*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 3 de febrero de 2023 10:41 am | USD promedio 38.57 | EURO promedio 42.12 | ARG promedio 0.1 | Real promedio 7.89

“Estamos a favor de la puerta de vaivén, pero por un negocio puntual no podemos echar a perder un trabajo de tantos años”

Entrevista con el presidente de la Federación Rural, Martín Uría.

 

¿Cómo está viendo a la ganadería este año?

Desde mi punto de vista está bien. Los precios han sido buenos, la velocidad de ingreso de los ganados a la industria ha sido buena, y hubo un flujo de ganado importante. Lo que había para vender se vendió sin dificultades. Ahora, entrado el invierno, se empezó a sentir la falta de disponiblidad de forraje, porque hubo zonas importantes donde en junio llovió poco, el otoño fue seco y se entró al invierno con poca disponibilidad de forraje. 

Hoy estamos con poco ganado disponible, los precios en ajuste y muchas plantas de faena están cerradas. Veremos qué pasa hacia adelante. 

¿En términos productivos cuáles son las perspectivas para la ganadería?

Hay buenos porcentajes de preñez. Los resultados me sorprendieron mucho, pensé que iban a ser menores, por la seca. Acá (en Cerro Largo) en la primavera fue seco, desde mediados de enero vinieron las lluvias y después el otoño fue seco. Por eso pensé que las preñeces serían menores, pero fueron buenas, así que a partir de la primavera van a empezar a nacer esos terneros. 

En nuestra zona los verdeos no se habían movido, ahora con estas lluvias se los ve un poco mejor. Esperamos que empiecen a surgir los ganados de verdeo, que hasta ahora no pudimos tener ese recurso para lograr animales gordos. 

¿Cree que la adopción de tecnología en la cría fue un elemento importante para lograr mejores preñeces de las que se esperaban?

Sin dudas. Los productores, al ver que los terneros valen, empezamos a prestarle atención a las vacas, y se ven los resultados. Frente a la demanda de la industria local y de los mercados internacionales, necesitamos que estos altos porcentajes de preñez se consoliden. 

Tenemos que empezar a ver estos porcentajes como normales, y ahí podremos empezar a hablar de mejora en la producción. Ojalá este no sea un resultado extraordinario sino que se consoliden estos resultados en los próximos años. 

¿Cómo podría impactar en la ganadería uruguaya la importación de ganado para faena?

En la Federación Rural no evaluamos este tema. Entendemos que así como se puede exportar ganado también se podría importar ganado para faena. Pero debemos tener presente que en esa puerta de vaivén deben considerarse todos los requisitos sanitarios que los compradores le exigen a la carne uruguaya. 

Trabajamos sobre trazabilidad, sanidad e inocuidad para cumplir con esos requisitos y eso es algo que tiene un valor intangible que hay que cuidar. 

Estamos a favor de la puerta de vaivén, pero por un negocio puntual no podemos echar a perder un trabajo de tantos años.

¿Podría ser una opción únicamente para las plantas de faena para el abasto interno?

Si se pudiera segregar con tranquilidad, podría ser una opción. Si es así, los productores no tendríamos de qué preocuparnos, más que por el tema del estatus sanitario y el reconocimiento de la carne uruguaya en el mundo; que no se pierda por un negocio puntual. 

Esa importación de ganado para faena podría generar un impacto a nivel industrial, no productivo, porque agrega más horas de faena, lo que beneficiaría a la industria y sus trabajadores; porque si el ganado viene del exterior tal vez hasta el transporte sea extranjero.

¿Y no cree que podría verse afectado el precio del ganado gordo al aumentar la oferta con la importación?

En caso que sea solo para el abasto no; porque habría dos precios, uno para el abasto y otro para la exportación. 

Eso es lo que hacen países desarrollados, como Estados Unidos, se abastecen con carne más barata para su mercado y exportan su carne a mayor valor. Lo que hay que tener claro es el proceso de segregación, para evitar que ese ganado vaya a plantas exportadoras. 

¿Cómo recibió el anuncio del comienzo de las negociaciones de un tratado de libre comercio con China?

En la Federación Rural teníamos muchas expectativas con este tema, incluso le insistíamos al gobierno que debía poner el pie en el acelerador. Es bueno que se siga avanzando y esperamos que se pueda concretar en el corto plazo, porque bajar los aranceles en un mercado de ese nivel puede llegar a generar un cambio muy grande para el Uruguay. 

Las gremiales se reunieron en estos días con el ministro Fernando Mattos por el Programa de control de la mosca de la bichera, ¿cuáles son las novedades?

En el reciente viaje a Panamá también estuvo un delegado de la Federación Rural, el Dr. Adolfo Casaretto, que nos hizo llegar un muy buen informe.

En la reunión con el ministro estuvimos de acuerdo en aplicar el Programa de control de la mosca de la bichera; eso ya no tiene discusión. Ahora, en el corto plazo, estamos tratando de definir su financiación. 

Y después hay un calendario tentativo, con fechas de trabajo, que tiene como objetivo llegar a setiembre de 2023 con la primera suelta de moscas. 

¿Sería importante el compromiso de Río Grande del Sur para que el resultado sea exitoso?

Sí. Es algo que está sobre la mesa y que puede agregarle una cuota importante de éxito a lo que se busca con el programa en Uruguay, así como para reducir los costos de mantenimiento del programa, por los controles que hay que hacer a nivel de frontera. 

Tanto desde el gobierno como desde las gremiales tendremos que convencer a los colegas brasileños, para que tomen el mismo camino que nosotros, y que en conjunto hagamos ese trabajo. 

¿Cómo sería la financiación del programa?

La financiación de este primer año está acordada con el ministro Mattos y los recursos saldrán del Fondo de Enfermedades Prevalentes; es un dinero que ponemos los productores. Al programa lo va a financiar el sector productivo, el Estado no va a poner dinero en esto. 

La idea es buscar financiar el programa a través del Fondo de Enfermedades Prevalentes, respaldado en algún fideicomiso. Se están evaluando costos de administración de fideicomiso, intereses y demás. Es algo que se definirá en los próximos días. 

¿Cómo observa el problema de la garrapata?

Es uno de los principales problemas sanitarios que tenemos en Uruguay. Estuvo controlado y ahora se descontroló. Hay resistencia a los diferentes productos disponibles a nivel comercial, hay dificultades de control. 

Pero tenemos claro que se viene trabajando en el MGAP, la Federación Rural participa en esta discusión con su representante, para la formulación de un nuevo sistema de trabajo para controlar la garrapata. 

Y desde el INIA empiezan a surgir posibilidades, que no serán en el corto plazo, pero en algunos años se puede dar la posibilidad de generar algún control biológico sobre la garrapata. Así se van abriendo nuevos horizontes. 

Pero esta es, sin dudas, una de las problemáticas más importantes que está afectando a la ganadería.

¿Cómo ve la interacción de la ganadería con otros rubros? Usted como arrocero tendrá alguna experiencia en ese sentido. 

La integración ganadería-agricultura es una forma de trabajo fundamental. Ninguno de los rubros por sí solo logra potencializarse. 

Estoy en el sector arrocero, y ya no se puede pensar en el arroz como sistema único de producción; debe estar asociado a la soja o a la ganadería para generar un potencial entre diferentes rubros para que permitan mantener la actividad.

Es un sistema de mucho potencial, pero uno de los grandes problemas es que en muchos casos el arroz se hace en campos arrendados, y eso no nos permite instalar estos sistemas. 

Pero los productores que están pudiendo instalar sistemas integrados de producción son los que están teniendo los mejores resultados.

¿Cómo están observando los costos?

Con preocupación. Venimos bien, los precios vienen acompañando, pero los costos después que suben difícilmente se corrigen a la baja. 

El dólar en Uruguay no acompaña la desvalorización que tienen las monedas de los países vecinos. A raíz de eso tenemos que acceder a precios de los insumos que son más caros. 

Las luces son amarillas. No nos quejamos de la situación, pero sí las vamos observando con preocupación, porque esto es muy dinámico, y las actividades productivas hay que pensarlas en el largo plazo.  

¿En qué otro tema vinculado con la ganadería están trabajando en la Federación Rural?

Estamos preocupados por muchas cosas. Hemos participado en reuniones con la Comisión de Ganadería de Diputados, para tratar proyectos vinculados con la ganadería. Además, mantuvimos reuniones con el MGAP por el control de agroquímicos en los establecimientos; y seguimos insistiendo permanentemente con el Instituto Nacional de Bienestar Animal (INBA) en la problemática de los perros.  

“Quedó probado que la exportación de ganado no perjudica para nada a la faena”

Entrevista con el presidente de la Asociación Rural del Uruguay, Dr. Gonzalo Valdés. Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG.

 

¿Cómo evalúa este año para el negocio ganadero?

En términos generales fue un año muy bueno, de mucha faena, con buenos precios por el ganado y buenos precios para la carne de exportación también. Con el desafío climático, hay zonas del país donde el agua hace falta. Y últimamente con la complicación sindical, que distorsiona el mercado.

¿Preocupa un probable aumento de la conflictividad hacia el futuro?

Las medidas o conflictos sindicales siempre acarrean problemas, que tarde o temprano repercuten en los productores. Ocurre en el rubro de la lechería, afectando la entrega de leche y es una complicación para los tambos; y ni que hablar en el caso de la ganadería, como pasó ahora, cuando quedaron ganados encerrados sin faenar. Todo eso genera una traba en la demanda de ganado y genera complicaciones logísticas.

Más allá de estos inconvenientes, ¿cree que este fue el mejor año para el negocio ganadero en los últimos tiempos?

Sin lugar a dudas fue un muy buen año, de los mejores, en cuanto a precios, volumen de faena, con la particularidad de que los precios de la reposición no acompañaron. Se llegó a un índice flaco-gordo con una relación 1 a 1, e incluso por debajo de 1. Es algo a lo que no estábamos acostumbrados, lo que genera cierto retraso para el sector criador. 

¿Cómo vio la actividad de la industria este año? ¿Cree que podrá mantener el ritmo de demanda y faena?

La demanda fue muy firme, traccionada por el comercio exterior, básicamente por China. Somos uno de los proveedores más importantes de ese mercado, lo que es muy destacado y traccionó a toda la cadena. Se estima que la faena de este año llegará a 2,5 o 2,6 millones de cabezas, otro factor que confirma que es uno de los mejores años en cuanto a volumen de faena. 

Estimamos que el negocio tiene excelentes perspectivas, que la demanda desde el exterior seguirá siendo importante. Es un desafío para que los productores aumenten su productividad, en línea con la industria, para poder lograr el objetivo de exportar cada vez más, no solo en precio sino también en volumen.

¿Qué perspectivas ve para el negocio ganadero?

Creo que seguiremos en los mismos parámetros actuales. Entiendo que el avance con el eventual tratado de libre comercio con China se concretará rápido, esto colaborará mucho. 

No se si se logrará una desgravación inmediata o paulatina, pero en definitiva va a ayudar mucho, y esperamos que esos mejores precios sean recibidos por la industria y trasladados al productor.

¿Son sostenibles estos niveles de extracción?

Sí, para llegar a estos niveles de faena tiene que haber una extracción buena. Si hay algo que quedó probado fue que la exportación de ganado no perjudica para nada a la faena, porque está abierta la exportación en pie y la faena sigue aumentando año a año.

Está claro que la exportación de ganado colabora con el mercado, lo ayuda, y no necesariamente compite con el volumen de ganado faenado. 

¿Cómo ve al sector criador?

Se quedó un poco atrás, por la relación flaco-gordo que comentaba, está un poco más expuesto a la situación climática. Empezamos el año con emergencia climática por la falta de lluvias, hoy de vuelta hay zonas que están necesitando agua, y la cría básicamente se hace a campo natural, y son las pasturas que más sienten la falta de lluvias.

¿Cómo analiza la gestión del actual gobierno y cómo está el vínculo? 

Más allá de la pandemia, en lo que tiene que ver con la actividad económica del país, el gobierno hizo hincapié permanentemente en los sectores productivos, entendiendo que son generadores de movimiento, dinamizadores de la economía nacional, reconociendo la importancia que realmente tiene el agro para el país. Además, la apertura del Mercosur genera expectativas de cara al futuro. 

¿Y con el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) cómo vienen trabajando?

Muy bien. Estamos al tanto de algunas actualizaciones y puesta a punto de las distintas campañas sanitarias vigentes en el país, cuestión que nos parece necesaria, no porque fueran malas sino porque necesitan cierta actualización. Es importante ponerlas al día, para que a los productores les resulte más sencillo, práctico y eficiente el estatus sanitario del país, que es reconocido.

La Academia Nacional de Veterinaria plantea que Uruguay deje de vacunar contra la fiebre aftosa. ¿Qué posición tiene ARU sobre este tema?

Todavía no recibimos esa postura de la Academia. Tenemos pendiente una reunión con ellos. Me gustaría tener los lineamientos, para conocer más precisamente lo que plantean, y cómo sería un eventual proceso. Pero sin conocer los detalles no puedo emitir opinión. 

¿Cómo están trabajando con las demás gremiales rurales en el grupo Campo Unido?

Bien, tenemos una conversación fluida con las demás gremiales. El grupo Campo Unido ha sido una muy buena iniciativa, que surgió en 2017. Nos mantiene actualizados de los temas, intercambiamos distintas opiniones, y es bueno estar así de conectados y alineados para poder trabajar en conjunto en muchos de los temas que estén en la agenda.

¿Cuáles son los temas que más preocupan en este momento?

Las jaurías de perros, ese es uno de los temas en los que venimos insistiendo ante el Instituto Nacional de Bienestar Animal. También estamos trabajando sobre las distintas campañas sanitarias.

También puso sobre la mesa la revisión de la institucionalidad agropecuaria, ¿qué habría que hacer allí?

Lo planteamos hace algo más de un año. Nos referimos a revisar las instituciones que están bajo la dependencia del MGAP. Cuando asume el ministro Fernando Mattos plantea un Plan Estratégico Agropecuario, que además de tocar estos temas de institucionalidad, también estaría la revisión del propio MGAP. Estamos a las ordenes para trabajar en ese sentido.

ARU celebró los 150 años, y ahora se viene la presentación de un libro conmemorativo.

Sí, se va a presentar el lunes 29. Un evento que cerrará este año tan especial para ARU. El libro es un homenaje a todos los directivos y funcionarios que pasaron por la institución durante estos 150 años. Es un reconocimiento al esfuerzo que han hecho, de haber mantenido siempre la institución con la mira puesta en el trabajo y desarrollo de la actividad agropecuaria.

El libro tiene el apoyo de diversas empresas, entes públicos e instituciones privadas, como la Asociación de Consignatarios de Ganado, que han estado vinculadas a la ARU durante todos estos años, haciendo historia juntos.

Ministro Mattos se reunió con las gremiales de productores

Los principales temas de la reunión fueron las campañas sanitarias, en especial el combate a la mosca de la bichera, y la institucionalidad agropecuaria.

 

Las principales autoridades del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), encabezadas por el ministro Fernando Mattos, recibieron este martes 6 a los presidentes de las principales gremiales rurales, que integran el grupo Campo Unido: Asociación Rural del Uruguay, Federación Rural, Cooperativas Agrarias Federadas, Asociación Cultivadores de Arroz, Asociación Nacional de Productores de Leche y Comisión Nacional de Fomento Rural.

Fue el primer encuentro de Mattos con las gremiales de productores desde que asumió la titularidad del MGAP. Allí se trataron distintos temas, vinculados fundamentalmente con las campañas sanitarias, particularmente el proyecto de erradicación de la mosca de la bichera; además de la institucionalidad agropecuaria.

 

Foto: MGAP

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad