*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 19 de mayo de 2022 11:53 am | USD promedio 40.48 | EURO promedio 42.4 | ARG promedio 0.21 | Real promedio 8.18

“Si en junio de 2023 el stock cae a 11 millones de cabezas o menos, se encienden todas las alarmas”

Conclusiones finales de la presentación del Ing. Agr. Rafael Tardáguila en la conferencia sobre el mercado global de la carne, organizada por ACG, con la participación de consultores internacionales. Contenido exclusivo para socios y suscriptores.

 

Si en junio de 2023 el stock ganadero de Uruguay cae a 11 millones de cabezas o menos, “se encienden todas las alarmas”, advirtió el Ing. Agr. Rafael Tardáguila, consultor uruguayo que participó de la conferencia internacional sobre el mercado global de la carne, realizada el lunes 28 con la organización de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG). 

Tardáguila realizó la presentación titulada: ¿Son sostenibles los precios y el nivel de faena en Uruguay? Y fue el primero de los tres expositores que participaron de esta actividad, que continuó con el australiano Simond Quilty y el chino Gerrard Liu. 

Proyecciones de faena y stock

Tardáguila repasó que en 2021 Uruguay logró faena récord, llegando a 2,638 millones de vacunos faenados, y destacó que “este fervor ha seguido en este primer trimestre del año. Cuando cierre marzo, estaremos en los 12 meses corridos con 2,7 millones de vacunos faenados. Récord para el país”.

En lo que va de este año, en comparación con el mismo período del año pasado, según información del Instituto Nacional de Carnes (INAC), lo que más aumenta son los novillos de dos a cuatro dientes. 

“Con el dato de esta semana aumentó 32%, ya había aumentado 32% el año pasado, es impresionante lo que se está acelerando la terminación de los animales”, enfatizó. 

Pero también aumenta la faena de vientres, advirtió Tardáguila. Indicó que la faena de vacas se incrementó más de 13% y la de vaquillonas 16%, y entre las dos categorías el aumento fue del 14%. 

Señaló que, al anualizar la faena de vacas, sin tener en cuenta las vaquillonas, “estamos en 1 millón de cabezas a febrero. Se puede decir que había cierta compensación, pero de todos modos es un nivel históricamente alto”. 

¿Se está comprometiendo el rodeo de cría?

Según los datos provisorios del año 2020/21 -el definitivo todavía no está-, el stock de vacas de cría ya había mostrado una caída de 58.000 cabezas en el rodeo de cría respecto al año anterior, cuando hubo un récord de 4,350 millones de animales. 

“Es un hecho que este año va a volver a caer. En lo que va de este ejercicio ya se faenaron 600.000 vacas y vaquillonas más que el año pasado. Siendo conservadores, tal vez caiga en unas 150.000 cabezas adicionales, y se pasaría a 4,150 millones, lejos de los picos de 2019/20”, advirtió. 

Tardáguila consideró que esas cifras todavía no son como para encender todas las alarmas, porque con un aumento de 3% o 4% en la tasa de destete se podría compensar. Pero a la vez reconoció que no es fácil aumentar 3% o 4% la tasa de destete, sobre todo si no se tiene un año muy bueno desde el punto de vista climático.

“El rodeo vacuno al finalizar este ejercicio seguramente mostrará una caída de unas 400.000 cabezas, esto lo publicamos en la revista de ACG de febrero, llegando a 11,4 millones de cabezas, manteniéndose más o menos en los niveles de los últimos años”, estimó. 

Pero avisó que “si se mantiene este nivel de actividad tan importante, hay algunas proyecciones desde la industria de que se podría mantener este año una faena del entorno de 2,7 millones de cabezas, no hay como compensarlo”.

Por otra parte, sostuvo que #el dato de la producción de terneros ya está, no va a crecer en relación a los datos actuales (algo más de 2,8 millones); y después tenemos el desafío de que será más chico el rodeo de cría”.

Señaló que si el stock cae en otras 400.000 cabezas “estaremos en unos 11 millones de vacunos, la menor cantidad en lo que va del siglo. Ahí sí se me encienden todas las alarmas, porque hemos tenido una ganadería con algunos indicadores esplendorosos, espectaculares en crecimiento, primero en la fase de engorde y después en la de recría, pero eso todavía no ha llegado a la cría”. 

Afirmó que ese aumento de productividad “tiene que llegar a la cría para que no pase esto. La mejor forma de que llegue es con un buen precio por el ternero, no hay otra manera; y que estén abiertos todos los mercados para el ternero, para que tenga la mayor cotización posible”.

Pero, de todas maneras, remarcó que si en el ejercicio 2022/23 hay un nivel de faena tan importante como el que hubo hasta ahora, “me empiezo a preocupar por el mediano plazo, por la cantidad de animales que tendremos para comercializar en 2024/25 y para faenar en 2025/26”.

¿Estos precios son sostenibles?

Tardáguila señaló que las condiciones del mercado internacional continúan indicando que la mayor probabilidad es de que los precios se mantengan firmes en el mediano plazo. 

Pero advirtió que las relaciones de precios respecto a los demás países de la región y a los de otros exportadores indican que el precio en Uruguay está “algo recalentado”.

También sostuvo que “está algo recalentado en comparación con el valor medio de exportación”.

En definitiva, dijo que las expectativas son de un mercado “algo demandante y con precios altos, con las lógicas oscilaciones que siempre se dan”. 

En ese sentido, llamó a seguir de cerca el avance de la pandemia en China.

“Hay que tener especial cuidado cuando los precios son muy altos, ir siguiéndolos muy de cerca, para no tener un traspié”

Entrevista con el CEO de Marfrig Uruguay, Marcelo Secco. Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG.

 

¿Cómo ve al negocio cárnico en este momento?

Al cierre del primer trimestre del año, el negocio tiene algunas señales importantes en las variables de ajuste, a las que hay que estar atentos. Me refiero a un cambio de comportamiento de la precificación de los importadores en China, que pretenden valorizar menos los negocios para fines de este mes y principios de abril.

Habitualmente era lógico que eso pasara en China, y más se entiende cuando vemos que los precios internos de la carne de cerdo son más bajos y se recompuso la oferta de carne vacuna importada en China. O sea, la oferta es buena, los precios están altos y por eso la pretensión o las posiciones son más restrictivas.

Plantean 6%, 7% y hasta 8% menos de valor. Hay que estar muy atentos a eso, porque China es nuestro principal mercado formador de precios.

Si este fin de trimestre tuviera que estar caracterizado por algo, sería por los fuertes precios desde el punto de vista de las materias primas y la intención de nuestro principal mercado, de corregir un proceso de valorización que se venía dando desde finales del año pasado.

¿Se están cerrando negocios con ese ajuste de precios que proponen los compradores chinos o ustedes se mantienen firmes en la negociación?

Uno intenta ponerse ciertos objetivos, pero tiene que estar leyendo lo que pasa con la oferta, y tanto en suba como en baja, hay que seguir haciendo negocios. Quizá la velocidad de concertación de negocios sea menor, para intentar explorar un poco más el comportamiento del mercado en relación a los precios, pero tanto cuando sube como cuando baja, habitualmente se cierran negocios.

¿Cuándo se entrega la mercadería de los negocios que se cierran ahora?

Los negocios con China son de tres a cinco semanas de entrega. Ahora estamos cerrando para abril, tanto de programas regulares como de spot.

Dada la correlación entre el precio de la tonelada de carne de exportación y el precio del ganado gordo, ¿podría esperarse un ajuste de precio de la hacienda a faena?

En la medida que se ajusta el precio de la tonelada de carne de exportación, a la larga o a la corta el precio arbitra y ajusta. A mi entender, esa efervescencia que vivió el mercado de exportación, que se reflejó en el mercado de hacienda, pasa a tener alguna señal de cautela que hay que tomar en cuenta.

También sabemos que en el mercado de haciendas hay un proceso. Desde el punto de vista forrajero las variables se empezaron a normalizar recién en el verano, desde mediados de enero hacia acá, así que es ilógico pensar que inmediatamente se recompondría la oferta.

Además, se suma otro elemento que también juega en esto, que son las relaciones de precios con la reposición, específicamente la relación flaco-gordo, para quien está reponiendo previo a la entrada del invierno.

A mi entender, a fines de marzo y abril se empezarían a reencontrar un poco más las relaciones de mercado, porque las ventas corrigen la tendencia, y el precio del ganado continúa firme.

¿La intención de Marfrig es mantener el ritmo de faena?

En la medida que validemos negocios, nuestra intención es seguir de forma activa, fuerte. Seguiremos así en la medida que el mercado lo permita. Pero permanentemente hay que estar leyendo los dos mercados, afuera y adentro, para evaluar cuál es el mejor momento para otorgar licencias o hacer algún mantenimiento programado.

Hay que estar leyendo cuál es el mejor momento para reducir la actividad, generalmente se intenta hacer cuando las puntas del negocio se encuentran.

Durante mucho tiempo la industria reclamó más materia prima por la capacidad ociosa que tenía su infraestructura, ¿la actividad de estos años les permitió diluir costos?

No hay dudas de que el sector primario responde a las señales, y lo vemos en la dentición de faena, en el crecimiento del área de pasturas. Tampoco debemos olvidar que llevamos más de dos primaveras con déficit hídrico, en algunas zonas más generalizadas, pero esas cosas restan, así como la suba de los precios de los insumos, pero a pesar de eso el sector productivo siguió apostando a producir.

En contrapartida está nuestro compromiso de valorizar y procesar. Las dos cosas se han venido encontrando, y ojalá que Uruguay siga así. Nuestra intención es tener una demanda sostenida, dar señales claras e ir leyendo el mercado de forma permanente.

A veces el mundo nos enfrenta a algunos desafíos extramercado, como la suba de los costos de producción, por el lado de los insumos.

Por suerte el conflicto en Ucrania no generó grandes trabas desde el punto de vista comercial. Hubo desafíos, que desnudaron un montón de falencias en las que Uruguay tiene que seguir trabajando, como el acceso a mercados, pero no hemos visto en los tres principales destinos una afectación de nuestras exportaciones.

¿Cómo está la demanda de Europa y Estados Unidos?

Europa ha vuelto a tener una demanda firme, también influye que Argentina, que es un referente del precio de la carne en Europa, valoriza muy bien y las restricciones a la exportación provocan que el mercado reaccione sensiblemente.

Argentina viene liderando, como ha sido casi siempre, la referencia de precio en Europa. Y Uruguay está usufructuando de una Europa dinámica en este otoño.

En los últimos años la alteración era la pandemia, más allá de algunos temas que Europa flexibilizó y todavía no resolvió, parecería que el mercado tendería a normalizarse para poder tener previsibilidad en la demanda, tanto para ganado terminado a granos como a pasto.

En definitiva, a Europa la veo bien. Todavía no hemos visto una afectación por el conflicto.

En Estados hay algunas señales. El mercado interno tienen una fuerte valorización de su carne, pero a su vez hay algunas señales desde el punto de vista de su economía que son algo más auspiciosas que el año pasado, además de la recomposición de la oferta de otros países, como Brasil, que entró muy fuerte al mercado estadounidense; además de Australia y Nueva Zelanda, que marcan la tendencia de precios de carne magra que importa Estados Unidos.

Pero el mercado está bien, firme, en las últimas semanas corrigió la tendencia de suba, ajustó algunos centavos el precio de la carne magra, pero a nuestro entender sigue siendo una pata muy importante para Uruguay. Aunque me gustaría que podamos usufructuar de un mayor volumen con un gravamen diferente.

En definitiva, Europa y Estados Unidos vienen funcionando activamente y muy bien.

¿Cómo tomaron las medidas del gobierno de exoneración del IVA al asado y que les hayan solicitado congelar el precio de la carne con hueso durante un mes para atender al mercado interno?

En un momento de precios altos uno tiene que mirar que el mercado interno no logra sostener el consumo, absorber esos precios, y el gobierno está dispuesto a relegar la recaudación del IVA del asado por un mes.

Nos parecía que esa era una buena señal, para generar un compromiso de estabilidad, y que el Estado relegue sus ingresos, para darle una señal al consumidor, en el asado y en toda la carne con hueso, donde hay una congelación de precios.

No es algo a lo que estemos habituados, lo miramos con cautela, por algunos ejemplos en la región que nos preocupan, pero más allá de eso hay un proceso transparente y genuino, para plantearlo, tanto cuando se puede hacer como cuando no se puede hacer, como ha ocurrido en otros momentos.

En particular no lo veo con preocupación, porque hay un diálogo abierto, y a su vez la información es bien transparente, está toda arriba de la mesa, principalmente en lo que INAC articula.

¿Cómo proyectan el negocio hasta fin de año?

Hay que seguir observando lo que le puede pasar al mundo, en función de las variables que genere este conflicto. Pero normalmente a los países productores de materias primas, estos procesos de desorden nos benefician.

La demanda está, va a estar en nuestros principales mercados. Uruguay tiene un montón de deberes. Cuando tuvimos que salir de Rusia vimos que los destinos que hay para la lengua y el hígado pagan precios sustancialmente menores, y eso impacta en la valorización total del animal y de la tonelada de exportación.

En función de que esos deberes también se aceleren, que se pueda mejorar el acceso a Corea del Sur, Japón, Sudeste Asiático, China, Estados Unidos y Europa, considerando que la demanda está, que el conflicto aparentemente afectó fuerte a los insumos, y que el clima da señales de recomposición, esperamos un buen año de actividad.

En resumen, esperamos buena demanda, que haya trabajo, pero hay que tener especial cuidado cuando los precios son muy altos, ir siguiéndolos muy de cerca, para no tener un traspié en las relaciones de precios. Pero más allá de eso no veo amenazas críticas que nos puedan impedir tener otro gran año como lo fue el 2021.

Exportaciones de carne bovina de EEUU fueron récord en 2021

El país norteamericano envió más de 1,1 millones de toneladas al exterior, 18% más que en 2020; los envíos a China se multiplicaron por cuatro.

 

Las exportaciones de carne bovina de EEUU alcanzaron un récord en 2021 , con más de 1,1 millones de toneladas (frescas y congeladas), 18% más que en 2020.

Casi todo el aumento se debió a que los envíos a China casi se cuadruplicaron, con otros proveedores como Brasil, Argentina y Australia perdiendo cuota de mercado.

Las tensiones entre Australia y China han afectado negativamente el comercio de carne vacuna en los últimos años, con varias fábricas australianas suspendidas del mercado chino.

Los informes de la industria sugieren que la caída de la demanda de los canales de nivel inferior en China ha afectado el comercio de América del Sur, ya que es predominantemente que sus animales sean alimentados a pasto, por razones de costos.

Sin embargo, la carne vacuna alimentada con granos gana popularidad en el comercio de restaurantes de clase media y alta, que Estados Unidos ha capitalizado.

¿Cuál es la perspectiva?

El USDA pronosticó que la producción de carne vacuna de EEUU caerá levemente en 2022. Las exportaciones caerán y las importaciones se mantendrán estables en gran medida año tras año. Estos pronósticos se basan en una expectativa de mayores suministros exportables en Oceanía y América del Sur, y suministros de ganado estadounidenses más ajustados.

Producción de carne de EEUU en 2021

Según datos del USDA, la producción de carne vacuna de EEUU alcanzó los 12,7 millones de toneladas en 2021, 3% más que en 2020 y el nivel de producción más alto en mucho tiempo.

El aumento provino, en gran parte, de un mayor rendimiento del ganado, ya que los pesos promedio de las canales se mantuvieron relativamente sin cambios. En 2021 se faenaron 33,8 millones de cabezas, 3% más que el año anterior.

La industria ganadera de EEUU se ha visto muy afectada por la pandemia de COVID-19. Los informes de brotes de virus entre el personal de las plantas frigoríficas se han generalizado en los últimos dos años, lo que redujo la capacidad de procesamiento y provocó una acumulación considerable de ganado en los establecimientos.

Como resultado, los precios del ganado se vieron presionados en 2020 y el peso medio de las canales aumentó.

Por el contrario, los precios de la carne vacuna al por mayor se dispararon a principios de 2020, ya que la demanda reflejó compras iniciales de pánico, seguidas de cierres de servicios de alimentos, lo que significó que más consumidores compren carne para consumir en sus casas.

Durante 2021, tanto los precios al por mayor como en el campo en EEUU han tenido una trayectoria ascendente, ya que la capacidad de procesamiento y la demanda del servicio de alimentos han seguido recuperándose. La industria ganadera de EEUU espera fuertes retornos en 2022, en un contexto de menor producción.

Importaciones

EEUU es un importante importador de carne vacuna, con 1,1 millones de toneladas de productos frescos y congelados en 2021 (-1% interanual).

Los volúmenes más bajos de Australia fueron la principal presión a la baja, ya que los rebaños se recuperaron después de las condiciones de sequía, lo que limitó la producción. Si bien no fue suficiente para compensar las pérdidas australianas, los envíos aumentaron desde Canadá, México y Brasil, este último luego del levantamiento de una prohibición de EEUU en 2020.

El Reino Unido obtuvo recientemente acceso a los EEUU para exportar carne vacuna y, según HMRC, se enviaron 1.500 toneladas en 2021, cinco veces más que el año anterior.

 

 

Fuente: AHDB / Hannah Clarke.

“Las últimas auditorías y trabajos de investigación indican un nuevo aumento en los machucones en las canales”

Entrevista con la doctora Stella Maris Huertas, veterinaria experta en bienestar animal. 

 

La doctora Stella Maris Huertas es médica veterinaria, con un máster en Salud Animal. Es docente grado tres de Facultad de Veterinaria, donde integra el departamento de Salud Pública, y está a cargo de bienestar animal en animales de producción. 

Junto a un grupo de profesionales también trabaja en certificación y capacitación, con base en la norma UNIT-ISO/IEC 34700:2016 de Bienestar Animal y en los protocolos europeos Welfare Quality.

Destacó que el año 2021 fue el primero que incluyó el bienestar animal en la currícula de Veterinaria, a través del nuevo plan de estudios. 

Hasta el año pasado no existía bienestar animal como materia curricular en la carrera, se ofrecía como curso optativo para estudiantes y como cursos de educación permanente para profesionales veterinarios ya recibidos. 

¿Cómo ha sido la evolución del bienestar animal en Uruguay?

Desde sus inicios fue un tema importante. Empecé a trabajar en esto en 1999, cuando prácticamente nadie hablaba de bienestar animal en Uruguay. Ganamos un proyecto del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), porque nos preocupaba la cantidad de hematomas en las canales, cuando todo el mundo decía que era normal. Pero no podía ser normal. 

Así empezamos a trabajar para buscar las causas de esos machucones, y comenzamos a relevar los camiones que transportaban el ganado, cómo se cargaban, cómo se descargaban, cómo eran tratados esos animales en la planta de faena, dónde se encontraban los machucones, qué profundidad tenían y cuánto significaban esas pérdidas en dinero.

Ese proyecto del grupo de Facultad de Veterinaria que lideré finalizó en el año 2004, y esos hallazgos marcaron un antes y un después. 

Luego, INIA, el Instituto Nacional de Carnes (INAC) y la Universidad del Estado de Colorado (Estados Unidos), realizaron auditorías de calidad de carne, con resultados bien conocidos. Eso fue importante, porque demostró a toda la cadena, a los productores y a todos los eslabones, que se estaba perdiendo mucho dinero, además de ocasionar un gran sufrimiento a los animales. 

Tanto fue el impacto, que todos los actores de la cadena, autoridades e instituciones iniciaron un proceso de capacitación y difusión de las buenas prácticas ganaderas. Esto fue liderado por Facultad de Veterinaria, pero también participaron INIA, INAC, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) y la Asociación Rural del Uruguay. 

Y luego las auditorías de INIA mostraron un descenso importante en los machucones en las carcasas, lo que significó una disminución de las pérdidas por machucones que provocaba el mal manejo, que pasaron de US$ 32,50 por animal en 2004 a prácticamente la mitad. 

¿Y cómo se logró esa mejora?

Nos basamos en las buenas prácticas, en trabajar con los animales de manera tranquila, utilizando banderas, sin cargar mucho las mangas y los corrales, trabajar sin perros en los corrales. No aceptamos a los perros en los corrales, de repente pueden ayudar a sacar los animales de los montes o trabajar en los campos, pero no en los corrales. Los perros significan un gran estrés para el ganado, sobre todo cuando están en los corrales. 

¿Qué marcan los últimos datos de evaluación de hematomas en las canales?

Las últimas auditorías de INAC, de INIA y trabajos de investigación en el marco de tesis de grado y posgrado que hemos realizado en la Facultad de Veterinaria, indican un nuevo aumento en los machucones. Eso nos deja bastante preocupados, e indica que hay que continuar capacitando y difundiendo las buenas prácticas en el manejo del ganado. 

La gente se va olvidando de usar la bandera, la empieza a usar como picana o directamente la tira y agarra un palo o incluso un palo con un clavo. Todo eso nos preocupa; y por supuesto que las pérdidas económicas también aumentaron. 

 

“Las últimas auditorías de INAC, de INIA y trabajos de investigación en el marco de tesis de grado y posgrado que hemos realizado en la Facultad de Veterinaria, indican un nuevo aumento en los machucones”.

 

Pero es de destacar que no volvimos a encontrar machucones de grado tres, que son los más profundos, que llegan hasta el hueso o incluso lo fracturan. Esto demuestra que hay más conciencia en el tratamiento de los animales.

Aunque sí hay machucones superficiales, porque la gente pierde la paciencia, se olvida de las premisas en las que tanto insistimos. Este es un tema de mejora continua. Hay que insistir en estos conceptos, para que la gente continúe trabajando bien.

¿Cómo es la adopción de instalaciones ganaderas adaptadas al bienestar animal?

Han mejorado desde las primeras visitas de Temple Grandin a Uruguay. Esta mujer estadounidense, autista, que es la madre del bienestar animal, fue quien diseñó estos corrales, en función de su sensibilidad y por su experiencia con los animales en la granja de su familia. 

Hay una película que se llama Temple Grandin, que la recomiendo enérgicamente, que es sobre su vida, sobre cómo se sobrepuso a pesar de su condición de autista y cómo diseñó estos corrales, siguiendo el sentido de las vacas, que siempre quieren volver al lugar de dónde salieron. Por eso lo ideal son las mangas curvas.

En Uruguay hay una gran cantidad de establecimientos que instalaron mangas de este tipo. Hay otros establecimientos donde las mangas anteriores todavía están en buenas condiciones y nos llaman para pedirnos que les demos algunas indicaciones para optimizar su funcionamiento.

Que las mangas no sean curvas no quiere decir que estén mal. Muchas veces depende de la capacitación del personal. A lo largo de estos años vimos mangas que están espectacularmente bien, sin embargo el personal no está adecuadamente capacitado para manejar animales. No tiene ni los mínimos conocimientos de dónde tienen que pararse, cómo tiene que moverse para que el animal camine hacia adelante y no recule o se dé vuelta. 

Aún si el establecimiento tiene mangas espectaculares, si el personal no está bien capacitado, el trabajo se hace mal. Así como hemos visto mangas que no son modernas, y sin embargo el personal es muy consciente, está bien capacitado, sabe trabajar con los animales, de forma lenta, sin gritos, sin perros, colocándose adecuadamente en la zona de fuga del animal. 

Creo que van de la mano las instalaciones buenas, bien mantenidas, con la capacitación del personal.

¿Hubo una evolución en las jaulas de los camiones?

Tenemos trabajos que datan de principios de los años 2000, donde se hizo el relevamiento de cientos de camiones de transporte de ganado a los frigoríficos. Luego volvimos a hacerlo hace 10 años, y el más reciente comenzó hace tres años.

En comparación, la flota de camiones mejoró sustancialmente. La gran mayoría de los camiones son unidades nuevas, así como vimos la llegada de camiones doble piso, que son muy usados en Europa, en Estados Unidos e incluso en Brasil, pero en Uruguay no se usaban.

Ahora hay varias de estas unidades y se nos planteó la duda sobre su beneficio al bienestar animal. En 2019 hicimos un proyecto piloto con estudiantes de Facultad de Veterinaria, registrando la descarga de los animales en  estos camiones doble piso en las plantas de faena.

Hay diferentes tipos de estos camiones. Unos tienen descenso hidráulico, otros tienen una rampa. Y luego de la faena de los animales comparamos sus machucones. Lamentablemente la pandemia nos cortó este trabajo, con el que estábamos muy entusiasmados. Habíamos tenido resultados preliminares muy interesantes. 

Ahora estamos en condiciones de retomar esa evaluación, así que en unos meses vamos a tener un resultado más definitivo sobre cuáles de esos tipos de camiones son los mejores, y compararlos con los que tradicionalmente se usan en Uruguay.

¿Cuál es la principal diferencia de esos camiones en relación a los tradicionales?

Son de aluminio, livianos. Aparentemente los animales se adaptan a ese material. A veces pensamos que pueden hacer demasiado ruido, pero los animales no parecen asustarse o tener problemas con eso.

¿Qué otras propuestas de mejora del bienestar animal hubo para el transporte?

Hace algunos años el empresario José Lestido convocó a la Facultad de Veterinaria porque inventó unas placas de goma que van instaladas en la parte interna de la jaula de un camión convencional. Esto incluye además, unas aletas que tapan los bordes filosos en la entrada, en las puertas, que se accionan con la parte hidráulica del camión. 

Lestido nos pidió que lo evaluáramos desde el punto de vista del bienestar animal, y un análisis estadístico, para ver si efectivamente este dispositivo, llamado Progat (protección del ganado durante el transporte) contribuye a disminuir los machucones o no. 

 

“La evolución del bienestar animal a nivel de plantas de faena ha sido fantástica”.

 

Comparamos camiones idénticos, uno con dispositivo y otro sin él, que transportaron ganado de similares características,  de los mismos establecimientos a las mismas plantas de faena, y encontramos que este dispositivo contribuye a disminuir sustancialmente los machucones en los laterales de los animales.

Incluso muchas plantas de faena están evaluando incorporar este dispositivo a sus flotas de camiones. Si bien no es la panacea total, permite disminuir de forma sustancial los machucones, sobre todo cuando se trata de ganados buenos, como los novillos, ganados de cuota 481, de feedlot, que es una carga de valor muy importante. 

Ese es un avance para la industria y el transporte, que van de la mano.

¿Cómo ha sido la evolución del bienestar animal a nivel de plantas de faena?

La evolución del bienestar animal a nivel de plantas de faena ha sido fantástica. La industria ha entendido claramente la ventaja de mejorar sus corrales. Las recepciones de ganado de prácticamente todas las plantas han sido remodeladas y basadas en los conceptos de Temple Grandin. 

Los cajones de noqueo son nuevos, se ha puesto un encargado de bienestar animal que responde directamente a los dueños de los frigoríficos y que tiene que ser un veterinario, por indicación del MGAP. Esto tuvo como punto de partida una exigencia de la Unión Europea, pero nos vino muy bien. 

¿Cómo califica el posicionamiento de Uruguay respecto a otros países en materia de bienestar animal?

Siempre hay espacio para mejorar, el camino que nos queda es largo, pero Uruguay tuvo la visión de ponerse en marcha muy rápido. Estamos un paso adelante en muchas cosas, y a esto el mundo lo ve, lo respeta y lo valora.

A tal punto de que la OIE (Organización Mundial en Salud Animal) seleccionó a Uruguay y a Chile, luego se incorporó México, para crear el Centro Colaborador de OIE en Bienestar Animal y sistemas de producción pecuarios para las Américas. Se trata de un consorcio entre la  Universidad Austral de Chile, la UNAM de México y nuestra Universidad de la República en Uruguay, a través de la Facultad de Veterinaria. La dirección de este centro es rotativa cada tres años en cada país, correspondiendo a Uruguay este año 2022 bajo mi dirección. 

 

 

“Los productores ganaderos incrementaron enormemente la conciencia del trabajo con los animales”.

 

Esa es una distinción muy importante, que habla del reconocimiento a Uruguay, que ha trabajado mucho y muy bien. 

Aún falta, pero los productores ganaderos incrementaron enormemente la conciencia del trabajo con los animales. Vamos por la carretera y es muy común ver gente trabajando en las mangas con banderas, cargando ganado con banderas. 

Pero hay que insistir en las buenas prácticas. Hay que dejar de usar la picana eléctrica, sólo debe usarse cuando no hay otra alternativa, cuando hay un animal caído y hay que levantarlo, pero no usarla porque sí. 

En conclusión, la mejora debe de ser continua, pero estamos bien. 

¿Cómo impacta el estrés calórico en los animales y cuáles son las recomendaciones en estos casos?

Cuando estaban anunciando la ola de calor recomendamos por los medios que no se trabajara con animales en las horas del mediodía, que se eviten las horas más calurosas, que se trabaje a la mañana y en la tardecita. 

Que se trate de prodigar agua en la medida de lo posible, que no se hagan muchos kilómetros con los animales. Que en los tambos se use ventilación y si la humedad es muy baja se aplique aspersión para mojar a los animales, pero esto solo cuando la humedad es baja. Si la humedad supera el 70% no sirve la aspersión, porque es agregar humedad y calor.

Pero la situación de estrés calórico en esos días fue complicada, sobre todo en los animales que estaban en confinamiento. Supimos de muertes de animales por calor en varios de esos establecimientos.

Es muy importante la sombra, que tiene que ser alta, para permitir que el aire corra por debajo. Si es posible tener árboles, pero la malla sombra con determinada altura funciona muy bien, se ve a los animales que van enseguida a colocarse bajo la sombra. 

¿Cómo observa la situación de ataques de perros a ovinos?

Ese es un problema que no es nuevo, lamentablemente tiene unos cuantos años y ha venido en aumento, de forma muy importante. La tenencia irresponsable de perros ocasiona este tipo de situaciones. 

No es solo ataques a animales sino también a personas, ocasionando accidentes de todo tipo. 

No es un tema sencillo de solucionar, tiene muchas aristas, debería pasar básicamente por una gran campaña de concientización de la población, unida a la castración, al chipeo, a retirar esos animales de la vía pública, de los caminos y vertederos, etc. 

Esto insume dinero, porque hay que realojarlos en refugios y después ver qué se hace con ellos. En ningún lugar del mundo ya se están aceptando las eutanasias, como se hacían antes. Sin embargo, cuando las superpoblaciones son tan elevadas y pueden afectar la salud pública, hay que pensar en algún tipo de solución, además del realojo. 

Es importante promover la adopción, pero la reproducción de los perros va mucho más rápido que estas medidas. La Facultad de Veterinaria forma parte del consejo directivo honorario del Instituto Nacional de Bienestar Animal (INBA). 

Se deben tomar medidas lo más rápido posible, porque esta situación así lo demanda.

Gobierno argentino e industria coinciden en la necesidad de aumentar la producción de carne

El objetivo es tener mercadería suficiente para abastecer el mercado interno y exportar; los empresarios proponen que se decrete un aumento gradual del peso mínimo de faena.

 

La Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina (CICCRA) manifestó una “absoluta coincidencia” con lo expresado por el ministro Julián Domínguez, luego de la reunión con algunos representantes de la cadena de carnes, respecto de la necesidad de aumentar la producción ganadera para, de esta manera, aumentar la producción de carne, generando así más oferta para consumo y exportación.  

Peso de faena en Argentina

“Entendemos que para aumentar la producción de carne de manera sustentable el sector necesita un horizonte previsible para los próximos cinco años. Una forma de generar esa confianza puede ser aplicada directamente y sin dilación, por el Ministerio de Agricultura, con una resolución que incremente el peso de faena (reducido de un día para el otro por el gobierno anterior sin sustento en la producción)”, comenta CICCRA.

Según esta Cámara de la carne, la medida debería implementarse de manera escalonada, para brindar previsibilidad, hasta llegar a un peso mínimo de faena de 400 kilos. “Como ejemplo, pensemos que si en el presente mes el Sr. Ministro firmara una resolución en la que dispone que a partir del 1 de junio de 2022 el peso mínimo de faena será de 320 kg vivo, el que aumentará en 20 kg. cada 6 meses hasta llegar a un peso mínimo de 400 kg, con nuestra faena promedio de 12 millones de cabezas anuales, en 2 años y medio habremos aumentado la producción de carne en 600.000 toneladas con el mismo stock ganadero que tenemos en la actualidad”, muestran.

Esas 600.000 toneladas equivalen al 20% de la producción de los últimos 20 años, y si se distribuye en la misma proporción actual entre consumo y exportación (75% y 25%), ese aumento de la producción aportaría 450.000 toneladas al consumo y 150.000 a la exportación, “de un modo simple que no requiere de recursos económicos por parte del Estado, ya que no se trata ni de un subsidio ni de una quita impositiva”, agregan.

“Este es el momento indicado para recuperar el peso de faena dado que las actuales condiciones macroeconómicas generaron la recuperación de las recrías largas para ingresar animales más pesados a los corrales. Es decir, la modificación de la norma publicada con 6 meses de anticipación permitiría a todos los actores de la cadena cumplirla, sin que se produzca desabastecimiento y al mismo tiempo le daría a los productores un horizonte de futuro para que sigan apostando por el aumento de la producción”, concluye la Cámara liderada por Miguel Schiariti.

 

Fuente: Agrofy.

INAC destaca récords en faena y exportaciones en los primeros nueve meses de 2021

Es posible que la faena de este año supere a la de 2006; de mantenerse el ritmo de faena y exportación en pie, la extracción sería del 24%.

 

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) realizó una síntesis de la actividad de los primeros nueve meses del año, cuando se destacan récords en la mayoría de los indicadores.

A setiembre de 2021, hubo nivel de actividad récord en la zafra de bovinos, que acumula una faena anualizada de 2,55 millones de cabezas. Se estima que es posible cerrar el año con cifras por encima de las de 2006.

Se señala que, con una exportación de bovinos en pie que podría llegar a 200.000 cabezas, es posible llegar a una extracción total de 24%.

También se observa una elevada faena de ovinos, de 1,4 millones de cabezas anualizada (382 mil ovejas, 11% stock). Y se advierte que, de mantenerse el actual ritmo, se alcanzaría una extracción superior al 24%.

Además, se señala que los precios de las haciendas son históricamente altos (US$ 4,75 por kilo de novillo en cuarta balanza), con una variación anual de 40% y una alta participación de la hacienda en el índice Novillo Tipo (84% acumulado en los nueve meses).

Las exportaciones del sector crecen en volumen y valor, alcanzado un récord histórico en los primeros nueve meses, superando US$ 2.000 millones (al 3 de noviembre US$ 2.311 millones).

La carne bovina anualizada (12 millones a setitembre) llega a 530 mil toneladas peso canal, con ingresos de US$ 2.120 millones.

Y se recupera el consumo en el mercado doméstico en carne bovina y aviar, sobre la base de mayor volumen de oferta nacional. El crecimiento en el precio internacional reestructura mercados y disminuye la importación de carne.

Acceda aquí al informe completo.

Proyecciones para el negocio de la ganadería de carne en 2022

El ingeniero agrónomo Rafael Tardáguila analizó la actualidad y perspectivas de la oferta y demanda mundial, con foco en el posicionamiento de Uruguay. Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG.

 

Hay expectativa de que la demanda mundial de carne vacuna “seguirá muy firme” durante 2022, según analizó el ingeniero agrónomo Rafael Tardáguila, este lunes 16 durante una presentación que realizó al finalizar la reunión de precios de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG).

El ingeniero agrónomo repasó una serie de factores que podrían influir en la actividad durante el próximo año. En cuanto a la demanda sostuvo que China va a seguir comprando y que Estados Unidos va a volver a tener un papel importante como importador, en la medida que ingrese en la fase de recomposición de existencias. “En ese momento lo que más se limitará será la oferta de vientres, o sea de carne magra en Estados Unidos, que es básicamente lo que importa desde Oceanía y Sudamérica”, explicó. 

En relación a la oferta, dijo que algunos de los grandes productores, como Brasil, Australia y Argentina van a empezar a crecer. “Hay que tener en cuenta que lo que nos ha jugado muy a favor en los últimos dos años o en el último año y medio, fueron las recomposiciones de rodeos en Brasil y en Australia, con una escasa oferta de ganado, pero el año que viene empezarán a reaccionar”, advirtió.

Aclaró que “no es que vayan a tapar de carne al mercado internacional, pero van a tener más carne de la que tuvieron este año”.

Por otra parte, dijo que Argentina, pasadas las elecciones, y con la necesidad de divisas que tiene, es probable que vuelva a abrir las exportaciones.

“Ahora tendrá un precio bajo para el mercado interno, tratando de conquistar algunos votos más, y el año que viene abrirán de nuevo las importaciones, para tratar de recaudar la mayor cantidad de divisas posibles”, estimó.

Por lo tanto, Brasil, Australia y Argentina, que tuvieron una menor presencia en el mercado durante este año y que “jugaron a favor de Uruguay en 2021, no van a jugar tan a favor en 2020, porque van a tener un poco más de carne para volcar al mercado internacional”.

Uruguay

En cuanto al posicionamiento de Uruguay de cara al próximo año, Tardáguila señaló que “la oferta doméstica va a ser numerosa”, porque la generación de los 3 millones de terneros destetados en 2020 empieza a llegar a peso de faena, y “esto puede jugar en beneficio de la industria”.

En relación a los costos de los corrales de engorde, dijo que “todo indica que los precios de los granos seguirán altos, por lo tanto también seguirán altos los costos de producción de proteína animal”. 

Agregó que “la demanda sigue muy intensa. Hubo problemas enormes con la safrinha (zafrita en portugués) de maíz en Brasil, por la sequía”. Además se refirió a las altas temperaturas, sequía e incendios que afectan a las planicies del norte y noreste de Estados Unidos. 

En este marco, el consultor planteó que “la producción deberá hacer un esfuerzo para crecer con una base más pastoril”.

Por otra parte, señaló que “si este fue el mejor año de la historia de los corrales de engorde en Uruguay, sería difícil tener dos años consecutivos tan buenos”. 

Resumió que, en la medida que suban los precios de la reposición, que los precios de los granos sigan siendo altos y que el precio del ganado gordo no llegue a los niveles de este año, “tal vez haya una terminación un poco más pastoril que en los corrales”.

Relación flaco-gordo

El director de Fax Carne y editor de la revista Negocios Rurales de ACG sostuvo que si esta primavera y verano será Niña, como se pronostica, habrá que estar atentos a las cargas ganaderas. 

Sobre la relación flaco-gordo favorable para los internadores, consideró que “más temprano que tarde se va a corregir”, e insistió en que “los números de los corrales no van a ser tan buenos como este año”. 

Si bien planteó que no cree que la relación flaco-gordo llegue a los picos de 2015 o 2016, cuando el kilo de ternero era entre 40% y 45% más alto que el del novillo, también opinó que “va a estar lejos de 1 o 1,10, como está ahora”.

“Si ahora estamos en precios récord para el ganado gordo, es difícil que tengamos el año que viene un récord adicional, sobre todo teniendo en cuenta que Brasil, Australia y Argentina van a tener más carne para volcar al mercado internacional”, explicó. 

Este año el mercado de reposición no acompañó la tendencia alcista del ganado gordo, pero Tardáguila estimó que “el año que viene tendrá una relación más cercana a lo usual. No me imagino llegar a una relación de 1,40 o 1,45, como en los picos máximos de 2015 o 2016, pero sí una relación flaco-gordo mucho más parecida a lo normal, de 1,20 o 1,25”.

En definitiva, consideró que probablemente baje el precio del ganado gordo, mientras que la reposición, si el clima es relativamente normal, podría mantener los actuales niveles de precios.

Cuota 481

En referencia a la producción de ganado a corral, opinó que seguirá teniendo relevancia siempre que se le encuentren destinos alternativos para esa carne que paulatinamente deja de ir a Europa.

Explicó que “para la 481 están yendo menos cantidad de cortes”, y que Uruguay baja el valor absoluto de exportación para esa cuota, pasando de un máximo de 16.000 toneladas a las 12.000 toneladas que se comercializan actualmente. 

“La participación de Uruguay cada 1° de enero se va a seguir achicando, va a seguir bajando en el volumen de carne. Pero si el set de cortes que se manda a Europa se reduce, pero quedan los cortes de mayor valor, capaz que la cantidad de animales que se terminan con este fin no se vea tan alterada, y no caiga tanto como los volúmenes de exportación de carne”, planteó.

Por último, destacó que se van encontrando opciones de mercado para vender esos productos que los europeos van dejando de comprar, fundamentalmente en China, y algo en el mercado interno también.  

De esta forma, el ganado terminado a corral, podría seguir teniendo la relevancia de estos últimos años, cuando ha sido el gran dinamizador de la producción ganadera en el país.

“La gran ventaja de China es que permite valorizar todos los cortes de menor valor”

Entrevista con el gerente de información del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Ing. Agr. Jorge Acosta, exclusiva para suscriptores premium y socios de ACG.

 

¿Cómo viene el nivel de actividad del año 2021?

Viene mejor que el 2020, obviamente, porque aquel fue un año muy especial. En términos de faena, ya desde las primeras semanas se notó una actividad bastante importante, que de alguna forma se parecía a la de 2019. Acabamos de tener una semana con faena récord, de casi 58.000 animales, y ya superamos 1 millón de cabezas a esta fecha, que es algo más de 28% respecto al año pasado. Cabe recordar que el año pasado fue muy especial, que tuvo una caída muy importante al principio y que se aceleró al final, y apenas superó los 2 millones. Esta faena tiene una característica en la recuperación de novillos adultos, que habían caído en 2019 respecto a 2018, y que volvieron a bajar mucho en 2020 respecto a 2019. Ya tenemos 515.000 novillos faenados a esta fecha, lo que es bastante más 2020 y 2019. 

¿Y qué pasa con respecto al promedio de los últimos años, para no compararlo con 2019 y 2020 que fueron años muy especiales?

Nos empezamos a acercar al promedio de los últimos años, aunque estamos todavía por debajo, porque habíamos tenido faenas de 2,25 millones, 2,3 millones y 2,35 millones. Eran elevadas comparadas con las faenas de la década. Pero estamos con 515.000 novillos, llegando al 49% de la categoría. El año pasado los novillos estuvieron en 45% o 46%, este año empieza a ser importante.

¿Qué proyecciones tiene para la faena de 2021?

No tenemos proyecciones cerradas, y no las hacemos públicas, porque en general las proyecciones son para no acertar. Pasan cosas, como en los últimos tres años, cuando nadie acertó. O estuvieron por debajo o por encima. Pero haciendo una mirada más estructural, en este momento, con un año móvil cerrado a mayo, la faena es de 2,23 millones de cabezas. Está en el promedio de los últimos años. Obviamente tendremos una recuperación importante respecto al 2020, hay condiciones de oferta, animales para faenar, y sobre todo de demanda, que pueden validar una faena que llegue a 2,3 millones o incluso superior.

¿Cómo observa la demanda de carne desde el exterior?

El año pasado tuvimos una caída fuerte de China, que ahora se recuperó y volvió a los niveles anteriores, que ya eran altos. China está cerca del 60% del volumen de colocación de carne bovina, son los mismos volúmenes que vimos hasta 2019, que fue el año de crecimiento en términos de participación. Por otra parte, el Índice Medio de Exportación (IME) está en valores relevantes, con un aumento en las últimas semanas. El IME promedio de todas las carnes colocadas en lo que va del año está en US$ 3.910, superior al de años anteriores y al que había a esta altura del año pasado. Es decir que, en los primeros cinco meses de 2020, se vendió en promedio al mismo valor que este año. Con la diferencia que en 2020 venía en descenso, y este año trepó, llegando a US$ 4.400 en las últimas semanas.

 

“Creo que la ecuación de los exportadores hoy cierra mejor con una colocación muy elevada en China, por la combinación de la aceptación de una lista de productos muy importante, por la inexistencia de cupos para acceder y por un arancel que es promedio”

 

Y por volúmenes superiores de carne exportada

Sí, por supuesto. Hay una recuperación importante, que en el caso de la carne bovina supera las 150.000 toneladas peso embarque, que es un crecimiento muy importante en volumen peso canal, que representa 20% más que el año pasado. Y la carne bovina representa más del 80% del negocio de exportación de la carne.

¿Preocupa la alta dependencia de China?

Cuanto más mercados se tienen, siempre está la ventaja de tener diversificados los riesgos y la colocación. De todas maneras, quiebro una lanza por los exportadores, porque acá el único objetivo que hay es valorizar cada kilo que se coloca en un barco. Hoy donde se valora más es con esta estructura de mercados. Afortunadamente Uruguay tiene una estructura de mercados importante, que año a año ha ido deteriorándose en relación a los competidores, porque van ganando posibilidades de acceso mejores. No me preocupa tanto (la alta participación en el mercado chino), porque es la ecuación de colocación que más le conviene a los exportadores. La gran ventaja de China es que permite valorizar todos los cortes de menor valor, y ese es el punto clave. En el desarme de un animal obtienes tanta cantidad de productos, donde hay algunos muy caros pero que representan un porcentaje muy bajo de todo el negocio. Esos cortes, como los bifes, lomos o cuadriles, se venden muy bien, pero hay que valorizar todo, y China valoriza todo. Creo que la ecuación de los exportadores hoy cierra mejor con una colocación muy elevada en China, por la combinación de la aceptación de una lista de productos muy importante, por la inexistencia de cupos para acceder y por un arancel que es promedio (entre 10% y 11%). Así que todo lo que se le pueda vender se le va a vender. 

¿China está siendo también una alternativa para la carne terminada a granos?

En Uruguay el corral tiene muchos años de experiencia, pero su primer crecimiento se da en febrero de 2012, con el embarque de la cuota 620, que luego se transformó en la cuota 481. INAC no publica información de corral, aunque la monitorea. La faena de animales que llegan a frigorífico desde Dicose con corral habilitado superan las 100.000 cabezas a esta altura del año, son más que en igual período del año pasado, y representan el 13% del total de animales faenados. El año pasado estuvieron un poquito por arriba en proporción pero no en números. Este año se viene batiendo récord de faena de corral, y esto se da con una disminución del mercado que impulsó este sistema de producción, que es la cuota 481. Pero la cuota empieza a descender por el reclamo de Estados Unidos, que se ha ido achicando en los últimos dos ejercicios. Ahora estamos en una ventana de unas 5.500 toneladas, que Uruguay la ha seguido aprovechando, pero la producción a corral ahora tiene otros destinos, y en China ha encontrado una colocación importante. No tenemos cuantificados esos datos en INAC, porque los registros no nos permiten diferenciarlos, pero hemos escuchado a exportadores que hay una corriente comercial interesante. Y este mercado tiene otra ventaja, y es que permite estar por fuera de las exigencias tan estrictas de la cuota 481, en términos de días de encierro y demás.

Este año no hubo problemas para completar la cuota Hilton

No. Este año se usó de forma completa, ya estamos casi en el 100%, siempre queda un pequeño 1%, pero se usó completamente. Se revirtió la situación del año pasado, cuando a esta altura nos quedamos con un 30% de cupo sin usar. Además, en enero de este año hubo una división de ese cupo, se entregó una parte al Reino Unido, y esas toneladas también se usaron en su totalidad.

¿Cómo viene la demanda de Estados Unidos?

Bien, aunque a esta altura del año pasado Estados Unidos representaba más. Todo ocurrió a partir del cierre de Europa, y no se pudo usar el cupo Hilton. A su vez, China tenía restricciones, y la colocación en el Nafta superó ampliamente el cupo habilitado de 20.000 toneladas, determinó que a esta altura estuviéramos en el 25% del volumen de exportaciones. Uno de cada cuatro kilos equivalente peso canal iba a Estados Unidos. Este año está en 19%, se achicó un poco, es más similar al 17% o 18% de años anteriores. El valor que está un poco arriba del año pasado, algo por encima del promedio. Estados Unidos siempre ha estado en el promedio, porque lleva recortes y cortes de menos valor, en combinación con algunos cortes de alto valor, pero muestra un crecimiento de precio de US$ 70 u US$ 80 por tonelada equivalente peso canal, superando los US$ 4.000 por tonelada, lo que quiere decir que hay una demanda que se está atendiendo allí también. 

 

“Este año se viene batiendo récord de faena de corral, y esto se da con una disminución del mercado que impulsó este sistema de producción, que es la cuota 481”

 

¿Qué ocurre con los destinos kosher?

Allí tenemos monitoreado el mercado de Israel, donde hubo una recuperación de los volúmenes y una recuperación muy importante de los precios. Hubo un esfuerzo importante para habilitar la entrada de cuadrillas al país. Pero en estas últimas semanas ya no se está colocando carne en Israel. De todos modos, hubo una valorización importante, y se recuperó como mercado, después de una disminución en su participación en los años anteriores.

¿Cómo observa el cierre de exportaciones por parte de Argentina?

Es un tema que afecta a toda la cadena. Uruguay en este momento se ubica en una situación privilegiada, porque tiene oferta y posibilidades de faena en una industria con un nivel de actividad fuerte. Por otro lado está la demanda de los mercados. No recuerdo que se alinearan los principales competidores de Uruguay con dificultades de colocación, tanto en China como en Estados Unidos. Uno de estos casos es el de Argentina, que no haría otra cosa que permitir aprovechar alguna ventana de oportunidad. De todas maneras, esto no es bueno para el mercado, porque en el fondo termina siendo una irregularidad. Cuanto más estable y previsible sea el mercado, le da señales más claras a todos los actores del sector. De todos modos, hay varios mercados a los que Argentina sigue exportando, como a Estados Unidos y la Unión Europea. Puede haber un efecto un poco más importante en China, pero las validaciones de precios también tienen un límite, y varios actores han señalado que ese crecimiento que últimamente se ha observado parecería que no va a continuar. Así que no es bueno tener una distorsión tan grande, que pone en alerta a todos los actores del mercado, y en definitiva termina generando una distorsión donde hay ganadores ni perdedores, e incluso puede complicar alguna cosa.

¿Cómo ven la actividad de la carne ovina en este año?

Hubo un cambio muy importante, y es el crecimiento de la actividad. Este año arrancó con mucha fuerza. No es una faena alta comparada con la historia, pero en la historia hubo stocks mucho más altos. Esta faena alta se da con un cambio fuerte de mercados, lo que se hizo fundamentalmente fue redireccionar la oferta hacia China. Y la situación particular es que se está faenando prácticamente la misma cantidad de corderos que de ovejas en lo que va del año. Varios actores están preocupados por la faena de ovejas, porque puede estar determinando una liquidación de stock. Pero creo que para eso hay que esperar un poco y llegar a números que se deberían mantener en el tiempo, porque con esta faena de ovejas debería dar para reponerse con una estructura de corderas razonable. De todas maneras, es una oportunidad de mercado que el sector puede aprovechar. Cuando hay una extracción tan alta y los modelos de coeficientes no se han movido, hay que estar alerta porque vamos a estar frente a una extracción que le puede cobrar cuentas al stock. Hay que recordar que China nos compra ovinos desde mucho antes que carne vacuna, algo ya le vendíamos, pero ahora la demanda se disparó y ha sido un negocio relevante de colocación. Estamos con más del doble de la faena del año pasado, cerca de 530.000 animales faenados a esta fecha. Veníamos de cuatro años de fanera menos de 1 millón de animales, el año pasado superamos apenas 1 millón, y fue noticia. Con lo que va faenado, sumado a la faena zafral de fin de año, podemos tener una faena relevante de ovinos este año, con algún punto de extracción alto; pero no descartaría que pueda afectar el stock.

 

Foto: INAC.

Recomendaciones para evitar abscesos en la vacunación

Consejos prácticos de INIA para una correcta aplicación de distintos productos veterinarios, cuyo mal uso puede ocasionar pérdidas económicas en la faena

La mala administración de medicamentos puede disminuir su acción terapéutica y provocar abscesos en los animales, y un animal que está resolviendo un proceso de este tipo siente dolor. 

Además del aspecto ético, esto trae consecuencias negativas sobre su ganancia de peso, con un costo muy difícil de estimar, señala un trabajo del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA).

Tanto el absceso como todo el área que lo rodea es removida por la autoridad sanitaria cuando el animal es faenado y cuereado. Este proceso se realiza, indefectiblemente, aunque ya no exista un proceso infeccioso, y se lleva a cabo antes de la balanza de la canal caliente, peso por el que le pagan al productor.

Por un absceso pequeño (de 5 a 8 centímetros de diámetro), el productor puede perder hasta 3 kilos de carne. 

En general, no hay conciencia sobre esta problemática si no se va a la faena o no se solicita información al frigorífico. Estos abscesos se pueden prevenir si se toman ciertas medidas.

¿Qué chequear antes de la vacunación?

Se debe verificar la fecha de vencimiento del producto que se va a usar; leer el prospecto o etiqueta para utilizar las dosis y vía de administración recomendadas; chequear que las agujas y jeringas estén limpias y en buen estado; y que las agujas sean del calibre adecuado para el medicamento y la vía de administración recomendada.

Vías de administración y cómo vacunar

Las principales vías son la intramuscular (dentro del músculo) y la subcutánea (debajo de la piel). 

Se recomienda que ambos tipos de inyecciones se administren en la tabla del cuello del animal.  

Recomendaciones

Preparar una mesa para colocar los materiales, puede ser algo improvisado, con una tabla y maderas, por ejemplo. 

Disponer siempre de, al menos, dos jeringas tipo pistola por producto que va a usar y del máximo número de agujas. 

Disponer de una pinza para cambiar agujas y un recipiente con desinfectante. 

Utilizar solamente agujas en buen estado y cada tanto chequearlas; y descartar las agujas con la punta dañada. 

Desinfectar las agujas para prevenir infecciones o tumoraciones en el sitio de aplicación. 

Lo ideal es utilizar una aguja por animal. Para hacerlo práctico se recomienda desinfectar la que se está usando. Para eso se la introduce en un recipiente con una esponja embebida en desinfectante yodóforo, entre animal y animal. La esponja también debe cambiarse cada tanto durante una jornada de vacunación. 

Cambiar las agujas cada tanto tiempo, al menos cada 10 u 11 animales (una tubada).

Si se está desinfectando luego de cada animal, se puede cambiar la aguja menos seguido (cada dos o tres tubadas). Organizando el trabajo, este proceso no llevará más tiempo. 

Calibrar bien las jeringas y cada tanto se debe chequear. 

No inyectar más de 4 ml en el mismo sitio. Si se debe aplicar dosis altas, se debe dividir la aplicación en sitios diferentes o a cada lado del cuello. 

Inyectar los productos oleosos lentamente, para minimizar el dolor que ocasionan y el riesgo de producir abscesos (por ejemplo la vacuna contra la fiebre aftosa).

Cuando no se tenga la jeringa en mano se debe colocar suavemente sobre la mesa, nunca de punta, y de ser posible con la aguja inmersa en desinfectante. 

Al terminar la actividad cada día, se debe lavar y desinfectar las jeringas y agujas, y descartar las agujas que quedaron en mal estado.

Un trabajo organizado no insumirá más tiempo

Antes y luego de la vacunación se debe manejar el ganado de forma lenta y tranquila, evitando situaciones de estrés. La eficacia del medicamento no es la misma en un animal agitado y estresado.

La vacunación debe ser realizada por personas capacitadas, entrenadas y conscientes de las consecuencias de un mal trabajo.

Si se está realizando un tratamiento para el control de parásitos, se deben rotar los principios activos. Un mismo principio activo o droga puede tener diferente nombre comercial, por eso es importante leer la etiqueta o consultar a un veterinario de confianza

Es importante que los productores vayan alguna vez a su faena o pidan información al frigorífico. Muchas veces los abscesos son internos y no se ven hasta después del sacrificio. 

Es importante que utilice solamente medicamentos registrados en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. 

Los productos deben almacenarse en lugares adecuados, considerando las especificaciones de cada uno.

Se recomienda llevar registro de los productos almacenados, con sus fechas de vencimiento respectivas. 

Se debe llevar registro de los productos, momentos y dosis aplicados en cada categoría animal, en una planilla sanitaria. 

Residuos en carne

Muchos de los productos que se aplican en los animales pueden ser peligrosos para la salud humana si aparecen como residuos en el alimento. 

Para asegurarse de que no se está produciendo carne con residuos, se deben respetar los tiempos de espera recomendados para cada producto.

Se trata del tiempo mínimo que debe transcurrir antes de embarcar los animales tratados, para asegurarse de que los residuos del producto no estarán en el plato. Hay productos con cero tiempo de espera, lo que quiere decir que pueden ser aplicados en un animal y enviarlo a faena ese mismo día. Esos productos no necesariamente son más caros. 

Se recomienda chequear el tiempo de espera que indica cada producto. 

Planificar el embarque, considerando la fecha en que se aplicó el último producto veterinario y su tiempo de espera. 

Los animales que están en duda de cuándo se embarcarán se deben tratar con productos que tengan cero tiempo de espera. 

Si el embarque ya está planificado y se deben tratar a esos animales, se recomienda chequear el tiempo de espera del producto a aplicar y que alcance o termine antes de la fecha de embarque.

Si los animales están muy próximos a embarcarse y necesitan ser tratados, debe utilizarse cero tiempo de espera. 

Y se recuerda que está permitido el embarque a frigorífico de animales con garrapata y sin tratamiento. 

Resistencia a los antibióticos

El uso y abuso de antibióticos sin la supervisión de un profesional tiene un impacto negativo en la salud animal y humana. La resistencia microbiana es una problemática creciente en el mundo entero. 

Los microorganismos resistentes están presentes en las personas, los animales y en el medio ambiente, y pueden transmitirse de persona a persona o entre las personas y los animales. 

Por lo tanto, se recomienda no usar antibióticos sin la supervisión de un profesional. 

 

 

Este trabajo es de autoría de la Ing. Agr. PhD. Marcia del Campo, investigadora de Bienestar Animal y Calidad de Carne, del Programa Nacional de Cane y Lana del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria.
Acceda aquí al documento PDF.
Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad