*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 17 de septiembre de 2021 6:52 pm | USD promedio 42.61 | EURO promedio 50.09 | ARG promedio 0.27 | Real promedio 8.36

“Si el recriador y el invernador tienen forraje, los 3 millones de terneros son absorbidos sin problema”

Entrevista con el Ing. Agr. Guzmán Tellechea, productor, expresidente de ARU y exdelegado de esa gremial en la junta del INAC; contenido exclusivo para socios y suscriptores.

 

¿Cómo analiza el actual momento de la ganadería?

Este fue un año muy bueno desde el punto de vista del mercado, con una dinámica muy importante en la demanda de la industria frigorífica, con una faena muy alta. 

A su vez, en los ganados de reposición, según hemos visto en los remates por pantalla, también hay una alta demanda, con precios que han aumentado en las últimas semanas. En este caso las subas no fueron tan agresivas como en el mercado de los ganados gordos, fundamentalmente por la escasez de pasturas o forrajes, por un invierno duro. 

El invierno no fue de los peores, pero hay poca capacidad forrajera, por lo que veo en esta zona del litoral, el año pasado fue bastante mejor. 

Hay una gran dotación de vacunos en el país, orillando los 12 millones de bovinos, y con otras producciones como la lechera, la agrícola, la forestal y la ganadería ovina, que también demandan su espacio.  

Pero en términos generales, es un muy buen año para la ganadería, con muy buenos valores.

¿Cree que la brecha en la relación flaco-gordo se debió a la alta producción de terneros o a la situación forrajera?

La atribuyo más al tema forrajero. Si bien la exportación de terneros en pie fue mucho más tranquila que la de otros años, si los productores ganaderos, el recriador y el invernador, tienen forraje, esos 3 millones de terneros son absorbidos sin problema.

La locomotora es la industria, que tira de todos los vagones, y este año estamos llegando a volúmenes de faena que hace tiempo no veíamos, y lo que nos alerta es el problema logístico, la escasez de contenedores refrigerados y la ruta de embarque, que se debe desviar a Brasil y a Chile. Esperamos que esto no frene la faena, que es muy importante para la extracción de los ganados en los campos.

Pero la relación flaco-gordo que desde hace un tiempo venía muy favorable para el criador, con este ritmo muy fuerte de faena, el invernador tuvo la posibilidad de reponer con una relación mucho más favorable. Eso está dado por una suba de precios muy fuerte de los precios de las haciendas gordas, por una demanda de carne muy alta por parte de China.

Ahora los precios de la reposición se han ido entonando, vimos remates por pantalla con 100% de ventas y precios muy buenos. Pero creo que todos los eslabones de la cadena están conformes.

A principios de este año, e incluso en el otoño, no pensábamos llegar a estos precios por el novillo gordo, se han logrado hasta US$ 4,50 (por kilo en cuarta balanza) en algunos casos. 

Pero hay que tener mesura hacia adelante, porque todos sabemos que cuando los precios van muy para arriba o muy para abajo, a la corta o a la larga se terminan ajustando.

 

“A principios de este año, e incluso en el otoño, no pensábamos llegar a estos precios por el novillo gordo”

 

¿Con estos nuevos precios de los granos se destinó más área del litoral a la agricultura y se redujo la ganadería?

Acá se ve una tendencia mayor hacia la colza en invierno, se van varios lotes florecidos, creo que hubo un poco de sustitución de trigo y cebada por colza. Si bien los precios de los granos han subido mucho, estamos evaluando las decisiones a tomar en una primavera y verano con pronóstico de Niña moderada.

También hay que considerar que los costos han subido muchísimo. Los precios de los fertilizantes han subido más que los granos, las semillas también y el combustible. Así que la suba de costos y el efecto de la Niña nos hace estar a todos con la calculadora en la mano para tomar decisiones. 

Creo que no habrá aumentos demasiado importantes en el área agrícola, porque la ganadería está con buenos resultados, así que se seguirán haciendo pasturas y rotaciones, porque además hay que cuidar los campos. 

En definitiva, creo que no se darán cambios muy significativos en traslados de áreas de la ganadería a la agricultura. 

¿Los problemas logísticos que enfrenta la industria para la exportación de carne generan alarma?

No sé si alarma, pero sí preocupación. Por lo que pudimos conversar con el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (Fernando Mattos) y con la industria, sabemos que hay embarques que se han desviado a otros puertos, de Brasil y Chile. No sabemos qué sobrecosto puede tener eso, pero lo importante es seguir con un comercio fluido y dinámico. Eso después, de alguna manera, se traslada.   

Sabemos que las autoridades están trabajando en el tema, con todos los involucrados, así que esperamos que esto se pueda ir solucionando. Pero no es un problema de Uruguay, sino a nivel mundial. 

Tampoco hay que descuidar los contenedores en esos puertos, sabemos que es algo a lo que el gobierno le está poniendo atención. Hay que esperar esos contenedores antes de ser descargados. 

Hay un tema mundial, logístico, al que hay que ponerle atención. Estamos preparados para producir y para exportar, pero hay que prestarle atención al tema logístico.

 

“Creo que no habrá aumentos demasiado importantes en el área agrícola, porque la ganadería está con buenos resultados”

 

¿Qué problemas cree que podría solucionar el actual gobierno? ¿Dónde le genera mayores expectativas?

En materia de mercados sabemos que el gobierno nacional está buscando flexibilizaciones dentro del Mercosur, acuerdos con la mayor cantidad de países que sea posible, con una mirada sobre el Sudeste Asiático. El canciller (Francisco Bustillo) visitó Turquía, donde se abrirá una embajada de Uruguay. Turquía es un país muy importante para el comercio, está en un punto estratégico. 

Bajar los aranceles es un tema prioritario, aunque sabemos que no es fácil. La inserción internacional es una preocupación que tiene el gobierno y la tenemos todos, porque Uruguay es un país necesariamente exportador, ya que tiene un mercado interno muy chico, con una capacidad de producción muy grande y de productos de calidad. En ese sentido estamos todos en el mismo barco, tratando de remar para el mismo lado.

¿Cómo observa el panorama de mercados?

Vemos que Europa está reactivando su economía y sus servicios, así que por ahí vemos una luz de oportunidades, sobre todo de carnes.

Estados Unidos es un mercado al que le prestamos mucha atención, porque tiene un potencial muy bueno para los productos uruguayos, no solo carne vacuna y ovina, sino también de otros rubros. Siempre hay que tenerlo presente, aunque tenemos el problema de cuotas y aranceles, como en muchos otros mercados.

En apertura de mercados estamos muy bien, pero tenemos el problema de los aranceles. Uruguay está en desventaja con otros países competidores, como Australia y Nueva Zelanda, en el rubro carnes, que es el que más dólares deja por el camino.

Vemos un consumo de carne per cápita en aumento, se están haciendo promociones en Japón y en China, donde se está trabajando desde hace tiempo. 

 

“Estamos preparados para producir y para exportar, pero hay que prestarle atención al tema logístico”

 

¿Preocupa la alta dependencia del mercado chino?

Es importante diversificar mercados, no es bueno tener concentrado el mercado en un solo comprador. Pero Uruguay ha tenido una capacidad negociadora y exportadora muy competitiva desde la industria cárnica. 

Recuerdo cuando Rusia era nuestro principal comprador, cuando también lo fue Estados Unidos. También hay que aprovechar la demanda, porque la demanda de China es muy importante y obviamente tenemos que venderle, pero sin descuidar otros mercados complementarios.

Hay que estar atentos, y en ese sentido la industria creo que es muy profesional.

Y a nivel de gobierno está claro que hay que mirar hacia los mercados del Sudeste Astiático.

La Asociación Rural del Uruguay está cumpliendo 150 años, ¿cómo lo va a celebrar?

El 3 de octubre la Asociación Rural del Uruguay (ARU) estará cumpliendo 150 años, una fecha trascendental, histórica, importantísima. Las dificultades que nos ha traído la pandemia, con sus limitaciones, nos llevó a cambiar los planes. 

De cualquier manera estamos trabajando muy fuerte en un libro conmemorativo, de mucha calidad, historia, información y otros contenidos. 

Agradecemos especialmente a la Asociación de Consignatarios de Ganado por apoyarnos en la edición de este libro. 

Además, estamos trabajando en un evento que se realizará el 3 de octubre en la Rural del Prado, con actividades culturales, fundamentalmente con gente del interior del país.

A su vez, tuvimos el apoyo de bodega Garzón, con un vino conmemorativo de los 150 años, que entregaremos a los grandes campeones de la Expo Prado.

Se va a lanzar un sello postal y matasello, diseñado especialmente para los 150 años de ARU; y el Gran Premio Asociación Rural del Uruguay 150 Años, en el Hipódromo de Maroñas.  

Tengo la responsabilidad y el honor de presidir la comisión de los 150 años de ARU, que me encargó el Ing. Agr. Gabriel Capurro (expresidente de ARU) el año pasado.

Es un momento muy especial, le vamos a dar toda la importancia que se merece, pero con toda la sensibilidad y la seriedad que requieren las actuales circunstancias de pandemia.

 

 

Foto: gentileza ARU.

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad