*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 30 de mayo de 2024 3:07 pm | USD promedio 38.74 | EURO promedio 41.87 | ARG promedio 0.03 | Real promedio 7.67

“Estamos a favor de la puerta de vaivén, pero por un negocio puntual no podemos echar a perder un trabajo de tantos años”

Entrevista con el presidente de la Federación Rural, Martín Uría.

 

¿Cómo está viendo a la ganadería este año?

Desde mi punto de vista está bien. Los precios han sido buenos, la velocidad de ingreso de los ganados a la industria ha sido buena, y hubo un flujo de ganado importante. Lo que había para vender se vendió sin dificultades. Ahora, entrado el invierno, se empezó a sentir la falta de disponiblidad de forraje, porque hubo zonas importantes donde en junio llovió poco, el otoño fue seco y se entró al invierno con poca disponibilidad de forraje. 

Hoy estamos con poco ganado disponible, los precios en ajuste y muchas plantas de faena están cerradas. Veremos qué pasa hacia adelante. 

¿En términos productivos cuáles son las perspectivas para la ganadería?

Hay buenos porcentajes de preñez. Los resultados me sorprendieron mucho, pensé que iban a ser menores, por la seca. Acá (en Cerro Largo) en la primavera fue seco, desde mediados de enero vinieron las lluvias y después el otoño fue seco. Por eso pensé que las preñeces serían menores, pero fueron buenas, así que a partir de la primavera van a empezar a nacer esos terneros. 

En nuestra zona los verdeos no se habían movido, ahora con estas lluvias se los ve un poco mejor. Esperamos que empiecen a surgir los ganados de verdeo, que hasta ahora no pudimos tener ese recurso para lograr animales gordos. 

¿Cree que la adopción de tecnología en la cría fue un elemento importante para lograr mejores preñeces de las que se esperaban?

Sin dudas. Los productores, al ver que los terneros valen, empezamos a prestarle atención a las vacas, y se ven los resultados. Frente a la demanda de la industria local y de los mercados internacionales, necesitamos que estos altos porcentajes de preñez se consoliden. 

Tenemos que empezar a ver estos porcentajes como normales, y ahí podremos empezar a hablar de mejora en la producción. Ojalá este no sea un resultado extraordinario sino que se consoliden estos resultados en los próximos años. 

¿Cómo podría impactar en la ganadería uruguaya la importación de ganado para faena?

En la Federación Rural no evaluamos este tema. Entendemos que así como se puede exportar ganado también se podría importar ganado para faena. Pero debemos tener presente que en esa puerta de vaivén deben considerarse todos los requisitos sanitarios que los compradores le exigen a la carne uruguaya. 

Trabajamos sobre trazabilidad, sanidad e inocuidad para cumplir con esos requisitos y eso es algo que tiene un valor intangible que hay que cuidar. 

Estamos a favor de la puerta de vaivén, pero por un negocio puntual no podemos echar a perder un trabajo de tantos años.

¿Podría ser una opción únicamente para las plantas de faena para el abasto interno?

Si se pudiera segregar con tranquilidad, podría ser una opción. Si es así, los productores no tendríamos de qué preocuparnos, más que por el tema del estatus sanitario y el reconocimiento de la carne uruguaya en el mundo; que no se pierda por un negocio puntual. 

Esa importación de ganado para faena podría generar un impacto a nivel industrial, no productivo, porque agrega más horas de faena, lo que beneficiaría a la industria y sus trabajadores; porque si el ganado viene del exterior tal vez hasta el transporte sea extranjero.

¿Y no cree que podría verse afectado el precio del ganado gordo al aumentar la oferta con la importación?

En caso que sea solo para el abasto no; porque habría dos precios, uno para el abasto y otro para la exportación. 

Eso es lo que hacen países desarrollados, como Estados Unidos, se abastecen con carne más barata para su mercado y exportan su carne a mayor valor. Lo que hay que tener claro es el proceso de segregación, para evitar que ese ganado vaya a plantas exportadoras. 

¿Cómo recibió el anuncio del comienzo de las negociaciones de un tratado de libre comercio con China?

En la Federación Rural teníamos muchas expectativas con este tema, incluso le insistíamos al gobierno que debía poner el pie en el acelerador. Es bueno que se siga avanzando y esperamos que se pueda concretar en el corto plazo, porque bajar los aranceles en un mercado de ese nivel puede llegar a generar un cambio muy grande para el Uruguay. 

Las gremiales se reunieron en estos días con el ministro Fernando Mattos por el Programa de control de la mosca de la bichera, ¿cuáles son las novedades?

En el reciente viaje a Panamá también estuvo un delegado de la Federación Rural, el Dr. Adolfo Casaretto, que nos hizo llegar un muy buen informe.

En la reunión con el ministro estuvimos de acuerdo en aplicar el Programa de control de la mosca de la bichera; eso ya no tiene discusión. Ahora, en el corto plazo, estamos tratando de definir su financiación. 

Y después hay un calendario tentativo, con fechas de trabajo, que tiene como objetivo llegar a setiembre de 2023 con la primera suelta de moscas. 

¿Sería importante el compromiso de Río Grande del Sur para que el resultado sea exitoso?

Sí. Es algo que está sobre la mesa y que puede agregarle una cuota importante de éxito a lo que se busca con el programa en Uruguay, así como para reducir los costos de mantenimiento del programa, por los controles que hay que hacer a nivel de frontera. 

Tanto desde el gobierno como desde las gremiales tendremos que convencer a los colegas brasileños, para que tomen el mismo camino que nosotros, y que en conjunto hagamos ese trabajo. 

¿Cómo sería la financiación del programa?

La financiación de este primer año está acordada con el ministro Mattos y los recursos saldrán del Fondo de Enfermedades Prevalentes; es un dinero que ponemos los productores. Al programa lo va a financiar el sector productivo, el Estado no va a poner dinero en esto. 

La idea es buscar financiar el programa a través del Fondo de Enfermedades Prevalentes, respaldado en algún fideicomiso. Se están evaluando costos de administración de fideicomiso, intereses y demás. Es algo que se definirá en los próximos días. 

¿Cómo observa el problema de la garrapata?

Es uno de los principales problemas sanitarios que tenemos en Uruguay. Estuvo controlado y ahora se descontroló. Hay resistencia a los diferentes productos disponibles a nivel comercial, hay dificultades de control. 

Pero tenemos claro que se viene trabajando en el MGAP, la Federación Rural participa en esta discusión con su representante, para la formulación de un nuevo sistema de trabajo para controlar la garrapata. 

Y desde el INIA empiezan a surgir posibilidades, que no serán en el corto plazo, pero en algunos años se puede dar la posibilidad de generar algún control biológico sobre la garrapata. Así se van abriendo nuevos horizontes. 

Pero esta es, sin dudas, una de las problemáticas más importantes que está afectando a la ganadería.

¿Cómo ve la interacción de la ganadería con otros rubros? Usted como arrocero tendrá alguna experiencia en ese sentido. 

La integración ganadería-agricultura es una forma de trabajo fundamental. Ninguno de los rubros por sí solo logra potencializarse. 

Estoy en el sector arrocero, y ya no se puede pensar en el arroz como sistema único de producción; debe estar asociado a la soja o a la ganadería para generar un potencial entre diferentes rubros para que permitan mantener la actividad.

Es un sistema de mucho potencial, pero uno de los grandes problemas es que en muchos casos el arroz se hace en campos arrendados, y eso no nos permite instalar estos sistemas. 

Pero los productores que están pudiendo instalar sistemas integrados de producción son los que están teniendo los mejores resultados.

¿Cómo están observando los costos?

Con preocupación. Venimos bien, los precios vienen acompañando, pero los costos después que suben difícilmente se corrigen a la baja. 

El dólar en Uruguay no acompaña la desvalorización que tienen las monedas de los países vecinos. A raíz de eso tenemos que acceder a precios de los insumos que son más caros. 

Las luces son amarillas. No nos quejamos de la situación, pero sí las vamos observando con preocupación, porque esto es muy dinámico, y las actividades productivas hay que pensarlas en el largo plazo.  

¿En qué otro tema vinculado con la ganadería están trabajando en la Federación Rural?

Estamos preocupados por muchas cosas. Hemos participado en reuniones con la Comisión de Ganadería de Diputados, para tratar proyectos vinculados con la ganadería. Además, mantuvimos reuniones con el MGAP por el control de agroquímicos en los establecimientos; y seguimos insistiendo permanentemente con el Instituto Nacional de Bienestar Animal (INBA) en la problemática de los perros.  

“Uruguay produce alimentos de muchísima calidad y la proteína fundamental es la carne”

Entrevista con Mónica Silva, presidente electa de la Federación Rural. Contenido exclusivo para socios y suscriptores.

 

¿Cómo encara el desafío de presidir la Federación Rural?

Con ganas, con propuestas de mucho trabajo, compromiso, como han sido las cosas en mi vida. Ojalá podamos salir adelante, es un desafío importante. Para trabajar estoy dispuesta, no solo yo, sino todo el equipo de la lista 21.

¿Cuáles serán las primeras medidas al asumir este lunes 5 de julio?

Organizar el grupo, convocar a los productores, escuchar las demanda e ir planeando, además de continuar con los temas que se iniciaron en el Consejo Directivo saliente. 

Cuenta con la experiencia de presidir la Asociación Agropecuaria de Salto (AAS)…

Sí, aunque es una experiencia muy diferente. Por ahora estoy representando a los productores del norte, de Salto, y ahora paso a representar a los de todo el país. Ese es un desafío importante, que exige involucrarme y conocer las distintas problemáticas. Pero estamos en camino, y en la lista 21 tenemos representantes de distintas partes del país, así que tenemos el apoyo y la experiencia de otros productores. En eso estoy bastante tranquila.

¿Su impronta estará en darle participación a las distintas zonas del país y distintos rubros?

Sí, ese es como un A, B, C. No queremos darle una impronta tan presidencialista. Mucha gente no puede hacer gremialismo, porque exige un esfuerzo económico, es engorroso, y porque tenemos que atender nuestras empresas, que tienen que seguir en actividad. Por eso es importante tener un equipo que nos apoye, ocupando los lugares donde por distintas circunstancias uno no puede estar, con un conocimiento pleno de la situación y estando muy comprometidos. 

¿Cómo quedó el vínculo con la otra lista que participó de la elección?

El Consejo Directivo se renueva. Con Soledad (Arrarte) seguimos conversando el sábado, nunca paró el diálogo entre nosotras. Las dos pensamos que es importante la unidad, y tenemos que tratar de resolver entre todos los problemas de la producción, que son los mismos. Tenemos que encolumnarnos y trabajar unidos en el Consejo Directivo de la Federación Rural y también con las demás gremiales.

¿Cómo vio el cambio de ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca?

Sobre el tema no debo opinar. Tenemos un gobierno elegido por el pueblo, algo que es sagrado. El gobierno planteó sus proyectos, su hoja de ruta, y creo que eso no va a variar. Puede haber un cambio en la impronta personal, pero también lo conocemos a (Fernando) Mattos, quien ha estado en Salto en reuniones extensas, junto con Carlos María (Uriarte). Hay un aprecio importante por los dos, fueron gremialistas, son productores y conocen los problemas reales. Así que más allá de las improntas personales, se seguirá recorriendo el camino que tiene trazado el gobierno. 

¿Qué enseñanzas le deja la pandemia al sector?

Esta pandemia nos deja muy tristes por un lado, pero también rescato lo positivo, que nos obligó a meternos en la virtualidad. A los rurales nos costaba, por los problemas de conectividad, sobre todo en el norte. Fue muy positivo el apoyo del Instituto Plan Agropecuario, del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), con jornadas virtuales. También nos acostumbramos a reunirnos virtualmente. Además, creo que el mundo puso a la salud en primer lugar, y para la salud la alimentación es básica. Uruguay produce alimentos de muchísima calidad, y la proteína fundamental es la carne.  

Salto es un departamento criador, ¿cómo observa el momento de la cría?

La cría ganó protagonismo. Lo digo porque soy criadora. Hemos ido cambiando el proceso, preocupándonos de que terneros y terneras estén en buenas condiciones, encarando sobre todo el hecho de tener hembras que lleguen bien preparadas a la etapa de cría, siguiendo las recomendaciones para el entore, para que tengan pariciones tempranas. Hace pocos días se realizó el Taller de Diagnósticos de Preñez de INIA y nos siguen insistiendo en esos temas. También tenemos al Plan Agropecuario muy preocupado por el campo natural. Tenemos una pastura muy rica y tenemos que cuidarla. Hay temas de competitividad y costos, y hay que trabajar para solucionarlos, para que la actividad sea más rentable.

¿Y cómo analiza la actualidad del rubro ovino?

También tengo ovinos. El freno en el mercado de la lana es un tema clave, pero el mundo ya volverá a demandar. Por otra parte, se abrió el cuarentenario en Artigas, que esa es otra vía comercial (para exportar en pie a Brasil), y tenemos la posibilidad de incrementar el stock de lanares. Es un trabajo que necesita del apoyo del gobierno, para frenar las agresiones que sufren las majadas. Se debe entender que los perros están haciendo mucho daño y desmoralizan a quienes están produciendo. Es una oportunidad para el pequeño productor, porque es un rubro que requiere menos inversión y que es rentable, con resultados inmediatos. Esperamos trabajar en estos temas, para incentivar a la producción, porque le vemos mucho futuro. La carne ovina también tiene mucha demanda en distintos mercados y lamentablemente no tenemos la cantidad suficiente para atender esa demanda; ojalá pudiéramos aumentar la cantidad de ovinos.   

¿Cuáles son los temas sanitarios que preocupan?

La garrapata es un tema que se debe solucionar. Se requiere de acción del MGAP pero también los productores nos tenemos que poner las pilas. Hay fallas en general, que debemos corregir. Como presidente de la AAS ya tuvimos una reunión con el Dr. Martín Altuna, después que asumió (en la división Sanidad Animal del MGAP) y hay proyectos que hay que conversar y llevarlos adelante. 

 

Foto: Plan Agropecuario.

Newsletter

Recibí las noticias de la ACG
directamente en tu correo electrónico

    Su correo electónico será incluido en nuestra base de datos para enviarle información de nuestra asociación, esta información no incluye los precios de los mercados ganaderos. En caso de que quiera acceder a la información de precios del mercado ganadero tendrá que adquirir una suscripción Premium.
    Para ello Inicie sesión o registrese aquí