*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 4 de febrero de 2023 10:06 pm | USD promedio 38.57 | EURO promedio 42.12 | ARG promedio 0.1 | Real promedio 7.89

El principal desafío de seguridad alimentaria de China

El principal desafío de seguridad alimentaria de China

Las preguntas sobre cómo alimentar el stock de cerdos de China siguen siendo un desafío creciente para ese país y una amenaza para la seguridad alimentaria mundial.

 

En medio del empeoramiento de la crisis alimentaria mundial, aumentan las preocupaciones nacionales e internacionales con respecto a la seguridad alimentaria en China, el país más poblado del mundo y el mayor importador de alimentos.

El gobierno chino ha señalado sus abundantes cosechas de cereales y sus enormes sistemas de reserva de cereales para asegurar a su audiencia pública e internacional que el país no se enfrentará a riesgos inminentes de seguridad de cereales.

En la actualidad, China posee cantidades significativas de las reservas mundiales de cereales. Según un informe de Nikkei Asia, para mediados de 2022 se espera que China tenga el 69% de las reservas mundiales de maíz, el 60% de arroz, el 51% del trigo mundial y el 37% de soja. Sin embargo, esto fue negado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país .

No obstante, como señaló un funcionario de la Administración Nacional de Alimentos y Reservas Estratégicas de China en noviembre de 2021, el suministro en el mercado interno de granos está “totalmente garantizado”, mientras que las reservas se encuentran en un “nivel históricamente alto”.

Dado que las importaciones de arroz y trigo de China solo representan una proporción menor de su consumo total, y con las reservas de arroz y trigo más grandes del mundo, China no parece tener problemas importantes en el corto plazo con respecto a los suministros básicos. Sin embargo, el riesgo más importante para la seguridad alimentaria de China radica en su suministro de cerdos. Las preguntas sobre cómo alimentar a los cerdos de China siguen siendo un desafío creciente para Beijing y una amenaza para la seguridad alimentaria mundial.

Escasez de soja en China

Junto con el fenomenal crecimiento económico de China desde el período de Reforma y Apertura, las preferencias alimentarias, las dietas y los estilos de vida también comenzaron a cambiar, lo que resultó en un rápido aumento de la demanda de aceites comestibles y carne.

Desde principios de la década de 1980, el enorme apetito de China por la carne de cerdo ha resultado en la industrialización de la cría de cerdos y en empresas de engorde multimillonarias. Hoy en día, del total de sistemas de engorde en China, 42% corresponde a cerdos, 43% de aves y 9% de peces. El enorme apetito de China por la alimentación se debe, en gran medida, a su manada de cerdos en rápido crecimiento. Dado que aproximadamente el 75% de la alimentación animal es harina de soja y, por eso, la oleaginosa es fundamental.

Aunque China es el mayor importador de soja del mundo en la actualidad, no siempre fue así. De hecho, China solía ser un importante exportador . Sin embargo, para calificar para la adhesión a la Organización Mundial del Comercio (OMC), China tuvo que hacer compromisos considerables, incluida la reducción de los aranceles agrícolas generales y el apoyo a la agricultura nacional.

Mientras tanto, el artículo de Lester Brown de 1994 y el libro de 1995, “¿Quién alimentará a China?” planteó preocupaciones globales con respecto a la capacidad de China para alimentarse a sí misma. Beijing tomó entonces la decisión estratégica de abandonar el cultivo de soja y centrarse en la autosuficiencia en cereales básicos para garantizar el suministro de calorías. Como resultado, se eliminó la cuota de importación de soja y la tasa arancelaria se redujo al 3%.

Desde mediados de la década de 1990, con el auge del sector de los corrales y la disminución de la producción interna, las importaciones de soja de China han aumentado significativamente: de 1 millón de toneladas métricas (mmt) en 1996 a 95 mmt en 2017. China es el mayor importador de soja del mundo, compra más del 60% de las exportaciones totales del mundo. Desde 2000/01 hasta 2016/17, las importaciones de China representaron el 88% del crecimiento del comercio mundial de soja. Los productores de soja de EEUU y Brasil tienen dos ventajas sobre China en la producción nacional de soja: semillas más baratas y genéticamente modificadas (GM).

A medida que crecieron las importaciones, China redujo su producción interna. De 2008 a 2013 el área dedicada a la producción de soja se redujo en un 24%. En la provincia de Heilongjiang, el centro tradicional de la producción china, la superficie de tierra utilizada para el cultivo de soja se redujo en un 42%.

La soja importada se modifica genéticamente y se procesa principalmente para producir aceite de cocina y la harina utilizada en la alimentación animal. La soja producida localmente no es modificada genéticamente y se utiliza principalmente para el consumo humano directo (en tofu, leche de soja y salsa de soja, por ejemplo). El consumo de productos alimenticios de soja ha crecido, pero el consumo de aceites comestibles y harina de soja ha crecido más rápido y seguirá aumentando debido al aumento de los ingresos de los consumidores y al cambio de las preferencias dietéticas.

El creciente problema del maíz en China

En las últimas décadas, a medida que China avanza para modernizar su sector porcino, reemplazando la cría de cerdos en el fondo de las casas con una producción porcina moderna y comercial a gran escala, ha habido un rápido aumento en la demanda interna de maíz forrajero.

En comparación con el trigo, la soja y el arroz, la escasez interna de maíz preocupa aún más a los políticos chinos, al menos en un futuro próximo. En los últimos años, las importaciones de maíz de China se han multiplicado varias veces debido a los déficits en la producción.

En 2021, China tuvo que importar 28,35 millones de toneladas métricas de maíz, 152% más que el récord anterior de 11,3 millones de toneladas en 2020. La mayoría de las importaciones de maíz provinieron de Estados Unidos, Argentina, Brasil y Ucrania .

Aunque la disminución de las importaciones de maíz de EEUU en los últimos años se puede atribuir a la guerra comercial entre China y EEUU, China había buscado otros proveedores de maíz, importando una cantidad considerable desde Ucrania.

Desde 2020 China ha sido el principal socio comercial de Ucrania y ve al país como un punto de acceso fundamental para el comercio relacionado con la BRI , y sus exportaciones agrícolas se vuelven cada vez más cruciales para China.

En combinación con la posible escasez de mano de obra y el aumento de los precios de la gasolina y los fertilizantes, la guerra entre Rusia y Ucrania y las interrupciones posteriores de los envíos a China crearán una presión inflacionaria significativa.

Debido a la incertidumbre y las tensiones persistentes entre China y Estados Unidos, así como al conflicto entre Ucrania y Rusia, una mayor diversificación de las importaciones de maíz de Rumania y otros países europeos sigue siendo una alternativa importante.

Esfuerzos de China para gestionar sus riesgos porcinos

En los últimos años, el gobierno chino ha buscado impulsar la producción nacional de soja y maíz. Por ejemplo, en enero de 2022 el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales anunció el nuevo 14º Plan Quinquenal de China sobre Agricultura. Según esto, China intentará aumentar significativamente la producción nacional de soja y maíz para impulsar la autosuficiencia en el suministro de cereales forrajeros. En particular, para fines de 2025, China quiere haber producido aproximadamente 23 millones de toneladas de soja, 40% más que los niveles de producción actuales.

En los últimos años, las crecientes tensiones comerciales entre China y Estados Unidos han afectado el comercio bilateral de soja. En un marco de seguridad alimentaria, China ha buscado sustitutos para la harina de soja y otros productos elaborados a partir de la oleaginosa.

Dado que la dependencia de China de la soja estadounidense se consideraba un eslabón débil durante la guerra comercial bajo la administración estadounidense anterior , Beijing ha tratado de fomentar la producción de soja en otros lugares, particularmente en Rusia.

En 2018, las importaciones de soja de China desde Rusia alcanzaron los 0,8 millones de toneladas, 64% más que en 2017. Dado el enorme potencial de Rusia para producir soja, China ha exportado más mano de obra agrícola a Rusia y ha aumentado la inversión en soja rusa.

En 2021, sin embargo, Rusia impuso un arancel del 30% sobre las exportaciones de soja en respuesta al aumento de los precios de los alimentos.

Además de buscar aumentar la producción nacional de soja, el gobierno chino ha anunciado planes para apoyar un mayor uso de la tecnología para estabilizar el rendimiento de los cultivos y garantizar el suministro.

Aunque Beijing ha retenido durante mucho tiempo los permisos para el cultivo doméstico de cultivos transgénicos, debido a la oposición pública a los alimentos transgénicos, los movimientos recientes del gobierno chino sugieren que pronto se aprobará la siembra comercial de maíz y soja transgénicos.

Los estándares para aprobar variedades de maíz y soya GM fueron publicados a principios de junio. Esto sigue a los anuncios de los principales formuladores de políticas de China, que han instado al progreso en el mejoramiento biotecnológico , así como del Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales, que sugieren que China se está preparando para permitir un mayor uso de la tecnología GM en la agricultura, y Beijing desea apoyar a las empresas nacionales de biotecnología . Por ejemplo, en diciembre de 2021, el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales anunció planes para aprobar la seguridad de más variedades de maíz GM producidas por empresas nacionales, seguido de la aprobación de dos nuevas variedades de maíz GM para importación en enero de 2022.

Para reducir la dependencia de los cereales forrajeros extranjeros, China, en los últimos años, también ha tratado de importar directamente más carne de cerdo y otros productos cárnicos. Por ejemplo, el valor de las importaciones totales de carne y pescado del país casi se duplicó entre 2017 y 2019, aunque esto también se debió en gran medida a la escasez de carne de cerdo nacional.

En 2020 China importó un récord de 4,4 millones de toneladas de carne de cerdo, lo que representó más del 40% del comercio mundial.

China es ahora también el mayor importador de carne vacuna del mundo. En 2020 el país importó 2,1 millones de toneladas de carne vacuna , 23% de su consumo y el 30% del comercio mundial.

Incluso para la pesca, China, un país que durante mucho tiempo ha sido el mayor exportador de pescado, ha estado importando cada vez más. En 2016 importó 4 mmt de productos pesqueros y en 2019 saltó a 6,3 mmt .

Además, China está realizando esfuerzos para reducir el consumo interno de carne de cerdo. Con mucha preocupación sobre los impactos negativos en la salud del alto consumo de carne de cerdo de la población, el gobierno chino ha estado aconsejando que se consuma más carne de aves y pescado, lo que también reduciría la dependencia del país de las importaciones.

En 2018, con el brote de peste porcina africana, los precios de la carne de cerdo aumentaron significativamente. Para garantizar el suministro de carne del país, el gobierno chino introdujo políticas para aumentar la producción avícola nacional, lo que provocó un cambio en la estructura de alimentación del país: una fuerte disminución en la alimentación porcina y un aumento en la alimentación avícola.

Por ejemplo, en la provincia de Shandong, el mayor productor de carne de corrales de distintas especies en China, en encierro de cerdos disminuyó 28% y el de aves creció 8,6% entre enero y abril de 2019.

Como el índice de conversión de alimentos es de 2,7 a 5,0 para los cerdos, pero solo de 1,7 a 2,0 para los pollos, esto redujo la demanda total de alimentos de China sin reducir la producción de carne .

 

Autores: Genevieve Donnellon-May y Zhang Hongzhou.
Fuente: The Diplomat.

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad