*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 16 de mayo de 2022 3:44 pm | USD promedio 41.44 | EURO promedio 43.12 | ARG promedio 0.22 | Real promedio 8.27

La ganadería de Brasil celebra el regreso de su carne China

La ganadería de Brasil celebra el regreso de su carne China

Estiman que tendrán altos costos en 2022, pero se seguirá avanzando en exportaciones y confinamiento. Creen que el mercado de la certificación también crecerá, y los consumidores exigirán calidad, información y un historial de alimentos.

 

Fue un año intenso para la carne brasileña. El país exportó 1,7 millones de toneladas en 11 meses, un 9,4% por debajo del mismo período de 2020, pero con ventas de US$ 8.500 millones, un 10% más que el año pasado. El año todavía termina con poco más de 6,5 millones de cabezas confinadas. Pero el segmento también sufrió, con altos costos de producción, mercado interno deprimido y el embargo determinado por China en setiembre, a causa de dos casos de vaca loca, en Mato Grosso y Minas Gerais, que recién se levantó esta semana.

Fue una noticia muy buena para cerrar el 2021. Beijing ha reanudado las importaciones de productos de carne vacuna brasileña desosada, de animales menores de 30 meses, según un documento publicado por la Administración General de Aduanas.

La prohibición de las exportaciones de carne vacuna brasileña ha causado una preocupación generalizada, ya que China obtiene alrededor del 40% de todas sus importaciones de proteínas de Brasil. Los gobiernos de ambos países estaban en negociaciones para resolver el asunto, ya que el embargo redujo prácticamente a la mitad los envíos brasileños. Las importaciones de carne vacuna de China han aumentado en los últimos años, impulsadas por la creciente demanda de una clase media cada vez más acomodada.

“La retirada de China de la compra de nuestra carne tuvo un fuerte impacto en el precio del ganado. Es natural. En 2020, compraron 870 mil toneladas. En 2021 ya habían importado 716 mil toneladas. Todos pensaron que el regreso sería rápido, como en 2019, pero eso no fue lo que sucedió. Sin embargo, el mercado trabajó duro en el ajuste. Y la menor oferta también ayudó a recuperar el precio del ganado”, evaluó Sergio Ribas Moreira, director del Servicio Brasileño de Certificación (SBC), uno de los especialistas más respetados en ese mercado, con casi 20 años de experiencia en certificación en Brasil.

El ejecutivo calculó el impacto que ha sufrido el sector en los últimos dos meses. “El año pasado compraron 870 mil toneladas. Este año ya habían importado 716 mil toneladas. La diferencia acumulada respecto al año anterior ya alcanzaba las 260 mil toneladas, considerando también a Hong Kong, una cifra absoluta que se acerca a los otros tres mayores compradores de proteína brasileña juntos: Estados Unidos, Europa y Chile ”, reveló.

Pensando en 2022, el director de (SBC) mostró un gran optimismo. Además de los chinos, los estadounidenses se convirtieron en un socio aún más sólido, duplicando con creces los volúmenes enviados. Por no hablar de la recuperación de antiguos clientes, como Rusia, y la conquista de nuevos socios, como Indonesia.

“Hay posibilidades más interesantes en 2022, como un retorno más fuerte al exigente mercado europeo, una evolución en las ventas a los chilenos y una recuperación más vigorosa de la economía internacional. Chile, por ejemplo, compra piezas muy parecidas a las preferidas por China, hay varios cortes. Lo que nos interesa es vender bien esta producción. Europa compra un máximo de cinco cortes, con valor agregado, lo que podría incrementar las importaciones en 2022. En este caso, se trata de la Certificación Sisbov (Sistema Brasileño de Identificación y Certificación de Bovinos y Búfalos) ”, señaló.

Y, en ganadería, el mayor cliente de SBC son los corrales de engorde, plenamente involucrado con los mercados más exigentes del exterior. Sergio Ribas afirma que, en 2021, hubo un aumento de volumen en las unidades de confinamiento con respecto a 2020. Con unidades grandes creciendo, las pequeñas deteniéndose y las medianas tratando de mantener el volumen que venían haciendo.

“Analizando nuestro portafolio, que cerrará alrededor de 2,5 millones de cabezas rastreadas, la mayoría confinadas, las perspectivas para el nuevo año son de costos que se mantendrán similares a los de 2021. La previsión para la soja es una gran cosecha y también para el maíz. Pero los otros insumos deben permanecer con altos costos para los confinadores. En este caso, la solución pasa por ganar en eficiencia, en el uso de la tecnología, en volumen de compra y la negociación con los frigoríficos. Creo en el mercado con estas características”, analizó.

Y si hay algo en que los especialistas, incluido Sergio Ribas, no tienen ninguna duda es la aceleración de la demanda de Certificación del mercado. “Es una demanda que no para de crecer. Visitamos la feria de alimentos más grande del mundo este año, Anuga, en Alemania, y vimos innumerables ejemplos de información que el consumidor mundial aprecia. Y estos son compromisos que necesitaremos suscribir con consumidores internacionales y brasileños”, planteó.

Agregó que “les preocupa la calidad de los alimentos que consumirán, cómo son los procesos, la historia de los productos. Y el sello logra trasmitir esta información. Hablando específicamente de ganado, veo una fuerte demanda de bienestar animal, problemas sociales en las propiedades y el medio ambiente. Así como el tema de la producción primaria baja en carbono. Realmente creo en eso ”, concluyó.

 

Fuente: Servicio Brasileño de Certificación Asesoría.

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad