*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 16 de mayo de 2022 3:15 pm | USD promedio 41.44 | EURO promedio 43.12 | ARG promedio 0.22 | Real promedio 8.27

Colombia exportará 10.000 vacunos en pie a Arabia Saudita

El embarque, que se concretará este 23 de febrero, será de animales cebuinos machos, que en promedio pesan 420 kilos.

 

El próximo 23 de febrero partirá del puerto de Cartagena un barco con 10.000 machos bovinos cebuinos, con promedio de 420 kilos de peso, hacia el Reino de Arabia Saudita, nación considerada una de las 20 economías más grandes del planeta.

Así lo manifestó Juan Camilo Ramos, presidente de Inversiones Bonanza, compañía que se caracteriza por ser una de las empresas de alto comercio internacional de ganado en pie en Colombia.

De hecho, según cifras del Dane, en el año 2021 contribuyó en esta canasta exportadora del país con operaciones por 56.000 animales, lo que equivale 23% del total.

“Es la primera exportación que realizamos al Reino de Arabia Saudita, donde tuvimos la oportunidad de iniciar una relación comercial a la que le auguramos un gran futuro en el corto y mediano plazo ante la constante y creciente demanda por animales en pie procedentes de Colombia”, indicó el empresario.

Para Ramos, los compradores de este país asiático –ubicado en la península arábiga en el Oriente Medio y gran exportador mundial de petróleo– revelan su gran aceptación por el ganado colombiano y, al mismo tiempo, el reconocimiento por el trabajo arduo por parte de los ganaderos en pro de mejorar la sanidad y bienestar de los bovinos, la calidad de los mismos, e igualmente, la sostenibilidad productiva en el sector.

Aunque Inversiones Bonanza debuta en la exportación de 10.000 machos gordos, es importante resaltar que el comercio de bovinos al Reino de Arabia Saudita está empezando a crecer. Si bien en 2020 no se registraron exportaciones, en el 2021 se enviaron de Colombia a dicho destino de 6.289 animales, por valor de US$ 4,4 millones.

“Cabe resaltar el trabajo y el apoyo por parte de Fedegan- FEP, el Ministerio de Agricultura en cabeza del ministro, Rodolfo Zea y del viceministro, Juan Gonzalo Botero, como también al ICA, la cancillería y de la Embajada del Reino de Arabia Saudita, en pro de la apertura del respectivo protocolo para ingresar a dicho destino”, destacó el empresario.

Ramos agregó que “hemos tenido el acompañamiento y la supervisión permanente de los expertos y científicos del ICA en lo referente al cumplimiento de los lineamientos sanitarios claramente expuestos en el certificado zoosanitario de las autoridades sanitarias del Reino de Arabia Saudita, -expedido luego de estrictos análisis apenas en noviembre de 2021-, particularmente en lo referente a que estén libres de enfermedades y que hayan cumplido con los respectivos controles veterinarios”.

Enfatizó que “juega un papel de gran importancia y trascendencia el hecho de que Colombia esté certificada como país libre de fiebre aftosa con vacunación por parte de la Organización Mundial de Sanidad Animaldel organismo mundial que es la OIE”.

“Tenemos un reto grande y un competidor fuerte en la región latinoamericana que es Brasil, pues el Reino de Arabia Saudita es considerado uno de los mayores importadores de carne vacuna y de ganado procedente de Brasil”, agregó.

“No obstante, de la mano de todos los ganaderos y entidades que permiten el buen desarrollo de esta industria, esperamos permanecer sólidos en lo referente a satisfacer la demanda del mencionado destino y, a su vez, seguir registrando avances en la apertura de nuevos mercados para nuestra ganadería colombiana”, puntualizó el también exportador a Egipto, otro destino potencial del Oriente Medio.

 

Fuente: Agronegocios.co

Los cambios que sufrió la exportación de ganado en pie en Australia

La década 2011-2021 será recordada por una reestructura de las empresas exportadoras; el aumento de los precios del ganado; y la era de COVID, con importantes desafíos adicionales para el comercio en los últimos años.

 

La evolución de los exportadores especializados en ganado en pie en Australia ha sido una de las tendencias definitorias de cambio en el sector en los 10 años, desde los eventos climáticos y la suspensión comercial de Indonesia en junio de 2011.

En el momento de la prohibición había 35 exportadores de ganado con licencia operando desde Australia, según el Departamento Federal de Agricultura, que incluía a pequeños operadores a tiempo parcial que tenían licencias para exportar ganado vacuno, ovejas o cabras de manera circunstancial.

Diez años después, todavía hay 29 “exportadores activos”, según el Departamento, pero es discutible cuántos de ellos están realmente activos, con tan solo ocho que dominan la gran mayoría de las exportaciones de ganado de Australia.

En 2011 Wellard fue el mayor exportador de ganado por volumen, seguido por empresas como Austrex, North Australian Cattle Company / Elders International, Landmark International, South East Asian Livestock Exports (SEALS), International Livestock Exports (ILE), Livestock Shipping Services (LSS) , Comerciantes de ganado de Halleen.

Una década después, algunos de esos nombres permanecen y han prosperado en el nuevo entorno operativo.

Si bien no hay cifras publicadas que muestren los volúmenes manejados por cada exportador, ahora se cree que Austrex -que es un actor importante en las exportaciones de vaquillonas lecheras y reproductoras de carne del sur, además de las exportaciones de ganado del norte- es el mayor exportador de ganado de Australia, luego de la decisión de Wellard en 2019 de dejar de comerciar ganado y centrarse en cambio en fletar sus embarcaciones a otros exportadores.

Los exportadores LSS, ILE y Halleen, con sede en WA, han continuado operando y creciendo durante la última década, y LSS y su flota de embarcaciones en particular se han convertido en un actor importante en el comercio de ganado del sudeste asiático, lo que se suma a su comercio de larga data en las cadenas de suministro de Oriente Medio.

 

La evolución de los exportadores especializados en ganado en pie en Australia ha sido una de las tendencias definitorias de cambio en el sector en los 10 años, desde los eventos climáticos y la suspensión comercial de Indonesia en junio de 2011.

 

La inversión china entró en el sector de exportación de ganado de Australia a lo grande grande en 2015 y 2016, en previsión de la apertura de importantes oportunidades comerciales tras la firma de un nuevo protocolo que permite la alimentación y sacrificio de ganado australiano en China.

Sin embargo, el comercio fracasó y la presencia de inversión china ha disminuido nuevamente.

Nombres como Phoenix han ido y venido. Los patrocinadores chinos durante un período fueron propietarios de la antigua empresa de exportación de Elders Live NACC, hasta que entró en administración voluntaria en junio . Desde entonces, NACC se ha relanzado con el respaldo de una nueva fuente, la familia Ghosheh con sede en WA.

Los nuevos directores de NACC figuran como su anterior gerente general, Ashley James, junto con Abdelrazzaq y Mahmoud Ghosheh, los hijos del CEO de LSS, Ahmad Ghosheh. Con lo que se cree que es una participación mayoritaria en NACC, el interés de la familia Gosheh ahora incluye efectivamente una segunda licencia de exportación de ganado, junto con la licencia utilizada por LSS.

SEALS opera hoy como una subsidiaria de Yarra Corp, una empresa comercial con sede en Singapur con fuertes vínculos con China.

Un cambio estructural importante desde 2011 ha implicado la retirada de las grandes empresas que cotizan en bolsa de la inversión directa en empresas comerciales de exportación de ganado. Elders, Nutrien (antes RuralCo y Landmark) y Wellard ya no tienen la participación activa en el sector que tenían hace 10 años.

Frontier International, que se formó en 2013 por Ruralco, fue comprada a principios de este año por la alta dirección, incluidos Will McEwin y Tony Gooden. En la actualidad, es uno de los mayores exportadores de ganado de Australia a Vietnam, además de a Indonesia.

 

“Se cree que Austrex es el mayor exportador de ganado de Australia, luego de la decisión de Wellard en 2019 de dejar de comerciar ganado y centrarse en cambio en fletar sus embarcaciones a otros exportadores”

 

Nutrien también vendió su negocio de exportación de ganado en el sur, Landmark International, el año pasado al Winten Property Group con sede en Nueva Gales del Sur, y la compañía ahora opera como Southern Australian International Livestock Services (SAILS) bajo la administración continua del exportador de experiencia Andy Ingle.

Varios propietarios-operadores especializados también han lanzado sus propios negocios de exportación en los últimos años, incluido el Australian Cattle Exports, de Patrick Underwood , que tiene un gran invernador vietnamita como accionista, y los exalumnos de Wellard Rural Export, Richard Bond y Collin Webb, que ahora operan Bondstock Rural Export, con el exgerente de operaciones y marketing de Wellard, Scot Braithwaite, supervisando las operaciones asiáticas.

Si bien la lista anterior no es exhaustiva, abarca a la mayoría de los operadores destacados que manejan la mayor parte de la actividad exportadora en la actualidad.

A medida que las entidades de propiedad corporativa más grandes se han mudado y las nuevas estructuras de propiedad que involucran intereses extranjeros han fluido y refluido, el modelo comercial perdurable en el entorno operativo dominado por ESCAS ha sido el de propietarios-operadores especializados con conexiones profundas en toda la industria ganadera australiana y fuertes relaciones con los clientes en los distintos mercados.

“Algo que ahora es bastante diferente”

Una parte interesada de la industria dijo que la era de ESCAS ha convertido efectivamente a los exportadores de ganado de un grupo de comerciantes en “algo que ahora es bastante diferente”, liderado por exportadores especializados que “son esencialmente de propiedad privada y lo suficientemente robustos y ágiles para vivir y respirar con fuerza relaciones con el mercado ”.

Si bien la suspensión de junio de 2011 sigue siendo una prioridad para la industria 10 años después, a menudo se pasa por alto el golpe, posiblemente, incluso más duro, que la crisis financiera asiática de la década de 1990 infligió a los exportadores de ganado, que casi hizo volcar a muchas empresas. Algunos argumentan que de hecho fue aún más grande y más difícil de recuperarse: “Sin juicios, sin asistencia, solo dolor comercial crudo”, fue la opinión reciente de un veterano.

Al discutir los cambios estructurales de la industria en los últimos 10 años, otro exportador señaló que todos los operadores han tenido que bloquear sus cadenas de suministro para operar al pie de la letra de la ley ESCAS, ahora el denominador común, que en gran medida ha puesto a todos en el mismo campo de juego.

“Hubo una racionalización de la faena desde 2011, y todos los mataderos pequeños se han ido”, dijo.

Agregó que “los exportadores pagan las tarifas de auditoría de ESCAS, que les ha dado la posibilidad de elegir qué instalaciones pueden usar y operar los importadores, y las tarifas de auditoría exigen que se utilice una instalación considerable para justificar los costos”.

Una joven generación profesional

Otra tendencia visible en los últimos años ha sido el surgimiento de una nueva generación de operadores jóvenes profesionales y altamente calificados que ahora están haciendo sentir su presencia en la industria exportadora de ganado en Australia.

En las discusiones con representantes de empresas más jóvenes, lo que se destaca es su creencia universal en el papel que desempeña el sector de exportación de ganado australiano en la exportación de altos estándares de conocimiento del bienestar animal y prácticas de manejo a los mercados de clientes, y cómo eso a su vez eleva los estándares y beneficia a los animales domésticos en esos países.

A través de redes proactivas y de gran visibilidad, como la Red de Jóvenes Exportadores de Ganadería y el Colectivo Ganadero, el orgullo que sienten por su trabajo y su industria se comunica de forma activa y asertiva al mundo a través de las redes sociales y las campañas de comunicación.

La década 2011-2021 también será recordada por un par de otras razones: el aumento de los precios del ganado, que ha restablecido el panorama del mercado, y la era de COVID, que ha creado importantes desafíos adicionales para el comercio en los últimos años.

Si bien la industria logró trabajar bien con el gobierno para minimizar las interrupciones logísticas causadas por las reglas de cuarentena de COVID, la experiencia también ha subrayado otro problema importante: la gran dependencia de la industria de un pequeño número de veterinarios calificados a bordo, ganaderos y tripulantes. Todos se han visto obligados a hacer sacrificios extraordinarios, incluidos meses e incluso años lejos de sus familias y seres queridos debido a los arreglos inflexibles de cuarentena.

 

Fuente: Beefcentral.com

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad