*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 19 de mayo de 2022 1:03 pm | USD promedio 40.48 | EURO promedio 42.4 | ARG promedio 0.21 | Real promedio 8.18

Informe de coyuntura económica y comercial

Elaborado por el Dr. Ignacio Bartesaghi a pedido de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG). Las  valoraciones realizadas en el documento son de entera responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan ni comprometen la posición de ACG. Contenido exclusivo para socios y suscriptores.

 

Principales contenidos del informe: 

  • La guerra en Ucrania y sus posibles impactos en la región y Uruguay.
  • El comercio exterior de Uruguay de interés para el sector cárnico. 
  • Principales noticias de interés comercial a nivel mundial, regional y  local.
  1. La guerra en Ucrania y sus posibles impactos en la región y Uruguay 

Tras semanas de incertidumbre, finalmente el jueves 24 de febrero se desató la guerra en Ucrania. El primer mandatario ruso, Vladimir Putin, pone en riesgo la estabilidad mundial con una incursión que es una violación flagrante del derecho internacional. El conflicto en Ucrania lleva más de dos semanas y se intensifica, sin un panorama claro sobre su resolución, si bien siguen adelante los esfuerzos negociadores. 

A nivel internacional las potencias occidentales y en especial Estados Unidos mantienen su posición respecto a no incursionar en el país europeo invadido, ya que el mismo no integra la OTAN. Independientemente de dicha decisión, tanto la Unión Europea, Estados Unidos como otras potencias internacionales, han aplicado sanciones económicas inéditas contra Rusia y sus principales autoridades, lo que tendrá impactos severos en dicho país, pero también en  la economía internacional. 

Mientras la ofensiva militar se extiende en el tiempo y causa miles de muertos, además de más de 2,5 millones de desplazados, lo que afecta directamente a la Unión Europea y su agenda de los próximos años, el mundo observa con atención los impactos de un conflicto que, si bien puede ser algo lejano para Uruguay, tendrá efectos diversos.  

De hecho, ya se observa una distorsión de los precios de los commodities (alimenticios, energéticos y minerales), los que subieron estrepitosamente desde que concretó la invasión de Rusia al país europeo, el que vale recordar es el más grande de Europa (sin contar el  territorio ruso europeo) con 45 millones de habitantes.

Además, se trata de un país de renta  baja en términos de su producto per cápita, pero muy rico en disponibilidad de recursos naturales como minerales, carbón, petróleo, titanio, entre otros. Asimismo, es un gran  productor agrícola, siendo uno de los principales jugadores en maíz y trigo. 

Un conflicto de estas características aumentará los niveles de incertidumbre a nivel global,  justo en momentos en que se comenzaba a transitar una recuperación luego de los inéditos impactos de la pandemia. Las próximas semanas estarán marcadas por la evolución del  precio del petróleo, las restricciones asociadas a las sanciones económicas impuestas a Rusia  por gran parte de la comunidad internacional, las restricciones logísticas que llevarán a  presiones inflacionarias aún mayores y los impactos en los entornos de negocios por la  inestabilidad bursátil y los impactos en las monedas locales por la fortaleza del dólar, todo lo  que afecta entre otras cosas los proyectos de inversión en curso. En definitiva, las proyecciones económicas para el año 2022 están en revisión y los temores de un conflicto de  mayor envergadura aumentan con el paso del tiempo. 

1.1 Posibles impactos en la región y en Uruguay 

La región y en particular Uruguay no están ajenos a los efectos de una guerra de estas características, por más que los mismos pueden clasificarse como indirectos más que como impactos directos. Como se mencionó anteriormente, los indirectos tienen que ver con la  suba del dólar, el aumento del precio del petróleo y el importante crecimiento de algunos de los commodities, los que por cierto muchos son exportados por Uruguay.  

Si bien pueden identificarse ciertos beneficios, los mismos son de corto plazo, ya que debe tenerse en cuenta el impacto por el aumento de los combustibles, los fletes internacionales y del precio de los insumos adquiridos desde el exterior (Rusia es el tercer exportador  mundial de combustibles).  

Para Uruguay el caso del aumento de los combustibles es especialmente relevante, ya que el  mismo repercute en el precio internacional de otros productos que Uruguay adquiere como insumos para su producción, así como los costos de las operaciones logísticas y sus actividades asociadas. 

Como puede observarse en el gráfico presentado a continuación, el precio del petróleo ya se  venía recuperando en los últimos meses, pero muestra un pico de crecimiento luego de la invasión rusa a Ucrania, con valores que llegaron a superar los US$ 120 por barril. En los  últimos días el precio registró una baja debido a las expectativas por un alto el fuego en  Ucrania y los temores por un posible nuevo brote de coronavirus en China y Oceanía. 

Gráfico 2 – Precio del petróleo 

Fuente: https://www.puentenet.com/cotizaciones/commodity/ZS4

 

Como se señaló anteriormente, sí pueden existir beneficios en el corto plazo por el aumento  de los precios de otros productos agrícolas, ya que Rusia y Ucrania son grandes jugadores en  la producción y exportación de muchos de estos bienes (en conjunto explican el 30% de la producción mundial de trigo). En efecto, todos los precios están al alza (lo que genera además más presión inflacionaria a nivel mundial), caso del trigo, soja, maíz, lácteos y la carne, pero también aumentan los valores de comercialización de los agroquímicos, envases, entre otros.

Gráfico 3 – Precios internacionales de productos agrícolas seleccionados 

Fuente: https://www.puentenet.com/cotizaciones/commodity/ZS4 

Además de los efectos indirectos mencionados, sí puede existir un impacto directo en las corrientes de comercio con Rusia, ya no solo por posibles represalias del gobierno de Putin  por los posicionamientos sobre el conflicto de algunos de los países miembros (se han dado diferentes énfasis), como por la imposibilidad de operar comercialmente con Rusia por su eventual exclusión del sistema financiero (los bancos fueron excluidos del sistema SWIFT) o los impactos en las operaciones por las medidas ya vigentes impuestas por la Estados Unidos y la Unión Europea.

En el caso del Mercosur, en 2020 sus miembros importaron US$ 3.162 millones y exportaron US$ 2.5622, un monto que como puede observarse en el gráfico presentado a continuación es muy inferior al registrado algunos años atrás. En términos de su participación Rusia no es un jugador de relevancia para el Mercosur, explicando en 2020 el 1,4% de las compras  totales y el 0,9% de las exportaciones totales del Mercosur. 

En definitiva, es claro que Rusia no está en las primeras posiciones de los socios del  Mercosur, además de que el bloque muestra una elevada concentración en su comercio con la potencia mundial. En el caso de las exportaciones 5 productos explicaron el 74% de las  ventas externas, destacándose las semillas oleaginosas (30% del total) la carne y despojos  comestibles (27%), frutas y frutos comestibles (6%), leche y productos lácteos (6%) y café  (5%).

Si se replica el mismo ejercicio para las importaciones, la concentración es aún mayor,  ya que 5 rubros importados explicaron en 2020 el 86% de las compras del bloque desde Rusia, con la importante presencia de los abonos representando el 63% de las adquisiciones  desde dicho origen.

Gráfico 4 – Evolución del comercio exterior de bienes entre el Mercosur y Rusia  

De acuerdo con datos de Trade Map incluyendo a Venezuela.

Gráfico 5 – Participación de Rusia en el comercio exterior del Mercosur

Importaciones totales del Mercosur vs. Part. de Rusia en exportaciones totales del Mercosur 

Fuente: elaboración propia en base a Trade Map. 

 

Un análisis realizado por producto comercializado, indica que los miembros del Mercosur no poseen elevados niveles de dependencia con Rusia en lo que refiere a la dependencia como mercado exportador y proveedor. En ninguno de los bienes intercambiados se supera el 20% (Rusia en el total exportado o importado por el Mercosur). 

En términos de los posibles impactos por posibles cortes en los flujos comerciales por los aspectos ya señalados, es importante identificar qué importancia tiene Rusia como comprador o proveedor de los principales bienes comercializados por el Mercosur con dicho  país, lo que podría adelantar el nivel de dificultad que enfrentarían los países suramericanos a la hora de redireccionar dichas corrientes hacia otros mercados. 

Tomando las principales corrientes de exportación, los que muestran mayor dependencia con Rusia son las frutas y frutos comestibles (Rusia explica el 8% del total colocado por el  Mercosur en el mundo), leche y productos lácteos (7%), preparaciones alimenticias diversas (5%), carne y despojos comestibles (3%), pescados y crustáceos (3%), tabaco (3%) y materias  albuminoideas; productos a base de almidón o de fécula modificados (3%). 

En el caso de las importaciones las mayores dependencias con Rusia se identifican en los abonos (Rusia provee el 20% del total adquirido por el Mercosur), perlas finas, cultivadas, piedras y metales preciosos (12%) y aluminio y sus manufacturas (8%).

En definitiva, si bien son montos absolutos de importancia, las dependencias comerciales con Rusia no son sustantivas, por lo que, de existir cortes en los flujos comerciales por los efectos de las sanciones o el impacto económico en Rusia por los bloqueos, no serían sustantivos para la economía del Mercosur. 

1.2 El comercio exterior de Uruguay con Rusia y con Ucrania 

El comercio entre Uruguay y Rusia superó en 2021 los US$ 200 millones, con exportaciones  por U$S 117 millones en 2021 e importaciones por US$ 101 millones en el mismo año. Como  puede observarse en el gráfico presentado a continuación, las ventas hacia el mercado ruso llegaron a montos muy superiores, alcanzando en 2011 cerca de los US$ 400 millones y a cerca de US$ 600 millones en 2013 en las compras desde ese mercado. 

En los dos primeros meses de 2022 las ventas hacia Rusia treparon a los US$ 20 millones, representando el 1,2% de las ventas totales, mientras que las compras externas desde Rusia alcanzaron los US$ 16,8 millones, explicando el 0,9% del total de las importaciones nacionales en el primer bimestre de 2022. 

A la hora de identificar los posibles impactos para Uruguay en dichas corrientes, debe tenerse en cuenta la elevada concentración existente en los flujos de comercio, ya que en  2021 el 80% estuvo explicado por lácteos (manteca y queso y requesón) y carne y despojos  comestibles (despojos comestibles y carne bovina congelada), seguido en bastante menor  medida por las semillas (soja) y pescados (pescado congelado). 

Gráfico 6 – Evolución del comercio exterior entre Uruguay y Rusia 

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA.

 

Si bien se trata de montos muy elevados en términos absolutos, en especial en el caso de los  lácteos (49,1 millones) y la carne (45,3 millones), se trata de colocaciones que podrían ser direccionadas hacia otros mercados, además de que en términos porcentuales Rusia representa un porcentaje relativamente menor en las colocaciones totales de Uruguay de  esos dos productos (8,9% en el caso de los lácteos y 1,0% en el de las carnes y despojos  comestibles en los dos primeros meses de 2022). 

En el caso de las importaciones, en 2021 los abonos explicaron el 69% de las adquisiciones totales uruguayas desde Rusia (US$ 69,4 millones), seguido por el petróleo con el 19% (US$  149,1 millones). En lo que refiere a las dependencias de Uruguay con Rusia a nivel de  producto, en el caso del petróleo es muy baja (2,4% en los dos primeros meses de 2022),  mientras que en el de los abonos la dependencia es alta (27,7% del total importado del  mundo de ese producto), por lo que será una presión adicional que afectará al alza el precio  de dicho insumo. 

El comercio entre Uruguay y Ucrania es prácticamente insignificante, con corrientes de exportación con US$ 879 mil de exportaciones en 2021 y US$ 3,2 millones de importaciones  en el mismo año.  

Gráfico 7 – Evolución del comercio exterior entre Uruguay y Ucrania 

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA.

 

En 2021, Uruguay exportó a Ucrania productos farmacéuticos, frutas y frutos comestibles y  pescados, mientras que adquirió principalmente abonos, máquinas y aparatos mecánicos, plásticos y sus manufacturas y productos diversos de la industria química. En el caso de las  importaciones solo 7 empresas superaron compras por US$ 100, mientras que en el de las exportaciones solo 3, por lo que el impacto directo esperado por la crisis en Ucrania en los  flujos bilaterales es mucho menor al de Rusia. 

2 El comercio exterior del sector cárnico y de sus insumos en Uruguay – primer bimestre de 2020  

2.1 Exportaciones 

En el primer bimestre de 2022 las exportaciones uruguayas de bienes continúan mostrando  un muy buen desempeño, con un crecimiento del 41,8% sin zonas francas y un 43,6%  incorporando las ventas realizadas desde las mismas. En lo que va del año la carne ha sido el  principal producto de exportación del país (sin considerar las zonas francas), con una  variación del 68% e incidiendo 17 puntos porcentuales del crecimiento. En contrapartida se  registra un mal desempeño de los animales vivos. 

Cuadro 1 – Exportaciones de productos seleccionados 

(Período enero – febrero) 

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA.

 

Profundizando el análisis para el caso de la carne, señalar el buen desempeño de la carne  bovina fresca o refrigerada, que aumentó 116%. Hay que destacar a su vez la caída de la  carne ovina, que disminuyó -9% en el mismo período.

Cuadro 2 – Exportaciones de carne a nivel de Partida del SA 

(Período enero – febrero)

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA. 

 

En los dos primeros meses de 2022 la carne se exportó a 38 mercados (colocaciones  superiores a los US$ 100 mil), de los cuales 7 destinos superaron ventas por más de US$ 10 millones. China es el principal destino de las ventas de carne explicando el 64,8% del total  colocado y aumentando un 93% con relación al mismo bimestre de 2021. Cabe resaltar el  muy buen desempeño de Países Bajos, Japón, Chile, España, Reino Unido y Suiza. 

Cuadro 3 – Exportaciones de carne por destino  

(Período enero – febrero) 

A nivel de empresa un total de 25 registraron ventas por más de 1 millón de dólares en el  primer bimestre de 2022, de las cuales 17 superaron exportaciones por US$ 10 millones. Frigorífico Las Piedras se ubicó en la primera posición seguido de Frigorífico Tacuarembó.  Como puede observarse en el cuadro 4, el crecimiento de las ventas externas ha sido  generalizado con pocas excepciones (Pulsa, Frigocerro, Sarel, Agroindustrial del Este, Oferan,  Ersinal, Sidercol). 

Cuadro 4 – Exportaciones de carne por empresa 

(Período enero – febrero) 

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA.

 

En el caso de los animales en pie se observa una disminución muy importante de las  colocaciones externas, cayendo -82% con relación al mismo período de 2021, lo que se  explica por la caída de las ventas de animales de la especie bovina.

Cuadro 5 – Exportaciones de animales en pie por Partida del SA 

(Período enero – febrero)

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA.

En 2022 China ocupó la primera posición en las ventas de animales en pie, explicando el 98%  del total. Los principales mercados en las ventas de 2021 como Turquía, Líbano e Irak no  registraron operaciones en el primer bimestre de 2022. 

Cuadro 6 – Exportaciones de animales en pie por destino 

(Período enero – febrero) 

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA. 

 

El número de empresas que opera en el sector de animales en pie es relativamente bajo, y  muchas de ellas no registraron operaciones en los dos primeros meses de 2022. En dicho  período se destacan las operaciones de una sola empresa (Roamoso), mientras que  Gladenur, Olkany y Herbal Paradise no registraron ventas.

Cuadro 7 – Exportaciones de animales en pie por empresa (Período enero – febrero)

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA. 

2.2 Importaciones 

En el primer bimestre de 2022 las importaciones uruguayas totales aumentaron 40,8%.  Atendiendo a los productos de interés para el sector, en especial por la necesaria compras  de insumos para el sector cárnico (como cereales, semillas y agroquímicos) se observa un  desempeño dispar, con caídas importantes en las compras externas de cereales (-89%) y un aumento considerable de los abonos (153%). Las importaciones de carne adquieren mayor  relevancia en los últimos años, tendencia que se profundizará aún más por la suba del precio  de este producto en los últimos meses. En el primer bimestre las adquisiciones de carne 

treparon a los US$ 34, 8 millones, un 9% más que en el mismo período de 2021. 

Cuadro 8 – Importaciones de productos seleccionados 

(Período enero – febrero) 

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA. 

En cuanto a los mercados de origen, en el caso de la carne el principal origen fue Brasil  explicando el 78%, seguido por Paraguay. En el caso de los abonos el principal mercado es  Rusia (corriente de exportación que se verá afectada por la crisis en Ucrania) que en los dos primeros meses de 2022 explicó el 28% del total. En importancia le siguen Bielorrusia (que  también está siendo sancionada por las potencias occidentales, por lo que el comercio con  este país también puede verse afectado) explicando el 15%. Otros mercados proveedores en  los dos primeros meses de 2022 fueron Canadá, Brasil, Egipto, Omán y México. Argentina y  Brasil fueron los dos principales orígenes de las compras de químicos inorgánicos (44% del  total), seguido por China y Turquía. En el caso de las semillas y frutos oleaginosas, el 44%  provino de Argentina (país que está acentuando las prohibiciones a las exportaciones y suba  de las retenciones en el sector agrícola3), seguido por Nueva Zelanda y Canadá. Los cereales  son originarios de Argentina y Paraguay (83% del total), seguido en menor medida por Brasil,  mientras que en el caso de los animales se destaca Argentina y Brasil explicando el 91% del  total de las compras externas de este producto. 

  

3 Brief de noticias comerciales de interés  

3.1 Multilateral 

La economía y el comercio mundial registraron una fuerte recuperación en 2021 (en el  entorno del 6% y 10% respectivamente de acuerdo con el FMI y la OMC) luego del impacto  de la pandemia en 2020. Las economías emergentes en especial China, India y el Sudeste  Asiático mostrarán un mejor desempeño en los próximos años. 

https://www.bloomberglinea.com/2022/03/16/restricciones-al-trigo-y-la-soja-como-impactan-en-uruguay las-medidas-de-argentina/

A nivel de comercio, resaltar que el rebote registrado a principios del año pasado comenzó a  moderarse desde los últimos meses de 2021 por las perturbaciones en la oferta asociadas a  las dificultades logísticas que están afectando las cadenas de suministro (en el tercer  trimestre de 2021, el crecimiento del volumen del comercio de mercancías se redujo al 8,1%  interanual)4. De cualquier forma, de acuerdo con los datos del Barómetro de la OMC las  expectativas para el año en curso son positivas, si bien la última medición no contempla los  efectos de la guerra en Ucrania. Las proyecciones de crecimiento para el año 2022 están en el entorno de 4%. 

Gráfico 9 – Barómetro de comercio de la OMC 

Fuente: OMC. 

En 2021 las dinámicas comerciales también estuvieron asociadas a la firma de acuerdos  comerciales, un tema de especial importancia para Uruguay y el Mercosur, que hasta la  fecha no han podido reaccionar frente a las tendencias mundiales. Mientras que en el  Mercosur se debate sobre la baja del arancel externo común (no se llegó a un acuerdo por lo  que Brasil definió la rebaja unilateral) y su flexibilización (lo que supone que Uruguay pueda  negociar un TLC con China y otras economías de forma bilateral), el mundo sigue avanzando  en la firma de acuerdos comerciales. De hecho, en 2021 se firmaron en el mundo 19  tratados comerciales, mientras que en el año anterior 37. De acuerdo con las estadísticas de  la OMC ya se cuenta con 353 acuerdos vigentes, en lo que se transformó en uno de los  fenómenos de mayor importancia de la globalización económica. 

En los últimos años la atención estuvo centrada en los conocidos como mega bloques, caso  del CPTPP (conocido como el TPP 11 ya sin Estados Unidos), la zona de libre comercio  africana (AfCFTA), la más importante si se considera el número de miembros y la reciente  puesta en vigor del RCEP, el acuerdo de mayor impacto a nivel global en términos  económicos, que como es sabido reúne nada menos que a China, Japón, Corea del Sur,  

4Fuente: https://www.wto.org/spanish/news_s/news22_s/wtoi_21feb22_s.htm

Australia, Nueva Zelanda y los 10 miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste  Asiático (ASEAN). 

Gráfico 10 – Acuerdos comerciales en vigor a nivel mundial 

Fuente: OMC. 

3.2 Unión Europea 

  • La Unión Europea (UE) abre consulta sobre los acuerdos de sostenibilidad en la  agricultura europea (más información en:  

https://cdeuv.es/noticies/menunoticias/item/23629-consulta-sobre-los-acuerdos-de sostenibilidad-en-la-agricultura-europea.html). 

  • La UE aprueba Dictamen sobre el Plan de Acción para la agricultura ecológica (más  información en: https://cdeuv.es/documentos/menudocuintern/item/23639-dictamen comite-europeo-de-las-regiones-plan-de-accion-de-la-ue-para-la-agricultura-ecologica.html). 
  • La UE aprueba dictamen sobre seguridad alimentaria y sostenibilidad (más  información en: https://cdeuv.es/documentos/menudocuintern/item/23671-dictamen comite-economico-y-social-europeo-seguridad-alimentaria-y-sostenibilidad.html)
  • Últimas noticias sobre las negociaciones comerciales de la UE: 

En febrero de 2022 se llevó a cabo la 12 ronda de Negociaciones con Australia (videoconferencia). No hay fecha para la realización de la ronda Nº13. En octubre de 2021 se  cerrarón las negociaciones que actualizan el Acuerdo de Asociación entre la UE y Chile, pero  aún resta el cierre de negociaciones políticas y se sigue adelante con la revisión legal y

traducción a los efectos de que la Comisión Europea pueda presentar el acuerdo al Consejo  de la UE y al Parlamento. 

Se planteó un proceso de modernización del acuerdo entre la UE y Turquía pero aún no  comenzaron las negociaciones. La UE tiene en curso otras negociaciones con Reino Unido  por Gibraltar, con Kirkistán, Uzbekistán, Andorra, Mónaco y San Marino. 

3.3 Estados Unidos 

  • Estados Unidos y Japón realizan la primera reunión en el marco del Acuerdo de  Asociación de Comercio (más información: https://ustr.gov/about-us/policy offices/press-office/press-releases/2022/march/readout-first-round-meetings-us-japan partnership-trade). 
  • Estados Unidos anuncia que quitará el beneficio de la Nación Más Favorecida a Rusia (más información en: https://ustr.gov/about-us/policy-offices/press-office/press releases/2022/march/statement-ambassador-katherine-tai-announcement-additional economic-actions-against-russia). 

3.4 Australia 

  • Se establece un panel sobre solución de diferencias en la OMC por diferencias  comerciales entre China y Australia (más información en:  https://www.trademinister.gov.au/minister/dan-tehan/media-release/establishment-wto panel-chinas-challenge-australias-trade-remedies-certain-products). 
  • Esfuerzos de modernización en la agricultura australiana (más información en:  https://www.austrade.gov.au/news/latest-from-austrade/trade-modernisation-delivers-the goods-for-the-agricultural-sector). 

3.5 Nueva Zelanda 

  • Nueva Zelanda cierra un acuerdo comercial con Reino Unido (más información en:  https://www.mfat.govt.nz/nl/trade/free-trade-agreements/free-trade-agreements concluded-but-not-in-force/new-zealand-united-kingdom-free-trade-agreement/). 

3.6 China 

  • China y Ecuador inician oficialmente negociaciones para suscribir un TLC (más  información en: China and Ecuador Officially Launches Free Trade Agreement Negotiations  – (mofcom.gov.cn). 
  • China y Nueva Zelanda aprueban protocolo de actualización del TLC bilateral (más  información en: China-New Zealand FTA Upgrade Protocol to Take Effect on April 7 – (mofcom.gov.cn).
  • Brasil baja su arancel nacional de forma unilateral sin el consenso del Mercosur (más  información en: https://www.gov.br/produtividade-e-comercio-exterior/pt br/assuntos/camex/estrategia-comercial/tarifas/perguntas-sobre-resolucao-gecex-269). 
    • Superávit comercial de Brasil en febrero es el mayor desde el año 2017 (más  información en: https://www.gov.br/economia/pt br/assuntos/noticias/2022/marco/superavit-de-fevereiro-e-o-maior-desde-2017-e-comercio exterior-bate-novos-recordes). 
    • Brasil lidera los agronegocios digitales en América Latina (más información en: https://apexbrasil.com.br/content/apexbrasil/br/pt/conteudo/noticias/brasil-atrai-90- porcento-dos-investimentos-em-agtechs-na-america-latina.html). 
    • Brasil inicia proceso para el ingreso a la OCDE (más información en:  https://www.gov.br/mre/pt-br/canais_atendimento/imprensa/notas-a-imprensa/nota conjunta-do-ministerio-das-relacoes-exteriores-da-casa-civil-e-do-ministerio-da-economia brasil-e-convidado-a-iniciar-processo-de-acessao-a-ocde). 

    3.8 Argentina 

    • En los primeros dos meses de 2022 transportar mercaderías fue 10 veces más caro  (más información en: (https://tradenews.com.ar/en-dos-meses-de-2022-transportar mercaderia-en-argentina-fue-10-mas-caro/). 
    • Argentina prohíbe las exportaciones de aceite y harina de soja. (más información en:  https://agroverdad.com.ar/2022/03/el-gobierno-cerro-las-exportaciones-de-aceite-y-harina de-soja-y-subirian-las-retenciones). 
    • Listado de empresa argentinas que participaron de la feria mundial de alimentos  Gulfood (más información en: https://www.inversionycomercio.ar/novedad.php?id=460). 
    • Argentina ingresa a la Franja y la Ruta de China (más información en: https://www.cancilleria.gob.ar/es/actualidad/noticias/acuerdo-con-china-la-argentina obtiene-financiamiento-para-obras-de). 

    3.9 Uruguay  

    • Visita de Lacalle Pou a Dubái para participar del Día de Uruguay en la Expo 2020  Dubái con la presencia de empresarios uruguayos (más información en:  https://www.gub.uy/ministerio-relaciones-exteriores/comunicacion/comunicados/lacalle pou-ratifico-uruguay-es-pais-confiable-para-invertir).
      • Empresarios uruguayos participan en la feria mundial de alimentos Gulfood (más  información en: https://www.uruguayxxi.gub.uy/es/noticias/articulo/los-mejores alimentos-uruguayos-se-presentan-en-la-feria-mundial-gulfood/). 
      • Uruguay quedó habilitado para exportar carne a Macao (más información en: https://www.gub.uy/ministerio-ganaderia-agricultura pesca/comunicacion/noticias/uruguay quedo-habilitado-para-exportar-carne-aviar-macao). 
      • Egipto renueva exportación de carne para 23 establecimientos (más información en: https://www.gub.uy/ministerio-ganaderia-agricultura-pesca/comunicacion/noticias/egipto renueva-habilitacion-para-exportacion-carne-23-establecimientos). 
      • Primera exportación de carne certificada de carbono neutro (más información en:  https://rurales.elpais.com.uy/mercados/salio-primer-embarque-de-frigorifico-bpu-de-carne bovina-verificada-carbono-neutro). 

      Negociaciones externas de Uruguay: 

      China: Uruguay avanza en el cierre del estudio de factibilidad sobre un TLC con China, el que  si bien muestra cierto retraso respecto a los plazos iniciales (diciembre de 2021), el mismo  sigue su curso y se culminaría en las próximas semanas. El cierre de este estudio no implica  el inicio de las negociaciones, decisión que China aún valora de acuerdo con el contexto  regional y la evolución de las negociaciones sobre la flexibilización entre los miembros del  Mercosur. 

      Turquía: se espera en las próximas semanas la visita de una delegación de Turquía para  formalizar el inicio de negociaciones para la firma de un TLC bilateral, la fecha de la visita no  se confirmado por parte de la Cancillería. 

      CPTPP (TPP 11): respecto al acuerdo Transpacífico, Uruguay está valorando su ingreso, pero  no solicitó formalmente el mismo. Se trata de un proceso que llevará tiempo y presenta  ciertas dificultades. 

      Reino Unido: si bien se descarta la posibilidad de suscribir un acuerdo comercial bilateral en  bienes (tampoco está en agenda un acuerdo con el Mercosur), se está impulsando la  posibilidad de avanzar en un Acuerdo de Asociación Estratégica bilateral que incorpore otras  disciplinas comerciales. Se maneja posible visita del presidente Lacalle Pou a Reino Unido. 

      3.10 Paraguay 

      En el marco de la presidencia pro tempore de Paraguay (en curso durante todo el primer semestre, Uruguay la asume en el segundo semestre), dicho país ha impulsado las  negociaciones del bloque con Singapur e India, pero sin fechas concretas para su cierre.  Tampoco se ha avanzado en el caso de Canadá, Corea del Sur y el Líbano. Las negociaciones  con Indonesia anunciadas en la presidencia pro tempore de Brasil no comenzaron.

    • Las negociaciones con la Unión Europea para avanzar en los detalles pendientes (asuntos  medioambientales entre otros) que permitan el inicio del proceso de revisión del acuerdo de  Asociación Mercosur – Unión Europea no han mostrado avances en los últimos meses, como  así tampoco las negociaciones entre el Mercosur y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA). 
      • Mercosur – India (más información en: https://www.mre.gov.py/index.php/noticias-de embajadas-y-consulados/mercosur-e-india-analizan-profundizacion-del-relacionamiento comercial). 
      • Mercosur – Singapur (más información en: https://www.mre.gov.py/index.php/noticias de-embajadas-y-consulados/concluye-ronda-de-negociaciones-con-singapur). 
      • Taiwán baja aranceles a Paraguay en el marco de su acuerdo comercial (más información: https://www.mre.gov.py/index.php/noticias-de-embajadas-y consulados/reduccion-de-aranceles-en-el-marco-del-acuerdo-de-cooperacion-economica entre-china-taiwan-y-paraguay).

 

 

 

 

“En esta crisis el agro fue un sostén y lo será también en la primera etapa de la salida”

Entrevista con el economista Alfonso Capurro, gerente senior de CPA Ferrere, exclusiva para socios y suscriptores.

 

Se conocieron los datos oficiales del PIB de Uruguay en el primer trimestre de 2021. ¿Qué reflexiones hace sobre estos datos?

Obviamente no es positivo, porque hubo una caída respecto a los de un año atrás, algo que era previsible. También hubo una caída moderada, pero caída al fin, cuando comparamos el primer trimestre de 2021 con el cuarto trimestre de 2020, corregido por los factores inflacionarios. Lo que nos está sugiriendo es que la economía, que había empezado a recuperarse en la segunda mitad de 2020, después del accidente muy fuerte que tuvo en el segundo trimestre, estaría en pausa. Son datos negativos porque estamos cayendo respecto a un año atrás, cayendo respecto al cuarto trimestre de 2020, y se interrumpió el proceso de recuperación de la segunda mitad del año pasado. Pero es un dato que no sorprende, o que no nos cambia radicalmente nuestra visión de cómo venía la economía. Nos gusta comparar nuestra proyección (de CPA Ferrere) con el dato, no para sacar lustre de las proyecciones sino para entender si hay algo nuevo, fuera del radar. En este caso, nuestra proyección era de una caída del 3,2% interanual, y el dato fue 2,8%, o sea que la caída es levemente menor, pero en el sentido esperado. El dato no cambia el diagnóstico, sino que ratifica la idea de que la economía se enfrió o retrocedió levemente. Seguramente volverá a pasar en el segundo trimestre de 2021, porque las restricciones a la movilidad se agravaron, aunque posiblemente sea un dato un poco distinto, porque es posible que haya una caída desestacionalizada respecto al primer trimestre de 2021. Pero habrá un crecimiento interanual importante, porque estaremos comparando contra el segundo trimestre del año pasado, cuando la economía estaba paralizada, salvo el agro y la construcción. Recordemos que la economía estaba casi cerrada, sobre todo en mayo del año pasado. Así que, en principio, el dato general viene en línea con lo esperado, sin sorpresas, aunque es un dato negativo, y se destacan dos o tres cosas, que eran parte de lo esperado pero que no dejan de ser positivas. Por un lado, hay un par de sectores que claramente están creciendo y amortiguando la caída del resto de la economía, que son las agroindustrias y la construcción. En el caso del agro los procesos biológicos continuaron, el ganado siguió engordando, la faena siguió normal -más allá de la situación puntual de alguna planta- y ahora tenemos el empuje adicional de los precios, que son buenos. Con todo eso el sector está tirando para adelante, y es muy distinto a lo que está pasando en otros sectores como espectáculos, servicios, restaurantes u hotelería, que están en una situación muy complicada. Esto no es nuevo. Ya estaba pasando el año pasado y se preveía que continuara, pero es importante tener en cuenta que el agro y la construcción están operando como amortiguadores de la caída del resto de la economía, y son los sectores que están liderando la recuperación incipiente que vamos a ver en la segunda mitad de este año. En el caso de la construcción hay una gran influencia de la planta de celulosa de UPM, y la construcción del ferrocarril, que están generando mucha actividad en ese sector. Hay otras obras, pero son esas las que están haciendo crecer al sector con respecto al año pasado.

¿Se demuestra que tener una economía basada en el agro es una fortaleza?

Esa es una discusión de larga data y bastante polémica. La aspiración en términos de desarrollo es que una economía crezca en base al conocimiento y al capital humano, que es lo que genera más valor agregado. A veces se polariza y se intenta poner en oposición al agro versus el software, por ejemplo, como dos industrias muy distintas. Pero la realidad es mucho más compleja que eso. En las cadenas primarias también hay mucho conocimiento acumulado, hay genética animal y vegetal, inversión, muchos años de mejora, hay procesos industriales que requieren de mucha tecnología e innovación. Es una discusión de otros tiempos. Pero más allá de lo que uno quisiera para el país, está claro que en esta crisis el agro o la producción de alimentos es un sector que se vio mucho menos golpeado. Eso tiene que ver con la demanda, que continúa y no se interrumpe a nivel global, mientras sí se interrumpió la demanda de otros productos y servicios; y también del lado de la oferta, porque el proceso de producción continuó y otros sectores estaban obligados a suspender la producción, porque requería de la presencialidad de la gente. En el caso de esta crisis, que es muy particular, el agro fue un sostén, y lo será también en la primera etapa de la salida. 

¿Cómo observa la salud de la economía uruguaya en este contexto?

Hay dos cosas que nos preocupan, y en general es compartida. Una tiene que ver con la salud del mercado laboral y por otro lado con la salud fiscal, no porque sea de los únicos problemas que tiene el país, porque seguramente tiene varios, pero desde el punto de vista macro y de la sostenibilidad de este proceso, son dos temas que están pendientes de resolver. No son problemas nuevos, vienen acumulando años de deterioro, pero con esta crisis se han agravado. En el caso del mercado laboral, la economía uruguaya ya venía tropezando desde 2015. No es casual que el ciclo bueno de los precios internacionales terminara en 2014 y desde 2015 se haya ingresado en un ciclo de bajo crecimiento, porque el PIB creció muy poco de 2015 en adelante, y también en un ciclo de destrucción de empleo. Cuando uno lo mira con perspectiva seguramente eso sea producto de que Uruguay no supo leer ese shock o no supo adaptarse, no tomó medidas para amortiguarlo. En particular en materia fiscal o de precios relativos. Otros países competidores nuestros, como Australia y Nueva Zelanda, cuando el escenario internacional se puso adverso, usaron su política monetaria para amortiguar el shock y recurrir a una depreciación de su tipo de cambio real. Uruguay no lo hizo y el shock de la caída de precios se metió en la economía y muchos sectores entraron en un ciclo negativo. Eso se vio en la falta de crecimiento y en el mercado laboral. Uruguay ya venía perdiendo 50.000 puestos de trabajo entre 2015 y 2019. En el peor momento de la pandemia perdimos 100.000 puestos más, parte de esos se han ido recuperando, pero todavía estamos entre 30.000 y 35.000 puestos de trabajo menos que en los niveles prepandemia. A eso le tenemos que acumular los 50.000 que habíamos perdido antes. Estos puestos de trabajo que se perdieron por la crisis sanitaria no se van a recuperar hasta que se normalice esta situación. Hay sectores que están casi parados, como los espectáculos o el turismo receptivo. Los hoteles, por ejemplo, prácticamente no tuvieron temporada y hoy siguen sin recibir turistas del exterior. Si bien hay algo de turismo interno, no es suficiente para aguantar toda la estructura. 

 

“El agro y la construcción están operando como amortiguadores de la caída del resto de la economía”

 

¿Qué podría hacer Uruguay para empezar a recuperar el nivel de empleo?

Hay cosas macro para hacer, hay cuestiones a atender en la negociación colectiva, en la novena ronda de consejos de salarios, pero lo mejor que Uruguay puede hacer es solucionar de forma definitiva los problemas sanitarios. Es algo muy fácil de decir y muy difícil de hacer. Pero, en definitiva, ese equilibrio del mercado laboral hasta que Uruguay solucione los problemas sanitarios y hasta que los vecinos lo solucionen, porque en buena parte el turismo proviene de Argentina y en menor medida de Brasil. En la medida que la situación sanitaria de los vecinos siga complicada, no somos muy optimistas en el corto plazo, parece difícil que el empleo se recupere rápidamente. Es cierto que hay sectores que están creando empleo. No lo vemos bien aún en los datos, pero en la construcción, por ejemplo, los datos de cotizantes en el BPS muestran que el sector viene creando empleo y eso es razonable. El crecimiento de ese sector no alcanza para compensar todo el empleo que se perdió en otros como los servicios o el turismo, que son muy intensivos en mano de obra.

¿Y el capítulo fiscal?

En la medida que la economía se estancó, desde el año 2015, los recursos fueron menos y los gastos siguieron, por inercia, el déficit fiscal empezó a empeorar. La última administración del doctor Tabaré Vázquez tomó medidas fiscales distintas en las sucesivas rendiciones de cuenta y en el presupuesto, aumentando impuestos como el IRPF, y se cambiaron algunos criterios del Impuesto a la Renta que hizo aumentar las cargas de este impuesto, pero eso no fue suficiente para contener su deterioro fiscal. Por eso Uruguay viene empeorando su perfil crediticio en los últimos cinco años, y la pandemia nos llevó a un nivel más extremo, porque el déficit y la deuda aumentaron, y Uruguay tiene en riesgo su calificación crediticia. Es algo que está pasando a nivel global. Una de las grandes consecuencias de esta crisis es que el mundo va a salir sobreendeudado. Los déficit fiscales del año pasado y este año llegaron a valores que no se veían desde la Segunda Guerra Mundial. Estados Unidos, por ejemplo, está teniendo un déficit del orden de 15% del PIB. Muchos países de la región tuvieron déficit fiscal del orden de 10% del PIB, y registraron aumentos muy importantes en sus niveles de deuda. La deuda pública de Estados Unidos el año que viene va a ser la más alta desde la Segunda Guerra Mundial. Los parámetros con los que el mundo medía la salud fiscal han cambiado, porque se corrieron los puntos de referencia. De todos modos, Uruguay tiene un desafío fiscal importante por delante, porque todo este déficit que estamos asumiendo desde el año pasado y este, para amortiguar los efectos de la pandemia, es deuda, y la deuda hay que pagarla. Uruguay tiene que recomponer sus finanzas públicas, y tiene que ingresar en una trayectoria de sostenibilidad. Eso es lo que está por detrás del debate que hay en distintos ámbitos políticos y sociales de Uruguay, sobre si se puede o no gastar más para amortiguar la pandemia, y ayudar a los sectores que están más complicados. Todos desearíamos que se ayudara más a los sectores que están más complicados, pero hay una restricción fiscal, que limita el margen de maniobra para tomar medidas en ese ámbito.

“El mundo está empezando a crecer un poco antes de lo esperado pospandemia”

 

¿Qué efecto podría tener en la economía y el dólar un eventual aumento de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED)?

Es un tema que preocupa y lo venimos siguiendo muy de cerca. Preocupa porque cambia el equilibrio que tenemos hoy. Pero no tenemos que perder de vista al menos dos cosas. Una es que todos sabíamos que la situación monetaria de Estados Unidos era extraordinaria y las tasas en cero era un equilibrio que sabíamos que no iba a durar para siempre, porque se tomaron como una medida de emergencia para amortiguar la crisis, y cuando la crisis terminara estas medidas de emergencia se tenían que revertir. Entonces, esta situación que se está dando en Estados Unidos no es inesperada ni extraña, tal vez lo novedoso es que llega un poco antes de lo pensado. Y en ese sentido, me parece importante tener en cuenta que Estados Unidos está discutiendo una suba de tasas porque la economía se está recuperando antes de lo esperado. En el fondo hay una noticia positiva, y es que el mundo está empezando a crecer un poco antes de lo esperado pospandemia. Esto tiene distintos momentos y distintos protagonistas. El año pasado la crisis pegó duro, primero a China y luego a Occidente, con un trimestre de rezago. China se puso de pie muy rápidamente y en setiembre del año pasado ya estaba en un proceso de crecimiento; fue el primer protagonista del repunte mundial. Pero el segundo gran protagonista es Estados Unidos, que a partir del giro político que se implementó este año, y de las medidas fiscales que aplicó la administración Biden para impulsar el crecimiento, el mercado cambió radicalmente las expectativas, y se espera que este año haya un crecimiento bastante más fuerte del que se esperaba hace seis o siete meses en Estados Unidos. No hay que perder de vista que China y Estados Unidos hoy representan casi el 50% del PIB mundial. Estados Unidos está en proceso de discutir la suba de tasas de interés porque la economía está creciendo y las perspectivas de crecimiento son más sólidas, y esa también es una de las cosas que explica los precios muy tonificados de los commodities. En CPA Ferrere venimos siguiendo sistemáticamente las novedades de actividad y de precios, y estos precios tan tonificados tiene su explicación particular en cada producto, pero casi todos los precios están subiendo a nivel global. Suben los alimentos, los energéticos, los metales, el cobre está en máximos históricos. Todo eso tiene por detrás un fenómeno de expectativas de crecimiento y de demanda, que en definitiva es una buena noticia. Pero cuando eso sucede, la inflación puede empezar a subir, de hecho lo estamos viendo en los commodities, y si eso sucede Estados Unidos tiene que discutir cómo normaliza su política monetaria. No hay que tenerle pánico a las subas de las tasas de interés en Estados Unidos. Es algo que el mercado espera y puede ocurrir, hay que tenerle más miedo a los procesos violentos. Es necesario que Estados Unidos suba las tasas de interés, pero sería una mala noticia para nuestro escenario, para el dólar y los precios de los commodities, que uno de estos días nos levantemos con un dato de inflación muy preocupante en Estados Unidos, que la FED tenga que anticiparse y subir inesperadamente las tasas, de forma violenta, como de repente está haciendo el Banco Central de Brasil. Hoy la FED está empezando a masajear el mercado, para anticipar. Va a dejar de comprar bonos este año, que es el primer paso, y eventualmente a discutir una suba de tasas para el año que viene o para el 2023. Si ese proceso es moderado, se va llevando de a poco, no debería de ser un problema para la estabilidad global y la recuperación. 

¿Cómo ve las perspectivas de inversión en Uruguay?

Los datos muestran, ya desde el año pasado, que la tasa de inversión de la economía uruguaya empezó a subir, y esa es una buena noticia. El último ciclo bueno de inversión fue de 2005 a 2014, terminó con el fin del escenario de precios favorables. Del año 2015 en adelante la tasa de inversión de la economía uruguaya empezó a caer, después de haber alcanzado valores récord en 2012 y 2013; y el año pasado volvió a subir. Este proceso de aumento de la inversión es una buena noticia, pero también está muy atado al megaproyecto de la planta de celulosa de UPM. En la medida que esa inversión se termine, Uruguay necesita tener otros proyectos que lo suplanten. En ese sentido, seguramente el ciclo favorable de precios internacionales es una buena noticia, porque va a ayudar que tanto los empresarios nacionales como los eventuales inversores que lleguen, tomen decisiones de inversión, tomen cierto riesgo. Seguramente hay muchos productores ganaderos que están evaluando otros esquemas de producción, con más inversión, más pasturas, sistemas más intensivos. Lo mismo pasa en otros sectores de la economía. La suba de los precios internacionales son una buena noticia para la inversión. Hay algunos proyectos grandes. La historia marca que los grandes procesos de inversión se dan cuando pasan dos cosas: cuando hay proyectos grandes, como ocurrió en 2012 y 2013, con los parques eólicos y la planta de Montes del Plata; y cuando el resto de la economía invierte de forma generalizada. Es importante que invierta la multinacional grande pero también la empresa local, la industria local y el pequeño productor o pyme. Esos son los procesos más sanos, diversos y amplios, que le dan sustento a la base de crecimiento. Hoy estamos teniendo una buena recuperación de la inversión, muy explicada por proyectos grandes, y esperamos que con este ciclo favorable de precios internacionales este proceso de inversión se pueda ampliar. Hay otros indicadores buenos también, el gobierno está haciendo uso de los beneficios fiscales a través de la Comap (Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones), tratando de utilizar distintas palancas para tratar de mejorar la rentabilidad de los proyectos de inversión, para que a los empresarios les cierre mejor la cuenta de la inversión, y eso ayude a que el proceso sea más amplio, que es lo más sano en términos de crecimiento.

 

Foto: CPA Ferrere.

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad