*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 18 de mayo de 2022 12:43 am | USD promedio 40.6 | EURO promedio 42.81 | ARG promedio 0.21 | Real promedio 8.12

Demócratas y republicanos impulsan leyes para regular el mercado del ganado gordo en EEUU

Hay molestia por la concentración en manos de cuatro empresas frigoríficas, que tienen facturación extraordinaria, pagan menores precios por la materia prima mientras la carne vale más en las góndolas.

 

Hace unas semanas, la ganadera de Dakota del Norte, Shelly Ziesch, necesitaba vender parte de su ganado. Se estaba haciendo muy caro seguir alimentando vacas que ya habían alcanzado los pesos necesarios para venderlas a corrales de engorde.

Solo un par de compradores ofertaron el día de la subasta, lo que redujo la competencia y, por lo tanto, la capacidad de Ziesch para obtener ganancias. Pero ella estaba en un aprieto. Con el conflicto entre Rusia y Ucrania elevando el precio de los granos, no podía darse el lujo de no vender las vacas a un bajo precio. “Como un producto vivo, no podemos simplemente poner [ganado] en un contenedor como podemos hacerlo con nuestros granos y hacer una mejor elección más tarde”, testificó Ziesch durante una audiencia del Comité de Agricultura del Senado de Estados Unidos este martes. 

La productora estimó que recibió entre U$S 25.000 y U$S 30.000 por debajo del valor justo de mercado. 

Fue un mal día para Ziesch, pero no fue una anomalía, dice ella. En las últimas tres décadas, a medida que las cuatro empresas frigoríficas más grandes acumularon el control del 82% del mercado de carne bovina de Estados Unidos, los ganaderos independientes como ella han soportado la peor parte de una dinámica de poder cada vez más explotadora: con tan pocos compradores en el mercado, pueden vender su ganado a precios de ganga en las subastas o recurrir a ventas por contrato más turbias que les ayuden a establecer relaciones predecibles con grandes compradores, pero a menudo por menos dinero. 

Esa dinámica, argumenta ahora un grupo bipartidista de senadores, está acabando con la América Rural, obligando a los ganaderos independientes a quedarse sin trabajo en masa y provocando precios al consumidor impredecibles.

“Siempre termina igual”, dijo el senador republicano Chuck Grassley en la audiencia del martes. “Más ganancias para los frigoríficos mientras que productores independientes van a la quiebra”, afirmó.

Los senadores republicanos Grassley y Deb Fischer y los demócratas Jon Tester y Ron Wyden presentaron recientemente un proyecto de ley. Se trata de la Ley de Transparencia y Descubrimiento del Precio del Ganado, para abordar el problema. 

La norma establecería umbrales mínimos para la proporción de ganado que debe venderse a través de ciertos tipos de ventas en efectivo, prescritos por región geográfica, lo que, según los legisladores, crearía más transparencia en los precios. También crearía una biblioteca disponible públicamente de contratos de mercadeo.

Un segundo proyecto de ley, presentado por Tester y copatrocinado por seis republicanos y otros seis demócratas, reforzaría la aplicación anticompetitiva en el mercado de la carne en general, mediante la creación de un nuevo organismo Investigador Especial ubicado en el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. 

Esa nueva unidad del Investigadora Especial ayudaría a hacer cumplir la Ley de Frigoríficos y Corrales de 1921, que se supone que debe hacer cumplir las reglas anticompetencia, pero que ha visto reducido su poder por la insuficiencia de recursos gubernamentales. 

Ambas cámaras del Congreso celebraron audiencias sobre estos proyectos de ley esta semana, con el fin de avanzar luego pasar a su votación.

“Hemos visto un éxodo masivo de la tierra. La América Rural se está secando”, dijo el martes Tester, demócrata de Montana y agricultor de tercera generación. “Los consumidores están siendo tratados injustamente en el mercado, porque no hay competencia”, agregó.

Las ganancias corporativas se disparan cuando los ganaderos cierran sus negocios

Desde fuera de la industria, el proceso parece simple: los ganaderos crían las vacas, luego las venden a los corrales de engorde, que luego las venden a los frigoríficos para convertirlas en carne. En un mercado sin restricciones, los productos deberían venderse a precio de mercado.

Pero así es como funciona ahora en la práctica, dice el Senador Grassley. Dado que las cuatro empresas frigoríficas más grandes tienen tanto poder de mercado, pueden usar su influencia para presionar a los ganaderos para que se alejen de los intercambios en efectivo, como las subastas, y de lo que la industria llama “acuerdos de mercado alternativo” (AMA). 

Los grandes frigoríficos argumentan que estos AMA, como los contratos prospectivos, ofrecen tranquilidad a los ganaderos porque los ayudan a desarrollar relaciones a largo plazo con los compradores. Pero en la práctica, dice Grassley, los AMA también impiden que los ganaderos calculen las tasas de mercado justas para su ganado, porque son privados. Sin un mercado público, no tienes forma de saber cuánto recibe tu vecino por su ganado, explican.

En los últimos 15 años, la proporción de ganado vendido a través de transacciones en efectivo disminuyó del 52% al 20% en promedio, aunque los ganaderos y lotes de engorde en algunos estados, como Texas, Oklahoma y Nuevo México, venden con mayor frecuencia a través de AMA que otros. 

Eso está sucediendo de la mano con la caída de las ganancias de los ganaderos. En 1970 la participación anual de los ganaderos en las ganancias de los productos de carne vacuna era del 64%, según el Midwest Center for Investigative Reporting; ahora, los productores promedian solo el 38%. 

La disminución de las ganancias está impulsando a los ganaderos independientes a abandonar el comercio, según un informe de 2019 del Open Markets Institute, un grupo de expertos antimonopolio. Desde 1980, un promedio de casi 17.000 ganaderos se han ido a la quiebra cada año, según el informe.

Mientras tanto, algunas de las empresas frigoríficas más grandes (Tyson, JBS, Marfrig y Seaboard) han aumentado sus ganancias brutas en más de 120% colectivamente desde antes de la pandemia, y sus ingresos netos se dispararon 500%, según un informe de diciembre, difundido por la Casa Blanca.

Eso es malo para los ganaderos y las comunidades rurales, argumentaron los legisladores en las audiencias. Pero también es malo para las billeteras de los estadounidenses. 

Varios eventos en los últimos años mostraron cómo los precios al consumidor pueden fluctuar rápidamente cuando hay tan pocas empresas compitiendo. Cuando estalló un incendio en la planta de Kansas Tyson en 2019, los precios de la carne vacuna al por mayor aumentaron un 10%. Cuando JBS experimentó un ataque de ransomware en 2021, los precios del cerdo con hueso aumentaron un 25%. 

Los brotes de pandemia en varias plantas también provocaron un aumento de los precios y que los supermercados se quedaran sin ciertos cortes de carne o ciertas marcas. Mientras tanto, los ganaderos se vieron atrapados con demasiado ganado a pesar de que la demanda de los consumidores era alta.

“Las vacas ya no se pagan solas”

Coy Young, un ganadero de Missouri de cuarta generación, pinta una imagen clara de las caídas de la consolidación del mercado. Durante la Audiencia del Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes del miércoles, Young detalló las docenas de ganaderos que renunciaron y la disminución de los rendimientos en la industria. 

“Todos en la comunidad agrícola tienen uno, dos o tres trabajos fuera del establecimiento para pagar sus cuentas y llegar a fin de mes. Las vacas ya no se pagan solas, y no lo han hecho desde hace mucho tiempo”, testificó. Young agregó que “nunca pensé que vería el día en que alimentar a Estados Unidos se convertiría en un trabajo de medio tiempo”.

Pero si el problema es evidente, una solución legislativa puede ser menos sencilla.

Durante la audiencia del Senado el martes, algunos senadores dijeron que el proyecto de ley de precios del ganado podría ir demasiado lejos. El presidente de Agricultura del Senado, John Boozman, reconoció que los ganaderos están frustrados por los rendimientos más bajos del ganado en contraste con el aumento de los precios al consumidor, pero argumentó que el objetivo del proyecto de ley de transparencia del precio del ganado (obligar un umbral mínimo de ventas en efectivo frente a las AMA) podría perjudicar algunas regiones geográficas más que a otras, en función de cuán dependientes sean esas regiones actualmente de las ventas de AMA.

Boozman también planteó preocupaciones sobre el segundo proyecto de ley, preguntando cómo una nueva oficina de Investigación Especial en el USDA simplemente “duplicaría funciones” ya realizadas por el USDA u otras agencias.

Donnie King, CEO de Tyson Foods, el segundo frigorífico más grande del mundo, argumentó durante la audiencia de la Cámara que las condiciones básicas del mercado como la oferta y la demanda, en lugar de la consolidación del mercado, son las culpables de las menores ganancias de los ganaderos. 

Una escasez de mano de obra inducida por la pandemia “resultó en demasiados animales vivos listos para faena y muy pocas instalaciones con personal para procesar adecuadamente a esos animales”, dijo King en su testimonio preparado, lo que provocó un “aumento repentino y rápido en el exceso de oferta de ganado [que conduce a] una caída brusca y rápida correspondiente en el precio de mercado para ellos”.

Julie Anna Potts, presidente del North American Meat Institute, un grupo comercial que representa a las empresas cárnicas, dice que el proyecto de ley de transparencia del precio del ganado fue “diseñado para castigar a las empresas más grandes y a sus proveedores”. 

Potts advierte que el interés del Congreso en aplicar mandatos a los mecanismos de venta debería asustar a todo tipo de empresas. “El mandato es una herramienta antimonopolio que podría usarse en cualquier industria”, dijo en un testimonio presentado al comité del Senado. “Si una empresa crece demasiado, será castigada con un mandato del gobierno que indique cómo la empresa puede comprar insumos. Tal mandato gubernamental debería suscitar la oposición de cualquier persona interesada en proteger el libre mercado”.

Pero mientras algunos están preocupados por el aumento de la intervención del gobierno en el sector de la carne, otros argumentan que la legislación sobre transparencia de los precios del ganado no es lo suficientemente fuerte como está escrita. 

El senador Cory Booker dijo, por ejemplo, que los legisladores deberían considerar estipular que las ventas de AMA tienen puntos de partida de precio base para mejorar el apalancamiento para los ganaderos. “Me preocupa que el proyecto de ley 4030 del Senado no vaya lo suficientemente lejos para abordar el grave estado actual de los mercados de ganado”, dijo en la audiencia del Senado el martes.

Bill Bullard, director ejecutivo de Ranchers-Cattlemen Action Legal Fund, un grupo comercial de ganado, está de acuerdo en que el proyecto de ley no hace lo suficiente para priorizar las ventas en efectivo sobre los acuerdos de mercados alternativos. “Este es realmente un proyecto de ley que intenta preservar para la industria cárnica los acuerdos de comercialización alternativos en la mayor medida posible”, dijo a TIME. 

“Esta es una crisis grave en la que nos encontramos. Pronto podríamos llegar al punto de inflexión en el que ya no tenemos un número suficiente de participantes o una infraestructura competitiva para siquiera sostener una industria”, agregó.

Ziesch dijo que espera que su establecimiento pueda continuar operando con las generaciones futuras, pero eso solo es posible si hay una industria competitiva en la que puedan operar. “Insto al comité a aprobar estos dos proyectos de ley”, dijo a los legisladores el martes, “porque les brindarán a mis tres hijas y mis nietos los mercados transparentes y justos que necesitan para continuar con la tradición ganadera de nuestra familia”.

 

Fuente: TIME.

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad