*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 22 de septiembre de 2021 8:33 am | USD promedio 42.74 | EURO promedio 50.12 | ARG promedio 0.27 | Real promedio 8.3

Rabobank sostiene que el agro puede reducir las emisiones en más del 30% para 2030

Se cree que una iniciativa comprometida e impulsada desde el sector privado puede lograr resultados más efectivos que si es impuesta desde el sector público.

 

Las cadenas de suministro de carne vacuna representan aproximadamente el 6% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI), pero en un nuevo informe, Rabobank argumenta que las empresas alimentarias y agrícolas pueden liderar el camino para reducir las emisiones en más del 30% para 2030 .

Se necesita liderazgo para desbloquear las oportunidades presentadas por tecnologías y prácticas de gestión, nuevas y emergentes, como la cría y engorde de ganado, así como el manejo de suelos y pasturas, según el informe escrito por Eva Gocsik, analista de Animal Protein para Rabobank. 

Además, las empresas alimentarias y agrícolas de los principales mercados (Europa, América del Norte, Brasil, Argentina y Oceanía) que aprovechan estas tecnologías, pueden transferir las mejores prácticas a cadenas de suministro de carne vacuna menos eficientes.

“Si la acción puede acelerarse a través de desarrollos tecnológicos o incentivos más claros, creemos que las emisiones podrían reducirse en aproximadamente 40% para 2030 en estos mercados importantes”, dijo Gocsik. 

“Creemos que las acciones para reducir las emisiones en los principales mercados también tendrán beneficios indirectos en otros mercados de carne vacuna, lo que generará reducciones de alrededor del 5%”, agregó.

Las principales empresas alimentarias y agroindustriales ya están liderando el camino para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la cadena de suministro en la carne vacuna y otras proteínas animales. 

Gocsik dijo que los compromisos de las propias compañías para reducir las emisiones de GEI probablemente sean más efectivos que las regulaciones gubernamentales que a menudo pueden conducir a problemas de medición y reporte.

“Para seguir siendo la fuerza impulsora, los enfoques basados ​​en el mercado deberán demostrar avances; de lo contrario, serán reemplazados por la regulación”, dijo.

“También existe la necesidad de un reconocimiento y recompensa explícitos por la reducción de emisiones. Esto no debe verse únicamente en términos de precios más altos; otros beneficios de la reducción de emisiones incluirán ganancias de productividad, una mejor gestión de riesgos, acceso a nuevos mercados y una marca y reputación mejoradas”, sostuvo.

 

Autor: Erica Shaffer

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad