*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 21 de junio de 2021 1:20 pm | USD promedio 43.81 | EURO promedio 52.02 | ARG promedio 0.34 | Real promedio 8.76

“En el segundo semestre vamos a tener buena demanda y precios en el mercado cárnico”

Entrevista con el consultor argentino Lic. Víctor Tonelli, exclusiva para socios y suscriptores premium. 

 

¿Cómo ve al negocio cárnico a nivel internacional?

Estamos viendo una recuperación de precios, con una demanda sostenida y creciente en los mercados más importantes. Nos estamos preparando para un segundo semestre bastante superior al primero, en donde claramente se va a ir consolidando una demanda, los precios en favor de una economía que se está recuperando en prácticamente en todo el mundo, a favor del avance de la vacunación y también del clima en el hemisferio norte. Bajo todo ese punto de vista, vamos a tener buena demanda y buenos precios. La eventual noticia de la salida parcial de Argentina en algunos mercados también ayudará a que la demanda resulte más insatisfecha.

¿Se podría volver a los niveles de demanda y precios de fines del año 2019? 

Ahí claramente el que se llevó puesto todo fue China. En el 2019 China compró mal, compró desaforadamente y ella sola se iba subiendo los precios sin que tuviera otra que la presionara para hacerlo. En el 2020 devolvió la pelota y bajó por debajo de los valores racionales, incluso incumpliendo contratos; en el 2021 esos errores cometidos, para más en el 2019 y menos en el 2020, habían encontrado un equilibrio. Por lo tanto, no veo esas subas tan espectaculares, violentas, que finalmente fueron una utopía por lo que pasó en el 2020. Más allá del Covid hubiera pasado lo mismo, porque ya en diciembre de 2019 y sin que hubiera estado el Covid como un elemento distorsivo, habían empezado a incumplir contratos y a parar compras y una serie de cuestiones. Por supuesto luego el el Covid incrementó los problemas. Pero veo un 2021 muchísimo más sólido que el 2020, recuperando muy fuerte, sin llegar a esos topes como el de octubre de 2019 cuando los precios no tenían techo; eso no lo veo. Veo una suba constante, mucho más lógica, cumplible y tranquila que la que hubo en 2019.

¿Qué pasa con los otros mercados importantes, como Europa y Estados Unidos?

Europa para el Mercosur, y sobre para Uruguay y Argentina, afortunadamente está volviendo a todo el circuito de comida extrahogareña. La recuperación de Europa es un aliciente muy importante, tanto para los exportadores como para los productores, para la recuperación del poder de compra general. Los procesos kosher van a seguir estando muy firmes, tanto para Israel como para Estados Unidos. La industria de Estados Unidos hoy está bien abastecida por parte de la producción; también es cierto que se ha recuperado el precio de la demanda interna y Estados Unidos también está penetrando en otros mercados, como en China, de manera significativa. Después, la negociación del Reino Unido con Australia que le permite ingresar con un volumen de cuota importante sin arancel, le libera a otros países lugar en el mercado chino. Australia está en un proceso de niveles de importación y de volúmenes mucho menos significativos y agresivos que otros años. Me da la impresión de que el escenario para el segundo semestre se presenta muy atractivo para las exportaciones de nuestra región. 

¿Cómo observa la oferta de carne en el mundo?

En general escasa frente a la demanda y además con precios altos en función del costo de producción muy incrementado por los altos valores de los granos. Por lo tanto, si uno mira lo que ha ocurrido en los últimos siete u ocho meses, los precios de la gran mayoría de los países productores y exportadores, que tienen una participación relevante en el comercio internacional, hemos tenido subas de 40%, 50% o más en el caso de Australia, y eso también le pone un piso a los precios. Así que todo indicaría que tendría que ser un segundo semestre muy bueno.

 

“Veo una suba constante, mucho más lógica, cumplible y tranquila que la que hubo en 2019”

 

¿En Argentina qué está pasando?

Los argentinos siempre somos rápidos para hacer macana; cuando las cosas funcionan, la rompemos y en ese panorama que acabo de describir, el gobierno ha tomado en forma absolutamente irracional y unilateral la decisión de limitar fuertemente las exportaciones. Se esperan anuncios sobre este tema, y se cree que quedarán afuera de las restricciones solamente las cuotas Hilton y 481 de Europa y le habrían agregado también fuera de restricción el rito kosher. Todo lo demás bajaría un 50%, dicen que por dos meses. Pero la verdad que el objetivo de este gobierno está jugado, no viene bien para las elecciones de medio término, y creo que esto continuará mínimo hasta las elecciones, que van a ser en noviembre. Así que creo que las exportaciones seguirán muy restringidas. De acá a noviembre no esperemos cambios para mejor, y ojalá que no haya cambios para empeorar aún más esta situación. 

¿Están surtiendo efectos estas medidas en el mercado interno?

No y tampoco lo van a surtir. Si le liberan la exportación de los cortes que se pueden consumir en la Argentina, como son los cortes que van dentro de la cuota para Europa y Estados Unidos, incluso el delantero Kosher que sabemos que en general se hace con buen novillo y te restringen el de la vaca fundida y  conserva para China, o los cortes como garrón, brazuelo, tortuguita u otro que en la Argentina el consumidor no lo demanda. Están haciendo todo al revés, cuando las cosas se hacen mal, el resultado no puede ser bueno. El precio al consumidor por ahora sigue firme, no ha bajado y no me extrañaría que siga el ritmo de la inflación, porque no hay suficiente materia prima. El problema no se genera por especulación, se genera porque los corrales que habían sido el eje del abastecimiento de carne en la Argentina, sobre todo de animales livianos, están muy vaciados, porque claramente los números no cierran. Tenemos una reposición de invernada cara y los costos de alimentos altísimos, y esa ecuación no cierra para los precios actuales que pueden ser altos, sin dudas para el poder adquisitivo del salario argentino; pero el problema no es el precio, es que el salario está destruido, porque lo han hecho pedazos con la emisión sin límite de dinero y han generado una inflación que se come todo. 

¿Cómo afectaría una eventual flexibilización del Mercosur a Argentina?

Vamos a decir las cosas con cierta claridad. Este gobierno está desacoplado del pensamiento político de Uruguay y de Brasil, al que adhiero ciento por ciento. Han estado rechazando el acuerdo del Mercosur con Europa. Obviamente Argentina se va a oponer a cualquier tipo de acuerdos, porque tienen esta mentalidad del siglo XVIII, de proteger a la industria interna a cambio de cualquier otra cosa. No tienen la valentía, el coraje y la capacidad de ser competitivos para jugar en la primera línea de comercio internacional. Con esa mentalidad, volvemos a la pobreza de vivir con lo nuestro, y si lo dejamos van a cerrar las fronteras de todo tipo y esto es un desastre. Tanto trabajamos con el gobierno anterior para abrir mercados, hacer TLC y acuerdos bilaterales o a través de bloques comerciales. Esta gente tiene exactamente la visión opuesta a vuestro presidente y es un crimen, porque la mayoría de los argentinos que piensan con un poquito de grandeza, pensamos igual que ustedes.

 

“Esta gente (el gobierno argentino) tiene exactamente la visión opuesta a vuestro presidente, y es un crimen, porque la mayoría de los argentinos que piensan con un poquito de grandeza, pensamos igual que ustedes”

 

¿China se está transformando en una alternativa para la cuota 481? 

Totalmente. Y va a ocurrir más rápido que temprano, porque una de las consideraciones del último reporte del Rabobank que salió la semana pasada o hace dos semanas, que más me llamó la atención por lo novedoso, es el fuerte crecimiento o recuperación del consumo hogareño, más allá del consumo extrahogareño de carne vacuna. La incorporación de la carne vacuna dentro del plan de la comida dentro del hogar y ahí se estaba hablando mucho de cortes de mayor calidad, aquellos proyectos que han avanzado en garantizar un marbling como el que ofrecía Australia, grado 5 para arriba. Ese es el producto que se está pagando mejor en Europa. Este proceso que hace dos años lo veíamos como una incubadora, hoy ya es una realidad. Hay consumidores que ya han adoptado carnes de calidad con buen marmoreo, con una terminación a grano adecuada y están dispuestos a pagar por ello. Ya es un hecho consumado. Por supuesto que en pequeñas proporciones, pero en China cualquier cosa que arranca y crece es monumental en poco tiempo.

¿Qué camino debe recorrer el sector cárnico para enfrentar todos los movimientos ambientalistas y animalistas y mantenerse vivo frente a esos ataques?

Hay dos caminos: uno defensivo y uno ofensivo. El ofensivo, en el buen sentido, hay que tener un muy buen plan de comunicación, con gente adaptada a las nuevas formas de comunicación, que ya no son la publicidad habitual sino que son las redes, con influencers, con gente joven que sepa comunicar. Ahí está el mayor desafío, con base científica, y mostrando la realidad y no la versión deformada que intentan llevar adelante quienes se oponen a la carne vacuna. Y la defensiva es identificar, por las buenas pero también desde la legislación, aquello que es carne. A no confundir, la carne es carne y el vegetal es vegetal. Son dos aristas a profundizar. En la primera haciéndolo de la manera más profesional, pero mucho más adecuada a los nuevos consumidores, y la defensiva, con mucha base científica y académica, y clarificando la realidad de lo que es el ciclo de carbono en el tema ambiental y la verdadera vida de los animales en el campo para aquellos que son animalistas. Ese es, probablemente, el desafío más lindo que tenemos de acá en adelante.

“La gran ventaja de China es que permite valorizar todos los cortes de menor valor”

Entrevista con el gerente de información del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Ing. Agr. Jorge Acosta, exclusiva para suscriptores premium y socios de ACG.

 

¿Cómo viene el nivel de actividad del año 2021?

Viene mejor que el 2020, obviamente, porque aquel fue un año muy especial. En términos de faena, ya desde las primeras semanas se notó una actividad bastante importante, que de alguna forma se parecía a la de 2019. Acabamos de tener una semana con faena récord, de casi 58.000 animales, y ya superamos 1 millón de cabezas a esta fecha, que es algo más de 28% respecto al año pasado. Cabe recordar que el año pasado fue muy especial, que tuvo una caída muy importante al principio y que se aceleró al final, y apenas superó los 2 millones. Esta faena tiene una característica en la recuperación de novillos adultos, que habían caído en 2019 respecto a 2018, y que volvieron a bajar mucho en 2020 respecto a 2019. Ya tenemos 515.000 novillos faenados a esta fecha, lo que es bastante más 2020 y 2019. 

¿Y qué pasa con respecto al promedio de los últimos años, para no compararlo con 2019 y 2020 que fueron años muy especiales?

Nos empezamos a acercar al promedio de los últimos años, aunque estamos todavía por debajo, porque habíamos tenido faenas de 2,25 millones, 2,3 millones y 2,35 millones. Eran elevadas comparadas con las faenas de la década. Pero estamos con 515.000 novillos, llegando al 49% de la categoría. El año pasado los novillos estuvieron en 45% o 46%, este año empieza a ser importante.

¿Qué proyecciones tiene para la faena de 2021?

No tenemos proyecciones cerradas, y no las hacemos públicas, porque en general las proyecciones son para no acertar. Pasan cosas, como en los últimos tres años, cuando nadie acertó. O estuvieron por debajo o por encima. Pero haciendo una mirada más estructural, en este momento, con un año móvil cerrado a mayo, la faena es de 2,23 millones de cabezas. Está en el promedio de los últimos años. Obviamente tendremos una recuperación importante respecto al 2020, hay condiciones de oferta, animales para faenar, y sobre todo de demanda, que pueden validar una faena que llegue a 2,3 millones o incluso superior.

¿Cómo observa la demanda de carne desde el exterior?

El año pasado tuvimos una caída fuerte de China, que ahora se recuperó y volvió a los niveles anteriores, que ya eran altos. China está cerca del 60% del volumen de colocación de carne bovina, son los mismos volúmenes que vimos hasta 2019, que fue el año de crecimiento en términos de participación. Por otra parte, el Índice Medio de Exportación (IME) está en valores relevantes, con un aumento en las últimas semanas. El IME promedio de todas las carnes colocadas en lo que va del año está en US$ 3.910, superior al de años anteriores y al que había a esta altura del año pasado. Es decir que, en los primeros cinco meses de 2020, se vendió en promedio al mismo valor que este año. Con la diferencia que en 2020 venía en descenso, y este año trepó, llegando a US$ 4.400 en las últimas semanas.

 

“Creo que la ecuación de los exportadores hoy cierra mejor con una colocación muy elevada en China, por la combinación de la aceptación de una lista de productos muy importante, por la inexistencia de cupos para acceder y por un arancel que es promedio”

 

Y por volúmenes superiores de carne exportada

Sí, por supuesto. Hay una recuperación importante, que en el caso de la carne bovina supera las 150.000 toneladas peso embarque, que es un crecimiento muy importante en volumen peso canal, que representa 20% más que el año pasado. Y la carne bovina representa más del 80% del negocio de exportación de la carne.

¿Preocupa la alta dependencia de China?

Cuanto más mercados se tienen, siempre está la ventaja de tener diversificados los riesgos y la colocación. De todas maneras, quiebro una lanza por los exportadores, porque acá el único objetivo que hay es valorizar cada kilo que se coloca en un barco. Hoy donde se valora más es con esta estructura de mercados. Afortunadamente Uruguay tiene una estructura de mercados importante, que año a año ha ido deteriorándose en relación a los competidores, porque van ganando posibilidades de acceso mejores. No me preocupa tanto (la alta participación en el mercado chino), porque es la ecuación de colocación que más le conviene a los exportadores. La gran ventaja de China es que permite valorizar todos los cortes de menor valor, y ese es el punto clave. En el desarme de un animal obtienes tanta cantidad de productos, donde hay algunos muy caros pero que representan un porcentaje muy bajo de todo el negocio. Esos cortes, como los bifes, lomos o cuadriles, se venden muy bien, pero hay que valorizar todo, y China valoriza todo. Creo que la ecuación de los exportadores hoy cierra mejor con una colocación muy elevada en China, por la combinación de la aceptación de una lista de productos muy importante, por la inexistencia de cupos para acceder y por un arancel que es promedio (entre 10% y 11%). Así que todo lo que se le pueda vender se le va a vender. 

¿China está siendo también una alternativa para la carne terminada a granos?

En Uruguay el corral tiene muchos años de experiencia, pero su primer crecimiento se da en febrero de 2012, con el embarque de la cuota 620, que luego se transformó en la cuota 481. INAC no publica información de corral, aunque la monitorea. La faena de animales que llegan a frigorífico desde Dicose con corral habilitado superan las 100.000 cabezas a esta altura del año, son más que en igual período del año pasado, y representan el 13% del total de animales faenados. El año pasado estuvieron un poquito por arriba en proporción pero no en números. Este año se viene batiendo récord de faena de corral, y esto se da con una disminución del mercado que impulsó este sistema de producción, que es la cuota 481. Pero la cuota empieza a descender por el reclamo de Estados Unidos, que se ha ido achicando en los últimos dos ejercicios. Ahora estamos en una ventana de unas 5.500 toneladas, que Uruguay la ha seguido aprovechando, pero la producción a corral ahora tiene otros destinos, y en China ha encontrado una colocación importante. No tenemos cuantificados esos datos en INAC, porque los registros no nos permiten diferenciarlos, pero hemos escuchado a exportadores que hay una corriente comercial interesante. Y este mercado tiene otra ventaja, y es que permite estar por fuera de las exigencias tan estrictas de la cuota 481, en términos de días de encierro y demás.

Este año no hubo problemas para completar la cuota Hilton

No. Este año se usó de forma completa, ya estamos casi en el 100%, siempre queda un pequeño 1%, pero se usó completamente. Se revirtió la situación del año pasado, cuando a esta altura nos quedamos con un 30% de cupo sin usar. Además, en enero de este año hubo una división de ese cupo, se entregó una parte al Reino Unido, y esas toneladas también se usaron en su totalidad.

¿Cómo viene la demanda de Estados Unidos?

Bien, aunque a esta altura del año pasado Estados Unidos representaba más. Todo ocurrió a partir del cierre de Europa, y no se pudo usar el cupo Hilton. A su vez, China tenía restricciones, y la colocación en el Nafta superó ampliamente el cupo habilitado de 20.000 toneladas, determinó que a esta altura estuviéramos en el 25% del volumen de exportaciones. Uno de cada cuatro kilos equivalente peso canal iba a Estados Unidos. Este año está en 19%, se achicó un poco, es más similar al 17% o 18% de años anteriores. El valor que está un poco arriba del año pasado, algo por encima del promedio. Estados Unidos siempre ha estado en el promedio, porque lleva recortes y cortes de menos valor, en combinación con algunos cortes de alto valor, pero muestra un crecimiento de precio de US$ 70 u US$ 80 por tonelada equivalente peso canal, superando los US$ 4.000 por tonelada, lo que quiere decir que hay una demanda que se está atendiendo allí también. 

 

“Este año se viene batiendo récord de faena de corral, y esto se da con una disminución del mercado que impulsó este sistema de producción, que es la cuota 481”

 

¿Qué ocurre con los destinos kosher?

Allí tenemos monitoreado el mercado de Israel, donde hubo una recuperación de los volúmenes y una recuperación muy importante de los precios. Hubo un esfuerzo importante para habilitar la entrada de cuadrillas al país. Pero en estas últimas semanas ya no se está colocando carne en Israel. De todos modos, hubo una valorización importante, y se recuperó como mercado, después de una disminución en su participación en los años anteriores.

¿Cómo observa el cierre de exportaciones por parte de Argentina?

Es un tema que afecta a toda la cadena. Uruguay en este momento se ubica en una situación privilegiada, porque tiene oferta y posibilidades de faena en una industria con un nivel de actividad fuerte. Por otro lado está la demanda de los mercados. No recuerdo que se alinearan los principales competidores de Uruguay con dificultades de colocación, tanto en China como en Estados Unidos. Uno de estos casos es el de Argentina, que no haría otra cosa que permitir aprovechar alguna ventana de oportunidad. De todas maneras, esto no es bueno para el mercado, porque en el fondo termina siendo una irregularidad. Cuanto más estable y previsible sea el mercado, le da señales más claras a todos los actores del sector. De todos modos, hay varios mercados a los que Argentina sigue exportando, como a Estados Unidos y la Unión Europea. Puede haber un efecto un poco más importante en China, pero las validaciones de precios también tienen un límite, y varios actores han señalado que ese crecimiento que últimamente se ha observado parecería que no va a continuar. Así que no es bueno tener una distorsión tan grande, que pone en alerta a todos los actores del mercado, y en definitiva termina generando una distorsión donde hay ganadores ni perdedores, e incluso puede complicar alguna cosa.

¿Cómo ven la actividad de la carne ovina en este año?

Hubo un cambio muy importante, y es el crecimiento de la actividad. Este año arrancó con mucha fuerza. No es una faena alta comparada con la historia, pero en la historia hubo stocks mucho más altos. Esta faena alta se da con un cambio fuerte de mercados, lo que se hizo fundamentalmente fue redireccionar la oferta hacia China. Y la situación particular es que se está faenando prácticamente la misma cantidad de corderos que de ovejas en lo que va del año. Varios actores están preocupados por la faena de ovejas, porque puede estar determinando una liquidación de stock. Pero creo que para eso hay que esperar un poco y llegar a números que se deberían mantener en el tiempo, porque con esta faena de ovejas debería dar para reponerse con una estructura de corderas razonable. De todas maneras, es una oportunidad de mercado que el sector puede aprovechar. Cuando hay una extracción tan alta y los modelos de coeficientes no se han movido, hay que estar alerta porque vamos a estar frente a una extracción que le puede cobrar cuentas al stock. Hay que recordar que China nos compra ovinos desde mucho antes que carne vacuna, algo ya le vendíamos, pero ahora la demanda se disparó y ha sido un negocio relevante de colocación. Estamos con más del doble de la faena del año pasado, cerca de 530.000 animales faenados a esta fecha. Veníamos de cuatro años de fanera menos de 1 millón de animales, el año pasado superamos apenas 1 millón, y fue noticia. Con lo que va faenado, sumado a la faena zafral de fin de año, podemos tener una faena relevante de ovinos este año, con algún punto de extracción alto; pero no descartaría que pueda afectar el stock.

 

Foto: INAC.

“La cadena cárnica está pasando por un buen momento, con expectativas firmes de mercado y demanda”

Entrevista con el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Carlos María Uriarte, exclusiva para suscriptores premium y socios de ACG.

 

¿Cómo ve al negocio ganadero en este momento?

La cadena cárnica está pasando por un buen momento, con expectativas firmes de mercado y demanda, tanto a nivel de carne vacuna como en las exportaciones de ganado en pie. 

El contexto le fue adverso en el último año y medio, sobre todo desde el punto de vista climático. Si no hubiera sido por eso, creo que el desempeño de la cadena habría sido mucho mejor. Ha tenido un desempeño destacable, incluso en el año de pandemia, luego del cierre del año chino y lo que ocurría en la Unión Europea. El año se cerró con valores que rondaron el promedio de los últimos años, por debajo del 2019 pero históricamente fue más que aceptable.

Hubo problemas, pero no tuvieron que ver con aspectos relacionados al mercado en sí, sino a problemáticas asociadas con la comercialización. Es lo que estamos transitando en este momento. El mercado es ampliamente dependiente de China, lo que lo hace muy vulnerable. Por eso estamos trabajando muy fuerte para diversificar los mercados del Uruguay y no depender tanto de uno solo. De todos modos, creemos que va a seguir siendo el principal mercado de Uruguay en lo que resta del año.

El negocio agrícola se presenta muy positivo. Es posible que baje la producción de terneros este año y el año que viene, y esos espacios puedan ser ocupados por la agricultura, que podría volver a crecer este año.

El agro no ha parado nunca, ha tenido un desempeño más que aceptable y eso se lo tenemos que reconocer y agradecer a todos los trabajadores del agro. Estamos llamados a renovar esfuerzos y que el agro este año sea un protagonista aún más importante de lo que fue el año pasado. Los mercados se han recuperado, hay un rebote de precios y es esperable que no nos pase una tercera seca consecutiva. Esperamos que este verano sea más generoso de lo que fueron los dos anteriores.

¿Están solucionados los inconvenientes de etiquetado en China?

Todavía tenemos mercadería que está llegando a puertos, y se van solucionando los problemas en la medida que van apareciendo. El actual volumen de contenedores (con este problema) es menos de la mitad de lo que fue al inicio. Lo que tenemos que destacar y agradecer a todos lo que hicieron posible que esto fuera así, el mercado se mantuvo abierto, se mantiene activo y normal, y bastante más fuerte que a esta misma altura del año pasado; esto es más que satisfactorio.

Somos bastante optimistas en poder solucionar todo y que esto haya quedado como una muy mala experiencia y nada más.

¿Hay alguna fecha prevista para la rehabilitación de BPU?

Estamos a la espera. Hemos hecho todo lo que está de nuestro lado, contestando las preguntas que llegaron de China y estamos a la espera de que se dé pronto.

¿Cómo está observando la situación del cierre de las exportaciones de carne por parte de Argentina?

Con expectativa. En la medida que se mantenga en 30 días el impacto esperado será menor. Hay temor debido a la alta necesidad de proteína animal que tienen los chinos.

Mucha gente piensa que se puede alargar ese período, porque la vez anterior pasó lo mismo y terminó siendo bastante más. Si eso ocurre, se va a fortalecer aún más la demanda, es lo esperable.

¿Están trabajando en la apertura de algún mercado o en ampliar alguna cuota?

Ojalá sean las noticias que podamos dar pronto, son temas que se están trabajando. Ampliar la cuota a Estados Unidos, sobre todo de carne de calidad; abrir mercados del Sudeste Asiático, que que tienen un potencial enorme, una gran población, que cada vez come más carne; y Medio Oriente, que también tiene bajos aranceles y se presenta como alternativa.

Estamos trabajando en equipo, todo el gobierno, tratando de que se haga realidad lo antes posible, sobre todo para estar preparados en caso de que esta alta vulnerabilidad del mercado chino nos exponga a situaciones que no queremos y que ya vivimos en el pasado.

¿La decisión de Nueva Zelanda de prohibir la exportación de ganado en pie le pone presión a Uruguay? ¿Se mantiene el respaldo del gobierno a esa actividad?

Se mantiene el respaldo porque es una herramienta muy importante para asegurar las bases de la cadena productiva.

Lo bueno es que ya no dependemos tanto de un solo mercado, Turquía, y de una sola categoría, que eran los terneros enteros (sin castrar). La actividad se ha diversificado, con ganado lechero, pero también vientres de razas de carne, con diferentes empresas y mercados. Hoy Turquía no debe llegar al 40% del mercado de exportación de animales en pie, cuando antes superaba el 80%, y eso es bueno. 

Por otra parte, nuestros competidores ya no tienen la misma fuerza que tenían antes. Pero los desafíos que tiene la exportación de ganado en pie están relacionados a otros aspectos que los estamos atendiendo y que fueron los que obligaron a los neozelandeses a tomar su medida. Esa medida fue suspender las exportaciones de ganado en pie, básicamente de Holando a China, por aspectos relacionados con la seguridad de los barcos y el bienestar animal. 

Hubo un accidente el pasado febrero en las costas de Japón. Un barco que transportaba 5.000 vacunos fue afectado por un tifón, y además de los vacunos fallecieron cerca de 40 tripulantes. Eso pegó muy fuerte en la sociedad neozelandesa, que decidió parar un poco y repensar el negocio. 

Nosotros estamos estudiando a fondo todas las medidas que estén relacionadas con el bienestar animal en este tipo de mercado y esa es una de las tareas que el nobel Instituto Nacional de Bienestar Animal tendrá por delante. 

¿Qué novedades tienen respecto a la huella ambiental de las emisiones de efecto invernadero de la ganadería?

Por suerte hay una respuesta a nivel del gobierno. Estamos trabajando no solo con la institucionalidad agropecuaria sino también con el Ministerio de Ambiente para fortalecer las estrategias que el país debe seguir en ese sentido.

En Uruguay tenemos ejemplos que se pueden seguir, hay formas tradicionales de producción, que debemos valorarlas más que nunca. No debemos dejarnos enceguecer o encandilar por aquellos sistemas muy productivistas de altos insumos y que no tienen en cuenta la preservación de nuestros recursos naturales. 

Debemos estudiar lo que está ocurriendo en la industria láctea de Nueva Zelanda para que no nos pase lo mismo y podamos tomar las medidas a tiempo. Hay ejemplos a nivel de lechería, como el tambo de Pablo Pérez, que fue recientemente premiado por el Ministerio de Industria, por su sistema de energía circular. Allí se procesan todos los efluentes y se genera energía y fertilizante, prácticamente sin afectar las napas freáticas ni las aguas superficiales. 

Ese es un ejemplo de producción, a la que Uruguay tiene que apostar y desarrollarse para reducir las huellas del impacto ambiental de nuestra agropecuaria. Ese es el camino y estamos trabajando convencidos de eso.

¿Eso quiere decir que puede haber alguna regulación para la producción a corral?

Tenemos que ser conscientes. En cualquier actividad que realicemos tenemos que reducir al mínimo la huella de impacto ambiental. Hemos detectado problemas en corrales que no los podemos generalizar. Tenemos que exhortar a que tanto los corrales como los tambos puedan acceder a un correcto manejo, sobre todo de los efluentes, y no contaminar las napas freáticas y las corrientes de agua. Ese es el desafío que tenemos.

¿Cómo viene funcionando internamente el MGAP?

El MGAP hoy tiene unos 1.600 empleados, más 200 contratados y tiene 900 con causal jubilatoria. Estamos en un plan de reestructuración, de repensarnos para poder seguir brindando los servicios e incluso mejorar su calidad.

Vamos a tener que trabajar en los puestos que faltan, pero a la vez en el desarrollo de nuevas estructuras, de más tecnología, de roles diferentes que nuestros funcionarios puedan desempeñar de manera tal que podamos ajustarnos mejor a esa realidad. 

Una de las prioridades del MGAP es la digitalización, y esperamos avanzar mucho más fuerte a partir del año que viene. 

¿Cómo observa el rol del consignatario de ganado en la cadena cárnica?

Es fundamental, por diversas razones hace posible que la cadena funcione. Es muy clara la participación en el mercado del ganado gordo, atendiendo necesidades del relacionamiento entre los eslabones de la cadena, para una mejor articulación. 

De la misma manera creo que el rol del consignatario, sobre todo en el negocio ganadero, ha ido cambiando a lo largo del tiempo. La figura de consignatarios históricos como Sixto J. Dutra o Alejandro Victorica, no es la misma que hoy los consignatarios hoy realizan. 

Se desarrolló una profesión, que se ha ido reinventando, siendo generadora de alternativas comerciales muy importantes, como los remates por pantalla, pero no es la única. 

Es un articulador, alguien que genera propuestas que son necesarias para el negocio ganadero. No es conectar al comprador y al vendedor y cobrar una comisión por eso. Esa es una visión muy simplista del consignatario, que hoy es un articulador, un asesor, un prestador de servicios, no solo en los negocios sino hasta social, en diferentes necesidades que tiene el productor.

Creo que la función del consignatario para sobrevivir en el mercado, que cada vez es más competitivo, tiene que estar orientado a eso, a una visión más integral del negocio y no solo concretar una compraventa. 

Es fundamental la información que genera ACG para transparentar el punto oscuro de los precios, con las tablas que se publican desde hace muchos años, algo totalmente innovador y de gran ayuda para el sector productivo. Los exhorto a seguir en esa senda, de pensar en forma amplia y aportando soluciones al negocio ganadero.

 

Foto: Presidencia de la República

En junio se deben vacunar contra la Fiebre Aftosa las categorías bovinas menores a 2 años

No se autoriza el movimiento ni la concentración de los animales de estas categorías entre el 1° y el 15; desde el 16 pueden movilizarse únicamente los animales que hayan sido vacunados al menos con 15 días de antelación.

La Dirección General de los Servicios Ganaderos (DGSG) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) dispuso la vacunación obligatoria contra la Fiebre Aftosa de las categorías bovinas menores de 2 años entre el 1° y el 30 de junio. 

Las autoridades comunicaron que se deberá cumplir estrictamente con los protocolos de bioseguridad dispuestos por la normativa vigente, y con las instrucciones relativas a la distribución y entrega de las vacunas. 

En ese sentido, la DGSG informa que no se autoriza el movimiento de bovinos menores de 2 años entre el 1º y el 15 de junio. A partir del 16 de junio, podrán movilizarse únicamente los bovinos menores de 2 años que hayan sido vacunados por lo menos con 15 días de anticipación.

La vacuna será entregada al titular presentando la Declaración Jurada de existencias de DICOSE al 30 de junio del 2020, la Planilla de Control Interno de existencias y la Planilla de control sanitario actualizada.

Por otra parte, no se podrán realizar eventos de concentración de bovinos, tales como remates feria, exposiciones, entre otras, en el período comprendido entre el 1º y el 15 de  junio de 2021 inclusive, con la participación de animales menores de 2 años.

Están autorizados los eventos con cambio de propiedad que no impliquen movimiento de animales menores de 2 años tales como remates por pantalla o virtuales), dentro del  período comprendido entre el 1º y el 15 de junio. 

El Servicio Oficial y/o las Comisiones Departamentales de Salud Animal, comunicarán a los productores, en forma previa, el día, hora y lugar donde deban retirar las vacunas, a fin de evitar la concentración de personas. 

Los productores deberán cumplir estrictamente con las medidas de bioseguridad determinadas por la normativa vigente y con las instrucciones impartidas en el acto de entrega de vacunas en cada departamento, zona o localidad.

Consulte aquí los calendarios de vacunación contra Fiebre Aftosa.

Productores que vacunaron con las series 48a y 48b deben comunicarse con el MGAP

Atención: productores, veterinarios y expendedores de productos.

Mediante una investigación realizada por los Servicios Técnicos de la División Sanidad Animal y de Laboratorios Veterinarios (DILAVE), se constató la contaminación en frascos de la vacuna antibrucela bovina de las series 48A y 48B de Laboratorios Rosenbuch SA.

Las vacunas de las series indicadas no podrán ser utilizadas, advirtió el MGAP en un comunicado.

Es por ello que se solicita a los productores que hayan vacunado con las series 48A y 48B que se comuniquen con el Servicio Ganadero zonal o local más cercano al establecimiento.

El MGAP, a través de la División Sanidad Animal, controlará los movimientos de los animales que hayan sido vacunados con las mencionadas vacunas.

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad