*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 19 de mayo de 2022 1:27 pm | USD promedio 40.48 | EURO promedio 42.4 | ARG promedio 0.21 | Real promedio 8.18

Importaciones de carnes en China cayeron 36% en el primer cuatrimestre

La razón que explica la caída es el bloqueo sanitario en Shanghái y Beijing por el Covid.

 

Los bloqueos severos por Covid en Shanghái y Beijing, junto con varios otros grandes centros de población chinos, han hecho que las importaciones de carne de ese país sean un tercio más bajas que las de hace un año.

La Administración General de Aduanas de China (GAC, por sus siglas en inglés) informó que las importaciones de carne (principalmente vacuna, de pollo, cerdo y ovina) en abril fueron de 592.000 toneladas, 35,7% menos que en el mismo período del año pasado; y que en los primeros cuatro meses del año cayeron 36% frente a igual período del año anterior, totalizando 2,26 millones de toneladas. 

El gobierno chino está luchando por contener el peor brote de Covid en el país en dos años, con bloqueos severos impuestos el mes pasado a los ciudadanos en Shanghái y luego en Beijing, cubriendo a cerca de 100 millones de personas.

La demanda de los consumidores finales se ha visto afectada por el cierre de restaurantes y hoteles en todo el país, en un intento por contener el brote del virus.

Las importaciones también se han visto afectadas por la logística tensa, causada por un bloqueo prolongado en el Puerto de Shanghai, terminal de llegada clave para la carne vacuna, y Beijing. 

Se informa de grandes retrasos en la carga y descarga de buques portacontenedores en ambos puertos, y algunos envíos se están desviando a través de otros puertos chinos.

Un aumento en la producción nacional de carne de cerdo también puede haber frenado el apetito por las importaciones de carne, informó Channelnews Asia.

Los comerciantes confían en la ubicación ideal de Shanghái para distribuir productos en todo el país, pero desde que el aumento de casos de Covid obligó a cerrar la ciudad a finales de marzo, mover productos refrigerados o congelados por todo el país se ha convertido en un dolor de cabeza logístico.

En una actualización reciente sobre las perspectivas del transporte marítimo mundial, la empresa de apoyo logístico Container xChange dijo que no hay suficientes embarcaciones disponibles y eso hará que los precios vuelvan a subir.

“Esto seguirá creando volatilidad en el mercado y la situación de congestión en las rutas transpacíficas tampoco mejorará significativamente, porque es una situación de arranque y parada. Simplemente volverá peor de lo que era, porque la forma de resolver un atasco de tráfico no es detener algo violentamente y luego pisar el acelerador nuevamente, se trata de asegurarse de que el tráfico fluya a una velocidad constante”, planteó la compañía.

El impacto de los bloqueos de Covid en los mercados clave tendría impactos de mayor alcance que conducirían a la escasez de equipos en China, el aumento de las tarifas de flete y el empeoramiento del atasco de tráfico en el comercio transpacífico, dijo Container xChange.

Por otra parte, analizó que el aumento de los precios del petróleo tendría un impacto limitado en el comercio de carga de contenedores a corto plazo, dijo la compañía.

“Por lo general, los altos precios del petróleo golpean con fuerza cuando las tarifas de flete son muy bajas. En los dos últimos años las tarifas de flete son astronómicamente altas, y el impacto de un aumento en el precio del combustible no tendrá un impacto tan grande en el corto plazo. Lo que queda por ver en el futuro es cómo se desarrolla la guerra de Ucrania y cómo la cadena de suministro genera resiliencia a largo plazo”, plantearon.

 

Fuente: Beef Central.

Ingresos netos de JBS crecieron 21% en el primer trimestre

Todos sus negocios a nivel global obtuvieron casi US$ 18.000 millones; las ganancias fueron de US$ 2.000 millones; y la utilidad neta de US$ 1.000 millones, 151% más que el año pasado.

 

En línea con la fuerte demanda de proteína animal en todo el mundo a medida que muchas economías continúan saliendo de Covid, el gigante mundial de proteína animal JBS informó un crecimiento sustancial en todas las métricas clave en el primer trimestre de este año.

Respaldado por la estabilidad de sus negocios de carne vacuna y cerdo en América del Norte, el sólido desempeño de su negocio de pollos Pilgrim’s Pride en Estados Unidos y la mejora continua en las operaciones de Australia, JBS reportó un crecimiento de ingresos de dos dígitos en todas las unidades de negocios en comparación con el año pasado.

Los ingresos netos en las operaciones globales alcanzaron US$ 17,9 mil millones, 21% más que el año pasado, mientras que las ganancias antes de impuestos ajustadas alcanzaron US$ 2.000 millones y la utilidad neta US$ 1.000 millones, 151% más que el año pasado.

Argentina busca aumentar la producción de carne en 600.000 toneladas

El Plan Ganadero Nacional -Plan GanAr-, anunciado este miércoles por el ministro Domínguez, buscará incrementar la oferta de carne vacuna a partir de un aumento del peso promedio de la faena y el porcentaje de destete.

 

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, presentó este miércoles el Plan Ganadero Nacional -Plan GanAr- que tiene como finalidad, a partir de de líneas de financiamiento y el diseño y trabajo mancomunado con las provincias, aumentar la producción de carne vacuna en 600.000 toneladas hacia 2030 e incrementar las exportaciones del sector.

La cartera agropecuaria puso de esta forma en marcha la iniciativa, que fue oficializada el martes en el Boletín Oficial, con la que buscará aumentar la oferta de carne vacuna a partir de un incremento en el peso promedio de la faena y el porcentaje de destete.

La meta para el 2030 es llevar la relación ternero/vaca del 62% actual al 67%, mientras que en lo que respecta al peso promedio de faena, la proyección es que pase de 229 a 250 kilos por animal.

“Las metas que nos planteamos, que no son inmediatas, es incrementar en 600.000 toneladas la producción de carne con el mismo stock ganadero”, marcó Domínguez durante una rueda de prensa en la que estuvo acompañado por el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Matías Lestani, y la presidenta del Servicio Nacional de Seguridad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Diana Guillén.

En este sentido, sostuvo que “este es un plan vivo donde hay una coincidencia en los propósitos y en las metas a alcanzar, pero la dinámica de la estrategia de intervención en cada provincia las darán los propios distritos con las entidades”.

Por otro lado, planteó la importancia de “mantener el stock con un aumento en el peso promedio de faena”, al mismo tiempo que aseguró que “en Argentina hay diferentes niveles de productividad y lo que prevé el programa a través de la intervención del INTA, Senasa y las entidades, es llegar a todos los productores con la asistencia para aumentar la productividad”.

Uno de estos puntos radica en los créditos a tasa subsidiada por 100.000 millones pesos argentinos con una tasa subsidiada del 7% por 100.000 millones de pesos, que ya cuenta con 6.100 solicitudes por parte de los productores.

Además de los objetivos centrales de aumentar la tasa de destete y el peso promedio de faena, Domínguez también detalló que acordó con las provincias productoras impulsar “un proceso de modernización de la industria frigorífica para alcanzar un troceo de 32 kilogramos por pieza para que a fin de año este concluido en toda Argentina”. 

El programa también prevé la continuidad de las pruebas piloto de control científico para validar y auditar la sostenibilidad de la ganadería e implementar integradamente la tipificación de la calidad de las carnes. 

En la rueda de prensa, el secretario Lestani remarcó la solidez y el trabajo técnico del documento que marca los lineamientos del programa, que “está abierto a los insumos que pueda aportar cada uno de los actores de la cadena con las particularidades regionales y locales”. 

“Hay 426.000 bocas que se incorporan por año al consumo de carnes en Argentina y eso tiene que tener un correlato del contexto productivo. Cuando extrapolamos el contexto internacional y vemos que todo lo que Argentina produzca en alimentos va a ser demandado por el mundo, eso nos da una oportunidad, pero tiene que haber una correlación directa con con los volúmenes de producción”, explicó Lestani. 

Tras lo cual afirmó que “si mantuviéramos los índices de consumo que se tenían hasta 2015, hacia el 2032 no tendríamos saldo exportable con las condiciones actuales. Es fundamental mejorar esos ratios productivos. Es una demanda de toda la cadena”. 

Por otro lado, Domínguez también adelantó en simultáneo que “se está trabajando en un plan de financiamiento de carnes alternativas”. “Vamos a poner en marcha un plan para la transformación de la industria avícola para poder cumplir con la demanda internacional del producto y poder cumplir con la demanda creciente de nuestra ganadería. También estamos trabajando con la carne porcina y la ovina, para poder aumentar nuestra capacidad productiva”, finalizó el ministro. 

En la rueda de prensa también estuvieron el subsecretario de Ganadería, José María Romero; y el jefe de Gabinete de la cartera, Jorge Ruiz.

 

Fuente: Télam.

Demócratas y republicanos impulsan leyes para regular el mercado del ganado gordo en EEUU

Hay molestia por la concentración en manos de cuatro empresas frigoríficas, que tienen facturación extraordinaria, pagan menores precios por la materia prima mientras la carne vale más en las góndolas.

 

Hace unas semanas, la ganadera de Dakota del Norte, Shelly Ziesch, necesitaba vender parte de su ganado. Se estaba haciendo muy caro seguir alimentando vacas que ya habían alcanzado los pesos necesarios para venderlas a corrales de engorde.

Solo un par de compradores ofertaron el día de la subasta, lo que redujo la competencia y, por lo tanto, la capacidad de Ziesch para obtener ganancias. Pero ella estaba en un aprieto. Con el conflicto entre Rusia y Ucrania elevando el precio de los granos, no podía darse el lujo de no vender las vacas a un bajo precio. “Como un producto vivo, no podemos simplemente poner [ganado] en un contenedor como podemos hacerlo con nuestros granos y hacer una mejor elección más tarde”, testificó Ziesch durante una audiencia del Comité de Agricultura del Senado de Estados Unidos este martes. 

La productora estimó que recibió entre U$S 25.000 y U$S 30.000 por debajo del valor justo de mercado. 

Fue un mal día para Ziesch, pero no fue una anomalía, dice ella. En las últimas tres décadas, a medida que las cuatro empresas frigoríficas más grandes acumularon el control del 82% del mercado de carne bovina de Estados Unidos, los ganaderos independientes como ella han soportado la peor parte de una dinámica de poder cada vez más explotadora: con tan pocos compradores en el mercado, pueden vender su ganado a precios de ganga en las subastas o recurrir a ventas por contrato más turbias que les ayuden a establecer relaciones predecibles con grandes compradores, pero a menudo por menos dinero. 

Esa dinámica, argumenta ahora un grupo bipartidista de senadores, está acabando con la América Rural, obligando a los ganaderos independientes a quedarse sin trabajo en masa y provocando precios al consumidor impredecibles.

“Siempre termina igual”, dijo el senador republicano Chuck Grassley en la audiencia del martes. “Más ganancias para los frigoríficos mientras que productores independientes van a la quiebra”, afirmó.

Los senadores republicanos Grassley y Deb Fischer y los demócratas Jon Tester y Ron Wyden presentaron recientemente un proyecto de ley. Se trata de la Ley de Transparencia y Descubrimiento del Precio del Ganado, para abordar el problema. 

La norma establecería umbrales mínimos para la proporción de ganado que debe venderse a través de ciertos tipos de ventas en efectivo, prescritos por región geográfica, lo que, según los legisladores, crearía más transparencia en los precios. También crearía una biblioteca disponible públicamente de contratos de mercadeo.

Un segundo proyecto de ley, presentado por Tester y copatrocinado por seis republicanos y otros seis demócratas, reforzaría la aplicación anticompetitiva en el mercado de la carne en general, mediante la creación de un nuevo organismo Investigador Especial ubicado en el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. 

Esa nueva unidad del Investigadora Especial ayudaría a hacer cumplir la Ley de Frigoríficos y Corrales de 1921, que se supone que debe hacer cumplir las reglas anticompetencia, pero que ha visto reducido su poder por la insuficiencia de recursos gubernamentales. 

Ambas cámaras del Congreso celebraron audiencias sobre estos proyectos de ley esta semana, con el fin de avanzar luego pasar a su votación.

“Hemos visto un éxodo masivo de la tierra. La América Rural se está secando”, dijo el martes Tester, demócrata de Montana y agricultor de tercera generación. “Los consumidores están siendo tratados injustamente en el mercado, porque no hay competencia”, agregó.

Las ganancias corporativas se disparan cuando los ganaderos cierran sus negocios

Desde fuera de la industria, el proceso parece simple: los ganaderos crían las vacas, luego las venden a los corrales de engorde, que luego las venden a los frigoríficos para convertirlas en carne. En un mercado sin restricciones, los productos deberían venderse a precio de mercado.

Pero así es como funciona ahora en la práctica, dice el Senador Grassley. Dado que las cuatro empresas frigoríficas más grandes tienen tanto poder de mercado, pueden usar su influencia para presionar a los ganaderos para que se alejen de los intercambios en efectivo, como las subastas, y de lo que la industria llama “acuerdos de mercado alternativo” (AMA). 

Los grandes frigoríficos argumentan que estos AMA, como los contratos prospectivos, ofrecen tranquilidad a los ganaderos porque los ayudan a desarrollar relaciones a largo plazo con los compradores. Pero en la práctica, dice Grassley, los AMA también impiden que los ganaderos calculen las tasas de mercado justas para su ganado, porque son privados. Sin un mercado público, no tienes forma de saber cuánto recibe tu vecino por su ganado, explican.

En los últimos 15 años, la proporción de ganado vendido a través de transacciones en efectivo disminuyó del 52% al 20% en promedio, aunque los ganaderos y lotes de engorde en algunos estados, como Texas, Oklahoma y Nuevo México, venden con mayor frecuencia a través de AMA que otros. 

Eso está sucediendo de la mano con la caída de las ganancias de los ganaderos. En 1970 la participación anual de los ganaderos en las ganancias de los productos de carne vacuna era del 64%, según el Midwest Center for Investigative Reporting; ahora, los productores promedian solo el 38%. 

La disminución de las ganancias está impulsando a los ganaderos independientes a abandonar el comercio, según un informe de 2019 del Open Markets Institute, un grupo de expertos antimonopolio. Desde 1980, un promedio de casi 17.000 ganaderos se han ido a la quiebra cada año, según el informe.

Mientras tanto, algunas de las empresas frigoríficas más grandes (Tyson, JBS, Marfrig y Seaboard) han aumentado sus ganancias brutas en más de 120% colectivamente desde antes de la pandemia, y sus ingresos netos se dispararon 500%, según un informe de diciembre, difundido por la Casa Blanca.

Eso es malo para los ganaderos y las comunidades rurales, argumentaron los legisladores en las audiencias. Pero también es malo para las billeteras de los estadounidenses. 

Varios eventos en los últimos años mostraron cómo los precios al consumidor pueden fluctuar rápidamente cuando hay tan pocas empresas compitiendo. Cuando estalló un incendio en la planta de Kansas Tyson en 2019, los precios de la carne vacuna al por mayor aumentaron un 10%. Cuando JBS experimentó un ataque de ransomware en 2021, los precios del cerdo con hueso aumentaron un 25%. 

Los brotes de pandemia en varias plantas también provocaron un aumento de los precios y que los supermercados se quedaran sin ciertos cortes de carne o ciertas marcas. Mientras tanto, los ganaderos se vieron atrapados con demasiado ganado a pesar de que la demanda de los consumidores era alta.

“Las vacas ya no se pagan solas”

Coy Young, un ganadero de Missouri de cuarta generación, pinta una imagen clara de las caídas de la consolidación del mercado. Durante la Audiencia del Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes del miércoles, Young detalló las docenas de ganaderos que renunciaron y la disminución de los rendimientos en la industria. 

“Todos en la comunidad agrícola tienen uno, dos o tres trabajos fuera del establecimiento para pagar sus cuentas y llegar a fin de mes. Las vacas ya no se pagan solas, y no lo han hecho desde hace mucho tiempo”, testificó. Young agregó que “nunca pensé que vería el día en que alimentar a Estados Unidos se convertiría en un trabajo de medio tiempo”.

Pero si el problema es evidente, una solución legislativa puede ser menos sencilla.

Durante la audiencia del Senado el martes, algunos senadores dijeron que el proyecto de ley de precios del ganado podría ir demasiado lejos. El presidente de Agricultura del Senado, John Boozman, reconoció que los ganaderos están frustrados por los rendimientos más bajos del ganado en contraste con el aumento de los precios al consumidor, pero argumentó que el objetivo del proyecto de ley de transparencia del precio del ganado (obligar un umbral mínimo de ventas en efectivo frente a las AMA) podría perjudicar algunas regiones geográficas más que a otras, en función de cuán dependientes sean esas regiones actualmente de las ventas de AMA.

Boozman también planteó preocupaciones sobre el segundo proyecto de ley, preguntando cómo una nueva oficina de Investigación Especial en el USDA simplemente “duplicaría funciones” ya realizadas por el USDA u otras agencias.

Donnie King, CEO de Tyson Foods, el segundo frigorífico más grande del mundo, argumentó durante la audiencia de la Cámara que las condiciones básicas del mercado como la oferta y la demanda, en lugar de la consolidación del mercado, son las culpables de las menores ganancias de los ganaderos. 

Una escasez de mano de obra inducida por la pandemia “resultó en demasiados animales vivos listos para faena y muy pocas instalaciones con personal para procesar adecuadamente a esos animales”, dijo King en su testimonio preparado, lo que provocó un “aumento repentino y rápido en el exceso de oferta de ganado [que conduce a] una caída brusca y rápida correspondiente en el precio de mercado para ellos”.

Julie Anna Potts, presidente del North American Meat Institute, un grupo comercial que representa a las empresas cárnicas, dice que el proyecto de ley de transparencia del precio del ganado fue “diseñado para castigar a las empresas más grandes y a sus proveedores”. 

Potts advierte que el interés del Congreso en aplicar mandatos a los mecanismos de venta debería asustar a todo tipo de empresas. “El mandato es una herramienta antimonopolio que podría usarse en cualquier industria”, dijo en un testimonio presentado al comité del Senado. “Si una empresa crece demasiado, será castigada con un mandato del gobierno que indique cómo la empresa puede comprar insumos. Tal mandato gubernamental debería suscitar la oposición de cualquier persona interesada en proteger el libre mercado”.

Pero mientras algunos están preocupados por el aumento de la intervención del gobierno en el sector de la carne, otros argumentan que la legislación sobre transparencia de los precios del ganado no es lo suficientemente fuerte como está escrita. 

El senador Cory Booker dijo, por ejemplo, que los legisladores deberían considerar estipular que las ventas de AMA tienen puntos de partida de precio base para mejorar el apalancamiento para los ganaderos. “Me preocupa que el proyecto de ley 4030 del Senado no vaya lo suficientemente lejos para abordar el grave estado actual de los mercados de ganado”, dijo en la audiencia del Senado el martes.

Bill Bullard, director ejecutivo de Ranchers-Cattlemen Action Legal Fund, un grupo comercial de ganado, está de acuerdo en que el proyecto de ley no hace lo suficiente para priorizar las ventas en efectivo sobre los acuerdos de mercados alternativos. “Este es realmente un proyecto de ley que intenta preservar para la industria cárnica los acuerdos de comercialización alternativos en la mayor medida posible”, dijo a TIME. 

“Esta es una crisis grave en la que nos encontramos. Pronto podríamos llegar al punto de inflexión en el que ya no tenemos un número suficiente de participantes o una infraestructura competitiva para siquiera sostener una industria”, agregó.

Ziesch dijo que espera que su establecimiento pueda continuar operando con las generaciones futuras, pero eso solo es posible si hay una industria competitiva en la que puedan operar. “Insto al comité a aprobar estos dos proyectos de ley”, dijo a los legisladores el martes, “porque les brindarán a mis tres hijas y mis nietos los mercados transparentes y justos que necesitan para continuar con la tradición ganadera de nuestra familia”.

 

Fuente: TIME.

Uruguay se posiciona como el sexto principal destino de la carne paraguaya

Un informe oficial señala que entre enero y abril se exportaron 2.153 toneladas. 

 

Entre enero y abril de este año Paraguay exportó casi 96.000 tone­ladas de carne bovina, según un informe del Servi­cio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa). El volumen específico exportado por el país vecino en ese período fue de 95.738.476 kilos, a U$S 509.364.237.

En lo que se refiere a menu­dencias bovinas, el informe detalla que se consiguió expor­tar un total de 15.859.689 kilos, por un valor aproximado a de US$ 31.069.904.

Los principales mercados de exportación de carne bovina paraguaya han sido: Chile, con más de 42.863.987,62 kilos; Rusia, con 13.384.773,71 kilos; Taiwán, con 11.010.773,71 kilos; Brasil, con 10.550.859,38 kilos; Israel, con 8.383.897,71 kilos; y Uruguay, con 2.153.679,03 kilos.

Israel, un mercado en auge

El presidente de la Cámara de Comercio Paraguayo-Israelí (Cacopi), Alejandro Rubin, manifestó que “ambos países man­tenemos un fluido inter­cambio comercial, siendo Paraguay el mayor provee­dor de carne congelada para el mercado israelí, pero esto se puede potenciar mucho más y diversificarse incluso”, manifestó.

 

Fuente: La Nación (Paraguay).

CEO de Tyson Foods: “Los precios de la carne son impulsados ​​por una demanda fuerte y una producción restringida, con inflación récord”

“Es una cuestión de oferta y demanda básica”, dijo Donnie King en un informe enviado a la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

 

Una combinación de fuerzas del mercado, incluida una demanda consistentemente fuerte de carne vacuna terminada, con producción restringida debido a la escasez de mano de obra causada por la pandemia mundial y una inflación récord, han estado impulsando los precios actuales de la carne vacuna, analizó el presidente y CEO de Tyson Foods, Donnie King en un testimonio entregado al Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. 

Como ocurre con casi todos los demás productos, las fuerzas básicas del mercado impulsan los precios de la carne. “Tyson no fija los precios ni del ganado que compra, ni de la carne que compran nuestros clientes. Estos precios los establecen las fuerzas del mercado, es decir, la oferta y la demanda disponibles”, sostuvo el ejecutivo.

La escasez de mano de obra en curso, en gran parte como resultado de la pandemia, ha limitado la producción de carne vacuna, mientras que la demanda por parte de los consumidores continúa disparándose. 

“Simplemente no teníamos suficientes personas para dotar de personal completo a nuestras plantas”, lo que resultó en un “aumento repentino y rápido”, señaló. Y también mencionó los problemas de exceso de oferta de ganado y la correspondiente caída en los precios. 

Al mismo tiempo, “el precio de la carne vacuna estaba aumentando, impulsada por la creciente demanda de los consumidores” y “la economía básica sostiene que cuando la demanda es alta y la oferta es baja, los precios suben, lo que precisamente sucedió”.

La situación se ha agravado por cuestiones geopolíticas, que están generando costos más altos. “El aumento dramático en los costos de los insumos se refleja en los precios que pagan las familias estadounidenses en la tienda de comestibles”, comentó. 

Por ejemplo, desde marzo de 2020, el costo del maíz aumentó 127% y el costo de la soja aumentó 90%. Ambos se utilizan en la alimentación del ganado, que comprenden el 65% del costo del pollo y aproximadamente el 30% del costo de la carne vacuna terminada. 

Los costos del transporte de carga también están aumentando, con tasas de contenedores de envío internacional que aumentaron 68% y el combustible diesel aumentó 104%.

Los economistas están de acuerdo en que las empresas estadounidenses no tienen la culpa de la inflación. “Los expertos, los formuladores de políticas y los reguladores gubernamentales entienden que la causa del entorno inflacionario actual es una combinación de oferta restringida, alta demanda de los consumidores y continuas interrupciones imprevistas en las cadenas de suministro globales causadas por el COVID-19 y exacerbado por disturbios geopolíticos”, sostuvo. 

Lawrence Summers, exsecretario del Tesoro, observó que “la demanda creciente, con limitaciones de capacidad y mano de obra, son suficientes para explicar lo que observamos en la industria de la carne”.

Los precios altos no tienen nada que ver con la consolidación de la industria. La concentración en la industria cárnica en Estados Unidos se ha mantenido prácticamente sin cambios durante los últimos 30 años. Durante ese tiempo, los datos muestran que, en la mayoría de los casos, los ganaderos logran márgenes de ganancias más altos que los procesadores de carne vacuna. 

“De hecho, en varios años los ganaderos obtuvieron ganancias históricas con el ganado vivo, mientras que los frigoríficos perdieron dinero o apenas alcanzaron el punto de equilibrio”, analizó el CEO. 

Tyson Foods produce alimentos de calidad a precios de mercado. “Con los avances en la forma en que obtenemos el ganado y las mejoras en la producción ganadera moderna, la carne vacuna que producimos hoy es consistentemente de mayor calidad. Por ejemplo, los grados de carne selecta y de primera han aumentado del 60% en el año 2000 al 85% en 2020”, destacó el industrial. 

Los retornos de Tyson Foods “también se ven fortalecidos por nuestros esfuerzos para convertirnos en una empresa más ágil y eficiente, a través de la innovación y la automatización”, lo que ayuda a la empresa a “mantener los costos más bajos para los consumidores, nos permite pagar más a los miembros de nuestro equipo y nos permite reinvertir más en el negocio.” 

El gigante de la industria cárnica invierte más de US$ 15.000 millones al año en Estados Unidos, tiene más de 11.000 productores independientes y operadores de corrales de engorde que suministran ganado, cerdos, pollos y pavos. 

La compañía tiene instalaciones en 30 estados y el año pasado implementó US$ 500 millones en aumentos salariales y bonificaciones para los miembros del equipo que trabajan por horas. 

Tyson Foods también está probando programas de cuidado infantil y clínicas de salud y recientemente anunció la expansión de oportunidades educativas que se ofrecerán a los miembros del equipo de forma gratuita. 

King es el segundo ejecutivo de Tyson Foods en testificar recientemente ante el Congreso de Estados Unidos sobre asuntos de la industria de la carne. Shane Miller, quien dirige la unidad de carne vacuna y cerdo de Tyson Foods, testificó ante el Comité Judicial del Senado en julio de 2021. 

Alimentos Tyson Foods

Tyson Foods, Inc. (NYSE: TSN) es una de las compañías de alimentos más grandes del mundo y un líder reconocido en proteínas. Fundada en 1935 por John W. Tyson y desarrollada bajo cuatro generaciones de liderazgo familiar, la empresa cuenta con una amplia cartera de productos y marcas como Tyson®, Jimmy Dean®, Hillshire Farm®, Ball Park®, Wright®, Aidells®, ibp ® y Feria Estatal®. 

Con sede en Springdale, Arkansas, la empresa tenía aproximadamente 137.000 miembros del equipo el 2 de octubre de 2021.

 

Fuente: https://www.tysonfoods.com/

Costos de combustible y fertilizantes entre los principales desafíos del agro

Las crecientes presiones inflacionarias y el aumento de los costos de los insumos continúan presentando desafíos para la agricultura mundial.

 

A pesar de las buenas condiciones climáticas y los altos precios de las materias primas, el índice de materias primas rurales del Banco Nacional de Australia (NAB, por sus siglas en inglés) va camino de una caída de aproximadamente el 1,5% en abril, la primera baja desde marzo de 2021.

El Resumen de productos básicos rurales de abril de NAB, publicado en estas horas, informa que las crecientes presiones inflacionarias y el aumento de los costos de los insumos continúan presentando desafíos para la agricultura mundial.

El economista senior de agronegocios de NAB, Phin Ziebell, dijo que los costos de fertilizantes y combustibles siguen siendo las áreas clave de preocupación para los productores australianos, aunque los costos laborales continúan experimentando una presión alcista.

“En general, nuestro índice de fertilizantes subió otro 25,5% en marzo, hasta casi duplicar su nivel hace apenas un año. Abril ha mostrado algunos signos tentativos de que el fosfato diamónico (DAP) y la urea se están estancando en los mercados mundiales, pero no esperamos muchas caídas este año”, dijo Ziebell.

“Los precios del petróleo han sido extremadamente volátiles este año. Si bien el recorte de US$ 0,16 al impuesto especial sobre el combustible ha llevado al precio a niveles similares a los que tenía antes de que Rusia invadiera Ucrania, el valor del diesel sigue siendo elevado. En cualquier caso, los productores agrícolas generalmente no están sujetos a impuestos especiales, por lo que continúan enfrentando presiones de costos de combustible”, señaló.

Ziebell dijo que los precios de las materias primas siguen siendo muy elevados en general, aunque los productos lácteos, el ganado bovino y ovino han disminuido recientemente, aunque desde niveles récord o casi récord.

 

 

“La lluvia de otoño en muchas regiones de producción ha brindado un impulso bienvenido para muchos agricultores, aliviando las preocupaciones sobre el establecimiento de cultivos de invierno”, dijo el economista australiano.

“Los precios mundiales de los cereales se han disparado en respuesta a la invasión rusa de Ucrania, pero los factores subyacentes ya estaban elevando los precios antes de esto. Tres razones clave para el crecimiento de los precios son: la producción global mixta, especialmente en las Américas; las existencias distribuidas de manera desigual, China con alrededor de la mitad de las existencias de trigo del mundo; y el aumento de los costos de los insumos”, describió.

Agregó que “la volatilidad sigue siendo alta y es difícil predecir hacia dónde irá el mercado del trigo, especialmente dada la continua incertidumbre en Rusia y Ucrania, que en conjunto representan entre el 25% y 30% de las exportaciones mundiales de ese producto”.

Además, señaló que “los precios de la canola ahora casi han regresado a los picos de fines de 2021. La semana pasada, Indonesia anunció una prohibición a las exportaciones de aceite de palma, lo que probablemente aumente aún más los precios”.

De cara al futuro, Ziebell dijo que el NAB esperaba que el Banco de la Reserva de Australia aumentara la tasa de efectivo la próxima semana, en respuesta al alto dato del IPC publicado este jueves.

“Vemos una mayor presión alcista para el dólar australiano y esperamos que alcance los 80 centavos de dólar a finales de este año”, dijo Ziebell.

 

Fuente: NAB (el índice de productos básicos rurales del NAB se basa en los datos de precios y producción de 28 productos básicos y se pondera según su tamaño relativo en el sector agrícola de Australia).

Canadá aporta fondos adicionales para promover las exportaciones de carne vacuna

El apoyo financiero respaldará promociones de ventas, misiones, además de recursos digitales e impresos dedicados a la comercialización y promoción del producto en distintos mercados internacionales.

 

Canada Beef utilizará US$ 2,8 millones en fondos elegibles del programa AgriMarketing, bajo la Asociación Agrícola Canadiense (CAP), para promover las exportaciones de carne vacuna a nivel mundial, y aumentar la conciencia de la propuesta de valor creada por los productores y otros participantes de la cadena.

La contribución CAP, no reembolsable y de dos años, financiará el desarrollo y despliegue de recursos y actividades globales para apoyar los programas de desarrollo de mercado para la carne vacuna canadiense en los mercados internacionales.

El proyecto Canadian Beef Global Market Development and Promotion contiene estrategias y tácticas para respaldar el crecimiento y la posición competitiva en 19 mercados de exportación, nuevos y existentes, identificados en los períodos fiscales 2021-22 y 2022-23.

El presidente de Canada Beef, Michael Young, dijo que la capacidad de asociarse con el gobierno de Canadá para ofrecer programas importantes es crucial para la industria de la carne vacuna de Canadá, especialmente en un momento en que la pandemia y los eventos mundiales contribuyen a un mercado en constante evolución.

“Los ganaderos canadienses ofrecen productos de alta calidad, reconocidos internacionalmente. Sobre la base de esta reputación, la inversión de nuestro gobierno ayudará a la industria a capturar oportunidades de crecimiento y garantizará que el sector de la carne vacuna de Canadá siga siendo un motor de nuestra economía”, dijo Marie-Claude Bibeau, ministra de Agricultura y Agroalimentación.

Canadá es un proveedor dominante de carne vacuna a nivel nacional y exporta más del 45% de la producción canadiense de carne vacuna a los mercados internacionales cada año. El comercio internacional agrega más de US$ 470 por cabeza de valor adicional, lo que ayuda a la industria de la carne vacuna a ser un motor importante para el crecimiento económico.

El apoyo financiero proporcionado por CAP respaldará iniciativas enfocadas a nivel mundial, como promociones de ventas, misiones, además de recursos digitales e impresos dedicados a la comercialización y promoción de carne vacuna canadiense.

El Canadian Beef Centre of Excellence (CBCE) continúa desempeñando un papel clave en la comunicación de Canadian Beef Advantage a través de producciones de CBCE Studio y mejoras significativas en la plataforma digital de aprendizaje electrónico CBCE para profesionales de la carne.

Las exportaciones de carne vacuna canadiense (de enero a diciembre de 2021) aumentaron 20% en volumen y 3% en valor con respecto al año pasado. La mayoría de estas ventas provinieron de mercados de exportación identificados y seleccionados en el proyecto de Canada Beef.

Los programas y servicios de desarrollo de mercado exitosos en el mercado de exportación afirmarán la posición de Canadá como líder mundial en la producción sostenible de carne vacuna canadiense segura y de alta calidad para la mesa mundial.

Fuente: https://www.canadiancattlemen.ca/

Gobierno australiano anunció subvención para impulsar las exportaciones de carne

La ayuda apunta a la expansión de los productos de las especies bovina, ovina y caprina en los mercados de Oriente Medio, África del Norte y Sudeste Asiático.

 

En Australia, las empresas de la cadena de suministro de carne RED recibieron una subvención del gobierno federal de US$ 600,46 millones al Consejo Asesor de Carne Roja para impulsar las exportaciones.

La subvención de Cooperación para el Comercio Agrícola y el Acceso al Mercado ayudará a impulsar las exportaciones de carne vacuna, ovina y caprina a Oriente Medio, África del Norte y el Sudeste Asiático, al apoyar la expansión del mercado y promover las exportaciones de carne australiana.

El CEO del Australian Meat Industry Council, Patrick Hutchinson, dijo que la inversión respalda la estrategia de acceso al mercado de AMIC, vital para garantizar tanto el acceso a nuevos mercados como la permanencia en los mercados existentes.

“Todo esto juega un papel en nuestra estrategia ‘Trade Horizon'”, dijo Hutchinson.

“Estamos muy complacidos de que el ministro de Agricultura, David Littleproud, haya considerado adecuado invertir en la estrategia AMIC a través de RMAC, que garantiza el acceso al mercado y la permanencia, ayudando no solo a los miembros exportadores de AMIC, sino también a los corrales de engorde y a los productores de carne vacuna, ovina y cabras alimentados con pasto. 

“Esta inversión reconoce que si bien acceder a nuevos mercados siempre es beneficioso, también debe equilibrarse respaldando la permanencia de los mercados actuales, que constituyen la mayor parte de nuestros mercados de exportación”, remarcó.

El candidato de LNP para Flynn Colin Boyce se unió al ministro Littleproud en Gladstone para anunciar la subvención.

Boyce dijo que el trabajo se centraría en el acceso técnico al mercado, la facilitación del comercio y la captura y maximización de oportunidades para aumentar los volúmenes y valores de exportación en mercados de exportación clave, con la industria local de carne vacuna lista para beneficiarse.

 

Fuente: https://www.farmonline.com.au/

Exportadores brasileños de carne golpeados por paralización de Shanghai

Después de que se impuso el cierre, los contenedores de alimentos congelados comenzaron a retroceder en el puerto y se detuvieron las inspecciones de carne entrante.

La firma brasileña ABPA, especializada en lobby y que actúa en representación de los grandes procesadores de carne de cerdo y pollo como JBS SA y BRF SA, dijo el miércoles que sus empresas miembros enfrentan dificultades para enviar productos a través del puerto de Shanghai.

Mediante un comunicado, la empresa informa sobre los efectos del confinamiento por el rebrote de COVID-19 en la ciudad china, especificando que los cargamentos se están redirigiendo a otros puertos, como Yantian.

“No hay informes de suspensión de ventas”, dijo el comunicado, en referencia a los rumores sobre posibles cancelaciones de contratos. Al mismo tiempo, señaló que “las empresas miembros de ABPA esperan que la situación en Shanghái pronto vuelva a la normalidad”.

Estrictas medidas de confinamiento después de que comenzó un brote de COVID-19 en marzo, afectó a 25 millones de residentes de Shanghái y obstaculizó las empresas y la circulación de mercancías.

Después de que se impuso el cierre, los contenedores de alimentos congelados comenzaron a retroceder en el puerto y se detuvieron las inspecciones de carne entrante.

Shanghai es el principal punto de entrada de las importaciones de carne brasileña a China continental, que es el principal socio comercial de Brasil.

La semana pasada, al menos un operador de una línea naviera dejó de enviar carne brasileña a Shanghái y ofreció a los clientes la alternativa de enviar carga a Xingang y Ningbo.

 

Fuente: América Economía.

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad