*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 3 de febrero de 2023 6:15 am | USD promedio 38.57 | EURO promedio 42.12 | ARG promedio 0.1 | Real promedio 7.89

Vietnam e Indonesia son dos mercados relevantes donde la carne uruguaya no está presente

En estos países los restaurantes son la primera categoría de consumo de carne fuera del hogar, por lo que las oportunidades de agregado de valor son importantes, señaló el economista Álvaro Pereira, jefe de Acceso de Mercados del INAC.

 

Vietnam e Indonesia son los ejemplos en este sentido. Si se considera la lista de países en los cuales Uruguay no está presente, estos dos son los más relevantes. Exportadores de primer nivel tienen presencia significativa en estos mercados, por lo que su atractivo es evidente. En estos países los restaurantes son la primera categoría de consumo de carne fuera del hogar, por encima de los locales de comida rápida y otros tipos de locales, por lo que las oportunidades de agregado de valor son importantes.

El economista Álvaro Pereira, jefe de Acceso de Mercados del Instituto Nacional de Carnes (INAC), señaló que existe un conjunto de mercados relevantes donde Uruguay está subrepresentado.

Esto puede explicarse por varias razones. En primer lugar, puede ser que, para algunos productos Uruguay ya esté colocado en el mejor mercado. En segundo lugar, si la carne uruguaya no llega al mercado ideal, corresponde estudiar por qué esto no sucede. Puede ser por razones arancelarias, debido al conjunto disponible de acuerdos comerciales. Por otra parte puede ser por el conjunto disponible de habilitaciones sanitarias. O finalmente, por razones comerciales y decisiones del sector privado.

El integrante de la Gerencia de Marketing de INAC explicó que la cadena cárnica nacional coloca casi 90% de su exportación en tres mercados. Hace algunos años China tiene un rol dominante, mientras que esta cifra se completa con colocaciones en los tradicionales mercados de Estados Unidos y la Unión Europea. Si uno considera la importación global, estos tres mercados no representan este guarismo, sino una cifra más cercana a 50%.

Acciones de INAC

En este marco, Alvaro Pereira detalló las acciones que ha trabajado INAC durante este año. En materia de acuerdos comerciales, el Instituto ha preparado material técnico sobre distintas alternativas para asesorar a los tomadores de decisiones. Adicionalmente, ha publicado informes para que el público general pueda aquilatar las implicancias de estos procesos.

Respecto a habilitaciones sanitarias, INAC ha colaborado con indicadores para priorizar gestiones del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), particularmente para el sector aviar.

En materia de procesos especialmente relevantes, INAC ha viajado y viajará hacia algunos países con el objetivo de conocer algunos procesos en detalle.

Finalmente, también existen mercados en los que las condiciones de acceso son ideales pero el comercio es todavía incipiente. En este sentido también existió acción institucional. La región del mundo que está en esta situación es Medio Oriente, habiendo INAC tomado rol activo en ferias en Emiratos Árabes y en Arabia Saudita. Estos dos países son importadores netos de proteínas, son mercados masivos para la carne aviar, representando más de 10% del mercado global. Para la carne bovina y ovina son mercados donde es posible el agregado de valor, como de hecho lo hacen competidores de primer nivel.

 

Fuente: INAC.

Sector cárnico exportará US$ 3.300 millones en 2022

El monto será 10% superior al obtenido en 2021; China generará divisas cercanas a US$ 1.800 millones.

 

El presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Conrado Ferber, detalló que las exportaciones del sector alcanzarán los US$ 3.300 millones, un crecimiento de un 10% con respecto a 2021. China generará divisas cercanas a US$ 1.800 millones y una mejora de 200 millones de dólares. Remarcó que la solicitud de ingreso al Acuerdo de Asociación Transpacífico es una buena noticia para contar con menor tasa arancelaria.

A la conferencia de prensa brindada por el titular del INAC este jueves 1.° asistieron también los gerentes de Información, Jorge Acosta, y Mercado Interno, Fernanda Cuervo, y los jefes de Acceso e Inteligencia de Mercado, Álvaro Pereira, e Innovación, Gianni Motta.

Ferber expresó que la cadena cárnica coloca casi 90% de su exportación en tres mercados: China, en un rol dominante, Estados Unidos y la Unión Europea, como segundo y tercer destino, respectivamente.

Destacó que al finalizar este año el sector habrá completado ingresos totales de cerca de US$ 3.300 millones, como consecuencia del aumento promedio de precios en el exterior, lo que significa un crecimiento de 10%, y por encima de las 500.000 toneladas entre todos los tipos de carne que se vende en el extranjero. Explicó que se trata de un récord en cuanto a valores, no a volumen, y que la única forma de lograr trabajo e ingresos para los uruguayos es exportar.

El jerarca puntualizó que China generará divisas en el entorno de los US$ 1.800 millones al cierre de 2022, lo que representa un 56% del total de ingresos y un crecimiento de unos 200 millones con el principal socio comercial del sector.

Consideró que los mercados de Vietnam e Indonesia son los más relevantes y atractivos. En ambos países, los restaurantes representan la primera categoría de consumo de carne fuera del hogar, por encima de los comercios de comida rápida y otros tipos de locales, por lo que adquieren importancia las oportunidades de agregado de valor.

Indicó que también hay mercados cuyas condiciones de acceso son ideales pero el comercio es todavía incipiente. En esa situación se encuentra la región de Medio Oriente, asimismo INAC ha tomado un rol activo en ferias de Emiratos Árabes y Arabia Saudita. Estos dos países son importadores netos de proteínas, mercados masivos para carne aviar y representan más del 10% del mercado global. En cuanto a los sectores bovino y ovino, son clientes a los que es posible vender con agregado de valor.

“La solicitud de ingreso al Acuerdo Amplio y Progresista de Asociación Transpacífico es una buena noticia. Es primordial y es jugar en primera división en cuanto a mercados de la carne, para tener acceso con mejores tasas arancelarias” aseguró el jerarca.

Faena

Ferber estimó una faena de bovinos para 2022 con una disminución de 7,9% respecto a 2021, lo que la ubicará por encima de los 2.400.000 animales. De igual forma, ese promedio supera el de los últimos 20 años (2.200.000). En cuanto a la de ovinos, este año será muy próxima a 1.300.000 cabezas, cifra algo inferior a 2021 (-3%), pero aún con altos niveles.

La faena de aves muestra un crecimiento de 2,6% a octubre, lo que fortalece el nivel de actividad del rubro en los primeros 10 meses del año y permite estimar un total de más de 33.000.000 de aves. En el caso de los porcinos, la faena a octubre se ubica por debajo de la registrada en 2021 en la misma época (-5,4%), unos 123.000 animales.

Consumo interno y precio de la carne

Entre enero y octubre de 2022, se registraron volúmenes similares a los del año anterior de proteínas totales volcadas al mercado interno (1,3%).

El consumo de carne bovina disminuyó 4,8% respecto a 2021 y se ubicó por debajo de los de 2020 (-2,6%) y 2019 (-11%). La aviar, segunda proteína más consumida en nuestro país, mostró un crecimiento de 5,3% sobre los valores de 2021. En cuanto a la carne porcina, el consumo se recuperó de la caída observada en el año previo, con un aumento del 11% respecto a 2021 y 8% a 2020.

En 2022, el 31% de las proteínas fueron de origen importado y Brasil fue el principal socio comercial. “El consumo interno de cerdo y pollo alcanza el 52%, lo que significa que por primera vez superó a las carnes vacunas”, resaltó el presidente del INAC.

Detalló que, en términos de precios al público, al mes de octubre se observan diferencias entre las distintas carnes. La bovina muestra un crecimiento acumulado anual de 4,4% (la mitad de IPC), con tendencia a la baja, y acumula en los meses de setiembre y octubre una caída de 4,6%. En tanto, la carne porcina es la única con crecimiento real (11,2%) y la aviar, levemente por debajo de la inflación (7,6%).

Sistema de Registro y Gestión del Abasto

Ferber recordó que el 15 de noviembre comenzó a funcionar el Sistema de Registro y Gestión del Abasto de forma obligatoria, mediante la digitalización de transacciones comerciales en el mercado interno para todo movimiento y cambio de propiedad de comercios.

En el sector de las carnes, hay unas 4.000 empresas con una dinámica compleja, que incluye 2.500 carnicerías, 700 distribuidores, 70 plantas de faena, 140 exportadores, 10 plantas de desosado, 50 importadores, 80 plantas de elaboración y 15 depósitos, entre otros. Para enero de 2023, habrán sido auditadas cerca de 1.700 carnicerías de todo el territorio nacional.

En materia de capacitación, se certificó en inocuidad alimentaria y generación de valor agregado de productos que se comercializa a más de 350 carniceros del interior del país. En 2024 se cumplirá la meta de cobertura total de departamentos, junto con el Ministerio de Ganadería, los gobiernos departamentales y la Facultad de Veterinaria.

INAC participó por primera vez en la feria Sial Interfood en Indonesia

La actividad que se desarrolló en Jakarta entre el 9 y el 12 de noviembre.

 

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) participó por primera vez en la feria Sial Interfood en Indonesia, actividad que se desarrolló en Jakarta entre el 9 y el 12 de noviembre.

El stand de INAC fue de 36 metros cuadrados. La feria es organizada por Comexposium, que también está a cargo de SIAL. Esta es su sexta edición y la anterior fue en el año 2019, previo a la pandemia.

Con más de 250 millones de habitantes y un Producto Interno Bruto de 3,5 billones de dólares, Indonesia es el cuarto país más poblado del mundo, y la economía más grande del Sudeste Asiático. (PIB en paridad de poder de compra en dólares corrientes de 2021. Fuente: Banco Mundial. “Sudeste asiático” abarca los miembros de Asociación de Naciones del Sudeste Asiático – ASEAN).

En términos de importación de carnes, este país también ocupa una posición de destaque. En 2021 importó más de US$ 802 millones de las principales proteínas animales, representando 1% de la importación mundial (Considerando carne aviar, porcina, bovina, ovina y sus menudencias).

En particular, destacan las importaciones de carne bovina: la cifra alcanza los US$ 766 millones y 200.000 toneladas anuales, representando más del 95% de la importación total de carnes. De esta forma, Indonesia se posiciona como el importador de carne bovina más relevante del Sudeste Asiático.

Importación de carnes de los miembros de ASEAN, según especie, en 2021.

Fuente: elaboración propia en base a TDM.

Los principales países proveedores de carne vacuna de este mercado son Australia, India, Estados Unidos y Brasil, los cuales abastecen a más del 90% de la demanda de carne importada. Actualmente, Uruguay no se encuentra habilitado para exportar ningún tipo de carne a este mercado. Sin embargo, se han iniciado gestiones de acceso sanitario para la exportación de carne bovina. De lograr la habilitación, Uruguay enfrentaría un arancel de 5%, el cual es menor que el arancel promedio que enfrentan las exportaciones de carne bovina: 12%, muy influenciado por el arancel chino. Por último, cabe destacar que es necesario lograr la certificación Halal para poder materializar comercio con este país.

 

Fuente: INAC.

INAC y AUF acordaron promocionar la carne de Uruguay en el mundial

El titular de INAC, Conrado Ferber, manifestó que “tenemos una historia de éxitos en el fútbol y con la carne, reconocidos ambos mundialmente”.

 

La Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y el Instituto Nacional de Carnes firmaron un acuerdo para realizar acciones de promoción de la carne uruguaya asociada con el fútbol uruguayo en la Copa Mundial.

Ambas organizaciones se comprometen a desarrollar conjuntamente acciones de comunicación a través de sus redes sociales. INAC aportará la carne necesaria para la delegación de Uruguay.

El proyecto se enmarca en el esfuerzo sostenido para la promoción de las carnes nacionales y derivados, tanto a nivel internacional como en Uruguay, con el fin de incrementar la percepción positiva del consumidor final. En este marco, ha desarrollo una política promocional en la que se destaca la calidad de productos, el grado de avance tecnológico en sus procesos de producción, la sostenibilidad, la integridad y los beneficios sobre la salud humana.

Por otra parte, las selecciones uruguayas de fútbol que organiza AUF representan un punto central en la vida cultural y deportiva del país y constituyen uno de los puntos más importantes en la imagen que proyecta Uruguay hacia el exterior haciendo conocer al país y destacándolo por sus virtudes en el plano deportivo y cultural.

Además, AUF e INAC tienen una larga experiencia de colaboración en la promoción del fútbol y la carne como hecho cultural e identificatorio del país.

Firmaron el acuerdo el Presidente de AUF Ignacio Alonso y el Presidente de INAC Conrado Ferber.

El titular de INAC manifestó que “tenemos una historia de éxitos en el fútbol y con la carne, reconocidos ambos mundialmente”. El sistema productivo uruguayo es diferente, natural y sustentable, que todos sepan de la bondad del producto, sostuvo Ferber, quien comentó que este acuerdo es el momento óptimo para hacerlo.

 

Fuente: INAC.

“Estoy convencido de que hay un cambio mucho más estructural en la demanda de carne”

Entrevista con el Ing. Agr. José Manuel Mesa, asesor privado de productores ganaderos en Lavalleja, Maldonado y Rocha; y representante de la Comisión Nacional de Fomento Rural en la junta directiva del INAC. 

 

¿Qué lectura hace de este momento del mercado?

Lo de estas semanas no es algo que se pueda analizar de manera tan puntual. Pasan cosas en el mundo, que de repente tienen consecuencias inmediatas. Si bien hay una reducción de precios, estoy convencido de que estas son situaciones de mercado, bien coyunturales. 

Estoy convencido de que hay un cambio mucho más estructural en la demanda, en el mediano y largo plazo. Hay que considerar que estos precios no son para nada malos, pero seguramente esta tendencia a la baja en algún momento cambie. 

Seguramente influye determinada presión de demanda, la situación climática, así como otras situaciones en los principales mercados donde Uruguay vende su carne, que dan este tipo de resultados. Pero esta no es una situación para nada preocupante. 

¿Se justifica esta baja de precios por la menor demanda de China?

Creo que no. Esto es oferta y demanda, y es mercado libre. En el mercado libre pasan estas cosas. Quizás la demanda se retira un poco y la oferta se pone un poco más nerviosa, por eso ocurren estas situaciones. 

Aquel que no le sirve el precio puede optar por no vender, pero en un sistema productivo, donde las cosas están concatenadas unas con otras, uno no define el momento de venta, cuando el ganado está pronto uno tiene que venderlo y listo. 

En mi trabajo profesional siempre digo que es muy difícil apuntar al mejor precio; hay que apuntar a un buen promedio. Esto es lo mismo. Hay gente que ha vendido ganado a mejores precios. Es difícil apuntar siempre a la punta de arriba, lo que hay que evitar es estar en el piso de precios. 

Son juegos de oferta y demanda, que han existido siempre. Pero hay movimientos mucho más fuertes en el mundo, que se han copiado acá. Hubo shocks enormes en la demanda y en la oferta de carne. Y tenemos que acostumbrarnos a estas movidas, tanto hacia arriba como hacia abajo. 

Pero rescato que tenemos una línea de base bastante más alta que la que teníamos anteriormente. De todos modos, creo que las variaciones de precios que se han dado en China no están de acuerdo con la baja de precios que tuvimos a nivel local. 

¿Confirma un freno de la demanda de carne por parte de China?

Si bien es cierto que hubo situaciones puntuales de menor demanda, inciden otras cosas, como la política de covid cero en China, que paraliza a las ciudades y es bastante difícil para el importador planificar las compras. 

Hay restaurantes que quedan con carne comprada, porque se cerraron las ciudades. Es bastante complicado manejar esa situación. 

También es cierto que han pasado otras cosas a nivel regional. Brasil está con más carne, con precios bastante más baratos, lo que seguramente tendría incidencias en el precio de venta de Uruguay. 

Además Uruguay exporta el 80% de su producción, y depende básicamente del precio de exportación. A los otros competidores de Uruguay les pasa totalmente lo contrario, exportan excedentes y el precio del ganado lo fija el mercado interno. Esa es una diferencia trascendente en este momento. 

¿Cuánto pesa el déficit de lluvias y retraso de las pasturas en esta situación?

Todo está en juego. En la región donde trabajo (este de Uruguay) vimos que las pasturas que se instalaron temprano tuvieron un buen empuje hasta agosto. Los verdeos más tardíos no tuvieron buena implantación y desarrollo. Hoy la situación no refleja lo que es la primavera, por efectos climáticos anteriores, y por la primavera actual. 

No hemos tenido lluvias acordes al momento. Aunque no estamos en una situación de sequía, sino de déficit hídrico, que es diferente. También juegan los pronósticos, que no prevén lluvias. Y todo eso puede generar alguna distorsión en los esquemas productivos de algunos predios. 

¿Cuáles fueron los cambios más notorios que tuvo la ganadería en los últimos años?

Hubo dos o tres cosas que han sido muy relevantes, sobre todo en los últimos cinco años. Uruguay bajó muchísimo la edad de faena; ese es un cambio muy relevante. La mayoría de los novillos faenados son jóvenes y ese es un claro ejemplo de eficiencia. También aumentó el peso de faena de las vacas y novillos. 

Además hay cambios en la cría, que se están gestando y quizás no han explotado aún. Aumentó el número de terneros, porque aumentó el número de vacas entoradas. Estoy convencido de que hubo una mejora de algunos procesos en la recría, que impactarán pronto. 

Hay una adopción de tecnología de procesos en el sector criador, que ha ido mejorando no solo la cantidad de terneros producidos sino también la eficiencia en la producción, considerando las vacas entoradas y los terneros logrados. 

Este es un cambio tremendamente lento. La cría es una producción con ciclos biológicos y procesos muy lentos, que está en los suelos más marginales, donde la gente está bastante más aislada, y eso ha dificultado la transferencia de conocimiento para hacer mejor las cosas. 

Creo que Uruguay tiene un debe enorme en la transferencia tecnológica. Desde la CNFR lo venimos diciendo desde hace mucho tiempo, y creo que Uruguay tiene que encarar un plan ganadero, vinculado a la cría, a nivel nacional.

Nos parece que Uruguay tiene tecnología y conocimiento generado, pero una de las grandes dificultades es la difusión de esos conocimientos y tecnología para mejorar aspectos vinculados con la producción de la cría, y que le darían a Uruguay un respaldo enorme, con mayor producción de terneros. 

Siempre ha estado en consideración que la extracción que tenemos genera déficit de la cantidad de terneros, y creo que no. Porque la exportación de ganado en pie, que estuvo tremendamente viva hace cuatro o cinco años, generó certezas para la cría, y lo que le pone la moña es la alta faena que tuvimos en estos años. Todo eso hace que los precios de los terneros sean buenos, y ese es el mayor aliciente para los productores. 

¿Este aumento de la extracción podría consolidarse?

En este año calendario vamos unos 80.000 vacunos menos que el año pasado. Son dos semanas de faena promedio. Uno puede decir que hubo una menor faena por un invierno tremendamente adverso, lo que también impactó en la oferta, a lo que se sumaron los problemas de implantación de algunas pasturas. 

Pero también fue un invierno muy helador. En Lavalleja en el mes de junio tuvimos 10 milímetros de lluvia. No fue normal. No tuvimos barro en este invierno. Esa escasez de lluvias impacta en la producción de las pasturas. Todo esto influyó en una menor oferta de ganado gordo.

¿Cuáles son las alternativas para depender menos del clima?

Hay muchísimas formas. Desde nuestro trabajo a nivel privado, con productores criadores fundamentalmente, siempre hablamos de mantener una carga que no supere la oferta de pasto del establecimiento. Es una regla bastante básica, pero generalmente los sistemas están tirantes, con un poco más ganado que el que se pudiera mantener, eso genera dificultades en las posibilidades de reservas en pie, en campo natural. 

En la medida que nos vamos a sistemas más intensivos, no cabe dudas de que Uruguay tendría que hacer más comidas y copiar a los sistemas lecheros. Pero también tiene que ayudar el recurso suelo, la capacidad de existencia de maquinaria en la zona, lo que también a veces es una limitante, porque no todas las zonas tienen disponibilidad de maquinaria para hacer todos los trabajos. 

Cuando nos vamos alejando de centros poblados, que estamos lejos y tenemos dificultades de caminería, que no tenemos suelos agrícolas o donde podamos hacer una rotación forrajera, los servicios de maquinaria también son muy escasos, y eso limita enormemente la posibilidad de hacer pasturas. Entonces, no es solo la voluntad, sino la disponibilidad de recursos para poder hacerlo. En el caso de la cría existe tecnología vinculada a los procesos y a pasturas, que son mejoramientos extensivos, que tendrían que estar mucho más multiplicados en el sector.

¿Es un riesgo depender tanto del mercado chino? ¿Dónde ve oportunidades de diversificación?

Creo que China es uno de los cambios estructurales en la demanda, y hay que aprovecharlo. 

Asia es un mercado potencial, que junto a China son el 58% del mercado importador de carne. Después tenemos algunos otros mercados, que no solo no son tan relevantes, sino que no van a ser relevantes. 

Estamos convencidos de que el futuro del comercio está en Asia, no en Europa. Si comparamos la producción de esos países con la importación, vemos que en Europa se importa 9% de lo que se produce. China importa 40%, y Japón y Corea 60%. 

Está claro hacia dónde tiene que apostar Uruguay. A países como Malasia, Vietnam, los países del Sudeste Asiático han aumentado su demanda por carne en la medida que la van conociendo, pero sobre todo hubo un aumento del ingreso per cápita, que les permite acceder a un producto como la carne.

Nos parece que en mercados como Europa o Estados Unidos, donde tenemos cupos que no se pueden levantar y los aranceles pasan a ser una dificultad, no están las oportunidades. 

Brasil hoy representa el 5% de las exportaciones de Uruguay. Es un mercado que ha venido creciendo en los últimos años, no solo en volumen, sino que además es un mercado a donde se exporta carne de alto valor, de muy buena calidad, cortes caros. 

Pero la alternativa es Asia. Es donde está la demanda y donde hay alto déficit del producto.

¿Cree que Uruguay podría llegar a concretar algún TLC o el ingreso al Acuerdo Transpacífico?

Las cartas están jugadas. También depende, en algunos casos de Uruguay, y después que te den el acceso. Pero no son situaciones que se logren de un día para el otro. Son procesos tremendamente largos, con juegos que no son solo políticos sino que también hay intereses de muchos países, que hay que considerar. Son cosas que llevan tiempo. 

Cualquier acuerdo que mejore la capacidad de Uruguay de comerciar sus productos es bienvenido. 

También hay que considerar las cosas en las que se puede ver afectado el país. Pero para eso está el sistema político. 

Desde el INAC se dieron pautas sobre los beneficios que significaría participar de acuerdos como el Transpacífico. Es tremendamente atractivo para Uruguay, beneficioso para el sector y para todos los habitantes del país, y ojalá pueda entrar en vigencia.

¿Cómo imagina el futuro de la ganadería y del negocio cárnico?

Creo que Uruguay tiene el producto justo, de calidad excelente, en un momento de mucha demanda. El mundo no ha podido aumentar la producción de carne en los últimos 20 años, pero sí ha aumentado la demanda y el comercio entre los países. 

Esas son señales claras, de que tenemos un futuro tremendamente auspicioso, con subas y bajas en las ofertas, demandas y precios. 

Uruguay necesita seguir haciéndose conocer en el mundo, seguir invirtiendo en marca; y no tengo dudas de que la ganadería tendrá un futuro tremendamente auspicioso

INAC lanzó nueva campaña de promoción de la carne uruguaya en China

Diferentes empresas y restaurantes se sumaron como socios de la marca, que estará presente en plataformas digitales masivas en el país asiático.

 

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) comenzó una nueva campaña para promocionar las carnes de Uruguay en el sector gastronómico de China, integrando enormes plataformas digitales como Meituan-Dianping y diferentes empresas de restaurantes que se suman como socios de la marca de la carne uruguaya.

Una traducción al castellano del nombre de la campaña es “Manjar premium, destaque del Uruguay”. El objetivo es aumentar la exposición de la marca de carnes del Uruguay ante los consumidores finales y estrechar los vínculos con los restaurantes y las empresas de catering del segmento de alto valor en China.

En 2021 se hizo una campaña similar, en la ciudad de Shanghái, en la que participaron 10 restaurantes, 124 influenciadores gastronómicos, con un alcance de más de 6 millones de personas. Esta vez, la campaña será en la región sur de China, en la ciudad de Guangzhou, del 26 de agosto al 20 de setiembre.

La estrategia integra en simultáneo medios online y offline, formando un solo canal de comunicación, algo bien desarrollado en China y de gran escala.

La plataforma Meituan-Dianping es de compras para productos de consumo y servicios minoristas locales, que incluyen entretenimiento, comidas, entregas, viajes y otros servicios. Alberga reseñas de consumidores sobre restaurantes y también ofrece compras grupales. Tiene más de 290 millones de usuarios activos, y esta es la tercera campaña que INAC realiza juntamente con esta plataforma.

Asimismo, participarán en la campaña varias cadenas de restaurantes, usuarios activos de carne uruguaya, que ofrecerán en sus menús variadas opciones para sus clientes y operarán como asociados a la marca, promocionando y comunicando la promesa de las carnes de Uruguay.

Esta comunicación se verá reforzada tanto por los influenciadores como por los medios especializados y redes sociales de la plataforma Dianping. Los consumidores recibirán cupones de descuento para asistir a los restoranes, y participarán en sorteos todos aquellos que posteen comentarios.

El 26 de agosto tuvo lugar la ceremonia de lanzamiento de la campaña, en el local Laihui Kitchen, un restaurante muy famoso y popular, especialmente entre los jóvenes de la ciudad de Guangzhou.

Se contó con el apoyo y presencia de la Embajada de Uruguay en China. Asistió el consejero Martín Orlando y dos funcionarias del consulado en Guangzhou. La coordinación y presentación estuvo a cargo de la gerente de la oficina de INAC en China, Victoria Cai.

Participaron, además, representantes de restaurantes de la campaña, influenciadores gastronómicos y medios de prensa que compartieron en sus redes y en la plataforma el evento. En el local hubo un total de 60 personas.

Orlando dio las palabras de bienvenida y Cai presentó la cultura ganadera, el comercio cárnico entre Uruguay y China, las características del evento y de la campaña de promoción.

Se entregaron medallas y placas para los restaurantes asociados. El restaurante donde se hizo la ceremonia se especializa en la comida cantonesa y del sureste de Asia.  Se cocinó la carne uruguaya en estilo barbecue (BBQ) y también en platos cantoneses con carnes uruguayas en el evento.

Entre el 1° y 21 de setiembre las carnes de Uruguay tendrán un sitio específico en la plataforma Dianping, para que los consumidores puedan usar los cupones en los restaurantes participantes, que estarán vigentes durante todo el mes.

 

Fuente: INAC.

“Los temas ambientales vinieron para quedarse; no son una moda pasajera”

Entrevista con el vicepresidente de INAC, Guido Machado. Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG. 

 

¿Cómo asume este desafío de la vicepresidencia del Instituto Nacional de Carnes (INAC)?

Para mí es un desafío muy importante, porque soy un hombre que por generaciones estuvo vinculado al campo. Soy productor rural desde hace más de 40 años. Trabajé en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Conaprole, en el Instituto Nacional de Colonización y ahora en el INAC. 

Siempre tuve una gran admiración por la forma en que trabaja INAC. Siempre consulté la información que publica, participé de charlas, el Novillo Tipo me pareció una idea formidable para describir y mostrar el negocio de la producción y de la industria. 

Y esa información de INAC es muy confiable, brinda transparencia a la cadena cárnica y le da garantías a todos de cómo funciona. Todas estas cosas fueron muy importantes para el desarrollo y afianzamiento de la cadena cárnica. 

Uruguay debe ser de los únicos países del mundo donde se sientan a la misma mesa la industria, el gobierno y los productores, para discutir los problemas que tienen que ver con la cadena cárnica y se busca resolverlos. 

¿Esa es la principal fortaleza de INAC?

Sí, es una de las grandes fortalezas. La otra es generar confianza en la cadena, a través de información transparente e íntegra, brindándole garantías a todos. 

¿Qué oportunidades de mejora ve en INAC o en la cadena cárnica?

Tenemos un producto formidable, como lo es la carne uruguaya, de una gran homogeneidad. De norte a sur y de este a oeste el ganado que hay en Uruguay es de una calidad excelente, fruto del trabajo de los productores, en mejoramiento genético realizado durante varias generaciones. 

Eso es algo que se ve en la calidad de la carne uruguaya. En Argentina hay ganados de excelente calidad en algunas zonas, pero en otras no. Lo mismo pasa en Paraguay y Brasil. Pero en Uruguay el ganado es excelente en todo el país y es lo que va al frigorífico.

Ese producto, que es de las mejores carnes del mundo, tiene que ir a los mercados de excelencia, que tienen el mayor poder adquisitivo, a los estamentos superiores de consumo. Ese es el destino de las carnes uruguayas, en INAC estamos trabajando en esa dirección y personalmente tengo esa visión. 

¿A qué mercados se debería apuntar?

Hay que trabajar muchísimo en la apertura de nuevos mercados. Estoy convencido de que tenemos que integrar el Acuerdo Transpacífico, para Uruguay es fundamental, porque abriría puertas que hoy están cerradas. Eso sería un cambio muy importante, no solo para la carne sino para varios productos, que podrían acceder a mercados de primer nivel.

Pero hay otros nichos de mercado que también son muy importantes. Está Asean, con países como Filipinas, Malasia, Vietnam, Indonesia, países que tienen una gran población para la producción uruguaya. Es un mundo. Además ahí hay un nivel de consumo muy alto y demandan carne de excelencia. Tenemos que trabajar muy fuerte para entrar a esos mercados.          

Lo mismo en mercados de la región de Arabia Saudita, que tiene un segmento de la población que requieren productos de alta calidad, como la carne uruguaya. 

También hay que trabajar muy fuerte en los tratados, para bajar los aranceles. 

¿Cómo observa la actividad de la cadena cárnica en lo que va de este año?

Estamos con una dependencia muy grande de China. No es cómodo depender tanto de un país. 

Muchas veces me preguntan cómo va a responder Uruguay a estos altos niveles de extracción, y respondo que el país cuenta con una tecnología validada para poder dar respuesta a esta demanda.

Hoy tenemos la información del Taller de diagnósticos de gestación vacuna de INIA, que informa sobre una tasa de preñez promedio del 80%. Es una tasa muy buena considerando el promedio histórico de Uruguay.

Con 4 millones de vacas, nos permitiría superar los 3 millones de terneros, que sería la cifra necesaria para mantener estos niveles de faena. Así que creo que tendremos posibilidades incluso de crecer.

Hay un fuerte rejuvenecimiento del rodeo uruguayo, casi el 50% de la faena corresponde a animales muy jóvenes, están desapareciendo los novillos de más de 3 años, y ese lugar lo van a ocupar vacas de cría. Creo que vamos en la dirección de aumentar la producción de terneros. 

Ya no existe aquel miedo de aumentar la producción de terneros porque sino van a bajar los precios. Esa espada de Damocles que tenían los productores despacito va desapareciendo. Sería importantísimo que eso desapareciera para que soltemos las amarras y podamos trabajar intensamente para aumentar los niveles de procreo. 

Si se entoraran todas las vaquillonas a los 2 años, con 18 meses o 15 meses, aumentaremos rápidamente el rodeo de cría. Con esas herramientas que los productores conocen, que están validadas a nivel de campo, los productores van a dar respuestas en la medida que haya esa tracción por parte del mercado.

¿Cómo ve el sistema de engorde a corral?

Es un elemento novedoso, que vino para quedarse, que creció con la cuota 481 y sirvió para consolidar un sistema productivo muy importante, que además permite agrandar los campos. 

Se intensifica la producción en varios sentidos.

Exactamente. El rejuvenecimiento del rodeo, la baja en la edad de faena, el aumento de la productividad del rodeo, de las vacas de cría y de los terneros. 

Y se instala de forma cada vez más fuerte el tema ambiental, ¿cuál es su visión?

El balance de carbono es algo que muchos países lo están demandando y lo están poniendo como barrera para acceder a ciertos mercados. Por ejemplo: hay supermercados que no están permitiendo la venta de carne brasileña por la deforestación del Amazonas.

En Uruguay no tenemos esos problemas, al contrario. Los ministerios de Ambiente y de Ganadería están actuando fuerte, junto al INAC y al INIA, para demostrar que Uruguay es carbono neutro. Ese será un activo importante, en beneficio de todo el país, porque valorizará a la carne uruguaya y nos permitirá acceder a los mercados de alto poder adquisitivo, que tienen estas exigencias.

Es un trabajo que se está desarrollando y es fundamental, porque estos temas ambientales vinieron para quedarse; no son una moda pasajera

¿Y cómo ve la propuesta de las carnes vegetales o sintéticas?

Eso sí es una moda pasajera. No creo que eso tenga andamiento. A esos productos no se los puede llamar carne; cuando la gente quiera comer carne irá a buscar la proteína animal.

Además, la elaboración de estos productos requiere de un esfuerzo mayúsculo y no sé cómo cerrarán los números de esas empresas. Pero el futuro de esa demanda para mí es muy dudoso. Creo que esas propuestas se van a caer rápidamente.

¿Qué puede comentar sobre la habilitación de la importación de carne con hueso de Brasil?

Esto ocurre porque las carnes uruguayas están muy valorizadas en el exterior y, a la vez, existe una alta demanda interna. El MGAP actúa con gran responsabilidad, permitiendo el acceso de carnes de lugares que tienen un estatus sanitario superior al uruguayo: libre de fiebre aftosa sin vacunación.

Además, esta habilitación permitirá que lleguen al mercado interno carnes con precios 20% inferiores a los que se ofrecen hoy. Eso para mí es muy importante, pensando en la canasta familiar y en el consumo interno. Eso es muy importante para el país, porque la carne es un producto tradicional en Uruguay.

¿Es optimista en cuanto al futuro del sector cárnico?

Sí, muy optimista. Creo que la carne seguirá siendo el buque insignia de las exportaciones uruguayas, cada vez más consolidada en el mundo. Por eso tenemos la responsabilidad de ayudar a que las empresas exportadoras accedan a mejores mercados

Debemos ayudar, acompañar y respaldar en el acceso a los mercados, con absoluta responsabilidad, porque ese es un trabajo muy importante, cada día más serio y profesional.

Carnes uruguayas se presentaron en la Cumbre de la Industria Alimentaria Global de SIAL en China

La presentación de INAC estuvo a cargo de Victoria Cai, gerente de la oficina en Asia; la audiencia estuvo integrada por unas 20.000 personas.

 

INAC realizó una presentación online sobre la producción y las exportaciones de carnes uruguayas a China para una audiencia de unas 20.000 personas en el marco de la “Cumbre de la Industria Alimentaria Global de SIAL”, que se desarrolla del 18 al 20 de mayo.

Esta cumbre forma parte de la “Semana global de la alimentación de SIAL” , actividad que iba a tener lugar en la feria de SIAL Shanghái 2022 que, por el reciente brote de Covid en Shanghái, se pospuso para el 7 de diciembre de este año. Con el fin de mantener e impulsar la confianza de la industria alimentaria, así como ayudar a las empresas a comprometerse con el COVID-19, SIAL Shanghái lanzó esta iniciativa, organizando una cumbre con expositores que se transmite de forma online en vivo.

La “Cumbre de la Industria Alimentaria Global de SIAL” tiene como lema: “Progresando juntos, Prosperando juntos”. Reúne a expertos y líderes de la industria mundialmente conocidos, se centra en el desarrollo de la cadena de la industria alimentaria, las tendencias minoristas de alimentos globales, analiza el comercio y reglamentaciones nuevas y se discuten las estrategias de las cadenas de suministro ante la desafiante dinámica actual.

INAC participó y dio una charla el día 18 de mayo (Ver en agenda), seguida en línea por más de 20.000 personas. La presentación estuvo a cargo de Victoria Cai, gerente de la Oficina de INAC en Asia (OIA), con sede en Beijing. Se centró en aportar una actualización de la producción de carnes de Uruguay, su foco exportador a China y las potenciales oportunidades a desarrollar.

INAC presentó su Anuario Estadístico y el Novillo Tipo 2.0

Los anuncios se realizaron en una conferencia de prensa que se llevó a cabo este viernes 20, donde también se analizó el estado de situación del rubro en el primer cuatrimestre.

 

Las autoridades y técnicos de INAC realizaron el lanzamiento del indicador Novillo Tipo 2.0, presentaron el nuevo Anuario Estadístico con formato interactivo y los indicadores del primer cuatrimestre del año.

El presidente de la institución, Conrado Ferber, y el vicepresidente, Guido Machado, estuvieron acompañados del gerente de Información Jorge Acosta y del jefe de Valor Agregado Sectorial Fernando Reich.

Durante la conferencia de prensa se visualizó el nuevo formato del Anuario Estadístico, que tiene la opción de ser interactivo, incluye por primera vez información sobre consumo de carnes en el Uruguay.

Además de contar con un formato interactivo se tiene posibilidad de acceder a la publicación en PBI dinámico.

Desde esta jornada además, está disponible el Novillo Tipo 2.0, otra presentación del tradicional indicador de INAC que contempla el ingreso que se obtiene por la venta de todos los productos (carne, menudencias y subproductos) derivados de la faena de un novillo típico de Uruguay.

El Novillo Tipo es un indicador estadístico de carácter mensual, desarrollado con el objetivo de proporcionar mayor transparencia a la cadena cárnica.

La serie del Novillo Tipo se presenta junto con el valor de compra de la hacienda,  lo que permite visualizar el porcentaje de ingresos que el industrial destina al pago del ganado y, por diferencia, el porcentaje de ingresos que le queda para cubrir los costos industriales y obtener un margen de ganancia. La suma del valor de los costos industriales más el margen de ganancia, constituye el valor agregado industrial.

Estado de situación del primer cuatrimestre

También fue presentado el estado de situación del primer cuatrimestre de 2022 donde se destaca la faena bovina; estos cuatro meses son las mejores cifras de los últimos cuatro años. En abril de 2022 la faena de bovinos aumentó 13,3% respecto al mismo período del año pasado, equivalente a 104 mil cabezas más.

En el mismo período también mejoró el precio de la hacienda y el indicador RHE (Relación Hacienda/Exportación).

Si miramos la exportación, los ingresos mejoraron en todas las carnes. En abril de 2022 se registraron ingresos de U$S 1.156 millones por concepto de colocaciones de todas las carnes, con una importante preponderancia de China, que tiene un 60% de participación.

En materia de consumo de carnes, hubo menos consumo de carne bovina y más de carne aviar en estos primeros meses de 2022.

El informe completo aquí.

AUDIO CONFERENCIA DE PRENSA.

“Estos datos de la faena no solo son sostenibles, sino que deberían ser el objetivo”

Entrevista con Ricardo Reilly, delegado de ARU en la junta directiva del INAC. Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG.

 

 

¿Cómo evalúa el primer cuatrimestre para el negocio ganadero en Uruguay?

Al mes de mayo llevamos aproximadamente 1 millón de cabezas faenadas, 15% más que el año 2021 en el acumulado anual, teniendo en cuenta que el 2021 tuvimos un récord animales faenados, de carcasas más pesadas, de animales que promediaron los 30 meses, y a muy buenos valores. 

Estos datos fueron un preámbulo de lo que está ocurriendo en este 2022. En este año hay algunos indicadores también interesantes. Por ejemplo: entre los componentes de la faena, en este año cobra mayor relevancia la vaquillona, con un crecimiento porcentual de casi un 30% respecto al año pasado. 

También aumenta en la faena el novillo de dos y cuatro dientes en casi un 40%, el diente de leche 11%, y por lógica, caen significativamente arriba del 10% las categorías de seis y ocho dientes. Actualmente el 70% de los novillos faenados son diente de leche, dos dientes y cuatro dientes.

¿Estos datos son sostenibles? 

A mi entender, estos datos de la faena no solo son sostenibles, sino que deberían ser el objetivo. Estos volúmenes de faena y extracción se están dando en un contexto de buena base en la producción de terneros, con un rodeo de vacas y vaquillonas relativamente estable, con un rodeo que lógicamente es más joven. 

Aquí hay un gran mérito de todos los actores de la cadena, pero es importante destacar el mayor grado de eficiencia a nivel de producción, con una fuerte inversión en comida que permitió acelerar los ciclos productivos. 

¿Cómo evalúan la faena de hembras? ¿Podría verse comprometido el stock?

Esto se da además en un contexto de fuerte competencia por la tierra, con una agricultura pujante, precios de los granos firmes, y la forestación en crecimiento. Si bien es probable que este año se de una disminución del stock, entiendo que no sería un dato para alarmarse, ya que esto no estaría reflejando un proceso de liquidación ni mucho menos. 

Esta dinámica muestra una lógica, de que a estos valores tanto la industria como la producción vean la posibilidad de capitalizar el momento. No tengo dudas de que el sistema luego tenderá al equilibrio como lo ha hecho en otras ocasiones. 

La clave está en lograr acelerar las recrías, de machos, pero también de hembras, ya que en un momento de tanta dinámica y extracción la hembra cobra relevancia en la faena, pero también juega un papel determinante el hecho de ingresar con un mayor número de vaquillonas para entorar a edades más tempranas. Entiendo que la valorización de la hembra, desde la ternera hasta la vaca preñada, juegan un papel clave en todo este proceso.

¿Cómo evalúa la demanda de carne desde el exterior?

En este 2022 los números muestran que estamos con volúmenes interesantes de exportaciones de carne, a un valor medio de la tonelada exportada de poco más de US$ 5.000 en el acumulado anual, un 30% más que el año pasado. Y esto a su vez se está reflejando en buenos precios de la hacienda. El IMEX se ha incrementado significativamente en todos los destinos.

¿Qué se puede esperar para el futuro considerando el panorama de incertidumbre a nivel internacional?

Si tuviésemos que proyectar el mediano plazo, lo positivo, y quizás el elemento central, es que la demanda de carne a nivel mundial está firme, con China como protagonista, pero también hay señales positivas de otros mercados. 

Igualmente siempre debemos ser cautos al analizar el negocio de la carne y la ganadería en el tiempo. Se trata de un negocio lento y rentabilidades promedio históricamente bajas. Somos tomadores de precios en un mundo muy dinámico, expuesto a los vaivenes internacionales. 

La pandemia y la situación generada por la invasión de Rusia a Ucrania han movido el orden de prioridades de muchos países, y son un claro ejemplo de ello. Lo cual también está dificultando las posibilidades de concretar acuerdos, o mejores condiciones de acceso a determinados destinos. 

La situación de China marca otra señal de alerta, con una política de Covid 0, que está basada en un fuerte control de la movilidad de la población, con ciudades enteras de millones de habitantes confinadas, con puertos parcialmente cerrados, lo cual está impactando tanto en la distribución como en el consumo de alimentos, así como en el crecimiento económico de China.

El clima también es determinante. Cualquier evento climático adverso tiene impacto directo sobre las recrías y las tasas de preñez, lo cual puede impactar en la producción futura de terneros.

¿Cómo observa la evolución de los costos?

No se puede analizar el negocio pensando únicamente en los mayores ingresos, la facturación, o los buenos valores, sino que lo que importa es el margen. 

Hago mención a esto, porque uno ve que existe una confusión bastante general, con algunos actores que están tratando de instalar de forma equivocada, y en muchos casos mal intencionada, la idea de sector “beneficiado” en el que no se hace diferencia entre el ingreso que puedan estar teniendo las empresas agropecuarias, o la agroindustria en general, en comparación con los costos o la rentabilidad de las mismas. 

Y en ese sentido es importante remarcar que así como han subido los productos exportables, como la soja, la carne o los lácteos, también estamos ante una suba significativa y generalizada de precio de los insumos agropecuarios, combustibles (el gas oil aumentó 50%), fertilizantes (más de 300%), herbicidas (más del 100%), además del incremento del precio de las semillas, entre otros. 

Otro punto a tener en cuenta es el atraso cambiario, que se ha acentuado en estos últimos meses, por razones internas y externas. Todo esto se traduce en un importante incremento en los costos, empeorando la relación de precios para el productor, hacia un menor poder de compra. 

Por eso siempre insistimos que en el agronegocio el resultado hay que evaluarlo en el mediano plazo y no de forma coyuntural. También a nivel de la industria exportadora existen dificultades como los problemas logísticos que incrementaron sustancialmente el costo y disponibilidad de los fletes que se arrastra desde el año pasado. 

¿Es optimista en relación a los TLC que se están negociando con la Unión Europea, China y Turquía? ¿Qué otros acuerdos comerciales serían importantes para la cadena? 

El eje de la discusión pasa por el acceso. Cobra relevancia parte del riesgo que significa el hecho de concentrar las ventas en un cliente en particular.  Pero tampoco podemos negar que hoy el mundo depende directa o indirectamente de lo que haga o deje de hacer China. No somos la excepción. 

Ya sabemos que China es un mercado atractivo por sus bajas restricciones de acceso, que está pagando precios interesantes, que lleva todos los cortes valorizando toda la res, incluido el hueso, y que además tiene perspectivas de seguir creciendo. Es lo más parecido a contar con acceso pleno en un mercado, en donde no hay cupos y los aranceles no son extremos. 

Dentro de los desafíos que tenemos por delante está, sin duda, el de bajar barreras de acceso, generar acuerdos comerciales, con China y otros mercados, que nos permitan diversificar destinos. Japón y Corea son ejemplo de ello, en donde si bien hoy se accede, el arancel es de 40%. 

Para el caso del Sudeste Asiático, en países como Vietnam, Indonesia, Filipinas o Malasia, hoy tenemos ciertas restricciones en lo sanitario que debemos solucionar a la brevedad. En estos países de Asia puede existir un diferencial de precios interesante para determinados productos como las menudencias. 

Se está trabajando en la posibilidad de incorporarse al CPTPP (Acuerdo Trans Pacífico). Por otra parte Estados Unidos siempre es un mercado relevante, es el segundo importador mundial de carne, y hoy está muy activo, pero la cuota de 20.000 toneladas no deja de ser una limitante. 

El Reino Unido, tras el Brexit, se ha convertido en el octavo importador de carne, y allí también debemos trabajar. Respecto al acuerdo Mercosur-Unión Europea no tengo muchas expectativas en el corto plazo. 

¿Qué oportunidades podría capitalizar la ganadería uruguaya? 

Pienso que de a poco nos vamos transformando en una ganadería más desarrollada en varios aspectos, más madura, que muestra mayor estabilidad entre años, que ha ido incorporando algunas tecnologías de forma estructural. 

Sin duda siempre hay indicadores para mejorar. Pienso que estamos en condiciones de apuntar a objetivos más ambiciosos, como podría ser incrementar la tasa de destete, o incorporar hembras a edades más tempranas a los sistemas productivos como forma de ensanchar los rodeos de cría. 

A nivel interno esto se logra con un manejo más eficiente, mayor inversión, aplicación de tecnologías. Y hacia afuera: con una mejora en las condiciones de acceso, diversificación de mercados y reglas claras a nivel local, algo que con este gobierno no está en discusión.

En el fondo la clave está en que se mantengan los niveles de demanda firme, con buenos valores de la carne exportada y que eso sea trasladado a los valores de la hacienda en todas sus categorías.

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad