*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 24 de mayo de 2024 4:37 pm | USD promedio 38.48 | EURO promedio 41.58 | ARG promedio 0.04 | Real promedio 7.77

Perspectivas para la exportación de ganado en pie

ACG consultó a operadores del mercado que analizaron el negocio de cara al próximo año, considerando distintos aspectos como la oferta, la demanda, los costos, la logística y la sanidad, entre otros.

 

Las actuales relaciones de precios generan expectativas de una mayor corriente de negocios para la exportación de ganado en pie en 2023, según analizaron operadores consultados por ACG. 

El año 2022 fue un ejercicio de muy escasa actividad comercial en ese rubro, debido a los altos precios del ganado, del petróleo y de los fletes. Sin embargo, en las últimas semanas hubo un quiebre en el mercado, que pone a las empresas exportadoras otra vez en carrera.

Alejandro Dutra, integrante de la Unión de Exportadores de Ganado en Pie y director de Escritorio Dutra Ltda, comentó que “están mejorando las chances de negocio de ternero entero para Turquía, y se está hablando con alguna empresa que está con intenciones de exportar. Creo que saldrá algún barco antes de fin de año. Hay que ver qué disponibilidad de oferta de terneros enteros hay en este momento”. 

Sostuvo que, “al bajar el precio del ganado se activa inmediatamente el mercado de Turquía, porque es un país que está tratando de comprar permanentemente. La actividad de la exportación de ganado en pie durante 2022 fue muy baja, debido a los altos precios del ganado en Uruguay. Era muy difícil concretar negocios”.

En cuanto al mercado de hembras jóvenes para China, señaló que “hay más de una negociación en curso”, ya que “la baja del precio del ganado hace más interesante el negocio”. 

Por otra parte, recordó que Nueva Zelanda dejará de exportar ganado en pie en 2023, y es uno de los grandes proveedores de China; y también están los temas políticos que afectan la relación comercial entre China y Australia. Estos factores reducen la oferta y es probable que la demanda presione con mayor intensidad a la exportación en pie desde Uruguay. 

Señaló que la logística interna “funciona impecable”, tanto en el transporte, como las cuarentenas y los servicios sanitarios oficiales, y a nivel de barcos y puertos “tampoco hay problemas”, afirmó.

Terneras y vaquillonas a China

Por su parte, el exportador Federico Di Santi, dedicado a la comercialización de hembras jóvenes a China, confirmó que concretará un negocio de 10.000 cabezas que serán embarcadas en marzo y que está negociando otro contrato. 

El embarque de marzo incluirá terneras y vaquillonas de 1 a 2 años Holando (30% aproximadamente) y de razas carniceras (70%), mayoritariamente Angus, con la posibilidad de incluir algunas Hereford. Como es tradicional, se tratará de ganado soltero, con destino a reproducción.

“La exportación de ganado a China venía muy trancada, por el precio de los ganados. Pero esta corrección de los precios a la baja, no solo del ganado sino también del petróleo y en consecuencia de los fletes, seguramente repercutirá en un fortalecimiento de la corriente de negocios a China, porque la demanda está”, dijo Di Santi a ACG.

Durante 2022 esta empresa no concretó negocios de exportación a China debido a los altos costos; pero en 2021, cuando las relaciones de precios eran más favorables, la firma exportó más de 50.000 cabezas. 

Di Santi confirmó que la operativa de compra de estos ganados ya está en marcha. “Hemos venido comprando ganado para este próximo embarque, hay un mercado muy ofrecido. Las últimas compras las realizaremos a fin de este año y principios del año que viene. Estamos tratando de hacer un negocio sobre fin de año para ayudar a los productores a aliviar las cargas de los campos, considerando la situación climática”, señaló.

Sobre los problemas sanitarios que afectan a la ganadería, el exportador dijo que “hay que cuidarlos extremadamente”, porque no solo pueden complicar un negocio puntual sino generar mayores complejidades en la operativa, que generalmente incrementan los costos, y en un caso extremo incluso puede complicarse el acceso al mercado.  

En cuanto a la logística, comentó que las dificultades que se vieron durante la pandemia para las cargas en contenedores no afectaron tanto al rubro de la exportación de ganado en pie. “Hubo un momento en que la complejidad aumentó, pero la logística no fue tan complicada. Sí hubo un impacto por el lado de los costos”, dijo. 

Di Santi también planteó que el clima será un factor que influirá en el mercado. “Si sigue presionando, tal vez veamos una baja más pronunciada en el precio del ganado, pero luego podrá haber algún efecto rebote, como suele ocurrir, lo que podría generar alguna distorsión”, advirtió. 

Pero, en definitiva, sostuvo que “si los valores de los ganados son menores a los del primer semestre de este año, y el precio del petróleo se mantiene en los actuales niveles, seguramente veremos una corriente exportadora más activa”. 

Por lo tanto, consideró que “estamos en las puertas de un año que será mejor que el 2022 para la exportación de ganado en pie”.

En 2023 podrían incrementarse los negocios de ganado en pie hacia China

La prohibición de exportación de animales vivos por parte de Nueva Zelanda, que entrará en vigencia en abril del año próximo, generaría un vacío en la oferta, señala un informe del USDA.

 

La reciente evaluación del mercado chino de carne vacuna en 2023, que realizó el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), muestra un panorama de menor demanda de importaciones en el futuro, en particular para cortes más altos, ya que el impacto económico de las políticas de cero Covid daña la confianza e interrumpe las operaciones de servicio de alimentos. 

Sin embargo, pueden haber mayores posibilidades para la exportación de ganado en pie, considerando la prohibición de este tipo de negocios por parte del gobierno de Nueva Zelanda, dejando un espacio del lado de la oferta, que pueden capitalizar otros proveedores como Australia y Uruguay. 

El USDA predijo que el volumen de importaciones de carne vacuna de China caerá en 600.000 toneladas (19%) en 2023, a 2,5 millones de toneladas. 

Se espera que la producción nacional de carne vacuna de China continúe su trayectoria de expansión, creciendo en 300.000 toneladas (4%), mientras que el consumo interno se reducirá en 300 mil toneladas (3%). 

Los impulsores clave detrás del aumento en la producción están relacionados con la suposición de que la faena china acelerará el ritmo en un 4,6% en comparación con 2022, en la medida que se resuelvan las restricciones relacionadas con la política de covid cero. 

Se espera que este aumento de la oferta interna, combinado con un menor consumo, pese negativamente sobre los precios de la carne vacuna china en 2023.

Las previsiones de un menor consumo en el futuro se basan en una economía china en desaceleración, que afectaría el consumo de productos de lujo como la carne bovina. 

Debido a que la carne vacuna importada, en particular los cortes premium de mayor calidad, se utilizan principalmente en los sectores de alojamiento y servicio de alimentos de gama alta, se espera que la demanda de esta carne importada se vea más afectada que la del mercado interno. 

A pesar de que la industria de servicios de alimentos de China experimentó un repunte significativo de la depresión de 2020 provocada por Covid, con una inversión en la industria que superó los niveles de 2019 en un 57% en 2021, la incertidumbre ha reinado durante 2022, con ferias comerciales, conferencias importantes y otros eventos a gran escala cancelados o muy restringido debido a la aplicación de una política de covid cero de línea dura, que puede persistir hasta bien entrado 2023.

La oferta de Australia

Los volúmenes de exportación de carne bovina australiana a China, aunque muestran signos de una tendencia al alza en los últimos meses, con cifras que en agosto fueron 19% superiores al promedio de los últimos cinco años, en general se han moderado debido a la oferta limitada derivada de la reconstrucción del stock vacuno en Australia.

Con la influencia de otro pronóstico meteorológico de La Niña, que parece probable en 2023, extendiendo la actividad de reconstrucción del stock, la limitación impuesta a la capacidad de exportación de carne de Australia puede suavizar cualquier golpe relacionado con la reducción de la demanda china.

En el mercado del ganado en pie se espera que Australia se convierta en el jugador más destacado en las exportaciones a China, ya que la prohibición de las exportaciones por mar de Nueva Zelanda se detendrán definitivamente el 30 de abril de 2023 .

La exportación de ganado para faena ha estado prohibida en Nueva Zelanda durante más de 15 años, sin embargo, la exportación de ganado para reproducción se mantuvo como un remanente de la industria, con 121.000 cabezas exportadas a China en 2021, lo que representa un aumento del 7%. 

La mitad de estos eran ganado lechero de raza pura, y el resto vaquillonas cruza de razas carniceras y lecheras. 

 

Fuente: Adrian Ladaniwskyj / Mercado.com.au, en base a USDA.
Foto: China Daily.

“No hay garrapata invencible”

Entrevista con Martín Altuna, director de la División Sanidad Animal, del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

 

En términos generales, ¿cómo vienen trabajando en la División Sanidad Animal?

Estamos trabajando de forma muy mancomunada las tres divisiones: Sanidad Animal, Industria Animal y Laboratorios Veterinarios. Coordinando las diferentes funciones relacionadas con la sanidad y los productos cárnicos, así como con las exportaciones, donde necesariamente tenemos que trabajar en conjunto. Estamos dirigidos por el director general de los Servicios Ganaderos, el Dr. Diego de Freitas. Conformamos este equipo y nos sentimos muy cómodos, trabajando a la par, estando permanentemente intercomunicados.

¿Cuál es el desafío más importante que tiene Uruguay en materia de sanidad animal?

Nuestro desafío son las campañas sanitarias. Sanidad Animal tiene distintos departamentos, y en cada uno de ellos tiene un área de trabajo que va desde la Dirección de Contralor de Semovientes, con lo que hace a la fiscalización; hasta el Departamento de Lácteos, que es todo lo concerniente a la certificaciones y las exportaciones lácteas; pasando por el Departamento de Campo; también por Comercio Internacional; y la Unidad de Epidemiología y Programas Sanitarios.

Esas son todas las áreas en las que tenemos que estar, desde las exportaciones en pie, que ahora están muy fluidas con destino China y Turquía, pasando por las campañas sanitarias; después todo lo que tiene que ver con las fiscalizaciones, la parte documental, que lo hace Contralor de Semovientes y el intercambio de certificados, los protocolos, lo que hace Comercio Internacional, y todos los servicios a nivel de terreno, en los 19 departamentos.

Cada uno cumple interrelacionadamente con las divisiones, así como también con los departamentos de Sanidad Animal. Es una gran red, prioritaria para nosotros, porque es la función que tenemos que cumplir, siguiendo la legislación, los manuales de procedimiento y protocolos.

Todas las áreas son prioritarias y, evidentemente, lo que más se ve es todo lo concerniente a las campañas sanitarias, pero hay mucho trabajo atrás, que no son solo para las campañas sanitarias. 

Están todas las negociaciones, las certificaciones, los productos de origen animal que se importan y exportan, todo lo concerniente al Departamento de Lácteos. Son muy robustas las tareas y no podemos dejar nada librado al azar. 

Es un trabajo del día a día, y de hora a hora, y es importante hacerlo de la forma más coordinada y organizada posible, para no andar con sobresaltos, que lamentablemente los hay a diario, y hay que tratar de sobrellevar esas situaciones.

Además, se trabaja en el sustento de una salud, en lo que tiene que ver con las vigilancias activas de las enfermedades, tanto como en las pasivas. Esas tareas son todas las que hace Sanidad Animal, para que lleguen animales sanos a la industria, al tiempo que el Dilave hace los análisis correspondientes para certificar la no existencia de enfermedades, y eso nos hace más robustos en la comercialización.

Uno de los temas de mayor preocupación a nivel ganadero es el de la garrapata, ¿cómo están observando esta problemática?

Estamos realizando un censo para tener un estado de situación. La garrapata está dividida en una zona endémica y en una zona libre. Siempre digo que la zona endémica, donde hay presencia del parásito, que se la pone en rojo en los mapas, no es tan roja. Hay grandes zonas de esos departamentos donde no hay garrapata, así como también hay focos en las zonas declaradas libres de circulación de garrapata. 

De todos modos, es innegable que hay un avance del parásito, que como cualquier ser viviente se hace más robusto ante el ataque. Algo a tener en cuenta es que todos los años tenemos revancha, y comienza en agosto. 

También existen ciertos mitos y problemas culturales, que hacen que se vea el problema. Si bien el problema existe, es real, los datos que está arrojando este censo llamarán la atención.

Es importante tener en cuenta que en la garrapata, así como en otras enfermedades, se tiene que trabajar entre todos. Los productores, veterinarios de libre ejercicio, el Ministerio de Ganadería, los consignatarios de ganado, los transportistas, el Ministerio del Interior. Cuando flaquea alguien, o por otro motivo no sanitario se hacen las cosas de manera incorrecta, evidentemente va a favor del parásito.

¿Cuándo se conocerán los datos de ese censo?

A mediados o finales de julio. 

¿Cuál es el aporte que pueden hacer los consignatarios para resolver esta problemática?

Estamos intentando trabajar fuerte con la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG) y con los consorcios de remates por pantalla. Siempre digo que son el primer fusible a saltar cuando hay una enfermedad. Días atrás estuvimos reunidos con representantes de las tres pantallas y después el presidente de ACG, Diego Arrospide, me llamó para ponerse a disposición y sumarse al trabajo.

Se entendió que el primer perjudicado por la aparición de una enfermedad es el consignatario. Lo entendemos como una figura fundamental, que tiene que entrar en el sistema y que tiene que ayudar al sistema. Sumando al productor, buscando muy buen asesoramiento veterinario, sumado a los Servicios Ganaderos, dando asesoramiento veterinario y ayudando y castigando a aquel que se desvía. 

Lógicamente que el MGAP debe hacer los controles pertinentes, y es importante también el respaldo de la Cámara de Especialidades Veterinarias, asociaciones de productores y comercios veterinarios. Tiene que haber un compromiso de todos, porque si alguien flaquea habrá un beneficio para el parásito y un retroceso como el que se está viendo, no solo en Uruguay sino a lo largo del mundo.

En Brasil hay campos que se vacían completamente porque ya no pueden más con la garrapata. En Uruguay tenemos una ley. A veces me pregunto: ¿qué pasaría si no hubiera esa ley? ¿cómo sería el panorama? Creo que sería mucho peor. Estamos con esta nueva forma de trabajo, que no consiste en trabajar puntualmente, sino por zonas. Detectamos zonas y allá vamos, ayudamos, interrelacionamos con productores, con el personal del establecimiento, con los veterinarios, con los consignatarios, y empezamos a trabajar en la zona. Porque la garrapata no es un problema de un rodeo, es problema de una zona, y la enfermedad es específicamente del campo.

¿El norte es la zona más complicada?

La zona más complicada es la frontera con Brasil, específicamente zonas de Cerro Largo, Rivera y Artigas. Ahí es donde se ha detectado una garrapata más resistente a los principios activos. Pero el censo muestra que son pocos los establecimientos que tienen descontrolada la situación. 

Ese descontrol es generado por muchos factores, pero el principal es no recurrir a un buen asesoramiento profesional. Puede ser hasta cultural esa problemática, pero hoy no hay garrapata invencible. Con trabajo, con conciencia, con manejo, usando los principios activos de manera criteriosa, considerando la inocuidad, los residuos biológicos, se puede tranquilamente resolver esta situación. 

Tenemos experiencia en Artigas, con cepas multirresistentes se erradicaron. Obviamente que esto requiere de constancia, compromiso, decisión y muy buen asesoramiento profesional. 

Hay herramientas con buena resistencia, principios activos que son muy buenos, que usados de manera correcta ofrecen buenos resultados. Está la hemovacuna, hay muy buenos asesoramientos veterinarios, los Servicios Ganaderos están capacitados para dar respuesta rápida. Es solo tratar de comprometerse y trabajar en conjunto, así vamos a avanzar. 

Es fundamental tener en cuenta que todos los años la garrapata nos da revancha. Debemos prepararnos de la mejor manera para darle combate cuando ella es débil, en los inicios de agosto. En ese momento debemos empezar con medidas criteriosas y técnicamente sustentables.

¿En qué está la puesta en marcha del Programa de Erradicación de la Mosca de la Bichera? ¿Lo gestionará Sanidad Animal?

El Programa de Erradicación de la Mosca de la Bichera va a estar en la égida de la Dirección General de Servicios Ganaderos. Nunca se paró de trabajar en este tema, están los equipos técnicos, los equipos de presupuestación, el área de dispersión.

El ministro (Fernando Mattos) ya hizo anuncios en la Federación Rural, se está trabajando para establecer una fase de preparación. Estuvimos viendo que se puede empezar con los productores, vamos ver voluntarios para recabar información de terreno, información  fácil, que comúnmente lo hacen. La idea es registrar lo que hizo en la consecutividad del tiempo. Eso nos va a dar muy buena información epidemiológica, para mejorar la estrategia. 

Estamos finiquitando los detalles mínimos para el equipo técnico. Esta semana estuvimos reunidos con el experto de Estados Unidos, estamos trabajando permanentemente.

Con el tiempo va a ir surgiendo información y esperamos contar con el compromiso de los productores. Insisto en que no hay campaña sanitaria exitosa cuando no hay compromiso de los productores; así fue con la fiebre aftosa. 

La estrategia técnica va a ser muy variada, para acortar los tiempos del programa y reducir sus costos. 

En un momento se planteó la discusión de dejar o no de vacunar contra la fiebre aftosa, ¿sigue siendo firme la posición oficial en continuar con las campañas de vacunación?

El ministro ya dijo que no está en la agenda la posibilidad de dejar de vacunar. Lo único que se hizo fueron pequeños cambios en este período, a solicitud de una gremial de productores, pero ni se habla de la alternativa de dejar la vacunación obligatoria contra la fiebre aftosa.

¿Qué otros objetivos se plantea en su gestión?

Fomentar el compromiso de todos los actores, que evidentemente redundará en beneficios para todo el país. Disminuir las pérdidas por problemas de sanidad animal, bajar los costos y obviamente seguir avanzando en los diferentes mercados.

¿Con qué mercados están trabajando?

Se han conformado diferentes mesas de trabajo, con diferentes actores del sector privado, como también instituciones, y se formaron equipos que empiezan a trabajar en todo lo que tiene que ver con el inicio de las negociaciones para abrir nuevos mercados.

En estos momentos se está trabajando con Indonesia, Filipinas y Malasia. Además se está trabajando en una auditoría que vendrá a principios de julio desde Brasil. Son varias las tareas, y el MGAP solo no puede, por eso necesitamos del compromiso de todos, que cada uno aporte su granito de arena.

¿Habrá algún cambio en la exportación de ganado en pie, en los protocolos?

No, el protocolo es muy complicado de cambiar. Pueden haber algunos ajustes, pero en términos generales no hay novedades al respecto. Venimos muy bien con las exportaciones en pie, en tiempo, trabajando a nivel de terreno, en los predios de origen y en las cuarentenas, así como en lo que concierne al respaldo laboratorial y documental.

Venimos cumpliendo en tiempo y forma, y no retrasando las exportaciones. Si hay retrasos corresponden netamente a temas comerciales o logísticos, que evidentemente no dependen de nosotros. 

Hicimos unos pequeños cambios, que pueden ser considerados grandes, en lo que tiene que ver con la función del MGAP en auditorías, chequeos documentales, trazabilidad, formas de comunicación. Se buscó mejorar y tenemos el beneplácito de que los exportadores notaron ese cambio. Ahora es todo mucho más fluido.

Colombia exportará 10.000 vacunos en pie a Arabia Saudita

El embarque, que se concretará este 23 de febrero, será de animales cebuinos machos, que en promedio pesan 420 kilos.

 

El próximo 23 de febrero partirá del puerto de Cartagena un barco con 10.000 machos bovinos cebuinos, con promedio de 420 kilos de peso, hacia el Reino de Arabia Saudita, nación considerada una de las 20 economías más grandes del planeta.

Así lo manifestó Juan Camilo Ramos, presidente de Inversiones Bonanza, compañía que se caracteriza por ser una de las empresas de alto comercio internacional de ganado en pie en Colombia.

De hecho, según cifras del Dane, en el año 2021 contribuyó en esta canasta exportadora del país con operaciones por 56.000 animales, lo que equivale 23% del total.

“Es la primera exportación que realizamos al Reino de Arabia Saudita, donde tuvimos la oportunidad de iniciar una relación comercial a la que le auguramos un gran futuro en el corto y mediano plazo ante la constante y creciente demanda por animales en pie procedentes de Colombia”, indicó el empresario.

Para Ramos, los compradores de este país asiático –ubicado en la península arábiga en el Oriente Medio y gran exportador mundial de petróleo– revelan su gran aceptación por el ganado colombiano y, al mismo tiempo, el reconocimiento por el trabajo arduo por parte de los ganaderos en pro de mejorar la sanidad y bienestar de los bovinos, la calidad de los mismos, e igualmente, la sostenibilidad productiva en el sector.

Aunque Inversiones Bonanza debuta en la exportación de 10.000 machos gordos, es importante resaltar que el comercio de bovinos al Reino de Arabia Saudita está empezando a crecer. Si bien en 2020 no se registraron exportaciones, en el 2021 se enviaron de Colombia a dicho destino de 6.289 animales, por valor de US$ 4,4 millones.

“Cabe resaltar el trabajo y el apoyo por parte de Fedegan- FEP, el Ministerio de Agricultura en cabeza del ministro, Rodolfo Zea y del viceministro, Juan Gonzalo Botero, como también al ICA, la cancillería y de la Embajada del Reino de Arabia Saudita, en pro de la apertura del respectivo protocolo para ingresar a dicho destino”, destacó el empresario.

Ramos agregó que “hemos tenido el acompañamiento y la supervisión permanente de los expertos y científicos del ICA en lo referente al cumplimiento de los lineamientos sanitarios claramente expuestos en el certificado zoosanitario de las autoridades sanitarias del Reino de Arabia Saudita, -expedido luego de estrictos análisis apenas en noviembre de 2021-, particularmente en lo referente a que estén libres de enfermedades y que hayan cumplido con los respectivos controles veterinarios”.

Enfatizó que “juega un papel de gran importancia y trascendencia el hecho de que Colombia esté certificada como país libre de fiebre aftosa con vacunación por parte de la Organización Mundial de Sanidad Animaldel organismo mundial que es la OIE”.

“Tenemos un reto grande y un competidor fuerte en la región latinoamericana que es Brasil, pues el Reino de Arabia Saudita es considerado uno de los mayores importadores de carne vacuna y de ganado procedente de Brasil”, agregó.

“No obstante, de la mano de todos los ganaderos y entidades que permiten el buen desarrollo de esta industria, esperamos permanecer sólidos en lo referente a satisfacer la demanda del mencionado destino y, a su vez, seguir registrando avances en la apertura de nuevos mercados para nuestra ganadería colombiana”, puntualizó el también exportador a Egipto, otro destino potencial del Oriente Medio.

 

Fuente: Agronegocios.co

Los cambios que sufrió la exportación de ganado en pie en Australia

La década 2011-2021 será recordada por una reestructura de las empresas exportadoras; el aumento de los precios del ganado; y la era de COVID, con importantes desafíos adicionales para el comercio en los últimos años.

 

La evolución de los exportadores especializados en ganado en pie en Australia ha sido una de las tendencias definitorias de cambio en el sector en los 10 años, desde los eventos climáticos y la suspensión comercial de Indonesia en junio de 2011.

En el momento de la prohibición había 35 exportadores de ganado con licencia operando desde Australia, según el Departamento Federal de Agricultura, que incluía a pequeños operadores a tiempo parcial que tenían licencias para exportar ganado vacuno, ovejas o cabras de manera circunstancial.

Diez años después, todavía hay 29 “exportadores activos”, según el Departamento, pero es discutible cuántos de ellos están realmente activos, con tan solo ocho que dominan la gran mayoría de las exportaciones de ganado de Australia.

En 2011 Wellard fue el mayor exportador de ganado por volumen, seguido por empresas como Austrex, North Australian Cattle Company / Elders International, Landmark International, South East Asian Livestock Exports (SEALS), International Livestock Exports (ILE), Livestock Shipping Services (LSS) , Comerciantes de ganado de Halleen.

Una década después, algunos de esos nombres permanecen y han prosperado en el nuevo entorno operativo.

Si bien no hay cifras publicadas que muestren los volúmenes manejados por cada exportador, ahora se cree que Austrex -que es un actor importante en las exportaciones de vaquillonas lecheras y reproductoras de carne del sur, además de las exportaciones de ganado del norte- es el mayor exportador de ganado de Australia, luego de la decisión de Wellard en 2019 de dejar de comerciar ganado y centrarse en cambio en fletar sus embarcaciones a otros exportadores.

Los exportadores LSS, ILE y Halleen, con sede en WA, han continuado operando y creciendo durante la última década, y LSS y su flota de embarcaciones en particular se han convertido en un actor importante en el comercio de ganado del sudeste asiático, lo que se suma a su comercio de larga data en las cadenas de suministro de Oriente Medio.

 

La evolución de los exportadores especializados en ganado en pie en Australia ha sido una de las tendencias definitorias de cambio en el sector en los 10 años, desde los eventos climáticos y la suspensión comercial de Indonesia en junio de 2011.

 

La inversión china entró en el sector de exportación de ganado de Australia a lo grande grande en 2015 y 2016, en previsión de la apertura de importantes oportunidades comerciales tras la firma de un nuevo protocolo que permite la alimentación y sacrificio de ganado australiano en China.

Sin embargo, el comercio fracasó y la presencia de inversión china ha disminuido nuevamente.

Nombres como Phoenix han ido y venido. Los patrocinadores chinos durante un período fueron propietarios de la antigua empresa de exportación de Elders Live NACC, hasta que entró en administración voluntaria en junio . Desde entonces, NACC se ha relanzado con el respaldo de una nueva fuente, la familia Ghosheh con sede en WA.

Los nuevos directores de NACC figuran como su anterior gerente general, Ashley James, junto con Abdelrazzaq y Mahmoud Ghosheh, los hijos del CEO de LSS, Ahmad Ghosheh. Con lo que se cree que es una participación mayoritaria en NACC, el interés de la familia Gosheh ahora incluye efectivamente una segunda licencia de exportación de ganado, junto con la licencia utilizada por LSS.

SEALS opera hoy como una subsidiaria de Yarra Corp, una empresa comercial con sede en Singapur con fuertes vínculos con China.

Un cambio estructural importante desde 2011 ha implicado la retirada de las grandes empresas que cotizan en bolsa de la inversión directa en empresas comerciales de exportación de ganado. Elders, Nutrien (antes RuralCo y Landmark) y Wellard ya no tienen la participación activa en el sector que tenían hace 10 años.

Frontier International, que se formó en 2013 por Ruralco, fue comprada a principios de este año por la alta dirección, incluidos Will McEwin y Tony Gooden. En la actualidad, es uno de los mayores exportadores de ganado de Australia a Vietnam, además de a Indonesia.

 

“Se cree que Austrex es el mayor exportador de ganado de Australia, luego de la decisión de Wellard en 2019 de dejar de comerciar ganado y centrarse en cambio en fletar sus embarcaciones a otros exportadores”

 

Nutrien también vendió su negocio de exportación de ganado en el sur, Landmark International, el año pasado al Winten Property Group con sede en Nueva Gales del Sur, y la compañía ahora opera como Southern Australian International Livestock Services (SAILS) bajo la administración continua del exportador de experiencia Andy Ingle.

Varios propietarios-operadores especializados también han lanzado sus propios negocios de exportación en los últimos años, incluido el Australian Cattle Exports, de Patrick Underwood , que tiene un gran invernador vietnamita como accionista, y los exalumnos de Wellard Rural Export, Richard Bond y Collin Webb, que ahora operan Bondstock Rural Export, con el exgerente de operaciones y marketing de Wellard, Scot Braithwaite, supervisando las operaciones asiáticas.

Si bien la lista anterior no es exhaustiva, abarca a la mayoría de los operadores destacados que manejan la mayor parte de la actividad exportadora en la actualidad.

A medida que las entidades de propiedad corporativa más grandes se han mudado y las nuevas estructuras de propiedad que involucran intereses extranjeros han fluido y refluido, el modelo comercial perdurable en el entorno operativo dominado por ESCAS ha sido el de propietarios-operadores especializados con conexiones profundas en toda la industria ganadera australiana y fuertes relaciones con los clientes en los distintos mercados.

“Algo que ahora es bastante diferente”

Una parte interesada de la industria dijo que la era de ESCAS ha convertido efectivamente a los exportadores de ganado de un grupo de comerciantes en “algo que ahora es bastante diferente”, liderado por exportadores especializados que “son esencialmente de propiedad privada y lo suficientemente robustos y ágiles para vivir y respirar con fuerza relaciones con el mercado ”.

Si bien la suspensión de junio de 2011 sigue siendo una prioridad para la industria 10 años después, a menudo se pasa por alto el golpe, posiblemente, incluso más duro, que la crisis financiera asiática de la década de 1990 infligió a los exportadores de ganado, que casi hizo volcar a muchas empresas. Algunos argumentan que de hecho fue aún más grande y más difícil de recuperarse: “Sin juicios, sin asistencia, solo dolor comercial crudo”, fue la opinión reciente de un veterano.

Al discutir los cambios estructurales de la industria en los últimos 10 años, otro exportador señaló que todos los operadores han tenido que bloquear sus cadenas de suministro para operar al pie de la letra de la ley ESCAS, ahora el denominador común, que en gran medida ha puesto a todos en el mismo campo de juego.

“Hubo una racionalización de la faena desde 2011, y todos los mataderos pequeños se han ido”, dijo.

Agregó que “los exportadores pagan las tarifas de auditoría de ESCAS, que les ha dado la posibilidad de elegir qué instalaciones pueden usar y operar los importadores, y las tarifas de auditoría exigen que se utilice una instalación considerable para justificar los costos”.

Una joven generación profesional

Otra tendencia visible en los últimos años ha sido el surgimiento de una nueva generación de operadores jóvenes profesionales y altamente calificados que ahora están haciendo sentir su presencia en la industria exportadora de ganado en Australia.

En las discusiones con representantes de empresas más jóvenes, lo que se destaca es su creencia universal en el papel que desempeña el sector de exportación de ganado australiano en la exportación de altos estándares de conocimiento del bienestar animal y prácticas de manejo a los mercados de clientes, y cómo eso a su vez eleva los estándares y beneficia a los animales domésticos en esos países.

A través de redes proactivas y de gran visibilidad, como la Red de Jóvenes Exportadores de Ganadería y el Colectivo Ganadero, el orgullo que sienten por su trabajo y su industria se comunica de forma activa y asertiva al mundo a través de las redes sociales y las campañas de comunicación.

La década 2011-2021 también será recordada por un par de otras razones: el aumento de los precios del ganado, que ha restablecido el panorama del mercado, y la era de COVID, que ha creado importantes desafíos adicionales para el comercio en los últimos años.

Si bien la industria logró trabajar bien con el gobierno para minimizar las interrupciones logísticas causadas por las reglas de cuarentena de COVID, la experiencia también ha subrayado otro problema importante: la gran dependencia de la industria de un pequeño número de veterinarios calificados a bordo, ganaderos y tripulantes. Todos se han visto obligados a hacer sacrificios extraordinarios, incluidos meses e incluso años lejos de sus familias y seres queridos debido a los arreglos inflexibles de cuarentena.

 

Fuente: Beefcentral.com

“Vamos a cerrar este año con más de 50.000 cabezas exportadas a China y el año que viene, si no pasa nada raro, vamos a exportar más”

El consignatario y exportador, Federico Di Santi, dio su punto de vista sobre un posible TLC entre Uruguay y China. Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG.

 

¿En qué consiste el embarque que están realizando por estas horas en el puerto de Montevideo?

Es un embarque de 12.000 cabezas, de las cuales algo más de 8.000 son Holando, 3.000 Hereford y 1.000 Angus. Estos ganados van todos con destino a reproducción en China.

¿Son terneras y vaquilloncitas como siempre?

Sí, terneras y vaquillonas de 1 a 2 años. La proporción es dos terceras partes de Holando y un tercio de animales de razas carniceras.

¿A qué precios se compró este ganado?

El Holando entre US$ 650 y US$ 900; los valores oscilaban dependiendo del tamaño del lote y de las condiciones de compra. Algunos ganados que venían directo para el cuarentenario fueron los que hicieron la punta de precio. Y los ganados de carne se compraron en promedio a 2,20 dólares el kilo, tanto Hereford como Angus.

¿Cuánto ganado va exportando la empresa en lo que va de este año?

Vamos a terminar el año arriba de las 50.000 cabezas.

¿Tienen algún otro embarque previsto para este año?

Sí, dos más. Uno para fines de octubre o principios de noviembre, van a ser entre 13.000 y 14.000 cabezas, la mayoría de ellas razas carniceras, entoradas y se completa el embarque con terneras y vaquillonas Hereford. 

Y en los primeros días de diciembre realizaremos un embarque de las mismas características, unas 13.000 o 14.000 cabezas de razas carniceras, entoradas y el resto terneras y vaquilloncitas Hereford.

¿Ya se compró este ganado que se va en octubre?

Se termina de seleccionar y comprar la semana que viene, y ya estamos con la operativa en marcha para las compras para el último barco del año.

¿Este fue el mejor año en exportaciones para la empresa?

Sí, este va a ser el año con mayor volumen exportado, y también va a ser el año con mayor volumen de exportación de ganado uruguayo a China.

¿Tuvieron complicaciones por la logística?

No tuvimos problema con la logística propiamente dicha, más allá de algún tema generado por las restricciones a partir de los brotes de Covid. Hemos tenido  que adoptar nuevas políticas de manejo de algunas cosas, con el personal, con el barco y tripulantes que vienen.

Antes viajábamos para recibir el ganado en China, pero no hemos podido ir. Desde ese punto de vista hemos tenido mayores complejidades que en épocas anteriores. 

No hemos tenido los problemas que enfrentan los frigoríficos por la falta de contenedores, tampoco para acceder a los barcos para poder cargar, aunque sí han aumentado mucho los costos de los fletes. Eso ha hecho que la ecuación sea muy justa y que hayamos tenido que afinar mucho los procesos para mantenernos en el mercado.

¿De qué porcentaje fue ese aumento en el costo del flete?

Entre 10% y 15% aproximadamente.

¿Cuánto tiempo hace que está haciendo negocios de ganado en pie con China?

Desde fines del año 2008, principios del 2009, cuando era socio de Urchitano.

¿Cómo ve el anuncio de un posible tratado de libre comercio (TLC) con China?

A priori creo que nos beneficiaría. El hecho de que Uruguay firme un TLC con China nos generaría mayor competitividad frente a otros países que se dedican a esta actividad, porque todos ellos ya tienen firmados estos TLC con China: Australia, Nueva Zelanda y Chile. 

Por lo que tengo entendido, los tratados se firman y en el correr del tiempo se va reduciendo la carga arancelaria. Los únicos que no tenemos este tipo de acuerdo somos nosotros, entonces, me parece que desde ese punto de vista es una buena noticia.

¿Qué porcentajes de aranceles tiene el ganado en China?

Hablé de este tema con el embajador uruguayo en China, Fernando Lugris. No hay un arancel único, hay distintos porcentajes dependiendo de la categoría, el destino y demás, pero anda cerca del 20%. No todos los ganados pagan lo mismo. Cuando se denomina exportación de genética es una cosa; el ganado de pedigrí paga otro arancel; y el ganado general tiene otro porcentaje. 

¿Cómo es negociar con los chinos?

En general tienen una cultura de negociación que es bastante diferente a la nuestra, son bastante pacientes para negociar. La gente con la que hemos trabajado es de palabra. Más allá de algún problema que tuvimos el año pasado con alguna empresa específica, es gente que ha cumplido con su palabra y que busca lazos comerciales de largo plazo en los negocios. Aprecian mucho la confianza que se les pueda brindar. 

Después que hacés confianza con ellos, que te conocen, las cosas se hacen bastante más fluidas. Los que conocemos, tienen una forma de negociar bastante distinta a la de acá. Son muy pacientes y muy firmes para negociar.

Empecé a ir a China a fines del 2010 y recién en el 2011 pude vender un barco, pero desde ahí por suerte hemos ido conquistando mercado a base de hacer las cosas bien.

¿Cómo son los establecimientos a donde va el ganado que se exporta desde Uruguay?

Todo el ganado que enviamos es para reproducción en megaemprendimientos. Estuve en tambos y vi ganado uruguayo produciendo, sobre todo ganado Holando. La gran mayoría del ganado Holando se adapta muy bien y ha tenido grandes performances. 

Hicimos los primeros envíos de barcos completos de ganado de carne en 2018, porque antes hubo envíos parciales, alguna punta de Hereford o de Angus. En el 2018 hicimos dos semanas consecutivas de embarques de Angus y Hereford, fueron los primeros envíos exclusivos de ganado de carne, un barco completo. 

De ahí en adelante se ha ido incrementando el envío de ganado de estas razas y hoy ya estamos embarcando ganado cruza, somos la empresa que está comenzando con esta operativa hacia China.

¿Y cómo son los establecimientos de ganado de carne?

Todos los establecimientos a los que hemos llevado ganado, son estabulados, es todo bajo techo y son megaemprendimientos. 

¿Qué cantidad de ganado tienen?

La primera empresa que nos compró ganado en el año 2011 se llamaba Modern Farming, y cuando le vendimos el primer barco ya estaba ordeñando 100.000 vacas en toda China. 

Los ganados de razas carniceras van para un emprendimiento estatal, que tiene una expectativa de compra de varios cientos de miles de cabezas en los próximos 10 años, desde distintas partes del mundo, no solo desde Uruguay. 

Creo que estamos frente a un mercado que va a seguir comprando, aunque también hay que ser realistas. Hoy estamos en posición de vender, los números hasta ahora vienen dando, y la verdad es que la calidad de los ganados ha satisfecho a los compradores. Pero no sabemos cuando China puede abrir otros mercados para comprar ganado a precios más competitivos que los nuestros. 

Si bien estoy seguro de que China va a seguir comprando ganado, el hecho de poder asegurar que va a seguir haciéndolo acá es un tanto más difícil. 

Nuestra empresa es la mayor exportadora de ganado de Uruguay a China desde que se abrió ese mercado. Tenemos un lazo de confianza fuerte con algunas empresas chinas. Pero hay que considerar que mañana puede abrirse otro mercado que sea mucho más competitivo que nosotros, nunca se sabe. 

De todos modos creo que, por ahora, en el corto plazo, el futuro con respecto a China y la compra de ganado en pie es auspicioso

¿No ha pensado en exportar ganado a China desde otro país? ¿Desde Chile por ejemplo?

Las mismas empresas chinas nos han pedido algo de eso, pero la verdad es que ya tenemos un volumen de exportación desde Uruguay que es muy importante. Entonces, para mí lo primero es que eso se haga bien esto. Por un tema de imagen, de seriedad de la empresa y de país también. 

Hay que ser muy cuidadosos con los temas protocolares, con el cumplimiento de los protocolos sanitarios que están acordados entre los países. Y Uruguay y las autoridades uruguayas tienen que ser muy celosas con eso para mantener la corriente comercial.

Prefiero atender bien lo que estamos haciendo acá. Este año vamos a cerrarlo con más de 50.000 cabezas exportadas y el año que viene, si no pasa nada raro, vamos a tener un año con mayor exportación que este

Tenemos la posibilidad de exportar desde otros países, la posibilidad financiera, la posibilidad de conseguir los barcos, los compradores en China, pero seguramente si nos metemos en ese negocio descuidaríamos bastante el que hacemos desde aquí. 

Capaz que en el futuro se pueda ver alguna estrategia para hacerlo de buena forma, pero en el corto plazo no lo veo muy razonable.

Newsletter

Recibí las noticias de la ACG
directamente en tu correo electrónico

    Su correo electónico será incluido en nuestra base de datos para enviarle información de nuestra asociación, esta información no incluye los precios de los mercados ganaderos. En caso de que quiera acceder a la información de precios del mercado ganadero tendrá que adquirir una suscripción Premium.
    Para ello Inicie sesión o registrese aquí