*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 17 de septiembre de 2021 7:07 pm | USD promedio 42.61 | EURO promedio 50.09 | ARG promedio 0.27 | Real promedio 8.36

Proyecciones para el negocio de la ganadería de carne en 2022

El ingeniero agrónomo Rafael Tardáguila analizó la actualidad y perspectivas de la oferta y demanda mundial, con foco en el posicionamiento de Uruguay. Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG.

 

Hay expectativa de que la demanda mundial de carne vacuna “seguirá muy firme” durante 2022, según analizó el ingeniero agrónomo Rafael Tardáguila, este lunes 16 durante una presentación que realizó al finalizar la reunión de precios de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG).

El ingeniero agrónomo repasó una serie de factores que podrían influir en la actividad durante el próximo año. En cuanto a la demanda sostuvo que China va a seguir comprando y que Estados Unidos va a volver a tener un papel importante como importador, en la medida que ingrese en la fase de recomposición de existencias. “En ese momento lo que más se limitará será la oferta de vientres, o sea de carne magra en Estados Unidos, que es básicamente lo que importa desde Oceanía y Sudamérica”, explicó. 

En relación a la oferta, dijo que algunos de los grandes productores, como Brasil, Australia y Argentina van a empezar a crecer. “Hay que tener en cuenta que lo que nos ha jugado muy a favor en los últimos dos años o en el último año y medio, fueron las recomposiciones de rodeos en Brasil y en Australia, con una escasa oferta de ganado, pero el año que viene empezarán a reaccionar”, advirtió.

Aclaró que “no es que vayan a tapar de carne al mercado internacional, pero van a tener más carne de la que tuvieron este año”.

Por otra parte, dijo que Argentina, pasadas las elecciones, y con la necesidad de divisas que tiene, es probable que vuelva a abrir las exportaciones.

“Ahora tendrá un precio bajo para el mercado interno, tratando de conquistar algunos votos más, y el año que viene abrirán de nuevo las importaciones, para tratar de recaudar la mayor cantidad de divisas posibles”, estimó.

Por lo tanto, Brasil, Australia y Argentina, que tuvieron una menor presencia en el mercado durante este año y que “jugaron a favor de Uruguay en 2021, no van a jugar tan a favor en 2020, porque van a tener un poco más de carne para volcar al mercado internacional”.

Uruguay

En cuanto al posicionamiento de Uruguay de cara al próximo año, Tardáguila señaló que “la oferta doméstica va a ser numerosa”, porque la generación de los 3 millones de terneros destetados en 2020 empieza a llegar a peso de faena, y “esto puede jugar en beneficio de la industria”.

En relación a los costos de los corrales de engorde, dijo que “todo indica que los precios de los granos seguirán altos, por lo tanto también seguirán altos los costos de producción de proteína animal”. 

Agregó que “la demanda sigue muy intensa. Hubo problemas enormes con la safrinha (zafrita en portugués) de maíz en Brasil, por la sequía”. Además se refirió a las altas temperaturas, sequía e incendios que afectan a las planicies del norte y noreste de Estados Unidos. 

En este marco, el consultor planteó que “la producción deberá hacer un esfuerzo para crecer con una base más pastoril”.

Por otra parte, señaló que “si este fue el mejor año de la historia de los corrales de engorde en Uruguay, sería difícil tener dos años consecutivos tan buenos”. 

Resumió que, en la medida que suban los precios de la reposición, que los precios de los granos sigan siendo altos y que el precio del ganado gordo no llegue a los niveles de este año, “tal vez haya una terminación un poco más pastoril que en los corrales”.

Relación flaco-gordo

El director de Fax Carne y editor de la revista Negocios Rurales de ACG sostuvo que si esta primavera y verano será Niña, como se pronostica, habrá que estar atentos a las cargas ganaderas. 

Sobre la relación flaco-gordo favorable para los internadores, consideró que “más temprano que tarde se va a corregir”, e insistió en que “los números de los corrales no van a ser tan buenos como este año”. 

Si bien planteó que no cree que la relación flaco-gordo llegue a los picos de 2015 o 2016, cuando el kilo de ternero era entre 40% y 45% más alto que el del novillo, también opinó que “va a estar lejos de 1 o 1,10, como está ahora”.

“Si ahora estamos en precios récord para el ganado gordo, es difícil que tengamos el año que viene un récord adicional, sobre todo teniendo en cuenta que Brasil, Australia y Argentina van a tener más carne para volcar al mercado internacional”, explicó. 

Este año el mercado de reposición no acompañó la tendencia alcista del ganado gordo, pero Tardáguila estimó que “el año que viene tendrá una relación más cercana a lo usual. No me imagino llegar a una relación de 1,40 o 1,45, como en los picos máximos de 2015 o 2016, pero sí una relación flaco-gordo mucho más parecida a lo normal, de 1,20 o 1,25”.

En definitiva, consideró que probablemente baje el precio del ganado gordo, mientras que la reposición, si el clima es relativamente normal, podría mantener los actuales niveles de precios.

Cuota 481

En referencia a la producción de ganado a corral, opinó que seguirá teniendo relevancia siempre que se le encuentren destinos alternativos para esa carne que paulatinamente deja de ir a Europa.

Explicó que “para la 481 están yendo menos cantidad de cortes”, y que Uruguay baja el valor absoluto de exportación para esa cuota, pasando de un máximo de 16.000 toneladas a las 12.000 toneladas que se comercializan actualmente. 

“La participación de Uruguay cada 1° de enero se va a seguir achicando, va a seguir bajando en el volumen de carne. Pero si el set de cortes que se manda a Europa se reduce, pero quedan los cortes de mayor valor, capaz que la cantidad de animales que se terminan con este fin no se vea tan alterada, y no caiga tanto como los volúmenes de exportación de carne”, planteó.

Por último, destacó que se van encontrando opciones de mercado para vender esos productos que los europeos van dejando de comprar, fundamentalmente en China, y algo en el mercado interno también.  

De esta forma, el ganado terminado a corral, podría seguir teniendo la relevancia de estos últimos años, cuando ha sido el gran dinamizador de la producción ganadera en el país.

“Hay un escenario de crecimiento para absorber cualquier escalón productivo que pueda haber en el país”

Entrevista con el doctor Alvaro Ferrés, presidente de la Asociación Uruguaya de Productores de Carne Intensiva Natural (AUPCIN); exclusiva para socios y suscriptores.

 

¿Cómo analiza el actual momento del negocio ganadero?

Creo que está pasando por un muy buen momento. Primero porque el ganado está a valores que capaz no pensábamos que iba a alcanzar. Segundo porque estamos con un panorama internacional que favorece al Uruguay, ya que este es un país netamente exportador. Los mercados internacionales están demandantes, mientras que los proveedores están con algún tipo de dificultades para abastecerlos. Por ejemplo: Australia con problemas de stocks y de precios; Brasil con problemas de recomposición de stock; Argentina con sus problemas políticos. 

Por otro lado, la demanda está con la recuperación pospandemia, con China empujando mucho y otros mercados que también demandan. Si a eso le sumamos la recuperación de Europa, y nuevos mercados que se puedan ir abriendo, entiendo que Uruguay está en una posición de privilegio, y eso nos lleva a pensar que no solo tenemos posibilidades de exportar lo que estamos produciendo, sino que hay un escenario de crecimiento para absorber cualquier escalón productivo que pueda haber en el país.

¿Cómo está el negocio del engorde a corral?

Está con muy buenos márgenes, como consecuencia del precio del ganado gordo y el precio de la reposición. Por más que todos sabemos que los precios de los granos han subido mucho, el precio de la carne a nivel internacional se ha corregido, y eso permitió que se empezara a pagar la hacienda a valores que perfectamente absorben este incremento de precio de los granos, o costos de producción, considerando también el costo de la reposición, generando un margen muy bueno. 

Capaz que no era algo esperado hace unos meses, pero vemos que estos valores del ganado gordo pareciera que nos van a acompañar, al menos por un tiempo

¿Los corrales están llenos?

Es el momento del año en que los corrales tienen la mayor carga de ganado, por varias razones. Es cuando la mayoría de los productores aprovechamos para bajar carga en nuestros establecimientos, o eventualmente se vende ganado de reposición para que otros corrales de engorde se completen. En el fondo se logra lo que se busca: que baje la carga de los campos y que se completen los corrales. 

 

“Estos valores del ganado gordo pareciera que nos van a acompañar, al menos por un tiempo”

 

¿Cuánto ganado se engorda por año en Uruguay?

Hay números oficiales que indican que está cerca de los 300.000, pero creo que estamos cómodamente arriba de los 400.000 vacunos encerrados en corrales de engorde en régimen de cuota, no cuota, recría y en preparación para la exportación en pie. 

¿Cuántos de esos van para la cuota 481 y cuántos van a los demás mercados?

A nuestro entender la cuota 481 sigue siendo el negocio más importante en cuanto a volúmenes de hacienda, pero con una incidencia que irá disminuyendo, como consecuencia de la reducción de la cuota para terceros países. Pero, al mismo tiempo, irán creciendo otros negocios para carne terminada a corral. Es lo que está sucediendo. Por lo tanto, creo que el negocio del corral seguirá incrementándose, con una reducción de la proporción de negocios para la cuota 481, y aumentando en otros destinos.

¿Además de China hay otros destinos?

Sí, hay varios más, como la comunidad kosher, cortes para Japón y varios otros. 

 

“El negocio del corral seguirá incrementándose, con una reducción de la proporción de negocios para la cuota 481, y aumentando en otros destinos”.

 

¿Y cuáles son las principales ventajas de esos otros destinos más allá de la cuota 481?

Primero la independencia de las ventanas de faena. Hoy hay cuatro ventanas definidas de carga de ganado: febrero, mayo, agosto y noviembre. Eso obliga a una logística, compra y coordinación que a veces es complicada para los corrales de engorde, porque no necesariamente coincide con la oferta de ganado, o con los temas climáticos que puedan acompañar nuestra realidad productiva. Por lo tanto, independizarse de las ventanas es el principal beneficio de los negocios no cuota.

Por otro lado, una mayor amplitud de las características del animal a terminar, ya que los animales para la cuota 481 tienen que tener ciertas características que cumplir, como por ejemplo la edad, el tipo de dieta y demás.

Y, por último, nos permite ser más elásticos en los diferentes momentos del año. Por eso creo que los destinos no cuota van a seguir creciendo.

¿Hay espacio para seguir mejorando tecnológicamente en el sistema de engorde a corral?

Es un sistema que en Uruguay tiene muchos años. Empecé a trabajar en 1993 o 1994. Pero toda tecnología tiene avances y oportunidades de mejora, porque las tecnologías avanzan. En Uruguay nos hemos tecnificado, desarrollado y especializado en el engorde de ganado a corral, pero entiendo que hay desafíos hacia adelante. Un ejemplo son los cruzamientos o la genética de los animales a encerrar. Se vienen los conceptos de bienestar animal, temas medioambientales o de enfermedades. 

Hace un tiempo hablaba de enfermedades que nos están afectando en los corrales de engorde, que son consecuencias de problemas nacionales, como la garrapata. Ahí veo un tema sanitario a mejorar, para que la tecnología del engorde a corral también pueda funcionar mejor. 

Por lo tanto, hay desafíos hacia adelante. Tecnológicos, de bienestar animal, medioambientales, sanitarios y genéticos. 

 

“En pocos años Uruguay llegará a una faena sustentable de 3 millones de cabezas”

 

En el aspecto genético, ¿cuáles son las mejores cruzas para el corral?

Todo depende de los mercados a los que queramos satisfacer. Si hay una tendencia al marmoreo, las razas británicas y sus cruzas pueden tener oportunidades. Hay negocios de nicho en los corrales de engorde, como son los ganados Wagyu y cruza Wagyu. Pero si uno va por el mundo, se va a encontrar con que la mayoría de los sistemas de producción trabajan con ganado cruza con razas continentales. Y cuando uno se especializa en darle de comer a un animal, este expresa su vigor híbrido, y el corral de engorde es una herramienta fantástica para expresar ese vigor híbrido. 

Por lo tanto, las cruzas con razas continentales como Limousin, Charolais y demás, tienen un potencial enorme para empezar a hacer algo más en Uruguay.

¿Cómo ve el eslabón de la recría?

Creo que Uruguay va camino a la especialización. Creo que en pocos años Uruguay llegará a una faena sustentable de 3 millones de cabezas, y va a haber un grado de especialización en sus eslabones: cría, recría y engorde. Creo que habrá sistemas productivos de especialización en recría, donde los corrales empezarán a demandar animales cada vez más pesados, ya que el peso de la carcasa y por lo tanto el peso de los cortes, es uno de los principales factores de precio o calidad. Ahí va a haber una especialización para llevar animales más pesados a los corrales de engorde

Así como hubo con la preparación de los animales de cuota, que no solo generó esa categoría de reposición de novillo cuota, y se generó una alternativa de valor y de negocio, en la preparación de animales no cuota, de animales pesado para corrales de engorde, que sepan comer, con los cruzamientos adecuados, serán una alternativa productiva y de negocio para complementar, asegurar un crecimiento productivo y poder lograr una faena de 3 millones de cabezas, con lo que eso implica como saldo exportable e incremento de las exportaciones y beneficio en divisas para el Uruguay.

 

“Habrá una especialización para llevar animales más pesados a los corrales de engorde”

 

¿Uruguay debe especializarse en terminar ganados a corral o la terminación a pasto debe seguir teniendo su lugar?

Creo que van a coexistir. Pero la terminación a corral ofrece ciertas ventajas que a veces a pasto no son tan fáciles de alcanzar. Primero porque da seguridad. Cuando tengo un animal en un corral de engorde tengo la seguridad de sacarlo gordo en “n” cantidad de días, dependiendo del negocio que tenga. En un sistema pastoril eso es más difícil. 

Además, asegura ciertas características de carne por las que hay mercados que están dispuestos a pagar un sobreprecio. Por algo un novillo de feedlot vale más que un novillo de pasturas. 

Y, por último, es un excelente complemento entre ganadería y agricultura, ya que muchos de los granos que se pueden producir en rotaciones, en alguna zona del Uruguay, pueden tener a la carne como una alternativa comercial. Y si eso es así, entiendo que los corrales de engorde que se van a ir especializando, en cuanto a su manera de funcionar, sus sistemas de alimentación y demás, serán complementariedades para los sistemas pastoriles-agrícolas. 

Por lo tanto, creo que cada vez se terminarán más animales en corrales, y los sistemas pastoriles se irán básicamente para la cría y la recría.

¿Cuál debe ser la estrategia para enfrentar los discursos que señalan a la ganadería como una actividad muy contaminante del ambiente?

Todos estos discursos medioambientales en contra de la ganadería tienen errores de información. Son temas de marketing mundial, que son bien vistos en algunas sociedades, sobre todo en las más desarrolladas. En general son sociedades ricas, que tienen alternativas y pueden comprar otro tipo de productos alternativos. 

Pero los sistemas intensivos de producción tienen una menor huella de carbono que los sistemas más extensivos. Eso se puede demostrar. 

La ganadería puede demostrar perfectamente los beneficios que tiene, y hay que trabajar más en el marketing de defensa de los beneficios que generan los sistemas de producción intensiva y extensiva, porque las pasturas naturales son grandes captadoras de carbono.  

Pero hay que hacer énfasis en los beneficios de la producción de carne, en el excelente alimento que se produce, y la excelente complementación para el equilibrio ecológico a nivel mundial. Es más fácil demostrar que la carne tiene grandes efectos benéficos que efectos de contaminación medioambiental.

“La terminación a corral ofrece ciertas ventajas que a veces a pasto no son tan fáciles de alcanzar”

 

Cuando se concentran animales, lo que hay que hacer es manejar esos factores de contaminación, porque hay más efluentes, pero hay tecnología para manejarlo perfectamente bien, para incorporarlos a los suelos, aprovecharlos para producir forraje, y cerrar el ciclo. 

Y demostrar que el bovino no es un animal que contamina tanto como se dice. Eso no quiere decir que no haya que trabajar, buen marketing para decir que los sistemas intensivos son una herramienta que existe en cualquier sistema productivo, para poder abastecer la demanda mundial de proteína animal, que es creciente. 

Es muy difícil pensar que el mundo pueda abastecerse de carne en sistemas extensivos de producción, porque no da la tierra. El futuro es la intensificación, de diferentes maneras. Y lo que hay que hacer es trabajar para demostrar que todas las cosas que parecen negativas, no son tan negativas, que se pueden manejar para minimizar los impactos y trabajar para mitigar los temas medioambientales.

¿Los productos sustitutos o alternativos a la carne son una amenaza?

Si bien entiendo que se seguirá consumiendo carne, entiendo que las carnes cultivadas pueden llegar a ser una alternativa para ciertas carnes procesadas, como un pancho por ejemplo. 

Creo que esa es una discusión que tenemos que empezar a dar. Me preocupan más las carnes cultivadas que las carnes vegetales, porque estas últimas no tienen un fundamento muy importante desde la inocuidad del producto. Sin embargo, la carne cultivada, si se bajan los costos de producción, se puede clonar músculo o células musculares y así se puede producir un pedazo de carne que sirva para hacer un frankfurter o cualquier producto procesado. 

Mucha gente se queda en el romanticismo de que esto no puede pasar. Con esto no quiero decir que se vaya a terminar la ganadería, pero en el crecimiento de la demanda internacional de carnes, la carne cultivada puede llegar a ocupar un espacio

 

“Cada vez se terminarán más animales en corrales, y los sistemas pastoriles se irán básicamente para la cría y la recría”.

 

¿Qué expectativas le genera la decisión de Uruguay de empezar a negociar con terceros países, más allá del Mercosur?

Me parece fantástico. Uruguay se debía una decisión de este tipo, ya que estar encorsetados en el Mercosur nos estaba perjudicando como país exportador, y en algún momento había que buscar la manera de poder salir. El gobierno está tomando una estrategia que, a mí entender, es muy positiva, beneficiosa, y ojalá pueda tener los resultados que todos estamos esperando.

¿Con qué país sería importante hacer un acuerdo comercial pensando en la carne de corral?

Cuando vemos la cantidad de dólares que paga la carne en aranceles a nivel mundial, cualquier acuerdo que se haga será beneficioso, porque eso se va a trasladar a un mayor precio del ganado. La plata que se deja en China, por más que sea un arancel bajo, es muy importante. 

Todos los países que ponen cuotas o aranceles altos, lo que están haciendo es protegerse, entonces todo lo que nos permita acceder con aranceles más bajos beneficiará a toda la cadena. 

Da la sensación de que hay que empezar con los países con los que tenemos más comercio, porque es donde más aranceles pagamos en volumen de dinero. Después habrá que seguir con los que sean de importancia en otros rubros. 

Pero creo que Uruguay está bien rumbeado. Se está hablando de China, del Reino Unido, entre otros. Así que vamos por buen camino.

 

 

Foto: LosAgronegocios.uy

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad