*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 19 de mayo de 2022 1:26 pm | USD promedio 40.48 | EURO promedio 42.4 | ARG promedio 0.21 | Real promedio 8.18

EEUU y Japón acuerdan aumentar el nivel de activación de la salvaguardia de la carne vacuna

Se busca satisfacer la demanda de los consumidores del país asiático y evitar aranceles más altos en el futuro.

 

Funcionarios de EEUU y Japón anunciaron un acuerdo que permite a los productores estadounidenses satisfacer la creciente demanda de carne vacuna estadounidense en el país asiático y, al mismo tiempo, reducir el riesgo de que Japón imponga aranceles más altos en el futuro.

El acuerdo, anunciado el jueves por la representante de Comercio de EEUU, Katherine Tai, y el Secretario de Agricultura, Tom Vilsack, incluye un nuevo mecanismo que requiere que se alcancen tres condiciones separadas, en lugar de una sola, para que Japón invoque un “gatillo de salvaguardia” e imponga aranceles más altos a la carne vacuna estadounidense durante 30 días.

“Este acuerdo es una gran victoria para nuestros dos países que garantiza que los agricultores y ganaderos estadounidenses puedan continuar satisfaciendo la creciente demanda de carne vacuna estadounidense de alta calidad de Japón”, dijo la representante comercial de EEUU, Katherine Tai, en un comunicado.

Los tres factores desencadenantes que se deben alcanzar para que Japón imponga aranceles más altos son:

Las importaciones de los Estados Unidos deben exceder el nivel original de activación de la salvaguardia de la carne bovina en virtud del Acuerdo Comercial entre los Estados Unidos y Japón.

El volumen agregado de las importaciones de carne bovina de los Estados Unidos y los signatarios originales del Acuerdo Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP) debe exceder la salvaguardia de carne vacuna del CPTPP. 

Y las importaciones de los Estados Unidos deben exceder la cantidad total de importaciones de carne vacuna de los Estados Unidos durante el año anterior.

“Este es un acontecimiento positivo para los agricultores y ganaderos de Estados Unidos”, dijo Vilsack. “Permite un mayor crecimiento basado en el mercado en las exportaciones de carne bovina estadounidense a Japón y reduce la probabilidad de que se impongan aranceles japoneses más altos a los productos estadounidenses”, sostuvo.

EEUU y Japón firmaron un acuerdo comercial bilateral por separado en 2019, después de que EEUU se retirara de las negociaciones del CP-TPP en 2017.

Japón elevó su arancel de “salvaguardia” sobre la carne vacuna estadounidense al 38% desde el 25,8% en marzo del año pasado.

“Se ha tardado un año en encontrar la fórmula correcta para este acuerdo”, dijo el embajador de Estados Unidos en Japón, Rahm Emanuel. “Este es un beneficio mutuo para los ganaderos estadounidenses y los consumidores japoneses”, agregó.

En 2021 Estados Unidos fue el principal país exportador de carne vacuna del mundo, con ventas globales de carne vacuna y productos derivados valoradas en más de US$ 10.000 millones. Las exportaciones de carne vacuna estadounidense a Japón totalizaron 320.000 toneladas métricas en 2021, con un valor de casi US$ 2.400 millones.

El nuevo acuerdo entre EEUU y Japón fue recibido con entusiasmo por los ganaderos y exportadores estadounidenses.

La Asociación Nacional de Ganaderos de Carne dijo que ha “apoyado firmemente” los esfuerzos para asegurar mejoras en las salvaguardias de la carne bovina.

“Si bien los detalles del acuerdo en principio no se han revelado, la NCBA se siente alentada porque el anuncio de hoy significa que estamos tomando las medidas necesarias para asegurar soluciones a largo plazo que permitan a los productores de ganado estadounidenses continuar brindando a los consumidores japoneses carne vacuna estadounidense de alta calidad a precios competitivos”, dijo Kent Bacus, director sénior de comercio internacional y acceso al mercado de la NCBA.

La Federación de Exportadores de Carne de EEUU dijo en un comunicado que los cambios “reducen el impacto potencial de la salvaguardia y la hacen menos perturbadora para los exportadores estadounidenses y sus clientes en Japón”.

Hughes Abell, presidente de Texas & Southwestern Cattle Raisers Association, dijo que Japón se encuentra constantemente entre los mayores importadores de carne bovina de EEUU y particularmente de Texas, y que el acuerdo plantea la posibilidad de una mayor certeza para los productores de carne vacuna de EEUU y los consumidores japoneses.

“La reducción de los aranceles y las interrupciones comerciales fortalecerá aún más la demanda de carne vacuna estadounidense y generará beneficios a largo plazo para los productores de ganado a pesar de los desafíos actuales del mercado”, dijo Abell.

 

Autor: Greg Henderson
Fuente: https://www.drovers.com/

FAO prevé que el comercio mundial de carne alcance 42,2 millones de toneladas en 2021

La cifra representa un crecimiento interanual del 1,1%, debido a una disminución de las importaciones de carne por parte de China, que podría llegar hasta un 7 % en este ejercicio.

 

La FAO prevé que en 2021 el comercio mundial de carne registre un modesto crecimiento interanual del 1,1 %, y alcance los 42,2 millones de toneladas, principalmente debido a una probable disminución de las importaciones de carne por parte de China de hasta un 7 % interanual, tal y como señala en el informe de revisión del mercado de la carne correspondiente al mes de diciembre con en el que adelanta las previsiones y las tendencias del mercado cárnico a nivel mundial.

Tras un fuerte comienzo en los primeros meses, apunta, las compras de carne de China empezaron a ralentizarse y es probable que sigan disminuyendo en el último trimestre debido al aumento de la producción interna y a los bajos precios internos.

Además, la FAO augura un descenso de las importaciones en la Unión Europea, el Reino Unido e Irlanda del Norte debido a las fricciones comerciales tras el Brexit, y también prevé que se reduzcan las compras en Arabia Saudí y la Federación Rusa, principalmente debido a las restricciones a las importaciones.

Asimismo, indica, se espera que estos descensos se vean parcialmente compensadas por el aumento de las importaciones en Filipinas y Vietnam por la escasez de suministros inducida por la PPA, y en la República de Corea, debido a la menor capacidad de producción resultante de los brotes de IAAP. También se prevé una mayor demanda de importaciones en América Latina y el Caribe, especialmente en México, Chile y Cuba.

Exportaciones

En cuanto a las exportaciones, la FAO prevé que Brasil gane importantes cuotas de mercado en 2021, a pesar de la caída de los envíos de carne de bovino, acercándose al nivel global de las exportaciones de los mayores exportadores de carne del mundo: Estados Unidos y la Unión Europea.

Mientras tanto, matiza, es probable que los envíos de carne de la India repunten, registrando un aumento del 19 % con respecto al año pasado, compuesto casi en su totalidad por carne de vacuno (carabeef de búfalo de agua indio). Además, es probable que Estados Unidos, Paraguay, Canadá y Uruguay aumenten sus envíos de carne, mientras que la Unión Europea, el Reino Unido, Australia y Argentina podrían exportar menos.

Tendencias de la producción mundial

Según la FAO, se prevé que la producción mundial de carne alcance los 352,7 millones de toneladas (en equivalente de peso en canal) en 2021, un 4,2 % más respecto a 2020, lo que representa la mayor tasa de crecimiento desde 1997. Los motivos de este aumento interanual previsto se deben, indica, a un incremento de la producción de carne de cerdo en China, que probablemente llevará a un nivel de producción total de carne anterior al brote de Peste Porcina Africana (PPA) en 2018, señala.

El fuerte aumento de la producción de carne de cerdo en China se debe a las inversiones a gran escala en el sector y la liquidación de existencias de cerdos tras la caída de los precios.

La FAO prevé que la producción mundial de carne de vacuno se estanque en 2021, ya que el aumento de la producción en algunos de los principales países productores – Estados Unidos, la India y China-  es probable que se vean compensados por el descenso de la producción en Brasil y Australia, debido a la repoblación del ganado, y en Argentina, que refleja una menor oferta de ganado y el impacto de la prohibición de exportación impuesta a mediados de mayo.

Asimismo, la FAO prevé que crezca la producción de aves de corral, impulsada principalmente por el aumento de la producción en Brasil, pero compensada en parte por el descenso en algunos grandes países productores debido a la gripe aviar y a los elevados costes de los piensos, que redujeron los márgenes de beneficio.

También prevé un aumento moderado de la producción en el sector ovino, con mejoras de la oferta concentradas en China, que representa aproximadamente un tercio de la producción mundial.

En comparación con los dos años anteriores, el mercado mundial de la carne, señal, ha experimentado importantes mejoras en 2021, debido principalmente al aumento de la demanda del sector de servicios alimentarios, impulsado por la relajación de las restricciones en las operaciones de servicios alimentarios con el aumento de la vacunación en todo el mundo. Además, añade, la ampliación de la ayuda gubernamental a los hogares afectados impulsó la demanda, sosteniendo la producción de carne en condiciones de demanda mundial difíciles, incluyendo cuellos de botella logísticos y restricciones a la importación por la preocupación de los brotes de enfermedades.

La recuperación de los precios del petróleo y la mayor flexibilidad permitieron el regreso de los trabajadores migrantes, lo que impulsó la demanda de carne en Oriente Medio. No obstante, la producción de carne sigue siendo escasa en algunos países debido a la escasez de mano de obra, los elevados costes de los piensos, que redujeron los márgenes de beneficio, y las continuas restricciones del mercado en algunas regiones.

Precios mundiales de la carne

fao precio de la carne

A pesar de los recientes descensos, los precios mundiales de la carne siguen, según la FAO, elevados en un contexto de escasa oferta exportable.

Después de subir consecutivamente durante diez meses desde octubre de 2020, el índice de precios de la carne de la FAO subió a 114,1 en julio de este año, impulsado principalmente por la sólida demanda mundial de importaciones, que a menudo supera los suministros de los principales países exportadores. Sin embargo, comenta, desde agosto, el índice registró descensos, principalmente apuntalados por una desaceleración de las importaciones en China, que refleja un fuerte aumento de la producción de carne de cerdo, derivado de la mayor liquidación de existencias de cerdos tras la caída de los precios.

A pesar del descenso de los precios desde agosto, en noviembre los precios internacionales de todos los tipos de carne siguieron siendo más altos que en enero. Las cotizaciones de las carnes de vacuno, ovino y aves de corral se mantuvieron un 20 % por encima de los niveles de enero, ya que la oferta exportable mundial siguió siendo escasa en las principales regiones exportadoras.

En el sector de la carne de vacuno, los precios elevados reflejaron la limitada disponibilidad de ganado para el sacrificio en Oceanía y Sudamérica. En el sector de la carne de ave, la fuerte demanda de importación de Asia oriental y Oriente Medio y el aumento de la demanda interna en varios grandes países productores, debido a su relativa asequibilidad, apuntalaron los precios.

Por otra parte, la producción de carne de ave creció con relativa lentitud en los países productores debido a una combinación de factores, especialmente los numerosos brotes de gripe aviar altamente patógena (IAAP) en las grandes regiones productoras, el aumento del coste de los piensos y la escasez de mano de obra.

El fuerte aumento de la carne de ovino fue principalmente a causa de las continuas limitaciones de la oferta de Oceanía debido a la elevada demanda de rebaños. Los precios de la carne de porcino también subieron durante unos meses debido a las continuas y elevadas compras de los países del este de Asia. Sin embargo, los precios empezaron a bajar en los últimos meses debido a la ralentización de las importaciones por parte de China con la recuperación de la producción nacional y la menor demanda interna.

 

Fuente: Cárnica en base a FAO.

Pasaron tres meses y Brasil sigue sin poder exportar carne a China

Esta semana autoridades chinas permitieron que la carne vacuna brasileña almacenada, envasada antes del cierre del 4 de setiembre, se libere para la venta.

 

Tres meses después de que Brasil suspendiera voluntariamente sus exportaciones de carne vacuna a China tras las detecciones de vaca loca (EEB), sigue excluido del mercado de proteínas importadas más grande del mundo.

Brasil suspendió el comercio de carne vacuna a China el 4 de setiembre, después de que las pruebas en dos animales sospechosos confirmaron casos de EEB atípica.

Con base en el resultado de un episodio anterior de EEB en Brasil en 2019, era probable que muchos de los intercambios comerciales previstos con China se reabrieran en dos semanas, lo que provocaría una interrupción relativamente pequeña del suministro.

“Aunque son disruptivas, es poco probable que las restricciones duren mucho tiempo”, estimó Meat & Livestock Australia (MLA) en setiembre.

“La última instancia de EEB atípica en Brasil se resolvió en 10 días, y dada la dependencia de China de Brasil para cumplir con los volúmenes de carne vacuna y China tomando el 60% de las exportaciones de carne de Brasil, ambos países están incentivados para enmendar esto lo más rápido posible”, se estimó desde el organismo australiano.

Pero pasaron tres meses y el comercio aún no se ha reanudado.

Permiso para la carne almacenada antes del 4 de setiembre

Lo más cerca que ha estado Brasil de reanudar el comercio se produjo a principios de esta semana, cuando las autoridades chinas acordaron permitir que la carne vacuna brasileña almacenada, envasada antes del cierre del 4 de setiembre, se libere para la venta en China. 

Algunos espectadores han visto esta concesión como el primer paso en un proceso de restauración del comercio.

Fuentes comerciales dijeron que podrían haberse lanzado hasta 3.000 contenedores de 40 pies con carne brasileña con certificados de fecha de producción anteriores al 4 de setiembre, lo que podría saciar la demanda de China por un período corto, al menos.

La ausencia de Brasil durante tres meses en el mercado chino ha creado el mayor vacío en el comercio mundial de carne en este año. Su papel se hizo aún más significativo por la batalla en curso de China contra la peste porcina africana en su industria.

Brasil representó casi el 40% de las importaciones de carne vacuna de China de enero a octubre, que en total fueron de 1,97 millones de toneladas y la participación de Brasil representó 758.700 toneladas. 

Por el contrario, desde la perspectiva de Brasil, China representó el 58% de todas sus exportaciones hasta setiembre de este año, lo que equivale a 1,6 millones de toneladas.

Para poner esto en contexto, todas las exportaciones de carne de Australia a todos los mercados este año tendrán dificultades para superar las 900.000 toneladas.

Las exportaciones totales de carne vacuno de Brasil se desplomaron durante octubre como consecuencia de la suspensión de China, cayendo a 8.200 toneladas, frente a las 112.000 toneladas del mes anterior.

Algunos analistas especulan que la suspensión es una estrategia de los chinos para bajar los precios de la carne brasileña, que estaban subiendo rápidamente. El precio del ganado gordo en el mercado brasileño desde que comenzó la suspensión cayó alrededor de 20%, según Merco Press de América del Sur.

Por otra parte, Argentina, que dirigió el 68% de sus 750.000 toneladas de exportaciones totales el año pasado a China, todavía está solo parcialmente de regreso en el negocio.

¿Qué sucedió con el excedente de carne de Brasil?

Algunos volúmenes anticiparon un fuerte aumento en los EEUU, especialmente en ausencia de una alta producción y exportación de carne de Australia este año. Los comerciantes de carne dijeron que si bien hubo un aumento modesto en el volumen importado de América del Sur a Estados Unidos este año, no fue particularmente significativo.

El modesto aumento en los volúmenes brasileños de carne en EEUU desde setiembre no se parece en nada al volumen que algunos habían anticipado anteriormente.

Las propias exportaciones de Australia a China han mostrado pocos cambios, en ausencia de competencia de Brasil desde setiembre. Las exportaciones de Australia a China en octubre alcanzaron solo 13.157 toneladas, lo mismo que en esta época el año pasado.

De manera similar, EEUU fue visto como un posible sustituto de algunos volúmenes brasileños y argentinos desde setiembre, pero a diferencia de Australia, la industria frigorífica de EEUU se centra principalmente en la carne refrigerada (para consumo interno), no congelada. 

China sigue siendo un mercado predominantemente de carne congelada, lo que dificulta la competencia de EEUU, especialmente del producto sin HGP estipulado por China.

Si bien las exportaciones de carne vacuna producida a partir del 4 de setiembre permanecen suspendidas, el gobierno y la industria brasileños expresaron optimismo en los informes de los medios locales esta semana sobre el levantamiento de la suspensión.

El Ministerio de Agricultura de Brasil dijo que ya había remitido todos los documentos solicitados por las autoridades chinas para reanudar las exportaciones de carne vacuna. La ministra Tereza Cristina dijo a los medios que tenía la esperanza de que las exportaciones de carne brasileña a China se reanuden en diciembre.

 

Fuente: Beefcentral.com

“Nuestra política es cerrar acuerdos con todos los países que sea posible”

Entrevista con Faye O´Connor, embajadora británica en Uruguay. Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG.

 

¿Cómo se ha sentido durante este tiempo en Uruguay?

Me encanta el país. Elegí específicamente venir a Uruguay por su reputación, pero la realidad incluso es mejor que su reputación. Es algo bastante raro en el mundo encontrar un país con una realidad mejor a su reputación.

Estuve solo durante la pandemia, lo que ha afectado las actividades de cierta forma, pero no puedo pensar en un mejor lugar para estar durante una pandemia. Llegué en agosto de 2020, la cantidad de casos de covid aquí fue muy baja y el manejo de Uruguay fue increíble.

Este año la ola fue un poco más complicada, pero la vacunación fue impresionante, y nos ayudó a seguir con una vida más o menos normal.

Valoro muchísimo haber vivido la experiencia de una ola de contagios tan grande en Europa, donde las restricciones fueron tremendas, por eso me alegro mucho de que Uruguay no haya tenido que tomar tantas medidas de restricciones de la actividad económica y social.

Estamos felices de estar aquí. Los niños están felices de hablar español e inglés, mi esposo es mexicano y también está muy feliz de estar en un país donde hablan español.

Estoy feliz de estar en un país con el que tenemos tanta historia en común y con tantas posibilidades de colaboraciones en el futuro, no solo comerciales, sino también en cambio climático, género, derechos humanos, innovación.

Quiero quedarme aquí el mayor tiempo que pueda.

¿Qué impacto provocó el Brexit en el Reino Unido?

El Brexit representó una gran oportunidad para nosotros. Desde ese momento ya hemos logrado acuerdos con 69 países, además del acuerdo con la Unión Europea. Tenemos acuerdos con Nueva Zelanda, con Japón y continuamos negociaciones con Australia y Estados Unidos. Además manifestamos nuestra intención de ingresar al Acuerdo Transpacífico, que es un bloque muy grande, y estamos negociando.

Nuestra política es cerrar acuerdos con todos los países que sea posible. Queremos que el 80% de todo nuestro comercio sea a través de acuerdos de libre comercio. Hoy en día es el 65%, más o menos, así que todavía hay un camino positivo por recorrer.

¿Cuál es la prioridad en el momento de seleccionar los países para negociar acuerdos? ¿El tamaño del mercado, las actuales relaciones comerciales, el poder adquisitivo de los consumidores?

Integro la Cancillería, pero estas decisiones son lideradas por el Ministerio de Comercio Internacional. Tomamos las decisiones basados en la integración existente y el volumen de comercio de bienes y servicios.

Pero eso no significa que otros países con los que no tenemos tanto volumen comercial no estén en la lista. Por ejemplo, el Mercosur está en la lista. Estamos viendo con mucho interés las discusiones del Mercosur, hacia dónde van con el proyecto de Uruguay.

 

“Queremos que el 80% de todo nuestro comercio sea a través de acuerdos de libre comercio”

 

¿La preferencia es hacer un acuerdo comercial con el Mercosur?

Cuando empezamos este proceso, después de salir de la Unión Europea, vimos al Mercosur como un bloque. Veníamos de la experiencia de integrar un bloque regional, pero parece que ahora la situación está cambiando, y estamos analizando cómo se desarrolla el Mercosur, considerando las posiciones de Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay.

Por eso vino a Uruguay en setiembre el ministro británico de Comercio Internacional, Ranil Jayawardena. Habló con los ministros de Relaciones Exteriores; de Ganadería, Agricultura y Pesca; de Economía y Finanzas; y de Industria, Energía y Minería. Su intención fue entender mejor la perspectiva de Uruguay, hasta dónde va el Mercosur y hasta dónde van sus ambiciones individuales para negociar de forma independiente al bloque.

Ya lanzamos un diálogo de comercio, que es menos que el estudio de prefactibilidad entre Uruguay y China, pero de alguna forma es similar. En ese diálogo de comercio estamos analizando cuáles son los obstáculos de comercio entre ambos países, con el objetivo de plantear los asuntos que podemos resolver ahora e intentar resolverlos.

Las negociaciones de los tratados de libre comercio (TLC) suelen ser muy largas, y no queremos esperar para tanto, queremos ir haciendo lo que podamos hacer mientras tanto.

En ese proceso ya tuvimos consultas con los negocios británicos que están aquí, y con los negocios uruguayos que tienen interés en el Reino Unido, e identificando algunos puntos que van por otro lado, para incluirlos en las negociaciones ya sea con el Mercosur o directamente con Uruguay.

Es importante mencionar que estamos en esta etapa, porque es un gran progreso. El 15 de diciembre tendremos una reunión con el Ministerio de Relaciones Exteriores, así que estamos avanzando.

¿Dónde ven las principales oportunidades comerciales?

Tradicionalmente Uruguay exporta al Reino Unido productos primarios, con poco valor agregado, como alimentos para animales, carne, cereales, madera y corcho. Vemos muchas oportunidades de agregarle valor a sus productos, o que Uruguay pueda usar la oferta tecnológica del Reino Unido para exportar sus productos con más valor agregado a otros países.

Estamos trabajando en agrotecnología. Hicimos un taller durante la Expo Prado, con empresas británicas que tienen una oferta de productos tecnológicos que ayudan a medir y disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, donde participaron productores de carne en Uruguay. Vemos muchas oportunidades allí.

 

 

También vemos oportunidades en mejorar el acceso a mercados, compartir mucha información para intentar mejorar la logística, los procedimientos aduaneros, queremos promover la transparencia y el intercambio entre empresas de los dos países.

Hay muchos aspectos en los que podemos trabajar. Me entusiasma mucho el tema del desarrollo sostenible. Vi que Uruguay concretó la primera exportación de carne certificada carbono neutro. Me emociona mucho, porque es algo que demandan los consumidores, y nosotros también estamos trabajando en eso. Ahí veo una conexión muy buena entre nuestros intereses, nuestra visión de futuro y lo que se está buscando en Uruguay.

¿Qué le dejó la COP26?

Yo trabajaba en negociaciones de cambio climático hace algunos años y es un tema que está en mi corazón.

Quizás los medios británicos sean bastante pesimistas sobre los logros del gobierno, pero para mí fue un éxito enorme.

Hicimos el Pacto Climático de Glasgow, donde por primera vez se habla específicamente de acciones para eliminar gradualmente los combustibles fósiles. En décadas de negociaciones había sido imposible mencionar esas palabras, y ahora lo logramos.

Seis años después del Acuerdo de París pudimos terminar el Libro de Reglas de París. Eso suena muy técnico, pero la realidad es que sin las reglas el Acuerdo de París no puede implementarse, porque los países y las empresas no saben si sus acciones comprometen al ambiente y si cumplen con los objetivos cuáles serán las recompensas en términos de financiamiento o créditos de carbono. Entonces, si bien esto suena muy técnico, ha sido clave para pasar de las palabras a las acciones.

Antes de COP26 tuvimos alrededor del 30% de los países comprometidos con el objetivo de cero emisiones, pero después de COP26 es el 90%. Por lo tanto, triplicamos los países comprometidos en intentar llegar a cero emisiones, que es lo que necesitamos.

¿Y cómo vio el papel de Uruguay en esa instancia?

Estoy muy contenta porque Uruguay participó con mucha ambición, se destacó mucho su posición respecto a la adaptación, porque ya tiene un plan y presentó dos nuevos planes.

Es reconocido que Uruguay ha tenido un papel clave en la adaptación hace algunos años, pero se reforzó. Son planes muy concretos y específicos que espero que otros países puedan copiar.

Lo mismo con el financiamiento, el involucramiento de la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, y sus ideas sobre nuevos instrumentos innovadores para intentar levantar o dirigir los fondos internacionales existentes, y de inversionistas privados, hacia los objetivos de cambio climático. Fue algo muy interesante para muchos países.

No solo fue importante que el presidente (Luis Lacalle Pou) firmara el acuerdo de los líderes, por los bosques y el uso de la tierra, que obviamente es muy importante, sino que Uruguay también se comprometió con el abandono del carbono y la promoción de vehículos eléctricos, así como a disminuir las emisiones de metano.

No solo fueron importantes las declaraciones, sino como el presidente ha dicho, Uruguay está muy comprometido en pasar de las palabras a las acciones y en eso estamos 100% alineados.

 

“Las negociaciones de los tratados de libre comercio (TLC) suelen ser muy largas, y no queremos esperar para tanto”

 

¿En el Reino Unido hay demanda por carne certificada carbono neutro?

Sí y Uruguay ya está posicionado en recorrer ese camino de producción de carne certificada. Desde mi llegada a Uruguay veo que la oferta de productos agropecuarios tienen mucho que ver con la calidad. La trazabilidad de la carne, la sustentabilidad. Hacia allí va la demanda global.

Creo que Uruguay ha sido muy inteligente en no intentar competir con sus vecinos en términos de cantidad, aunque el país produce cantidades importantes, sino que se ha enfocado en la calidad.

En eso también estamos aliados. Las emisiones agropecuarias del Reino Unido son 45 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente al año. Eso es el 10% de nuestras emisiones totales. El 50% es metano y 40% nitrógeno.

Por lo tanto, estamos enfrentando los mismos desafíos, y tenemos la ambición de que nuestras producción agropecuaria sea de carbono neutro en 2040.

Y así como Uruguay, estamos promoviendo mejoras en las pasturas, introducción de especies para fijar nitrógeno y que se utilice menos fertilizante, utilización de tecnología para mejorar la precisión, nuevos aditivos, minerales para alimentación animal, mejora genética.

Todos esos aspectos son temas muy actuales para conversaciones con Uruguay y muchos de los productores uruguayos ya están incorporando este tipo de tecnologías innovadoras.

Veo que hay muchas alianzas para hacer entre ambos países, no solo para lograr nuestros objetivos sobre el cambio climático, sino también para mejorar nuestro comercio y exportaciones a otros países.

¿Hay proyectos de inversiones británicas en Uruguay?

Es muy positiva la tendencia de aumentar el comercio entre los dos países, incluso antes de que se lance el diálogo para un acuerdo comercial y obviamente que, de concretarse, esto se aceleraría.

Recientemente Uruguay aumentó las exportaciones de servicios al Reino Unido de 100 millones a 200 millones de libras (de US$ 132,8 millones a US$ 265,6 millones), aproximadamente. Y eso tiene mucho que ver con el sector de la tecnología.

También vemos más interés de empresas británicas en invertir o en exportar a Uruguay. Hace algo más de un año tuvimos la primera PPP (Participación Público Privada) en Uruguay, para la construcción de la prisión de Punta de Rieles. Allí una empresa británica invirtió 13 millones de libras (US$ 17,2 millones).

 

“A largo plazo tenemos las perspectivas de negociaciones de libre comercio, en principio con el Mercosur, pero veremos cómo se desarrolla”

 

La empresa AstraZeneca -que si bien no es 100% británica tiene fuerte presencia en el Reino Unido- tiene un hub logístico en el aeropuerto de Carrasco. Cargas de más de US$ 100 millones han pasado por este hub en 2020.

También hay otra empresa británica que hizo una inversión similar en el aeropuerto, para la logística de importación de productos farmacéuticos, no solo para Uruguay, sino como puerta de entrada hacia el Mercosur. Veo mucho interés del Reino Unido en este modelo, que está creciendo.

En el sector agropecuario está el tambo Campo Longley, en Progreso (Canelones), con certificación de sostenibilidad y bienestar animal. Y tienen un proyecto para producir más en Uruguay y exportar desde Uruguay hacia el Mercosur.

Hay muchas posibilidades para más inversiones. En unos días se anunciará un proyecto de obra en Carrasco, de un importante estudio de arquitectura británico.

Veo una tendencia muy positiva en nuestro comercio bilateral, que está aumentando, y con el diálogo oficial intentaremos mejorar, resolver algunos desafíos que tenemos y aprovechar más oportunidades.

Y mirando a largo plazo tenemos las perspectivas de negociaciones de libre comercio, en principio con el Mercosur, pero veremos cómo se desarrolla.

 

Fotos: Embajada Británica.

Lacalle Pou en Salto: “Vamos a abrirnos al mundo para darle oportunidades a nuestra gente”

“Tenemos fe en el productor uruguayo para competir con las mejores potencias, por eso vamos a abrirnos al mundo, a China y al país que quiera comerciar, para darle oportunidades a nuestra gente; no estamos dispuestos a quedarnos con los brazos cruzados”, dijo el presidente de la República en la inauguración de la Expo Salto, este jueves.

 

El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, participó este jueves en la apertura de la Expo Salto, acompañado por el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado; el prosecretario de la Presidencia, Rodrigo Ferrés; el subsecretario de Ganadería, Agricultura y Pesca, Juan Ignacio Buffa; el intendente de Salto, Andrés Lima; y el intendente de Artigas, Pablo Caram, entre otras autoridades nacionales y departamentales.

En su oratoria, Lacalle Pou reconoció la labor de los productores agropecuarios, compuestos por familias que se sacrifican en silencio para realizar las actividades rurales cotidianas. “Ese no se queja, le echa el lomo a la familia, al departamento y al país”, expresó.

“A esos hombres y mujeres tenemos que proteger, porque no vale de nada hacer el trabajo y vender bien si se llega al lugar donde vamos a exportar y eso está parado y no se puede salir al mundo como hay que salir”, señaló el mandatario en referencia al conflicto de los trabajadores portuarios. 

El presidente pidió que sus palabras no se interpreten como un desafío. “Tratamos de predicar con el ejemplo y escuchamos a todo el mundo; la huelga es un derecho, pero acá no tengo que venir a decir que trabajar es un derecho”, agregó.

 

 

Sobre inserción internacional dijo: “Tenemos fe al productor uruguayo, al que labura todos los días, para competir con las mejores potencias. Por eso vamos a abrirnos al mundo, a China y al país que quiera comerciar para darle oportunidades a nuestra gente. No estamos dispuestos a quedarnos con los brazos cruzados”.

Además, reiteró su compromiso por la instalación de 90 antenas de Antel para mejorar la conectividad, con la electrificación rural para alcanzar a los 2.500 habitantes que aún no están conectados al sistema, con la entrega de ambulancias, la seguridad rural y el bienestar animal.

Por su parte, el subsecretario de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ignacio Buffa, subrayó que la cartera enfocará sus acciones en el combate a la mosca de la bichera e informó sobre un cambio en la lógica con la cual se abordarán estas campañas, así como las dedicadas al control de otros parásitos, como la garrapata. También destacó los esfuerzos del Poder Ejecutivo y de los productores para la instalación de la Central Hortícola del Norte.

 

 

El intendente de Salto, Andrés Lima, declaró que “es tiempo de buscar puntos de encuentro”. El jerarca abordó en su discurso diferentes obras del período, como la caminería. Recordó que la Central Hortícola del Norte convocará a productores de Salto, Paysandú, Artigas y Tacuarembó, e informó sobre las acciones con el Ministerio de Turismo para promocionar las termas. Lima comunicó que su administración coincide con el Gobierno nacional en materia de navegabilidad y en la construcción de un nuevo puerto.

En tanto, el presidente de la Asociación Agropecuaria de Salto, Ramiro Azambuja, destacó las mejoras en seguridad rural y valoró los esfuerzos del Poder Ejecutivo respecto a la búsqueda de ampliación de los acuerdos comerciales con otros países. Declaró que las condiciones naturales, la gente, la cultura y la ubicación geográfica proyectan al país como un gran productor de alimentos de altísima calidad.

Al finalizar la ceremonia, la unidad 243 de bomberos voluntarios obsequió un casco y un diploma al presidente Luis Lacalle Pou.

 

Fuente: Presidencia Uruguay.

INAC recomienda solicitar ingreso al Acuerdo Transpacífico

Se calcula un escenario razonable que permitiría un incremento de US$ 100 millones para la cadena cárnica.

 

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) recomienda al Poder Ejecutivo solicitar el ingreso de Uruguay al Acuerdo Transpacífico (CPTPP). Así lo informaron el presidente del organismo, Conrado Ferber, y el jefe de Información y Acceso a Mercados, Ec. Álvaro Pereira Ramela, este lunes 6 en reunión con la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG).

Pereira comentó luego del encuentro que “Uruguay hizo una propuesta de flexibilización al Mercosur (…) poder vincularnos con terceros países de otra manera. Desde INAC lo que hicimos fue estudiar algunas alternativas y trajimos a colación los resultados de un análisis sobre qué pasaría, qué impacto tendría si Uruguay se uniera al CPTPP”.

Recordó que el CPTPP es un acuerdo que integran 11 países, entre ellos Japón, Canadá, Vietnam y Malasia. “Son países que importan 1 de cada 5 kilos en el mundo, y realmente encontramos resultados muy alentadores; podemos hablar de un escenario conservador de más de US$ 100 millones en exportaciones para la cadena de carne bovina, que es el doble que el resultado de vincularnos con la Unión Europea”, destacó el economista.

Agregó que “adicionalmente nos ofrece otras cosas: diversificaciones, estabilidad de precios. Entendemos que realmente es una alternativa que debe ser estudiada al detalle. Es un acuerdo preexistente, hay 11 países que ya acordaron un montón de condiciones y ya se dieron un montón de beneficios entre ellos, como beneficios arancelarios”. 

“Hay un montón de elementos que ya están resueltos y que si Uruguay solicitara la incorporación, debería aceptarlos. El proceso consiste en solicitar la incorporación, aceptar un montón de elementos de disciplina, que ya todos están de acuerdo, y luego hacer una propuesta en materia de rebaja arancelaria que sea aceptable para los otros 11 miembros preexistentes”, señaló.

Consideró que “hay tres países que nos pueden dar un beneficio importante: Japón, Canadá y Vietnam. Nosotros con Japón hoy en día tenemos un arancel del 38,5%; el arancel en CPTPP hoy está en 25% y va a seguir cayendo hacia un 9%. Estamos hablando de una rebaja muy importante y ahí es donde vemos el mayor potencial”. 

Cabe recordar que hasta ese día no se conocía la posibilidad de que Uruguay avanzara en un TLC con China, noticia que fue anunciada al día siguiente por el presidente de la República, Luis Lacalle Pou.

 

Uruguay comenzará a negociar con terceros países más allá del Mercosur

La decisión fue anunciada por el canciller Bustillo y la ministra Arbeleche, y ratificada por el presidente Lacalle Pou, en la cumbre del bloque.

 

Uruguay comenzará a negociar con terceros países, por fuera del Mercosur, pero manteniendo su carácter de miembro pleno del bloque, según informó el gobierno uruguayo en un comunicado, mientras se reunían los ministros de Estado del bloque, este miércoles, previo al encuentro de presidentes, celebrado este jueves.

En esta segunda instancia, y tras saludar a los participantes del encuentro realizado en el Museo Bicentenario de Casa Rosada y que encabezó el presidente argentino, Alberto Fernández, el presidente Luis Lacalle Pou, recordó la vocación integracionista histórica de Uruguay. “Integración económica, social y física”, subrayó. 

Respecto a la última, mencionó el interés de concretar con los países del bloque la hidrovía Paraná-Paraguay, la del río Uruguay y la de las lagunas que se ubican en el este del país (Merin).

También destacó la intención de avanzar junto a Argentina en el puente Bella Unión-Monte Caseros, la vocación de ser un puerto de salida al mar para Paraguay y de realizar un trabajo unificado en los pasos de frontera.

“Nuestro país tiene vocación aperturista, como Mercosur, tiene vocación aperturista”, subrayó el presidente. Y agregó que se debe seguir avanzando en las negociaciones con la Unión Europea.

“Uruguay quiere avanzar con el Mercosur, tenemos más fuerza, más dimensión y más poder negociador con el mundo”, dijo, y aseguró compartir las palabras de su par, Alberto Fernández, acerca de que se necesita un bloque más productivista y que ofrezca trabajo; en mantener la pertenencia y en respetar la regla del consenso y el ordenamiento jurídico vigente.

En ese sentido, aclaró que lo anunciado en la jornada de ayer (miércoles) por el canciller Francisco Bustillo acerca de que Uruguay iniciará diálogos con terceros países no significa violentar la regla del consenso ni el reglamento jurídico del bloque.

Sostuvo que el mundo va muy rápido, entrelazándose comercialmente, y que con el fin de la pandemia, las negociaciones se dispararán. “El mundo va hacia allá, Uruguay va hacia allá, ojalá vayamos todos juntos”, concluyó.

El mandatario uruguayo estuvo acompañado por la titular del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Azucena Arbeleche, el ministro de Relaciones Exteriores, Francisco Bustillo; la directora de Política Económica del MEF, Marcela Bensión; el director de Asesoría de Política Comercial de la misma cartera estatal, Juan Labraga, y el director general para Asuntos de Integración y Mercosur de Relaciones Exteriores, Enrique Delgado Genta.

 

 

Fuente: Uruguay Presidencia.

USDA propone actualizar ley centenaria que rige la relación entre ganaderos y la industria cárnica

“La pandemia y otros eventos recientes han revelado cómo la concentración puede afectar dolorosamente a los agricultores y ganaderos independientes, al tiempo que expone a los consumidores familiares trabajadores a precios más altos y producción incierta”, dijo el secretario de Agricultura, Tom Vilsack.

 

El 11 de junio el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés) anunció que comenzaría a reforzar la aplicación de la Ley de empacadores y corrales para abordar los desafíos que enfrentan los productores de ganado en el mercado actual. La legislación original se aprobó hace 100 años para promover la competencia leal, la protección de los pagos y la protección contra prácticas comerciales fraudulentas y engañosas en los mercados de ganado y aves.

“La pandemia y otros eventos recientes han revelado cómo la concentración puede afectar dolorosamente a los agricultores y ganaderos independientes, al tiempo que expone a los consumidores familiares trabajadores a precios más altos y producción incierta”, dijo el secretario de Agricultura, Tom Vilsack (foto).

“La Ley de Empacadores y Corrales es una herramienta vital para proteger a los granjeros y ganaderos de la concentración excesiva y las prácticas injustas y engañosas en los mercados avícola, porcino y ganadero, pero la ley tiene 100 años y debe tener en cuenta la dinámica del mercado moderno. No debe utilizarse como puerto seguro para los malos actores”, agregó.

La agencia planea tomar tres acciones con respecto a la reglamentación en los próximos meses.

Primero, el USDA quiere proponer una nueva regla que brindaría mayor claridad para fortalecer la aplicación de prácticas desleales y engañosas, preferencias indebidas y prejuicios injustos.

Julie Anna Potts, presidente y directora ejecutiva del Instituto de la Carne de América del Norte, NAMI, dijo que los cambios propuestos han sido rechazados en el pasado por muchos productores de ganado y el Congreso, y también fueron rechazados previamente por ocho tribunales federales de apelación.

“Fueron una mala idea en 2010, fueron una mala idea en 2016 y son una mala idea en 2021″, dijo Potts.

“Si se implementan estas propuestas, limitarán la capacidad de los productores para comercializar su ganado de la manera que consideren adecuada y darán lugar a demandas costosas y engañosas. El Instituto de la Carne seguirá oponiéndose a la intervención gubernamental innecesaria y onerosa en los mercados de ganado”, concluyó.

 

Fuente: Eurocarne
Foto: U.S. Department of Agriculture, Flickr/Creative Commons

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad