*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 1 de febrero de 2023 11:19 pm | USD promedio 38.68 | EURO promedio 42.05 | ARG promedio 0.1 | Real promedio 7.98

Ganadería de EEUU se encamina a un ciclo de producción a la baja

El mercado mundial de la carne vacuna sigue siendo sólido, según el último informe de Rabobank.

 

El mercado mundial de la carne vacuna sigue siendo sólido, según el último informe de Rabobank. Sin embargo, las crecientes presiones económicas y de la oferta pueden cambiar esta situación. Se espera que la producción mundial en el primer trimestre de 2023 se mantenga en niveles similares a los de hace un año, pero el mercado debería estar atento a EEUU, que se dirige hacia un ciclo de producción a la baja, que afectará los precios y la distribución comercial en los próximos años.

Los precios del ganado vacuno son en general favorables, apoyados por las condiciones estacionales positivas y la resistencia de la demanda de los consumidores. Sin embargo, dada la ralentización de la economía -con una inflación elevada y una confianza de los consumidores en declive-, la demanda aún podría suavizarse.

“También observamos una nueva dinámica de la oferta que influirá en los mercados”, explica Angus Gidley-Baird, analista principal de proteínas animales de Rabobank. “La cuestión central es si los mercados de la carne de vacuno están moldeados más por las presiones del lado de la demanda o de la oferta a medida que nos acercamos a 2023”.

La producción mundial de carne de vacuno se divide por hemisferios, con los países del norte generalmente en una fase de disminución de la producción, mientras que los del sur están aumentando. En el primer trimestre de 2023 se espera que la producción de Europa y Estados Unidos disminuya, mientras que la de Australia, Brasil y China se mantendrá estable o aumentará. Nueva Zelanda muestra un descenso de la producción interanual para el cuarto trimestre de 2022, pero un aumento de la producción para el primer trimestre de 2023. En general, los volúmenes totales de producción para los mercados clave en el cuarto trimestre de 2022 y el primer trimestre de 2023 serán probablemente similares a los niveles de hace un año.

El fortalecimiento del dólar estadounidense hizo que la mayoría de los precios de los bovinos, en términos de dólares, se contrajeran. Pero en términos de moneda local, se registraron subidas en Australia (8%) y Nueva Zelanda (5%), mientras que Brasil (-7%), Argentina (-4%) y Uruguay (-7%) bajaron. El precio de los novillos de las cinco zonas de Estados Unidos se mantuvo estable.

El descenso de la producción estadounidense influirá en el mercado en los próximos años

Según Gidley-Baird, la producción de carne de vacuno de EEUU iniciará un descenso de cuatro años a partir del próximo año. La producción estadounidense debería caer un 3% en 2023, con posibles descensos anuales adicionales del 2% al 5% hasta 2026. Esto supone una pérdida potencial de entre 400.000 y 500.000 toneladas de producción de carne de vacuno al año.

Los periodos anteriores de declive sugieren que los minoristas y restaurantes estadounidenses buscarán el mercado global para llenar este vacío, y los consumidores de EEUU probablemente superarán la oferta del resto del mundo para quedarse con su ración de carne de vacuno. Pero es improbable que otros mercados llenen el vacío, debido a la liquidación local (Canadá, Australia), la disminución estructural de la cabaña (Europa) y las políticas comerciales (Sudamérica).

El resultado neto, según Gidley-Baird: “Prevemos que el descenso de la producción de carne de vacuno en Estados Unidos no se verá compensado por el crecimiento de la producción en otros grandes países exportadores. Los consumidores tendrán que pagar para acceder a la oferta disponible, dadas las presiones de la oferta en muchos mercados. Esto podría suponer un fuerte aumento de los precios y la redistribución de los volúmenes comerciales”.

 

Fuente: Eurocarne.

Informe sugiere que exportaciones e importaciones de carne vacuna trabajan juntas en EEUU

Aunque el país importa un producto muy diferente al que exporta, recibe un valor de US$ 2 por kilo más alto por las exportaciones, lo que genera una ganancia económica neta.

 

Un nuevo informe destaca el valor del comercio internacional de carne vacuna de Estados Unidos, un tema algo polémico desde que el Congreso derogó MCOOL (sello de USA en carne importada) en respuesta a una barrera comercial no arancelaria en 2015.

El informe establece que Estados Unidos es un importante exportador e importador de carne vacuna, y aunque los productores de ganado comercializan un solo producto básico (ganado), eventualmente se venden miles de productos diferentes. 

Titulado Evaluación del impacto económico que seguiría a la pérdida de exportaciones e importaciones de carne vacuna de Estados Unidos, el proyecto fue encargado por los consejos de carne vacuna en Kansas, Oklahoma y Texas y fue escrito por el Dr. Derrell Peel y el Dr. Glynn Tonsor. 

“Estados Unidos es un mercado relativamente maduro en términos de demanda de carne, pero hay mucho más potencial en el mercado global, en términos generales”, dijo Peel. “El crecimiento potencial en la industria se basará cada vez más en el sector comercial, y destacamos el hecho de que el mercado ha crecido mucho en los últimos 20 a 30 años”, agregó.

Las exportaciones e importaciones de carne se combinan para brindar oportunidades para aumentar el valor de la industria estadounidense mediante la exportación de productos que tienen más valor en los mercados extranjeros y la importación de productos que pueden obtenerse de forma más económica en los mercados internacionales.

Estados Unidos importa un producto muy diferente al que exporta y recibe un valor de US$ 2 por kilo más alto por las exportaciones, lo que genera una ganancia económica neta.

Las investigaciones indican que una reducción del 10% en las importaciones y exportaciones de carne vacuna en 10 años daría como resultado un impacto de US$ 20.000 millones en los productores de ganado.

Si bien el comercio internacional puede no parecer paralelo al comercio interno, el informe detalla que la actividad de compra y venta se trata de buscar valor y la asignación eficiente de recursos. La principal diferencia en el comercio internacional es que dos gobiernos están involucrados en la determinación de las reglas de acceso y bajo las cuales ocurre el comercio. 

Un cese en el comercio de carne bovina sería catastrófico para la industria ganadera. Una pérdida del 100% del comercio de carne vacuna resultaría en una pérdida de US$ 129.000 millones para los corrales y de US$ 68.000 millones para los vendedores de ganado gordo, lo que reduciría el tamaño de la industria. 

¿Por qué importan tanto las importaciones como las exportaciones?

Si bien las importaciones y las exportaciones no están muy relacionadas, el principio básico de la reciprocidad comercial dice que no debemos esperar poder exportar si no permitimos las importaciones.

En los últimos 20 años, las importaciones de carne vacuna han promediado 1,326 millones de toneladas. Antes de 2017, Estados Unidos era el mayor país importador de carne vacuna antes de ser superado por China.

Entonces, ¿por qué el país productor de carne vacuna más grande del mundo importa carne vacuna? Las empresas que importan carne obtienen productos específicos que son más caros en Estados Unidos, que no se producen en el país o que no están disponibles debido a suministros limitados. 

Según el informe, el mayor impulsor de las importaciones de carne vacuna es el mercado de la carne picada. La carne molida, de hecho, representa casi la mitad del consumo total de carne vacuna en los Estados Unidos. Los recortes o cortes primarios importados complementan los suministros nacionales de carne magra procesada. 

¿Qué productos importa Estados Unidos?

Las importaciones de carne vacuna de Estados Unidos se enfoca en productos específicos, importados de fuentes específicas, para usos específicos. El principal impulsor de la demanda de importación de carne vacuna es el mercado de la carne picada. Una demanda que no ha hecho más que aumentar en base al mercado de hamburguesas. 

Entre 2016 y 2020, el 51% de las importaciones de carne bovina de Estados Unidos fueron carne procesada o recortes, el 21% de las importaciones fueron de productos primarias o subprimarias, 18% adicional eran cortes, el 7% productos cocinados y el último 3% correspondía a despojos comestibles. 

Los principales países proveedores de carne vacuna durante ese período fueron Canadá: (29%), Australia (22%), México (19%) y Nueva Zelanda (16%). 

Exportaciones de carne vacuna de Estados Unidos

El papel económico de la exportación de carne vacuna y de variedades es sustancial y creciente para Estados Unidos. En 2021 alrededor del 22% del valor del ganado alimentado se atribuyó a las exportaciones. 

Los datos incluidos en el informe sugieren que las exportaciones e importaciones de carne vacuna trabajan juntas, para maximizar el valor de la producción de carne y del ganado de Estados Unidos.

 

Fuente: AG Daily.

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad