*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 3 de febrero de 2023 10:55 am | USD promedio 38.57 | EURO promedio 42.12 | ARG promedio 0.1 | Real promedio 7.89

Demanda de carne seguirá firme y el Mercosur es el único que puede producir más

La caída de la producción de Estados Unidos puede generar mejores posibilidades en el mercado, según Rabobank. 

 

Según Rabobank, en setiembre de 2022, el mundo vio más vacas, ganado, terneros, carne bovina (congelada o refrigerada) enviadas por este hermoso, hambriento y posiblemente deteriorado planeta por volumen y valor jamás en la historia. 

El conductor de este fenómeno fue la demanda china, que ha encontrado otra marcha, posiblemente la 9ª.

En los EEUU, el segundo mayor importador de carne vacuna del mundo después de China, es probable que se busque aún más carne de los mercados mundiales durante los próximos tres años, a medida que su propia producción nacional disminuya, dice Rabobank en un informe recién publicado.

Y, si bien Australia se encuentra entre los principales exportadores mundiales de carne, algo que podría ayudar a llenar el vacío, sus propias limitaciones de suministro están cobrando impulso y significa que será todo un desafío encontrar más ganado para compensar los volúmenes de exportación adicionales.

El hecho difícil es que para los amantes de la carne bovina premium, las vacas y su producción, parece que se limitará a un montón de países productores de carne bovina del mundo.

Los mercados internacionales tendrán dificultades para cubrir la brecha vacante dejada por la contracción de los volúmenes de ganado en los EEUU, ante la creciente demanda de los países que comen este producto.

Y uno no necesita ser productor para saber que una menor oferta de ganado generalmente conduce a un aumento de los precios mundiales de la carne vacuna y, además, a una sacudida en el orden jerárquico. O simplemente, la redistribución de los volúmenes comerciales.

Aunque es posible que el impacto de la desaceleración de las condiciones económicas y la disminución de la confianza del consumidor en todo el mundo también pueda debilitar la demanda mundial, señala Rabobank, razón por la cual China tiene una “reserva” de carne de cerdo.

Curiosamente (y como guarnición)…

Los precios de la carne de cerdo en China aumentaron un 22% en octubre, año contra año.

Siguió al aumento mensual más alto registrado del 25,6% en julio, ya que el IPC también alcanzó un máximo de dos años del 2,7%. El aumento de agosto se produjo a pesar de una desaceleración inesperada de la inflación del IPC al 2,5%.

China es el mayor consumidor mundial de carne de cerdo, y el gobierno del país mantiene un suministro de “reserva” congelado como parte de una política de estabilización vital.

Antes del festival de mediados de otoño de septiembre y el feriado del Día Nacional el 1 de octubre, por primera vez este año, las autoridades locales liberaron algunas de sus reservas de carne de cerdo.

Pero mientras tanto…

En su  Q4 Global Beef Quarterly, el banco especializado en agronegocios dice que si bien la reducción en el tamaño del rodeo de ganado de los EEUU no es “nada nuevo” (con números que disminuyen en lugar de aumentar en los últimos años), hasta la fecha, no ha afectado la cantidad de ganado en la producción nacional que llega a los consumidores estadounidenses.

Pero se espera que eso cambie pronto. El banco pronostica que se alcanzará el punto de inflexión en 2023, cuando la producción de carne vacuna de EEUU debería caer un 3%, con posibles caídas anuales de 2% a 5% hasta 2026.

“En promedio, esa es la pérdida potencial de 400.000 a 500.000 toneladas métricas de carne vacuna del sistema de producción de EEUU por año durante este período”, dijo el informe.

Detrás de la caída está lo que el analista sénior de proteínas animales de Rabobank, Angus Gidley-Baird, considera que es una ‘liquidación’ (reducción) cíclica natural en el número de vacas.

Carne como sea

El crecimiento de la renta disponible per cápita real se ha reducido al 0,3% en comparación con el año pasado, mientras que la asistencia del gobierno se ha convertido en una parte más pequeña de los ingresos personales de EEUU. Actualmente existen menos de US$ 1.600 por mes en pagos de transferencias reales, el nivel más bajo desde 2008.

Sin embargo, la asistencia alimentaria del gobierno ha aumentado considerablemente. Los pagos mensuales reales del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria han sido de alrededor de US$ 150 por hogar desde la pandemia, en comparación con los US$ 97 de los dos años anteriores.

Combinado con salarios generalmente más fuertes, esto debería respaldar la demanda potencial de carne vacuna, dice AG-B.

“Se espera que la demanda de carne bovina de EEUU retroceda, pero los precios minoristas aún podrían superar los US$ 8/lb durante los próximos años, sin volver a probar los máximos de demanda inducidos por la pandemia”.

Los estadounidenses aman su carne vacuna y pagarán más por obtenerla, dice Gidley-Baird.

“Períodos anteriores de declive en la producción de carne de EEUU sugieren que los minoristas y restaurantes del país buscarán en el mercado global para llenar este vacío, y los consumidores de EEUU probablemente superarán al resto del mundo para mantener su ración de carne vacuna”.

La pregunta es: ¿De dónde va a salir la carne?

Importaciones estadounidenses

“Mientras que los vecinos México y Canadá, los dos mayores proveedores de carne vacuna de los EEUU, es probable que tomen un relevo, Canadá está pasando por su propia fase de liquidación de ganado y probablemente limitado en lo que puede suministrar”, dijo.

“Australia y Nueva Zelanda, el tercer y cuarto proveedor más grande de EEUU, son las siguientes opciones lógicas. Pero la recuperación de Australia de su propia fase de liquidación de ganado vacuno se está prolongando con algunas dudas sobre si tendrá el ganado disponible para producir los mismos volúmenes que ha hecho en el pasado”.

Según Rabobank, también se espera que la producción de carne vacuna Kiwi sea limitada (se prevé que disminuya un 4% entre 2023 y 2025), mientras que Europa, que de todos modos no es un gran proveedor de carne vacuna para los EEUU, continuaría registrando una disminución estructural en la producción durante ese período.

“Esto deja a América del Sur, que tiene volumen, pero carece del acceso comercial necesario para llenar la brecha considerable en la producción estadounidense”, dijo.

“Se pronostica que la producción de Brasil crecerá en los próximos años, pero esperamos que la producción en Argentina disminuya y luego se estabilice. En combinación, estos dos grandes exportadores sudamericanos no aumentarán la producción lo suficiente como para compensar la caída en los EEUU, incluso si se modifican los acuerdos comerciales para aumentar los volúmenes exportables de América del Sur”.

El informe dijo que el resultado neto era que Rabobank esperaba que la disminución en la producción de carne vacuna de EEUU no fuera compensada por el crecimiento de la producción en los principales países exportadores.

“Y esto es incluso sin tener en cuenta ningún otro aumento en la demanda mundial de carne vacuna durante el mismo período”, dijo el banco.

Frigoríficos tendrán que competir por el ganado

Gidley-Baird dice que dadas las presiones de suministro en los mercados internacionales de carne de vacuno, tanto los importadores mundiales de carne de vacuno, como sus consumidores, tendrán que gastar mucho más por sus ganados y por la oferta disponible”.

“Y esto podría crear una fuerte ventaja en los precios y una redistribución de los volúmenes comerciales en los próximos años”, dijo.

El mercado mundial de la carne vacuna se mantiene sólido actualmente, según el informe del cuarto trimestre, con precios del ganado generalmente favorables, respaldados por “condiciones estacionales predominantemente positivas y una demanda resistente de los consumidores”.

“Pero dada la desaceleración económica, con alta inflación y disminución de la confianza del consumidor, la demanda aún puede debilitarse”, advirtió Gidley-Baird.

“La pregunta central es si los mercados están más determinados por las presiones del lado de la demanda o del lado de la oferta a medida que nos acercamos a 2023”.

Australia podría faenar mucho más

A pesar de rastrear un aparente debilitamiento en el extremo minorista de la cadena de suministro, el informe coloca a la industria de la carne australiana en muy buen estado, con condiciones estacionales que continúan respaldando la demanda de los productores y, a su vez, los precios del ganado.

Antes de Navidad, se espera que los precios locales de la carne vacuna se mantengan estables, lo que significa que son caros, aunque los precios están fijados para “una caída probable en el nuevo año a medida que aumenta el volumen de ganado y el crecimiento de los pastos de verano comienza a secarse”.

Las limitaciones laborales y los márgenes ajustados están provocando una reducción en la faena australiana, según el informe:

“Los volúmenes cayeron por debajo de los de 2021 hasta setiembre y octubre, ya que la mano de obra sigue siendo un problema… mientras que, más recientemente, el banco dice que los bajos márgenes han llevado a algunas plantas a reducir”.

Vienen más vacas

Moderando un poco sus palabras, Rabobank reconoce que el rodeo australiano está creciendo, solo que “posiblemente no lo esté haciendo a las tasas que hemos visto en el pasado”.

“Creemos que los productores están aprovechando la buena disponibilidad de alimentos y los altos precios del ganado para aumentar el número de reproductores”, dijo Gidley-Baird.

“Como resultado, no hemos visto una disminución de los precios del ganado ni un aumento en el número de la faena, a pesar de más de dos años y medio de buenas condiciones estacionales, particularmente en el sureste”.

Sin embargo, Rabobank cree que el número de cabezas de ganado aumentaría hasta 2023.

“El desafío ahora es que los precios del ganado deberán caer más que antes para generar márgenes de procesamiento viables, dados los costos crecientes y los mercados de consumo más débiles”, agregó AG-B.

Setiembre

Los envíos mundiales de carne vacuna en setiembre registraron el mayor volumen y valor de la historia, impulsados ​​por el aumento de la demanda china.

Las exportaciones aumentaron un 8% interanual a 229.000 toneladas métricas con valores que aumentaron un 11% a US$1.300 millones.

Solo China fue responsable de 137.000 toneladas métricas y US$ 868 millones.

Los datos parciales de las exportaciones de octubre muestran un fuerte aumento del 148 % interanual en los envíos diarios, elevado por los efectos del embargo comercial chino entre mediados de setiembre de 2021 y mediados de diciembre de 2021.

“Esperamos que el ritmo de las exportaciones a China se desacelere a corto plazo”, dice Gidley-Baird, “con la presión de reducir los precios, lo que hace que algunos exportadores mantengan los volúmenes con la esperanza de obtener mejores precios en una fecha posterior”.

Rabobank proyecta un crecimiento del volumen de exportaciones de alrededor del 15% al ​​18% este año.

 

Fuente: Stockhead Australia.

Ganadería de EEUU se encamina a un ciclo de producción a la baja

El mercado mundial de la carne vacuna sigue siendo sólido, según el último informe de Rabobank.

 

El mercado mundial de la carne vacuna sigue siendo sólido, según el último informe de Rabobank. Sin embargo, las crecientes presiones económicas y de la oferta pueden cambiar esta situación. Se espera que la producción mundial en el primer trimestre de 2023 se mantenga en niveles similares a los de hace un año, pero el mercado debería estar atento a EEUU, que se dirige hacia un ciclo de producción a la baja, que afectará los precios y la distribución comercial en los próximos años.

Los precios del ganado vacuno son en general favorables, apoyados por las condiciones estacionales positivas y la resistencia de la demanda de los consumidores. Sin embargo, dada la ralentización de la economía -con una inflación elevada y una confianza de los consumidores en declive-, la demanda aún podría suavizarse.

“También observamos una nueva dinámica de la oferta que influirá en los mercados”, explica Angus Gidley-Baird, analista principal de proteínas animales de Rabobank. “La cuestión central es si los mercados de la carne de vacuno están moldeados más por las presiones del lado de la demanda o de la oferta a medida que nos acercamos a 2023”.

La producción mundial de carne de vacuno se divide por hemisferios, con los países del norte generalmente en una fase de disminución de la producción, mientras que los del sur están aumentando. En el primer trimestre de 2023 se espera que la producción de Europa y Estados Unidos disminuya, mientras que la de Australia, Brasil y China se mantendrá estable o aumentará. Nueva Zelanda muestra un descenso de la producción interanual para el cuarto trimestre de 2022, pero un aumento de la producción para el primer trimestre de 2023. En general, los volúmenes totales de producción para los mercados clave en el cuarto trimestre de 2022 y el primer trimestre de 2023 serán probablemente similares a los niveles de hace un año.

El fortalecimiento del dólar estadounidense hizo que la mayoría de los precios de los bovinos, en términos de dólares, se contrajeran. Pero en términos de moneda local, se registraron subidas en Australia (8%) y Nueva Zelanda (5%), mientras que Brasil (-7%), Argentina (-4%) y Uruguay (-7%) bajaron. El precio de los novillos de las cinco zonas de Estados Unidos se mantuvo estable.

El descenso de la producción estadounidense influirá en el mercado en los próximos años

Según Gidley-Baird, la producción de carne de vacuno de EEUU iniciará un descenso de cuatro años a partir del próximo año. La producción estadounidense debería caer un 3% en 2023, con posibles descensos anuales adicionales del 2% al 5% hasta 2026. Esto supone una pérdida potencial de entre 400.000 y 500.000 toneladas de producción de carne de vacuno al año.

Los periodos anteriores de declive sugieren que los minoristas y restaurantes estadounidenses buscarán el mercado global para llenar este vacío, y los consumidores de EEUU probablemente superarán la oferta del resto del mundo para quedarse con su ración de carne de vacuno. Pero es improbable que otros mercados llenen el vacío, debido a la liquidación local (Canadá, Australia), la disminución estructural de la cabaña (Europa) y las políticas comerciales (Sudamérica).

El resultado neto, según Gidley-Baird: “Prevemos que el descenso de la producción de carne de vacuno en Estados Unidos no se verá compensado por el crecimiento de la producción en otros grandes países exportadores. Los consumidores tendrán que pagar para acceder a la oferta disponible, dadas las presiones de la oferta en muchos mercados. Esto podría suponer un fuerte aumento de los precios y la redistribución de los volúmenes comerciales”.

 

Fuente: Eurocarne.

Informe sugiere que exportaciones e importaciones de carne vacuna trabajan juntas en EEUU

Aunque el país importa un producto muy diferente al que exporta, recibe un valor de US$ 2 por kilo más alto por las exportaciones, lo que genera una ganancia económica neta.

 

Un nuevo informe destaca el valor del comercio internacional de carne vacuna de Estados Unidos, un tema algo polémico desde que el Congreso derogó MCOOL (sello de USA en carne importada) en respuesta a una barrera comercial no arancelaria en 2015.

El informe establece que Estados Unidos es un importante exportador e importador de carne vacuna, y aunque los productores de ganado comercializan un solo producto básico (ganado), eventualmente se venden miles de productos diferentes. 

Titulado Evaluación del impacto económico que seguiría a la pérdida de exportaciones e importaciones de carne vacuna de Estados Unidos, el proyecto fue encargado por los consejos de carne vacuna en Kansas, Oklahoma y Texas y fue escrito por el Dr. Derrell Peel y el Dr. Glynn Tonsor. 

“Estados Unidos es un mercado relativamente maduro en términos de demanda de carne, pero hay mucho más potencial en el mercado global, en términos generales”, dijo Peel. “El crecimiento potencial en la industria se basará cada vez más en el sector comercial, y destacamos el hecho de que el mercado ha crecido mucho en los últimos 20 a 30 años”, agregó.

Las exportaciones e importaciones de carne se combinan para brindar oportunidades para aumentar el valor de la industria estadounidense mediante la exportación de productos que tienen más valor en los mercados extranjeros y la importación de productos que pueden obtenerse de forma más económica en los mercados internacionales.

Estados Unidos importa un producto muy diferente al que exporta y recibe un valor de US$ 2 por kilo más alto por las exportaciones, lo que genera una ganancia económica neta.

Las investigaciones indican que una reducción del 10% en las importaciones y exportaciones de carne vacuna en 10 años daría como resultado un impacto de US$ 20.000 millones en los productores de ganado.

Si bien el comercio internacional puede no parecer paralelo al comercio interno, el informe detalla que la actividad de compra y venta se trata de buscar valor y la asignación eficiente de recursos. La principal diferencia en el comercio internacional es que dos gobiernos están involucrados en la determinación de las reglas de acceso y bajo las cuales ocurre el comercio. 

Un cese en el comercio de carne bovina sería catastrófico para la industria ganadera. Una pérdida del 100% del comercio de carne vacuna resultaría en una pérdida de US$ 129.000 millones para los corrales y de US$ 68.000 millones para los vendedores de ganado gordo, lo que reduciría el tamaño de la industria. 

¿Por qué importan tanto las importaciones como las exportaciones?

Si bien las importaciones y las exportaciones no están muy relacionadas, el principio básico de la reciprocidad comercial dice que no debemos esperar poder exportar si no permitimos las importaciones.

En los últimos 20 años, las importaciones de carne vacuna han promediado 1,326 millones de toneladas. Antes de 2017, Estados Unidos era el mayor país importador de carne vacuna antes de ser superado por China.

Entonces, ¿por qué el país productor de carne vacuna más grande del mundo importa carne vacuna? Las empresas que importan carne obtienen productos específicos que son más caros en Estados Unidos, que no se producen en el país o que no están disponibles debido a suministros limitados. 

Según el informe, el mayor impulsor de las importaciones de carne vacuna es el mercado de la carne picada. La carne molida, de hecho, representa casi la mitad del consumo total de carne vacuna en los Estados Unidos. Los recortes o cortes primarios importados complementan los suministros nacionales de carne magra procesada. 

¿Qué productos importa Estados Unidos?

Las importaciones de carne vacuna de Estados Unidos se enfoca en productos específicos, importados de fuentes específicas, para usos específicos. El principal impulsor de la demanda de importación de carne vacuna es el mercado de la carne picada. Una demanda que no ha hecho más que aumentar en base al mercado de hamburguesas. 

Entre 2016 y 2020, el 51% de las importaciones de carne bovina de Estados Unidos fueron carne procesada o recortes, el 21% de las importaciones fueron de productos primarias o subprimarias, 18% adicional eran cortes, el 7% productos cocinados y el último 3% correspondía a despojos comestibles. 

Los principales países proveedores de carne vacuna durante ese período fueron Canadá: (29%), Australia (22%), México (19%) y Nueva Zelanda (16%). 

Exportaciones de carne vacuna de Estados Unidos

El papel económico de la exportación de carne vacuna y de variedades es sustancial y creciente para Estados Unidos. En 2021 alrededor del 22% del valor del ganado alimentado se atribuyó a las exportaciones. 

Los datos incluidos en el informe sugieren que las exportaciones e importaciones de carne vacuna trabajan juntas, para maximizar el valor de la producción de carne y del ganado de Estados Unidos.

 

Fuente: AG Daily.

Exportaciones de carne de EEUU: crecen en carne bovina y bajan las de cerdo

El valor de los negocios de carne vacuna con el exterior se acerca a los US$ 2.000 millones en solo dos meses.

 

Las exportaciones de carne vacuna registraron otro sólido desempeño en febrero, según datos publicados por el USDA y compilados por la Federación de Exportadores de Carne de EEUU. 

Estos negocios estuvieron liderados por un excelente crecimiento del valor en mercados clave de Asia y América Latina. 

Las exportaciones de carne de cerdo mostraron una tendencia a la baja año tras año, ya que los envíos más grandes a México y Japón no compensaron la continua disminución de la demanda de China/Hong Kong. Las exportaciones de cordero continuaron ganando impulso, alcanzando el valor mensual más alto desde 2014.

“Rara vez hemos visto tantas fuerzas externas creando vientos en contra para las exportaciones de carne de EEUU y tanta incertidumbre en el mercado global”, dijo el presidente y director ejecutivo de USMEF, Dan Halstrom. 

“Sin embargo, la demanda de los consumidores de carne vacuna, cerdo y cordero de alta calidad ha demostrado ser resistente, y USMEF ve oportunidades para un mayor crecimiento tanto en los mercados establecidos como en los emergentes”, agregó.

El valor de las exportaciones de carne vacuna se acerca a los US$ 2.000 millones después de solo dos meses. Totalizaron 108.501 toneladas en febrero, 5% más que hace un año, mientras que el valor subió 35% a US$ 904,4 millones. Durante los primeros dos meses del año, las exportaciones aumentaron 9% a 227.567 tm, mientras que el valor se disparó 46% a US$ 1.930 millones.

“El crecimiento de base amplia se ha convertido en un tema recurrente para las exportaciones de carne bovina de EEUU, ya que la demanda internacional nunca ha sido tan alta y los suministros globales siguen siendo escasos”, dijo Halstrom.

“Anticipamos un levantamiento de las restricciones del servicio de alimentos relacionadas con COVID que se aliviaron en muchos destinos. Esto se materializó a fines del año pasado y principios de 2022, aunque las condiciones aún varían según el país. Si bien los bloqueos en China y Hong Kong son sin duda un revés para la demanda del servicio de alimentos, esos son las principales excepciones, ya que la mayoría de los países han cambiado a un enfoque más de vivir con COVID”, explicó.

Luego de los envíos récord de enero, el volumen de exportación de carne vacuna al mercado líder de Corea del Sur se desaceleró en febrero, pero el valor aumentó un 17% a US$ 197,8 millones. Hasta febrero, las exportaciones a Corea ya superaron la marca de US$ 500 millones (US$ 514,2 millones, 57% más). 

Las exportaciones de febrero a Japón cayeron 5%, pero el valor aumentó 21% a poco menos de US$ 200 millones. Las exportaciones de carne también aumentaron a China/Hong Kong, Taiwán, América Central y del Sur, el Caribe y Medio Oriente.

A pesar de un mes fuerte para México y Japón, las exportaciones de carne de cerdo tienden a la baja

Carne ovina

El valor de exportación de cordero de febrero es el más alto en casi ocho años.

Las exportaciones de cordero de EEUU en febrero totalizaron 1.580 tm, 37% más que hace un año. El valor de exportación fue de US$ 2,56 millones, 62% más y el más alto desde julio de 2014. 

El mercado líder, México, registró aumentos tanto en carnes variadas como en cortes musculares, mientras que las exportaciones de cortes musculares también aumentaron al Caribe, América Central y Filipinas. 

Hasta febrero, las exportaciones de cordero aumentaron 43% con respecto al año anterior, a 3,113 tm, mientras que el valor subió 60% a US$ 4,48 millones. 

 

Fuente: National Hog Farmer.

EEUU y Japón acuerdan aumentar el nivel de activación de la salvaguardia de la carne vacuna

Se busca satisfacer la demanda de los consumidores del país asiático y evitar aranceles más altos en el futuro.

 

Funcionarios de EEUU y Japón anunciaron un acuerdo que permite a los productores estadounidenses satisfacer la creciente demanda de carne vacuna estadounidense en el país asiático y, al mismo tiempo, reducir el riesgo de que Japón imponga aranceles más altos en el futuro.

El acuerdo, anunciado el jueves por la representante de Comercio de EEUU, Katherine Tai, y el Secretario de Agricultura, Tom Vilsack, incluye un nuevo mecanismo que requiere que se alcancen tres condiciones separadas, en lugar de una sola, para que Japón invoque un “gatillo de salvaguardia” e imponga aranceles más altos a la carne vacuna estadounidense durante 30 días.

“Este acuerdo es una gran victoria para nuestros dos países que garantiza que los agricultores y ganaderos estadounidenses puedan continuar satisfaciendo la creciente demanda de carne vacuna estadounidense de alta calidad de Japón”, dijo la representante comercial de EEUU, Katherine Tai, en un comunicado.

Los tres factores desencadenantes que se deben alcanzar para que Japón imponga aranceles más altos son:

Las importaciones de los Estados Unidos deben exceder el nivel original de activación de la salvaguardia de la carne bovina en virtud del Acuerdo Comercial entre los Estados Unidos y Japón.

El volumen agregado de las importaciones de carne bovina de los Estados Unidos y los signatarios originales del Acuerdo Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP) debe exceder la salvaguardia de carne vacuna del CPTPP. 

Y las importaciones de los Estados Unidos deben exceder la cantidad total de importaciones de carne vacuna de los Estados Unidos durante el año anterior.

“Este es un acontecimiento positivo para los agricultores y ganaderos de Estados Unidos”, dijo Vilsack. “Permite un mayor crecimiento basado en el mercado en las exportaciones de carne bovina estadounidense a Japón y reduce la probabilidad de que se impongan aranceles japoneses más altos a los productos estadounidenses”, sostuvo.

EEUU y Japón firmaron un acuerdo comercial bilateral por separado en 2019, después de que EEUU se retirara de las negociaciones del CP-TPP en 2017.

Japón elevó su arancel de “salvaguardia” sobre la carne vacuna estadounidense al 38% desde el 25,8% en marzo del año pasado.

“Se ha tardado un año en encontrar la fórmula correcta para este acuerdo”, dijo el embajador de Estados Unidos en Japón, Rahm Emanuel. “Este es un beneficio mutuo para los ganaderos estadounidenses y los consumidores japoneses”, agregó.

En 2021 Estados Unidos fue el principal país exportador de carne vacuna del mundo, con ventas globales de carne vacuna y productos derivados valoradas en más de US$ 10.000 millones. Las exportaciones de carne vacuna estadounidense a Japón totalizaron 320.000 toneladas métricas en 2021, con un valor de casi US$ 2.400 millones.

El nuevo acuerdo entre EEUU y Japón fue recibido con entusiasmo por los ganaderos y exportadores estadounidenses.

La Asociación Nacional de Ganaderos de Carne dijo que ha “apoyado firmemente” los esfuerzos para asegurar mejoras en las salvaguardias de la carne bovina.

“Si bien los detalles del acuerdo en principio no se han revelado, la NCBA se siente alentada porque el anuncio de hoy significa que estamos tomando las medidas necesarias para asegurar soluciones a largo plazo que permitan a los productores de ganado estadounidenses continuar brindando a los consumidores japoneses carne vacuna estadounidense de alta calidad a precios competitivos”, dijo Kent Bacus, director sénior de comercio internacional y acceso al mercado de la NCBA.

La Federación de Exportadores de Carne de EEUU dijo en un comunicado que los cambios “reducen el impacto potencial de la salvaguardia y la hacen menos perturbadora para los exportadores estadounidenses y sus clientes en Japón”.

Hughes Abell, presidente de Texas & Southwestern Cattle Raisers Association, dijo que Japón se encuentra constantemente entre los mayores importadores de carne bovina de EEUU y particularmente de Texas, y que el acuerdo plantea la posibilidad de una mayor certeza para los productores de carne vacuna de EEUU y los consumidores japoneses.

“La reducción de los aranceles y las interrupciones comerciales fortalecerá aún más la demanda de carne vacuna estadounidense y generará beneficios a largo plazo para los productores de ganado a pesar de los desafíos actuales del mercado”, dijo Abell.

 

Autor: Greg Henderson
Fuente: https://www.drovers.com/

En EEUU crece sustancialmente la preferencia por carne alimentada a pasto

Un periodista australiano constató el fenómeno al recorrer grandes supermercados en Texas, donde los consumidores de mayor poder adquisitivo la perciben como un producto más natural.

Estados Unidos es conocido por sus gigantescos supermercados, estilo almacén, donde venden de todo, desde armas hasta carne picada y requieren un carrito eléctrico para recorrerlos. Un tipo diferente de experiencia de compra está ganando popularidad.

En mi reciente viaje a Texas me llevaron a un recorrido por Central Market, un minorista de lujo, propiedad de la cadena de supermercados de Texas HEB. La tienda estaba en el distrito River Oaks de Houston, que está rodeado por algunos de los barrios más ricos de la ciudad.

Todo en la tienda era extravagante y estaba hecho a la medida de los bolsillos profundos. Puede comprar un kit de cócteles o una botella de vino de US$ 200, diseñar su propia tabla de quesos y ensalada para que la prepare el personal, recoger un ramo de la floristería interna y preguntarle al carnicero de dónde es la carne y cómo cocinarla.

Me dijeron que algunos supermercados en los Estados Unidos van más allá y tienen bares y restaurantes internos, con chefs para cocinar toda la comida que acaba de comprar.

Pero una de las partes más notables del supermercado era su obsesión por la carne vacuna alimentada con pasto, con grandes etiquetas de “alimentado con pasto” en la carne picada, la cecina e incluso la pechuga Wagyu.

La tendencia también parece mostrarse en la industria de servicios de alimentos de los EEUU y Leann Saunders, de una organización de trazabilidad y verificación llamada Where Food Comes From, dijo que los restaurantes estaban buscando una ventaja de marketing.

“El reclamo de los menús alimentados con pasto ha aumentado drásticamente en los últimos años y eso está impulsando a la carne bovina australiana mucho más de lo que lo ha hecho históricamente”, dijo la Sra. Saunders.

En el caso de Central Market, estaba interesado en apoyarse en la gran producción de carne y la cultura patriótica de Texas e inclinarse hacia los productos locales, con algunos Wagyu alimentados con pasto de Nueva Zelanda.

Pero con una población de 329 millones de personas, una demanda de carne vacuna alimentada con pasto y una industria predominantemente alimentada con granos, puede ver por qué la carne bovina australiana estaba creciendo en el mercado.

El director gerente de Meat & Livestock Australia, Jason Strong, dijo que más consumidores estadounidenses estaban buscando una alternativa a la agricultura intensiva.

“La historia ‘natural’ está funcionando para la industria de la carne bovina alimentada con pasto y ha hecho que algunos consumidores la vean como un producto más natural que la carne alimentada con granos”, dijo Strong.

“Tenemos una gran oportunidad de posicionar la carne australiana como líder en la industria de la carne de animales alimentados con pastura en los Estados Unidos”, dijo.

“La mayor parte de la carne bovina en Estados Unidos se alimenta con granos y no veo que eso cambie pronto. Australia gana en la nueva categoría y eso se debe a que ya tenemos una fuerte industria alimentada con pasto.

“Es la misma situación con el cordero, somos una gran proporción del consumo de cordero en los EEUU y solo nos beneficiaremos de un mayor consumo”.

Dado que compañías como HEB hacen que la carne de animales alimentados con pasto sea parte del argumento de marketing para los compradores de alto nivel, el analista sénior de proteínas animales de Rabo AgriFinance, Don Close, dijo que la tendencia no iba a desaparecer.

“Estoy de acuerdo con el crecimiento de la carne vacuna alimentada con pasto y creo que hay un mercado allí”, dijo Close.

“Pero es realmente difícil medir la cuota de mercado de la carne vacuna alimentada con pasto y ponerla en una escala comparable a la de los animales alimentados con cereales. Es realmente difícil diferenciar esos productos especiales cuando miras los números”, concluyó.

 

Fuente: beefcentral.com
Autor: Eric Barker

Análisis de la batalla política entre el gobierno de EEUU y los frigoríficos

La administración Biden fomenta el surgimiento de nuevas plantas independientes, para terminar con la concentración de las cuatro grandes industrias que dominan el mercado; las empresas sostienen que la suba de precios de la carne se debe a que la alta demanda supera a la oferta.

 

La administración Biden está apuntando a un pequeño grupo de frigoríficos por los altos precios de las carnes vacuna, de cerdo y de aves que, según dice, están exprimiendo a los consumidores y alimentando la inflación, argumentando que están abusando de su poder de mercado.

La industria frigorífica de EEUU está dominada por unas pocas compañías globales que dicen que los precios reflejan un aumento en la demanda, suministros limitados por la pandemia y costos crecientes de mano de obra y transporte. Y niegan las acusaciones de especulación pandémica.

Los economistas agrícolas dicen que la demanda de carne alimentada por la pandemia ha expuesto una escasez de capacidad en los frigoríficos, especialmente en la carne vacuna, un problema en la cadena de suministro similar al de otras industrias.

“Creo que probablemente haya algo de verdad en ambos lados”, dijo David Anderson, economista ganadero de la Universidad Texas A&M, sobre la batalla de la Casa Blanca con los frigoríficos.

“Los consumidores están comprando carne vacuna y nuestras exportaciones están en auge”, dijo. Y agregó que “lo que estamos viendo con los precios, diría como economista, es exactamente lo que deberíamos ver dado este cuello de botella. Y los problemas de capacidad no se solucionarán de la noche a la mañana”.

Los ganaderos están frustrados con las opciones limitadas para vender sus ganados, dijo, y agregó: “No creo que sea malo que el gobierno esté investigando estas cosas”.

Industria cárnica

En el centro del problema, al igual que con los gruñidos de la cadena de suministro, se encuentra una demanda inusualmente fuerte de carne, y especialmente de carne vacuna, por parte de los consumidores.

Los estadounidenses se atrincheraron durante la pandemia y derrocharon en alimentos y golosinas en lugar de viajes o entretenimiento, y los chinos sustituyeron las importaciones de carne australiana por la carne vacuna estadounidense alimentada con granos, en medio de una disputa diplomática con el país de Oceanía.

Ese salto chocó con un sistema de faena en EEUU que ya se había extendido al límite por un impulso de décadas, para lograr la máxima eficiencia y ganancias, dejando a solo cuatro empresas para dominar el mercado de la carne.

Los cierres de plantas provocados por el COVID, los protocolos de seguridad que separan más a los empleados y la escasez de mano de obra redujeron la cantidad de vacas que estas plantas podían procesar, reduciendo los precios que pagaban a los ganaderos incluso cuando el costo del producto final se disparó para los consumidores.

Los precios minoristas de la carne aumentaron 30% desde principios de 2020, antes de disminuir ligeramente en noviembre y diciembre, según datos del Departamento de Agricultura de EEUU.

El precio que recibieron los ganaderos disminuyó ligeramente durante el mismo período, y la Unión Nacional de Productores argumenta que se necesita más competencia en el envasado de carne.

¿Explotación o capitalismo?

El presidente Joe Biden anunció medidas para impulsar la competencia en el procesamiento de carne vacuna, cerdo y aves para frenar lo que, según él, es la “explotación” de los consumidores y los productores.

El plan de acción de la administración incluye US$ 1.000 millones para subvenciones y préstamos para nuevas plantas frigoríficas independientes, US$ 100 millones para capacitación de trabajadores, nuevas reglas de etiquetado y formas para que los agricultores informen prácticas anticompetitivas.

Todo esto después de que la Casa Blanca dijera en un análisis de diciembre que los cuatro grandes frigoríficos (Tyson Foods, JBS, Marfrig y Seaboard Corp) habían triplicado su márgenes de beneficio neto durante la pandemia.

La operación de carne vacuna de JBS en EEUU más que duplicó su margen operativo del tercer trimestre, la diferencia aproximada entre ingresos y costos superó 21% a los mismos períodos de 2020 y 2019, según muestra el estado de ganancias de la compañía de origen brasileño.

Pagando precios cotizados

“Los márgenes han sido extremadamente amplios” en la carne vacuna, dijo Derrell Peel, economista ganadero de la Universidad Estatal de Oklahoma, citando los cuellos de botella en el procesamiento. 

Él los culpa no por un comportamiento anticompetitivo deliberado, sino por 30 años de consolidación impulsada por el mercado que dejó a la industria sin capacidad adicional para manejar el aumento de la demanda de COVID-19.

“El motivo principal de por qué tenemos la estructura industrial que tenemos hoy es la economía de la eficiencia de costos. Los pequeños frigoríficos quebraron y los que se hicieron más grandes sobrevivieron”, dijo Peel.

El Instituto de la Carne de América del Norte, que representa a los frigoríficos de carne vacuna y de cerdo, y la Cámara de Comercio de EEUU argumentan que los precios más altos de la carne son un resultado temporal de las fuerzas que alimentan la inflación en toda la economía, incluida la escasez de mano de obra.

“El mercado se está comportando de manera predecible”, dijo Sarah Little, vicepresidente de comunicaciones del Instituto de la Carne de Norteamérica. Las cadenas de supermercados compiten por los suministros y fijan los precios minoristas de la carne, no los frigoríficos, señaló, y los estadounidenses están dispuestos a pagar precios más altos por la carne vacuna.

“Habrá momentos en que los ganaderos ganen más dinero y los frigoríficos pierdan; hemos visto ese ciclo antes”, sostuvo.

Los precios de las cadenas de supermercados de EEUU para los consumidores también reflejan una grave escasez de mano de obra, altos costos de transporte y la competencia de China y otros compradores extranjeros, dijo Jayson Lusk, director del Departamento de Economía Agrícola de la Universidad de Purdue.

Según Dermot Hayes, profesor de Economía en la Universidad Estatal de Iowa, la demanda china de carne de cerdo está disminuyendo a medida que el país reconstruye su stock porcino, tras un devastador brote de peste porcina africana, lo que devuelve los márgenes de procesamiento de carne de cerdo a su promedio de cinco años.

Los picos de precios muestran que la industria necesita algo de holgura en el sistema, dijo Hayes. Los incentivos del gobierno podrían alentar a más grupos de productores a construir plantas de procesamiento y ganar más vendiendo carne en lugar de animales vivos, dijo.

 

 

Autor: David Lawder.
Fuente: Reuters.

Se rehabilitaron los frigoríficos Carrasco y Pul para exportar carne bovina sin hueso a EEUU

Las dos plantas se encontraban inhabilitadas por USDA/FSIS desde agosto-setiembre de 2020. 

Los frigoríficos Pul -ubicado en Melo, Cerro Largo- y Carrasco -en el límite de Canelones con Montevideo- volvieron a ser habilitados para exportar carne bovina sin hueso a Estados Unidos. 

Las dos plantas se encontraban inhabilitadas por USDA/FSIS desde agosto-setiembre de 2020. 

Inmediatamente de su inhabilitación se comenzaron a realizar las mejoras y los ajustes necesarios para revertir la situación. Dichas mejoras, estaban orientadas a cumplir con los requerimientos de los Servicios Veterinarios del USDA/FSIS, con el objetivo de obtener la conformidad de la contraparte sanitaria y así las empresas pudieran retomar el vínculo comercial.

Durante los meses siguientes, se intercambió documentación y se realizaron reuniones por videoconferencia, tendientes a lograr la conformidad de los Servicios Veterinarios de los Estados Unidos.

Posterior a este proceso, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), envió un comunicado informando el levantamiento de todas las observaciones.

Desde fines de 2020 se esperaba una respuesta, que finalmente fue recibida en la tarde de este jueves 20 de mayo.

La notificación informa de manera oficial que ambas plantas frigoríficas quedan habilitadas nuevamente para retomar la exportación de carne bovina sin hueso a los Estados Unidos.

 

Fuente: MGAP
Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad