente de mayor calidad. Por ejemplo, los grados de carne selecta y de primera han aumentado del 60% en el año 2000 al 85% en 2020”, destacó el industrial. 

Los retornos de Tyson Foods “también se ven fortalecidos por nuestros esfuerzos para convertirnos en una empresa más ágil y eficiente, a través de la innovación y la automatización”, lo que ayuda a la empresa a “mantener los costos más bajos para los consumidores, nos permite pagar más a los miembros de nuestro equipo y nos permite reinvertir más en el negocio.” 

El gigante de la industria cárnica invierte más de US$ 15.000 millones al año en Estados Unidos, tiene más de 11.000 productores independientes y operadores de corrales de engorde que suministran ganado, cerdos, pollos y pavos. 

La compañía tiene instalaciones en 30 estados y el año pasado implementó US$ 500 millones en aumentos salariales y bonificaciones para los miembros del equipo que trabajan por horas. 

Tyson Foods también está probando programas de cuidado infantil y clínicas de salud y recientemente anunció la expansión de oportunidades educativas que se ofrecerán a los miembros del equipo de forma gratuita. 

King es el segundo ejecutivo de Tyson Foods en testificar recientemente ante el Congreso de Estados Unidos sobre asuntos de la industria de la carne. Shane Miller, quien dirige la unidad de carne vacuna y cerdo de Tyson Foods, testificó ante el Comité Judicial del Senado en julio de 2021. 

Alimentos Tyson Foods

Tyson Foods, Inc. (NYSE: TSN) es una de las compañías de alimentos más grandes del mundo y un líder reconocido en proteínas. Fundada en 1935 por John W. Tyson y desarrollada bajo cuatro generaciones de liderazgo familiar, la empresa cuenta con una amplia cartera de productos y marcas como Tyson®, Jimmy Dean®, Hillshire Farm®, Ball Park®, Wright®, Aidells®, ibp ® y Feria Estatal®. 

Con sede en Springdale, Arkansas, la empresa tenía aproximadamente 137.000 miembros del equipo el 2 de octubre de 2021.

 

Fuente: https://www.tysonfoods.com/

JBS se sigue expandiendo en los países productores de proteínas

La empresa multinacional de origen brasileño adquirió industrias productoras de salmón y carne de cerdo en Australia; la compañía tuvo ingresos netos récord en 2021, que totalizaron US$ 65.000 millones.

 

JBS completó la adquisición del productor de salmón Huon Aquaculture, en Australia, marcando su entrada global en el mercado de la acuicultura. 

Además, la empresa de origen brasileño completó la compra de la importante cadena de suministro de carne de cerdo Rivalea, convirtiéndose en líder en la industria de producción y procesamiento de carne de cerdo de Australia. 

también proporciona una fuente de materia prima para el negocio de artículos Primo Foods de JBS Australia.

Tanto la carne de cerdo Rivalea como el salmón Huon ahora están apareciendo en los inventarios de productos de los equipos de ventas de proteínas cárnicas de JBS en Australia (a través del mayorista DR Johnston) y en los mercados de exportación, proporcionando una “ventanilla única” para una gama más amplia de proteínas animales.

Con la integración de las nuevas adquisiciones, Huon y Rivalea, JBS Australia se ha convertido en la empresa de alimentos más grande de Australia.

Las recientes adquisiciones en todo el mundo han añadido otros 7.500 empleados a la nómina de JBS, lo que eleva su total mundial a más de 250.000 empleos.

Dentro de las operaciones de JBS en Australia, el desempeño continuó mejorando secuencialmente, luego de los impactos anteriores de la sequía.

“La disponibilidad de ganado sigue siendo baja, pero la fuerte demanda nacional e internacional ha aumentado los precios de la carne australiana y, por lo tanto, ha mejorado los resultados”, dijo el director ejecutivo global de JBS, Gilberto Tomazoni .

Resultados récord en 2021

Impulsado por el resurgimiento de la demanda internacional, el coloso mundial de proteínas animales JBS ha registrado ingresos récord y beneficios antes de impuestos para su año comercial 2021 que finalizó el 31 de diciembre.

En las divisiones de carne de res, cerdo, pollo y valor agregado de la compañía en América del Norte y del Sur, Australia y Nueva Zelanda, registró ingresos netos el año pasado en un récord de US$ 65 mil millones, 29,8% más que el año anterior. 

De eso, el 74,8% fueron ventas en los mercados nacionales en los que opera JBS y el 25,2% fueron a través de exportaciones.

Las ganancias antes de impuestos ajustadas alcanzaron un nuevo récord de US$ 8,5 mil millones, 54% más, mientras que la utilidad neta para el año que finalizó fue 345% más alta que la de un año tras año.

Significativamente, las exportaciones de proteínas de JBS el año pasado aumentaron 24,3% hasta los U$S 16.900 millones, y China representa ahora el 27,2% de todas las ventas de exportación; África y Oriente Medio el 11,2 %; EEUU y exportaciones de otros países proveedores en los que JBS opera 10,6%; y Japón 10,3%.

“Antes era una empresa enfocada en Brasil, que se especializaba en un tipo de proteína, pero JBS se ha convertido en una empresa global de alimentos, con una huella diversificada que incluye una amplia cartera de marcas sólidas y productos de valor agregado”, dijo Tomazoni .

Agregó que en ese contexto, el año 2021 “ha sentado las bases para la trayectoria de JBS en los próximos años. Hicimos adquisiciones estratégicas que nos permitieron aumentar nuestra relevancia en segmentos y negocios donde vemos importantes oportunidades de crecimiento”.

La división US Beef de la compañía, que también incluye operaciones de carne vacuna, ovina, cerdo y salmón en Australia, generó ingresos netos de US$ 30,68 mil millones y ganancias antes de impuestos de US$ 5,46 mil millones, 101% más que el año anterior.

Estados Unidos

Sin embargo, hubo contrastes considerables entre las operaciones de carne vacuna en EEUU y Australia.

En EEUU, la disponibilidad de ganado se mantuvo adecuada durante todo el año, pero el precio promedio, según el USDA, mostró un aumento de 22% el trimestre pasado, en comparación con el mismo período del año anterior.

La mayor demanda de carne bovina en relación a la oferta, tanto en el mercado interno de EEUU como en el mercado internacional, respaldó los resultados de la división de carne vacuna de EEUU para el año, dijo Tomazoni.

En el mercado interno de EEUU la demanda fue impulsada por el buen desempeño del canal minorista y la recuperación del canal de servicio de alimentos después del COVID. 

En el mercado internacional, la demanda de Asia, que ahora es responsable de más del 75% de las exportaciones totales de carne vacuna de EEUU se mantuvo fuerte, lo que provocó que el volumen global de las exportaciones del país norteamericano en el año aumentara 16% con respecto al año anterior.

El destaque sigue siendo China, que aumenta su participación mes a mes, y ya se ha convertido en el tercer destino de las exportaciones de carne bovina estadounidense. 

Las exportaciones de EEUU en 2021 no fueron mejores por los impactos logísticos, principalmente por la congestión en los puertos estadounidenses durante el período, se les dijo a los accionistas de JBS.

Por otro lado, los costos operativos de la división también fueron mayores, principalmente por incrementos significativos en costos de mano de obra, logística y empaque.

En toda la división de carne vacuna de EEUU, incluidas las operaciones en Australia, los costos de materia prima (ganado) representaron el 82,8% del costo total, seguidos por los costos de mano de obra (9,5%) y procesamiento 7,7%.

Gobierno argentino e industria coinciden en la necesidad de aumentar la producción de carne

El objetivo es tener mercadería suficiente para abastecer el mercado interno y exportar; los empresarios proponen que se decrete un aumento gradual del peso mínimo de faena.

 

La Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) manifestó una “absoluta coincidencia” con lo expresado por el ministro Julián Domínguez, luego de la reunión con algunos representantes de la cadena de carnes, respecto de la necesidad de aumentar la producción ganadera para, de esta manera, aumentar la producción de carne, generando así más oferta para consumo y exportación.  

Peso de faena en Argentina

“Entendemos que para aumentar la producción de carne de manera sustentable el sector necesita un horizonte previsible para los próximos cinco años. Una forma de generar esa confianza puede ser aplicada directamente y sin dilación, por el Ministerio de Agricultura, con una resolución que incremente el peso de faena (reducido de un día para el otro por el gobierno anterior sin sustento en la producción)”, comenta CICCRA.

Según esta Cámara de la carne, la medida debería implementarse de manera escalonada, para brindar previsibilidad, hasta llegar a un peso mínimo de faena de 400 kilos. “Como ejemplo, pensemos que si en el presente mes el Sr. Ministro firmara una resolución en la que dispone que a partir del 1 de junio de 2022 el peso mínimo de faena será de 320 kg vivo, el que aumentará en 20 kg. cada 6 meses hasta llegar a un peso mínimo de 400 kg, con nuestra faena promedio de 12 millones de cabezas anuales, en 2 años y medio habremos aumentado la producción de carne en 600.000 toneladas con el mismo stock ganadero que tenemos en la actualidad”, muestran.

Esas 600.000 toneladas equivalen al 20% de la producción de los últimos 20 años, y si se distribuye en la misma proporción actual entre consumo y exportación (75% y 25%), ese aumento de la producción aportaría 450.000 toneladas al consumo y 150.000 a la exportación, “de un modo simple que no requiere de recursos económicos por parte del Estado, ya que no se trata ni de un subsidio ni de una quita impositiva”, agregan.

“Este es el momento indicado para recuperar el peso de faena dado que las actuales condiciones macroeconómicas generaron la recuperación de las recrías largas para ingresar animales más pesados a los corrales. Es decir, la modificación de la norma publicada con 6 meses de anticipación permitiría a todos los actores de la cadena cumplirla, sin que se produzca desabastecimiento y al mismo tiempo le daría a los productores un horizonte de futuro para que sigan apostando por el aumento de la producción”, concluye la Cámara liderada por Miguel Schiariti.

 

Fuente: Agrofy.

Delegación uruguaya en Dubái busca mercados para los productos nacionales

El ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, participa en el pabellón de Uruguay en la exposición universal que se desarrolla en Emiratos Árabes Unidos.

El ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini, participa en el pabellón de Uruguay en la exposición universal que se desarrolla en la ciudad de Dubái, en Emiratos Árabes Unidos (EAU). En diálogo con Comunicación Presidencial, expresó que los objetivos de la presencia en esta actividad son aumentar el comercio, fomentar inversiones y diversificar la cartera de mercados extranjeros.

El jerarca añadió que se preparó una agenda intensa de actividades y reuniones con secretarios de Estado de los EAU y directores de empresas locales vinculadas a la energía y el ambiente. En todos los casos, el objetivo es buscar oportunidades de cooperación tanto a nivel de comercio e inversiones como en el plano tecnológico, explicó.

Asimismo, calificó los encuentros como muy productivos y dijo que se detectó un interés muy grande de los países árabes por fortalecer el intercambio con sus pares de América del Sur y que Uruguay se posiciona bien gracias a su marco legal de promoción a la inversión y la complementariedad entre ambos mercados. “Nosotros producimos agroindustria y ellos necesitan alimentos”, agregó.

Tanto los EAU como las naciones vecinas dependen de alimentos importados y buscan calidad, por lo tanto, se abren posibilidades para la exportación de carne y productos lácteos en general, además de otros nichos de mercado, como los equinos en pie y los puntos de logística regional que ofrece Uruguay a empresas extranjeras. El turismo recíproco entre ambos países fue, asimismo, un tema importante en la mesa de trabajo, indicó Paganini.

En cuanto a la generación de energía, el secretario de Estado manifestó que si bien las naciones del Golfo están muy vinculadas a la industria petrolera, en la actualidad desarrollan nuevas tecnologías verdes, por lo que también para ello se abren posibilidades de cooperación debido a la incursión del Gobierno uruguayo en la producción de hidrógeno verde.

Paganini destacó la visión estratégica a largo plazo de los EAU, en conjunto con la infraestructura y la logística de primer nivel. Además, sostuvo que están en la vanguardia en materia de bienes y servicios.

 

Fuente: Comunicación Presidencial.

 

 

“Los tres principales mercados que tiene la carne uruguaya están con avidez y somos optimistas”

Entrevista con el presidente de Athena Foods Uruguay (Minerva), Ignacio Gamio. Contenido exclusivo para socios y suscriptores.

 

¿Cómo analiza este momento para el negocio cárnico?

Es un momento muy especial, fue un año de muchísima incertidumbre a causa del coronavirus. La economía mundial empieza a retomar la actividad, y los principales mercados de la carne uruguaya están en un momento de mucha demanda y de crecimiento económico. Ni que hablar la demanda de China, que está fuerte, con precios estabilizados desde hace un tiempo, pero con una demanda muy fuerte. La economía de Estados Unidos está creciendo, y la carne uruguaya también es muy demandada ahí. Por suerte en Europa la pandemia dio la posibilidad de mayor libertad y el consumo de carne también aumentó. Entonces, los tres principales mercados que tiene la carne uruguaya están con avidez, y somos optimistas.

 

¿Y la industria frigorífica uruguaya cómo está actualmente?

Tuvo momentos bastante complicados, sobre todo por la falta de disponibilidad de materia prima, que es la base de la actividad de cualquier industria. Tuvimos una disponibilidad muy baja en 2019 y 2020, después de niveles de actividad muy importantes y de una exportación de ganado en pie que era demasiado alta, que hizo que no tuviéramos el volumen de ganado necesario para faenar. Hoy la realidad es otra. El nivel de actividad se ha mantenido en niveles altos, y estamos recuperando los niveles de faena a los que estábamos acostumbrados. Eso permite un trabajo más importante de la industria, para ir diluyendo costos, porque los costos de producción en Uruguay son muy altos, y este problema se agrava cuando hay bajo nivel de actividad. En definitiva, hoy tenemos buen nivel de actividad, buena colocación de nuestros productos y un mercado de exportación que está demandante. Todo esto nos hace ser optimistas. 

 

¿Cómo califica el momento de Athena Foods en Uruguay?

Estamos con un nivel de actividad importante, con las tres plantas trabajando a full, faenando entre 12.000 y 13.000 reses por semana; y estamos cubriendo todos los mercados que nos están solicitando negocios. Todo esto es muy importante. 

 

¿Cómo está posicionada Minerva a nivel global?

Creciendo mucho. Es el principal exportador de carne vacuna de Sudamérica. Tiene un desarrollo en los principales países productores de carne y podemos ir cumpliendo con nuestros clientes, en función de las posibilidades que ve el mercado en cada uno de esos orígenes. Hoy vemos que la limitación de las exportaciones desde Argentina y Uruguay está tomando esos espacios. Los clientes pueden estar tranquilos de que Minerva les va a cumplir con un producto de calidad, acorde al que están acostumbrados a recibir. Lo que les estamos dando a nuestros clientes es la tranquilidad de que somos un proveedor de confianza en cualquier momento.

 

“La gente que invirtió en Minerva se siente conforme con la actividad de la empresa en Uruguay”

 

¿Y desde la dirección internacional de la empresa cómo ven a Uruguay?

Minerva compró su primera planta en Uruguay en el año 2011, fue el frigorífico PUL; en 2014 compró la planta de Frigorífico Carrasco; y en 2017 Frigorífico Canelones. Son tres plantas sumamente importantes, y estas inversiones hablan de la confianza que tiene en Uruguay la dirección de Minerva, así como de las posibilidades que ofrece el país. Pasamos por un momento difícil, muy complicado por la estructura de costos de la industria frigorífica en general, en 2019 y parte de 2020. Pero hoy la heterogeneidad de mercado, con la amplia posibilidad de colocación de productos, y con la base productiva que tiene una materia prima de mucha calidad. Todo esto nos permite avizorar un futuro importante y un presente adecuado para continuar con el desarrollo de Minerva en Uruguay. Incluyo en este análisis a nuestros proveedores y funcionarios. La gente que invirtió en Minerva se siente conforme con la actividad de la empresa en el país.

 

¿Proyectan realizar alguna otra inversión en Uruguay?

Este tipo de empresas siempre está con el radar pendiente de las oportunidades. Creemos que hoy el nivel de actividad y posicionamiento de mercado que tiene Minerva en Uruguay es adecuado. No están proyectadas nuevas adquisiciones en el corto y mediano plazo, pero siempre se está atento al negocio y a los movimientos que se den en el mercado.

 

¿Dónde cree que estarán las mejores oportunidades de negocios en el futuro?

Creo que estarán por el lado de los productos de calidad y sustentables. La producción basada en el cuidado del medio ambiente es donde estarán las oportunidades. Hacia allí está apuntando la empresa. Esa es una oportunidad muy importante, no solo para Minerva y Athena Foods, sino para todo el Uruguay.

 

“En la producción basada en el cuidado del medio ambiente es donde estarán las oportunidades. Hacia allí está apuntando la empresa”

 

¿Cuál debe ser la estrategia para enfrentar a los detractores de la carne?

Hay que reaccionar con tranquilidad, con mucha información y datos objetivos. Los detractores siempre están y siempre estarán. Y toda la cadena cárnica tiene que dar una respuesta contundente y basada en datos objetivos. El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), el Instituto Nacional de Carnes (INAC), el Ministerio de Ambiente y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria están dando una mano importante en esto. Uruguay va a salir en bloque a responder, y lo hará con datos objetivos a este tipo de amenazas a la producción de carne. Los datos objetivos, coherentes, medibles y contrastables con esta información es lo que va a poner luz, con una versión real de cómo es la producción de carne en Uruguay.

 

¿Cuáles son las perspectivas para la carne terminada a granos?

Es un negocio que, como dice el Dr. Alvaro Ferrés, tiene tres patas: el precio de la reposición, el precio del grano y el precio del ganado gordo. Que los tres estén alineados a veces es muy difícil. Hoy el precio del grano es muy importante, pero el precio de la reposición le está dando una oportunidad al negocio del corral. Por otro lado, el precio de exportación de este producto, que es notoriamente diferenciado, también permite hacer alguna diferencia. No creo que Uruguay tenga la posibilidad de aumentar demasiado la producción de carne a granos, pero sí manejar los volúmenes que se están manejando hoy, y por qué no un crecimiento sostenido en el largo plazo. Lo importante es que sea sustentable y rentable para el productor y para la industria frigorífica, que está deseosa de ese producto.

 

“Somos optimistas en cuanto al nivel de actividad del segundo semestre”

 

¿Está creciendo la demanda de China por este tipo de producto?

Exacto. China, Corea del Sur y Japón. Sabemos también que el gobierno uruguayo está buscando alguna cuota especial para carne HQB (carne de alta calidad, por su sigla en inglés) en el mercado de Estados Unidos. Es un producto de mucha calidad, diferenciado, que seguramente irá encontrando sus nichos en diferentes mercados.

 

¿Qué actividad proyectan para los próximos meses?

Agosto es un mes de menor oferta de haciendas. Tenemos la ventana de cuota 481, para julio y agosto estamos planificando niveles de actividad normales en las tres plantas. En setiembre se empezará a normalizar el nivel de actividad, y podremos volver a los volúmenes que estamos manejando hoy. Somos optimistas en cuanto al nivel de actividad del segundo semestre, que vendrá de la mano de una cantidad de negocios que se vayan concretando en julio y agosto, para el último trimestre del año, y eso definirá nuestro nivel de actividad. 

 

¿Cuáles serían los costos estructurales más importantes a solucionar?

Lo más importante es que hay una agenda general de la industria frigorífica, el INAC, MGAP, Ministerio de Economía y Finanzas y Ministerio de Relaciones Exteriores, a nivel de Procarnes. Ese es un ámbito de discusión válido, allí están los principales puntos en los que debe actuar Uruguay, con prioridades, pero entre todos podemos encontrarle la salida a los problemas de competitividad de la cadena cárnica uruguaya. Los aranceles son algo que la industria por sí sola no puede manejar, es un tema estrictamente del gobierno, y estamos muy esperanzados en las negociaciones que el propio presidente de la República está llevando adelante y puede haber una salida interesante. Con respecto a los mercados, el Sudeste Asiático le abre una oportunidad muy interesante al Uruguay y no podemos dejar pasar esa oportunidad. Debemos tener la mayor cantidad de mercados abiertos, y aprovechar las bondades de cada uno de ellos. No podemos estar pensando como el fútbol, que Maracaná va a ser eterno. Tenemos que trabajar todos los días para mejorar nuestra competitividad. Nuestros vecinos han mejorado mucho. Hoy el estatus sanitario de Brasil es mejor que el de Uruguay, y las posibilidades de acceso a mercados de Brasil son prácticamente idénticas a las de Uruguay. Argentina tiene sus limitaciones propias pero en algún momento volverá a despertar, y ya sabemos qué pasa cuando Argentina se pone a producir. Así que Uruguay debe apretar el acelerador a fondo, solucionar problemas de base, que vienen de muchos años atrás, y no tengo dudas de que nuestras autoridades son capaces de resolverlos. 

 

¿Cree que Uruguay debe dejar de vacunar contra la fiebre aftosa?

Es un tema que ya se discutió. En su momento INAC trajo una consultora que mostró que eso no cambiaba los números de Uruguay y significaba un riesgo. No quiero dar una opinión, sería atrevido de mi parte, pero debemos de tener en cuenta que el peso de la ganadería es muy importante en la economía uruguaya, y cualquier decisión que tomemos debe ser consensuada entre todos los actores. No creo que una sola parte pueda opinar, sino que es algo que debe ser resuelto entre todos.

 

Foto: Gentileza Athena Foods.

Newsletter

Recibí las noticias de la ACG
directamente en tu correo electrónico

    Su correo electónico será incluido en nuestra base de datos para enviarle información de nuestra asociación, esta información no incluye los precios de los mercados ganaderos. En caso de que quiera acceder a la información de precios del mercado ganadero tendrá que adquirir una suscripción Premium.
    Para ello Inicie sesión o registrese aquí