*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 26 de noviembre de 2021 9:02 pm | USD promedio 44.05 | EURO promedio 49.37 | ARG promedio 0.23 | Real promedio 8.16

Discurso del ministro Mattos fue en nombre de todo el Poder Ejecutivo

El secretario de Estado no solo se refirió a temas vinculados con el MGAP, sino con varios de los demás ministerios y entes públicos y del impacto de sus políticas en el sector agropecuario.

 

 

El titular del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Ing. Agr. Fernando Mattos, defendió la gestión del gobierno en su discurso en la Expo Prado, refiriéndose no solo a las políticas que tienen que ver con su cartera, sino también con otros ministerios y entes públicos.

Mattos comenzó felicitando a la Asociación Rural del Uruguay (ARU) por sus 150 años, repasó el contexto histórico de la fundación de la gremial, de revoluciones y enfrentamientos entre dos partidos políticos (Nacional y Colorado), “divisas que se enfrentaban y hoy están juntas gobernando y defendiendo la institucionalidad democrática”, dijo.

El jerarca recordó las cifras con las que se recibió el gobierno y enfatizó sobre la inversión social en el primer año de la pandemia del Covid-19.

Exportaciones, precios y costos

A continuación, destacó las exportaciones del agro en 2021 y las comparó no solo con las de 2020, cuando la actividad se redujo por el Covid, sino que destacó que son 10% superiores a las de 2019, que fue un año récord.

Mattos valoró los precios tonificados en todos los rubros exportables de Uruguay. Y aclaró que el Banco Central del Uruguay no interviene en el tipo de cambio para controlar la inflación, sino que lo hace cuando hay movimientos excesivos.

Admitió que “debemos discutir el futuro de Ancap, por la competencia creciente de las energías renovables y menor demanda de sus productos”.

Sobre el probable tratado de libre comercio (TLC) con China, dijo que “es un importante paso hacia la mejora de la inserción internacional”. Dijo que se reivindica la pertenencia al Mercosur, pero se al mismo tiempo se reclama el derecho de negociar con terceros países.

Agregó que los TLC implican mejoras en intercambio de bienes, científico, cultural, político, de servicios, entre otros. Mattos consideró que es una enorme oportunidad para impulsar el desarrollo. Remarcó que “Uruguay dio muchas ventajas a sus competidores. No podemos estar más de 20 años negociando, como se hizo entre el Mercosur y la Unión Europea”, dijo.

Ambiente

Por otra parte, planteó el compromiso de trabajar en la reducción de las emisiones de efecto invernadero, a través de la articulación público-privada, coordinando acciones con el Ministerio de Ambiente, construyendo políticas públicas y generando conciencia sobre la producción responsable. En ese sentido, señaló que se analizan las emisiones y captura de carbono en la ganadería.

El secretario de estado afirmó que “pretender responsabilizar a la ganadería no tiene base científica y responde a intereses económicos poderosos”. Más adelante dijo que “la carne y la leche son de origen animal, no de laboratorio, llámenlo como quieran pero no engañen al consumidor”.

Aspectos sociales

Mattos enfatizó que “el gobierno se preocupa por la dimensión social y humana de la población de tierra adentro”, a través del esfuerzo por “reducir la brecha de oportunidades históricas entre los medios rurales y urbanos”.

En ese sentido, planteó la necesidad de mejorar la infraestructura y, en consecuencia, las condiciones de vida del interior. Señaló los proyectos de mejora de la conectividad y acceso a internet. Dijo que para antes de fin de año se planifican 50 nuevas radiobases, inversión de U$S 300 millones en materia de telecomunicaciones para el interior.

A propósito, señaló que durante la pandemia muchos trámites debieron hacerse por internet y quedaron en evidencia los problemas de conectividad en las áreas rurales.

Agregó que Mevir amplía sus planes de vivienda e infraestructura en el medio rural, para establecimientos rurales. Y que el BROU, por sus líneas de crédito y microfinanzas, “vuelve a ser el gran banco de fomento del sector rural”.

Además, mencionó opciones de capacitación técnica en el medio rural, para lograr mano de obra especializada que permita la incorporación de nuevas tecnologías.

Ataques de perros y abigeato

Mattos admitió que preocupan los ataques de perros a animales de producción. Dijo que la superpoblación canina “es un gran problema sanitario y de convivencia social”.

Recordó que el gobierno impulsó el Instituto Nacional de Bienestar Animal (INBA), del que participan distintas organizaciones vinculadas a esta temática, y que se están realizando castraciones a perros, en coordinación con gobiernos departamentales y la Comisión de Zoonosis.

El ministro insistió en que “debe prevalecer la tenencia responsable de los animales de compañía”, y que “su descontrol representa un problema”.

Destacó los cambios en el Ministerio del Interior, con la creación de la Dirección Nacional de la Seguridad Rural, y una caída de 42,3% en las denuncias por abigeato, dada la mayor presencia policial en el interior.

“Volver a confiar en la fuerza policial, fue factor decisivo de este gobierno, dentro del marco de la ley”, dijo Mattos. Además, remarcó que el gobierno defenderá las virtudes de los 476 artículos aprobados por la Ley de Urgente Consideración.

Algunos de los artículos sometidos a referendum están vinculados a la actividad agropecuaria, como la extensión de la legítima defensa en el establecimiento rural o la obligatoriedad de que en las colonias habite el colono y su familia, algo que “en el siglo XXI no tiene mayor sentido; es algo típico de quien desconoce al sector”, dijo Mattos.

Colonización

Sobre el Instituto Nacional de Colonización (INC), Mattos dijo que fue una herramienta importante para el acceso a la tierra, que su correcto funcionamiento está asegurado y que cuenta con una cartera de alto valor inmobiliario, que no es adecuada para la colonización, con la posibilidad de crear un fideicomiso de tierras para adquirir nuevos inmuebles.

El jerarca consideró que la superficie promedio que se le otorga a cada colono impide la viabilidad económica de su emprendimiento, y esa es una de las razones que obligan a revisar si es adecuado el método de adjudicación de tierras.

También planteó la necesidad de facilitar que los jóvenes tengan acceso a la tierra.

Rediseño de las campañas sanitarias

Mattos también planteó el compromiso de rediseño de las campañas sanitarias, para hacerlas más eficientes, medibles y menos costosas. Para ello, dijo que es necesario el compromiso de la producción y profesión liberal, estableciendo reglas claras, de correcto control.

También confirmó el compromiso de llevar adelante la campaña de erradicación de la mosca de la bichera. Dijo que se debe definir la gobernanza del programa y su financiamiento, para luego definir su planificación, presupuesto y ejecución.

Mencionó la reunión con la ministra brasileña Tereza Cristina para la incorporación de ese país al programa, propuesta que es evaluada y en las próximas semanas habrá una nueva reunión de coordinación para su ejecución.

Ganadería y MGAP

Mattos destacó que la ganadería es la actividad que ocupa más territorio en el país, y debe disponer de reglas claras, despejar incertidumbres y se deben generar políticas de Estado para aportar un marco de gobernabilidad.

Por último, advirtió que la plantilla de recursos humanos del MGAP está menguada, con alta edad promedio y que esta situación pone en jaque a algunas funciones de la cartera. Sin embargo, dijo que se trabaja para tener una estructura “moderna, liviana y al servicio de la producción”.

 

Foto: Gub.uy

Los planteos de ARU al gobierno en el cierre de la Expo Prado

En su discurso, el presidente de la Asociación Rural del Uruguay, Dr. Gonzalo Valdés, se refirió a distintos temas como la revisión de la institucionalidad agropecuaria, la utilización de fondos de Colonización para la erradicación de asentamientos, las campañas sanitarias y el TLC con China, entre otros asuntos.

 

 

Como es tradicional, este sábado se realizó el acto oficial de la Expo Prado, con la presencia de la presidente y vicepresidente de la República en ejercicio, Beatriz Argimón y Graciela Bianchi, respectivamente, entre otras autoridades del gobierno nacional, de la institucionalidad agropecuaria, legisladores, entre otros.

Valdés comenzó su discurso haciendo un repaso histórico desde los orígenes de ARU, destacando que este año se cumple el 150 aniversario de la institución.

Revisión de la institucionalidad

Enseguida, señaló la necesidad de revisar la institucionalidad agropecuaria, aportando mejoras y adecuándola a las exigencias de los tiempos que corren, tomando el ejemplo de los países competidores, como Australia y Nueva Zelanda, donde se realizan revisiones periódicas, logrando más eficiencia e incorporando tecnología.

El presidente de ARU también reclamó maximizar la eficiencia administrativa y afirmó que el mismo camino deberían tomar los gobiernos departamentales, reduciendo la burocracia.

Valdés planteó que el MGAP “debe ser una solución y no un problema para los productores”, y reclamó una mejor y más inteligente gestión, que acompañe el desarrollo de un país agroexportador, que por escala debe producir especialidades y no materias primas.

Campañas sanitarias

En cuanto a las campañas sanitarias, Valdés se refirió a las problemáticas de garrapata, tuberculosis, brucelosis y el programa de erradicación de la mosca de la bichera, que “forman parte de la mejor gestión de la que hablamos”.

Sobre el programa de erradicación de la mosca de la bichera enfatizó que “puede ser financiado por los aportes que ya realizamos, sin crear nuevas tasas o impuestos”; y agregó: “rechazamos el impuesto del 1% para el combate a la bichera”.

El presidente de ARU solicitó firmeza en las sanciones a quienes no cumplan las campañas sanitarias pero, por otro lado, dijo que deben ser funcionales a las necesidades del productor y no al contrario.

En ese sentido, advirtió que “no se alcanzará efectividad mientras el MGAP sea percibido por el productor como una amenaza y no como un aliado”.

También planteó que lograr una mejor gestión institucional, y que los avances científicos no queden en publicaciones académicas sino que se apliquen en el campo.

Otros reclamos

Valdés también reclamó un firme combate a las jaurías. “No vemos resultados concretos por la ineficiencia del sector público en el Instituto Nacional de Bienestar Animal (INBA)” y advirtió que esta situación está poniendo en riesgo al rubro ovino.

Por otra parte, el presidente de ARU hizo mención a la sustentabilidad ambiental, destacando los extensos sistemas pastoriles y forestales de Uruguay, que captan carbono y que demuestran el injusto cuestionamiento a la ganadería, que proviene de países industrializados y proteccionistas.

El representante de los productores también rechazó el proyecto de ley que pretende limitar la forestación en las zonas de mayor productividad. “Rechazamos la prohibición legal de destinar recursos a la forestación u otra actividad agropecuaria”, dijo.

Colonización

El presidente de ARU apoyó la propuesta del gobierno de utilizar fondos del Instituto Nacional de Colonización (INC) para crear un fideicomiso que financie la erradicación de asentamientos. Valdés afirmó que el INC “está en condiciones de financiarse con recursos genuinos, incluso de comprar más tierras”, y la decisión de financiar la erradicación de asentamientos “es adecuada y de bienestar social para 200.000 personas que carecen de viviendas dignas”.

Importancia del agro en la economía

Además, Valdés dijo que es esencial la conciencia de la importancia económica del agronegocio, a nivel educativo, político y social.

Destacó que las exportaciones vinculadas con el agro representan el 75% de las exportaciones uruguayas, y que de los 10 productos más exportados ocho son del sector: el primero es la carne, el segundo la celulosa, el tercero la soja y el cuarto los lácteos.

ARU solicitó actualizar un estudio sobre el efecto multiplicador del agro en la economía, realizado en 2015 por la Facultad de Ciencias Sociales, que concluyó que cada dólar generado en el sector agropecuario se multiplica por 6,22%, siendo el sector que más derrama en la economía nacional.

Desde la gremial consideran que la incorporación de tecnología de los últimos años elevaría ese efecto multiplicador.

Valdés destacó que la ganadería es el mayor dinamizador de la economía, sobre todo en la recuperación del país pospandemia. “Producimos alimentos para 30 millones de personas y tenemos un potencial de crecimiento muy importante”, dijo el presidente de ARU.

Valoró que se mantiene el stock ganadero en 12 millones de cabezas, con tendencia al alza, a pesar del aumento de la faena y de la exportación en pie.

En ese sentido destacó un claro aumento de la productividad, un acortamiento del ciclo productivo, una mayor eficiencia, ya que los novillos se faenan más jóvenes, manteniendo el peso. Todo esto a pesar de sequías, lo que demuestra la incorporación de tecnología.

Valdés subrayó que la ganadería y el arroz son los sectores que incorporan más tecnología, investigación y desarrollo, lo que en definitiva es más valor agregado. “Una muestra de ello son las cabañas que aquí participan”, remarcó.

Más adelante, dijo que le sorprende que haya actores políticos y sociales que sostengan que la política del gobierno no impulsa el desarrollo económico sino que favorece a sectores empresariales, como el rural. Valdés enfatizó que las empresas suelen tener una reacción negativa a la presión fiscal en aumento, afectando la inversión, producción y generación de empleo.

Destacó que el fomento de la actividad empresarial, como la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones (Comap) favorecen a la economía, y permiten generar empleo genuino, producción exportable, divisas y multiplicarlas por 6 en toda la economía nacional.

Valdés valoró que en este momento se está pasando por un periodo de buenos precios internacionales, pero advirtió que el negocio agropecuario es impredecible, por el clima, y que su resultado debe ser evaluado en el mediano plazo.

Por otra parte, se refirió al atraso cambiario y a la inflación en dólares, que afecta la viabilidad del negocio agroexportador; así como el costo de los combustibles. Valdés dijo que la fijación de los precios de los entes públicos debe estar siempre acompañada por una política de drástica austeridad.

“No nos oponemos a subsidios al transporte público de pasajeros, pero debe de provenir de rentas generales y no cargar a la producción, afectando la competitividad del país”, dijo el presidente de ARU.

TLC con China

ARU apoyó la iniciativa de firmar un tratado de libre comercio con China y se comprometió a “aportar lo necesario por el bien del país”, dijo Valdés.

Agregó que es necesario bajar los aranceles que pagan los productos uruguayos, que totalizan U$S 340 millones, de los que U$S 205 corresponden únicamente a carne vacuna. “Eso afecta la competitividad”, advirtió.

Valdes reclamó un proceso de desgravación para ingresar con los productos uruguayos a China y Corea sin aranceles, como lo hace Nueva Zelanda, y tasas preferenciales en Japón; así como aumentar las cuotas para ingresar con más productos a Estados Unidos.

Finalmente, Valdés se comprometió a que ARU seguirá promoviendo el desarrollo de las familias rurales, a través de la educación y la igualdad de oportunidades. Sostuvo que Uruguay tiene capacidad de liderar los índices de crecimiento a nivel mundial.

Y concluyó citando las palabras del primer presidente de ARU, Juan Ramón Gómez: “Al trabajo y adelante. ¡Viva la patria!”.

Acceda aquí al discurso completo.

 

Foto: El Observador.

 

Mattos destacó el buen momento de la ganadería uruguaya

El titular del MGAP valoró que, a pesar de la pandemia, el país continuó creciendo en su volumen de producción, los niveles de exportación son muy favorables y la demanda externa es muy fuerte.

Las autoridades del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) fueron recibidas este lunes 13 por la directiva de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), encabezada por su presidente, Gonzalo Valdés. El ministro Mattos destacó el optimismo del sector ganadero por los altos niveles de exportación y la fuerte demanda externa. Además, valoró como atractivos los acuerdos comerciales que Uruguay pueda lograr con otros países.

En el encuentro, desarrollado en la Expo Prado 2021, Fernando Mattos estuvo acompañado por subsecretario, Ignacio Buffa; la directora general de Secretaría, Fernanda Maldonado, y el director general de Servicios Ganaderos, Diego De Freitas.

Tras la reunión, el ministro informó que en el sector ganadero “hay optimismo”, ya que a pesar del impacto de la pandemia en el proceso productivo, el país continuó creciendo en su volumen de producción. Los niveles de exportación son muy favorables y la demanda externa es muy fuerte, por tanto, es un “momento positivo” para el diseño de políticas públicas, consideró.

Entre los temas planteados por la Asociación Rural del Uruguay (ARU), estuvieron las campañas sanitarias contra la mosca de la bichera, aspectos generales vinculados a la ganadería y la simplificación de trámites por parte del ministerio.

 

 

Además, Mattos comentó el alcance de su reciente visita a Brasil. En ese sentido, confirmó que los cortes de carne con hueso ovina y bovina podrán seguir ingresando a ese país, y alentó la posibilidad de exportar ganado en pie para faena directa. Tampoco destacó autorizar la importación de ganado en pie brasileño para abastecer plantas de faena destinadas al mercado interno.

Acerca de los casos de enfermedad de la vaca loca detectados en territorio brasileño, explicó que están los procesos de vigilancia habituales y no se tomaron medidas adicionales. No existe riesgo en los productos de ese origen por tratarse de una variable atípica de la enfermedad que no genera problemas para el consumo de la carne, agregó. Para el jerarca, el hecho de que China haya suspendido en forma temporal la importación de carne proveniente de Brasil supone una oportunidad comercial para vender carne uruguaya en el país asiático.

En la reunión con su par brasileña, Tereza Cristina, Mattos también intercambió acerca de las posibilidades de un futuro tratado de libre comercio entre Uruguay y China. El ministro ratificó a Uruguay como integrante del Mercosur, pero reinvidicó la libertad de poder negociar “hacia afuera”, ya que el bloque regional “se ha estancado” en los procesos de mejora en la inserción internacional, consideró. Uruguay necesita “más que ningún otro país” tener una mejora en los accesos y reducir las cargas arancelarias, para lo cual, existe un aval del Gobierno brasileño en esta iniciativa, añadió.

Asimismo, la posible adhesión de Uruguay al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica sería una “alternativa válida” y “atractiva”, que llevaría a un comercio “más liberado” con otros países, como Japón, Vietnam o Canadá, destinos muy importantes para las carnes uruguayas, comentó.

 

Fuente: Presidencia Uruguay

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad