*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 19 de mayo de 2022 12:26 pm | USD promedio 40.48 | EURO promedio 42.4 | ARG promedio 0.21 | Real promedio 8.18

“Con suerte, entre este año y 2023 podremos cerrar el capítulo del TLC entre la Unión Europea y el Mercosur”

Entrevista con Daniel Belerati, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF). Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG. 

 

¿Cómo analiza la actividad de la industria frigorífica en lo que va de 2022?

Con una faena históricamente récord. Ya la del año pasado fue la más alta de la historia en Uruguay, y estos primeros cuatro meses van en esa misma dirección. Se han faenado volúmenes muy interesantes; y además con una colocación muy fluida en el mercado internacional, principalmente en China. Podríamos decir que el complejo está funcionando correctamente. 

Hay materia prima, aunque no toda tiene la calidad deseada, porque los animales no están prontos. Uno percibe que hay una cantidad de productores que apuran las circunstancias del mercado ante el temor de una baja en el precio, porque estamos en niveles récord para la región y también comparado con el resto del mundo.

Todos están apretando el acelerador a fondo; ojalá dure este buen momento.

¿Cómo están sorteando los problemas logísticos en China?

Está muy complicado ese tema. La crisis sanitaria en Shanghái nos ha pegado duramente, por el tiempo en que estuvo cerrado el puerto, con el desvío de contenedores a otros puertos de China y de países vecinos. Todo eso enlenteció la cadena de aprovisionamiento. 

Es un problema serio. Ojalá China pueda dominar rápidamente los brotes de covid. Es algo de lo que Uruguay no es responsable, sino que es parte de los países perjudicados por esa situación. 

¿Y cómo viven la problemática en el puerto de Montevideo?

Esa situación está cambiando a castaño oscuro. Los problemas logísticos atribuibles al Uruguay son extremadamente serios. 

Conseguir un contenedor vacío es como sacar la grande, no porque no esté en el puerto, sino que hay que ver cuándo lo entregan, de qué forma, si no hay un paro que nos afecte. 

Después, cargar un contenedor lleno genera las mismas incertidumbres. Hay barcos que ya han salteado la escala por Montevideo. 

Creo que los privados tenemos que empezar a encarar nuestra visión de fondo. El monopolio que está ejerciendo el puerto de Montevideo en la economía del país es realmente grave

Estamos evaluando alguna situación. Hoy se presentaba un buque que va a poder llevar camiones con contenedores al puerto de Buenos Aires. Esa es una buena medida, una situación alternativa. No tiene el volumen que la carne necesita pero es una buena alternativa. 

Hace algunos meses un consorcio europeo me planteó la posibilidad de reflotar el puente Colonia-Buenos Aires. No es algo nuevo. Hubo un análisis de factibilidad, después por problemas políticos y económicos el tema quedó congelado. 

Ante estos problemas volví a tomar contacto con estos europeos para ver si realizamos de nuevo el estudio de factibilidad, complementando lo que inicialmente era el tránsito de turistas, para además asegurarle una salida y entrada fiable y permanente para las mercaderías. 

Uruguay exporta US$ 12.000 millones por año, e importa unos US$ 9.000, son más de US$ 20.000 millones, que generan un movimiento logístico muy grande. Eso se puede justificar con un peaje razonable. 

Algo tenemos que hacer porque Uruguay está perdiendo con estas medidas, con este puerto el país está colgado de un pincel

Le vendemos mercadería enfriada a Europa, que tiene que llegar en una fecha predeterminada, porque si se llega en otra fecha el arancel es altísimo. 

Hay una cantidad de cosas que están en manos de un puerto que no da las garantías necesarias. Todo esto provoca disconformidad de los clientes y pérdida de confianza en Uruguay como proveedor. 

Recuerdo que en la década de 1970 el puerto de Montevideo fue declarado “puerto sucio”, por las medidas gremiales que se tomaban. Y en aquel momento, el puerto que se declaraba sucio pasaba a tener una tarifa que era prácticamente el doble que la de aquellos puertos que eran considerados eficientes y operativos. 

Eso terminó con la Ley de Puertos, terminó con ANSE (Administración Nacional de los Servicios de Estiba) que era arcaico y nos provocaba a todos los importadores y exportadores problemas muy serios. Esta es una situación similar.

No está más ANSE, pero estamos en el mismo problema. Tenemos costos más altos desde el punto de vista del manejo de los contenedores por las terminales. La Terminal Cuenca del Plata es más cara que el puerto de Buenos Aires, que el del Río Grande, que el de Santos y muchísimo más cara que el puerto de Valparaíso. 

A todo eso hay que sumarle los costos de la Administración Nacional de Puertos (ANP), que no son competitivos. En síntesis, estamos perdiendo por todos lados, por los costos y por la falta de fiabilidad. 

Entonces, hay que buscar soluciones, hay que ser creativos. Afortunadamente en el mundo hay gente que está dispuesta a invertir y habrá que explorar alternativas. 

Tal vez debemos olvidarnos del sueño de que Montevideo fuera el puerto hub del sur del continente, y empezar a transitar el camino de la competitividad, la eficiencia, apoyando a los exportadores e importadores. 

Así como hay una gran dependencia del puerto, también la hay con el mercado chino, ¿cómo analizan ese tema?

Es un riesgo muy grande. Es altamente peligroso depender de un solo mercado, y no lo digo por China. De cada US$ 4 que exporta Uruguay más de uno corresponde a carne y productos cárnicos, y más del 60% de las exportaciones de ese producto van a un solo mercado, que en este caso es China; eso es algo altamente peligroso. 

Razones comerciales, sanitarias, económicas, financieras, políticas, cualquier cosa que afecte ese relacionamiento implicaría un gran golpe para toda la cadena. Por eso es imperioso abrir otros mercados, y eso va también de la mano de mejorar el acceso a los mercados. 

En la medida que se pueda acceder de mejor forma a Japón, a Corea, a Estados Unidos, a Canadá, eventualmente a la Unión Europea, nos va a bajar el riesgo al que estamos expuestos y nos preocupa. 

Esta preocupación no es por aspectos puntuales. Nos preocupa como nos preocupó en 2007, cuando le vendimos más de 120.000 toneladas a Estados Unidos por fuera de la cuota; o en 2008, cuando le vendimos a Rusia casi 200.000 toneladas de carne. 

Siempre que pasan esas cosas nos preocupa. Ahora se está dando esa circunstancia. Por eso tenemos que buscar mejorar y ampliar el acceso de Uruguay a los diferentes mercados.

¿La invasión de Rusia a Ucrania podría acelerar la firma del tratado entre la Unión Europea y el Mercosur?

Lo que venimos planteando, con honestidad, es que no hay continente más natural que Sudamérica. Las acusaciones de los productores franceses y polacos, que después hicieron eco en holandeses y en la Unión Europea misma, con respecto al maltrato del ambiente en Sudamérica, fueron una disculpa política. 

Ahora están necesitando carne, los productores más eficientes de carne del mundo están en el Mercosur, y es cuestión de tiempo para que ellos reaccionen. 

Hemos sido muy coherentes los países de América del Sur con la invasión de Rusia a Ucrania, reaccionando de la forma correcta. 

Al final del día lo importante es que sinceremos las cosas y que este TLC cristalice rápidamente, porque está liquidado desde el 30 de junio de 2019, solo faltan meros detalles.

Con suerte entre este año y 2023 podremos cerrar el capítulo del TLC entre la Unión Europea y el Mercosur, de una vez por todas.

¿Hay alguna fecha estimada para la firma del TLC con China? 

No. Sabemos que están trabajando, pero viene atrasado con respecto a nuestras expectativas. 

¿Un TLC con Turquía generaría alguna oportunidad de negocios para la carne?

Turquía ha tenido un comportamiento internacional en materia de carnes que es absolutamente incompatible con un mercado libre y competitivo. 

Ese país está aplicando un arancel del 225% a la carne sin hueso, la que habilitarían pero mantienen ese arancel; y por otro lado tienen a la mayor cantidad de categorías de ganado en pie entre 0% y 40% de arancel. Eso no es serio. 

Y sabemos que cuando Turquía ha hecho TLC hace concesiones en un sentido y no en el otro, siempre protegiendo su poder negociador. Ojalá se haga un TLC con Turquía, pero el futuro de la carne uruguaya no pasa por ahí.

¿Cómo ve al Mercosur?

Con mucha preocupación. El Mercosur para la carne vacuna uruguaya ha sido un retroceso, desde que se firmó en 1991. De ahí para acá la carne vacuna uruguaya ha sido beneficiada por el Mercosur en absolutamente ningún sentido. 

Es una pena que siga con esta actitud. Cuando uno mira lo que ha evolucionado Chile y lo que hemos evolucionado en Uruguay, y se da cuenta del retroceso que implica el Mercosur para los productos más legítimos que tenemos. Y por más fuerza que hacemos no nos dejan sacarnos el bozal. 

¿El sistema de engorde a corral llegó para quedarse?

Sí. En el mundo la carne terminada a corral es la más apreciada, por su terneza, color de su grasa y marketing. Hay un movimiento nuevo, vinculado a la carne de pasturas naturales, pero la carne a corral sigue siendo un negocio de trascendencia.

Y el corral uruguayo, que es libre de hormonas, cumple con los dos requisitos: calidad del producto, color de la grasa, terneza, palatabilidad. La carne uruguaya de corral es natural, a cielo abierto, en predios absolutamente controlados. 

La carne a corral tiene un mercado vigente y un potencial enorme.

“Mejorar las condiciones de ingreso a Corea, Japón, Reino Unido y Estados Unidos sería una prioridad para el sector cárnico”

Entrevista con el economista Ignacio Munyo, director ejecutivo de CERES. Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG.

 

 

¿Cómo ve la situación económica de Uruguay en términos generales?

Tenemos un año con un crecimiento importante del Producto Bruto Interno (PBI), explicado fundamentalmente por tres motores que están funcionando, dos que están actuando de forma más acelerada, y otro más lento de lo que se pensaba, que es el turismo. 

El turismo no logró colmar las expectativas en el primer trimestre, pero cuando se lo compara con el año pasado, cuando estaba todo apagado, porque las fronteras estaban cerradas, es muy bueno y generó un primer impulso para este año.

Los dos motores que están actuando fuerte son: la construcción de la nueva planta de celulosa, con todas las obras asociadas, que está generando un pico en la demanda de empleo, con más de 6.000 puestos de trabajo; y por otra parte el sector agroexportador y agroindustrial, con una conjunción de precios internacionales favorables, con los problemas de costos internos, pero con una ecuación que cierra y genera récords de exportación en muchos rubros. 

Hay un impacto indirecto en otros sectores asociados, a través de la compra de insumos, transporte y distribución, un movimiento importante de actividad en el interior del país. Todo esto genera puestos de trabajo, sobre todo en el interior, y hace que volvamos a niveles de desempleo que hace mucho tiempo no se veían. 

Estos tres motores harán que este año la economía crezca por arriba del 4% o 4,5% una vez cerrado el año 2022. 

Sería un crecimiento similar al del año pasado.

Sí, incluso hay algunos economistas que hablan de un crecimiento superior al del año pasado. No hacemos proyecciones puntuales, nos dedicamos más a mirar los temas tendenciales. Estos son temas de las consultoras, que actualizan permanentemente estos números. Pero sí vemos que este año la economía tendrá un crecimiento importante.

¿Cómo analiza la situación del dólar que ha venido en caída?

El dólar responde a temas internacionales, a un debilitamiento que ha tenido en los últimos años, como consecuencia de la política monetaria de Estados Unidos, que tuvo una emisión de dólares jamás vista. Empapeló al mundo entero con dólares y eso obviamente le hizo perder valor.

Este es un momento de enorme preocupación por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, para tomar medidas profundas que frenen la inflación, que llegó a registros que no se veían hace 40 años en ese país. Lo mismo está pasando en Europa. 

Estamos en un momento de transición, de tasas bajas a tasas que puedan ser un poco más elevadas, aunque todavía, en términos reales o cuando uno compara las tasas reales con la inflación, siguen estando en niveles fuertemente negativos. 

Por lo tanto, el dólar sigue estando muy débil, pero habrá que ver en los próximos si esto no se empieza a revertir tenuemente, y si en los próximos años no se empieza a recomponer, que va a depender mucho de los mercados, por los cambios en las tasas de interés en Estados Unidos.

 

“En relación al dólar, Uruguay todavía está entre 10% y 15% más caro que los promedios históricos”

 

A Uruguay lo agarra en un momento de un encarecimiento relativo muy fuerte frente a la región. Antes de que empezara todo esto Uruguay estaba muy caro frente a Argentina y a Brasil. Frente a Argentina estamos a niveles históricos de encarecimiento relativo. Esa disparidad cambiaria tiene impactos muy negativos para los comerciantes uruguayos del litoral, y también de Montevideo, por las compras que se hacen en Argentina, algo que es natural considerando esta diferencia de precios tan grande.

Con Brasil también es importante la diferencia de precios, y este es un factor que va a estar generando un freno de mano al motor del crecimiento del consumo, porque mucho consumo se va a estar realizando afuera. Y eso es muy difícil de cerrar, porque es muy grande el desequilibrio cambiario, sobre todo frente a Argentina, pero también frente a Brasil.

En relación al dólar, Uruguay todavía está entre 10% y 15% más caro que los promedios históricos. Esto vino de la mano de un ingreso importante de capitales al país, asociados con la planta de celulosa, pero también con la confianza que tiene el Uruguay para traer inversores en bonos del gobierno, teniendo niveles mínimos de riesgo país en toda la región. Es histórico tener menor riesgo país que Chile, algo que se ha logrado en los últimos meses, y hace que la inversión en bonos del Estado tenga demanda internacional e ingresen dólares; así el peso se aprecia frente al dólar.

Tenemos una economía relativamente cara, con un dólar relativamente caro en comparación con los promedios históricos y con lo que desearían tener algunos sectores exportadores, que se compensa en parte con los precios internacionales que hacen cerrar la ecuación. 

Muy distinta sería la situación de determinados productos que se venden en el exterior. Aquellos sectores que no tienen un producto que esté asociado a precios internacionales, con niveles muy elevados, están sintiendo el costo de un dólar tan bajo.

CERES realizó un estudio vinculado con la cadena cárnica y el derrame en el resto de la economía, ¿qué aspectos destacaría de ese estudio? (acceder al estudio aquí)

Demostramos que toda la cadena cárnica genera un importante derrame en otros sectores del país, a través de los encadenamientos, que son muchos y profundos. Es un sector que multiplica mucho. 

Dijimos en su momento que si Uruguay se propone tener un aumento muy grande de sus exportaciones de carne, tendría un impacto muy positivo en el resto de la economía, y sería un motor muy importante para el país.

En ese informe, publicado en octubre de 2020, decíamos que lo esencial era mejorar las condiciones de acceso de la carne uruguaya en los mercados internacionales. Lograr un tratado de libre comercio (TLC) con China o con Turquía sería importante, pero sería más positivo mejorar las condiciones de acceso a los países avanzados. Mejorar las cuotas de ingreso sin impuestos o con baja carga impositiva a mercados potentes como Estados Unidos, Japón o Corea del Sur. 

 

“Es histórico tener menor riesgo país que Chile, algo que se ha logrado en los últimos meses”

 

También sería importante hacerlo con la Unión Europea, aunque es más complicado, porque va de la mano con acuerdos que todavía están con negociación abierta, a través del Mercosur. 

Pero mejorar las condiciones de ingreso a los mercados de Corea, Japón, Reino Unido y Estados Unidos, individualmente, sería una prioridad para el sector cárnico

También es muy importante pensar en nuevos mercados, como Medio Oriente, que no tienen tarifas de ingreso, y que son demandantes de productos alimenticios, entre ellos la carne de calidad. En esa zona Uruguay está totalmente subrepresentado en proporción, por ejemplo, frente a sus socios del Mercosur. 

Argentina y Brasil tienen una tradición mucho mayor de comercio con Emiratos Árabes, con Arabia Saudita, de lo que ha tenido Uruguay. Hemos trabajado mucho allí en estos años, porque estamos convencidos del potencial muy grande para colocar alimentos de calidad, entre ellos carne uruguaya. Allí se puede aumentar el volumen exportado y generar una tracción interna, como mostramos en los derrames que genera a través de las cadenas productivas.

¿Qué expectativas le generan los probables acuerdos comerciales con China y Turquía?

Uruguay necesita todos los acuerdos comerciales que pueda tener; cuantos más, mejor. No hay que escatimar. Las potenciales ganancias y costos que podría generar un tratado con China fueron analizados a fondo de nuestra parte, por la competencia que podría tener la producción local, por los aspectos que podrían ser considerados riesgosos por el ingreso de nuevos socios comerciales, fundamentalmente de servicios, que podrían poner en riesgo algunas estrategias seguidas por el país, por ejemplo en materia de monopolios públicos, y pensamos que los beneficios son mucho más grandes que los costos. 

Por lo tanto, vemos con buenos ojos avanzar lo antes posible en un TLC con China. Lo dijimos en 2016, cuando fue planteado por la administración anterior, y lo volvimos a decir el año pasado, cuando fue planteado por el presidente Luis Lacalle Pou. 

¿Cómo observa a la región?

Brasil está en un año electoral, con un favoritismo de Lula, pero todavía incierto porque Bolsonaro va creciendo mes a mes en las encuestas.  

La economía brasileña también va mejorando, proyección tras proyección en las encuestas del Banco Central de Brasil, que realizada todas las semanas a las consultoras que estiman la actividad económica en ese país. 

Hace unos meses atrás se esperaba que la economía de Brasil tuviera un crecimiento nulo este año, con un estancamiento total y absoluto, contrastando con el crecimiento superior al 4% que tendrá Uruguay. Pero desde hace algunos meses la proyección del crecimiento se acerca al 1%. 

Por lo tanto, su situación va mejorando, así como las expectativas de que se mantenga la actual administración, no solo del presidente sino también del ministro de Hacienda, Paulo Guedes, que ha sido un impulsor de reformas promercado que Brasil necesita. Allí tiene mucho para seguir avanzando, porque está a mitad de camino de lo que se había propuesto hacer inicialmente, teniendo que lidiar con la pandemia, en un país extremadamente complejo. 

 

“Uruguay necesita todos los acuerdos comerciales que pueda tener; cuantos más, mejor”

 

Además, la política de Bolsonaro ha sido muy cuestionada. Una vez que la pandemia es superada, se viene un año electoral y hay total incertidumbre. Por lo tanto, Brasil tiene un gran signo de interrogación. Habrá que esperar a octubre. 

Argentina ya cerró el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que fue tremendamente conflictivo, tanto en el partido de gobierno como con la oposición y hasta a nivel internacional. Unos dicen que el FMI le pide muy poco y los otros dicen que pide mucho. Lo que pide el FMI es lo mínimo indispensable para poder darle un nuevo financiamiento a Argentina y pensar que en un momento lo podrá pagar. 

A Argentina se le pide que se mejore la inflación y el déficit fiscal, que son necesarios para recomponer la estabilidad macroeconómica y generar las condiciones más importantes que hoy no logra generar, que es confianza para la inversión, porque sin inversión no tiene posibilidad de un crecimiento sostenido. 

¿Cómo están las cuentas fiscales de Uruguay?

En estos años Uruguay hizo un esfuerzo muy grande para ajustar el crecimiento del gasto. De hecho, no es que se redujo el aumento del gasto público, sino que dejó de crecer, y con eso logró estabilizar la deuda pública, que en el fondo es lo más importante. 

Uruguay venía con una trayectoria de deuda pública de crecimiento sostenido, que se volvía difícil de mantener en los años siguientes si seguía así y no se hacía nada. Este gobierno tomó medidas, volvió sostenible la deuda pública y hoy, con un déficit cercano al 3%, está en una situación más cómoda para mirar otro tipo de políticas. 

Esto fue alabado por las calificadoras de riesgo, pero no nos mejoran la calificación, porque si bien se reconoce el esfuerzo para reducir el déficit fiscal y que la deuda se haga sostenible, hay una reforma que es impostergable: la seguridad social.

 

“Si no se puede hacer la reforma de la seguridad social será complejo sostener la calificación de riesgo”

 

Uruguay tiene un sistema de seguridad social que no es viable, que no es sostenible, que genera un gasto muy grande cada año, porque el sistema apenas puede pagar menos de la mitad de los gastos que genera. 

La edad jubilatoria se tiene que revisar y que las jubilaciones tienen que ser pagables. Las jubilaciones se prolongaron por muchos años con respecto a la última reforma. En 1996 la gente, en promedio, vivía cinco años menos de los que vive hoy. Por lo tanto, hoy tenemos un sistema que a los jubilados les tiene que pagar cinco años más, con el aporte de la misma cantidad de personas durante los mismos años. Entonces, es algo difícil de sostener si no se hacen ajustes en estos parámetros. 

Eso está permanentemente bajo la lupa de las calificadoras de riesgo, porque la sostenibilidad fiscal del país en el mediano y largo plazo depende de un sistema jubilatorio que se logre estabilizar. 

Además allí es donde está el mayor porcentaje de gastos del Estado.

Sí, es lo que explica el mayor porcentaje de gastos, la mayor parte del déficit y hay que tener una solución para este problema de sostenibilidad temporal del sistema, que le va permitir a Uruguay tener margen para aumentar el gasto o tener políticas de inversión pública que son necesarias en esta pospandemia. 

Por eso es tan importante avanzar en la reforma, porque va a permitir algunos impulsos fiscales, en algunos sectores que necesitan tener una mejora. Si no se puede hacer la reforma de la seguridad social será complejo sostener la calificación de riesgo.

Fernando Pesci: “En nuestra carta marcamos que la carne es de animales a pasto, por eso compramos Hilton”

Entrevista con el representante de la cadena alemana Block House, que tiene 50 restaurantes en Europa, y es uno de los principales compradores del producto en Uruguay y Argentina.

Hace poco estuvo en Alemania, ¿cómo encontró la situación allí?

Quedé sorprendido de cómo pedían documentos y certificado de vacunación para entrar a todos lados. Más que nada en restaurantes y gimnasios. Te pedían más que en el aeropuerto. Código QR, pasaporte, documento de identidad, y miraban el documento y tu cara para certificar que eras el mismo, y también el certificado de vacunas. Porque si no lo tenés, no podés entrar. 

Esto estuvo vigente en Alemania hasta los primeros días de abril. Después cambió, pero en Hamburgo, como seguía habiendo muchos casos, se mantuvieron estas medidas. En Hamburgo la cadena tiene unos 15 restaurantes, en total son 50. 

¿Y hay aforo para entrar a los restaurantes?

No, podés entrar. Si estás vacunado no precisas tanto distanciamiento. Igual la gente se cuida, todos siguen con la mascarilla hasta el momento de comer, los mozos están con mascarilla también. 

La particularidad de nuestra empresa es que todos los empleados se testean antes de entrar a trabajar, todos los días. Yo me testeaba antes de ir a la oficina, en mi casa, esperaba a que el resultado del hisopado fuera negativo, el test me lo daba la empresa. Le ponía mi nombre y la fecha al envase, le sacaba una foto y la mandaba por mail a la gente que se ocupaba de controlar eso. En toda la empresa se está trabajando así.

Esto va a cambiar a partir de mayo, cuando se va a testear dos veces por semana; y en caso de que te sientas mal te dan un test para que te lo realices en tu casa. 

¿Cómo viene la demanda en los restaurantes de Block House? 

Se está trabajando con todas estas restricciones, con un 70% u 80% de capacidad, porque la gente que no tiene las vacunas no puede entrar. 

¿Con delivery han trabajado?

No mucho, porque nuestro plato es un bife. Y es como acá, uno generalmente no pide asado por delivery. Se hace algo, pero es mínimo. 

 ¿Cuáles son las perspectivas de la empresa?

Seguir creciendo, seguramente se abrirán algunos restaurantes más este año y el que viene, todos en Alemania. Lo que genera incertidumbre hoy en Europa es la guerra, y lo que va quedando del Covid en China, afectando el funcionamiento de los puertos, con una logística que está colapsada.

¿Cómo vienen las compras de carne en Uruguay y Argentina?

Vienen bien, considerando los problemas logísticos y de disponibilidad de barcos. Ahora pasa que en una semana no recibimos nada y en la siguiente se recibe el doble, pero nadie te asegura que la demanda de la semana pasada la vas a volver a tener en el restaurante la semana que viene. Eso lo estamos manejando, pero es un problema grande. 

La oferta y la demanda venían equilibradas, con precios en alza, pero esto cambió drásticamente la semana pasada. Argentina empezó a aceptar precios más bajos, generando un cambio importante en el mercado.

Por el lado de la demanda, vemos que en Europa la gente está gastando menos, está cuidando más la plata por la incertidumbre que genera la guerra. Se ven grandes ofertas de muebles y de otros productos, porque se está vendiendo menos. 

Lo mismo pasa con la comida, la carne vacuna es considerada un lujo en Europa, y hay que ver qué pasa ahora, y si la gente va a pagar la suba de precios que hubo en los últimos meses. Porque lo que se compró caro está llegando ahora, el pico de ventas en Europa es en mayo, y veremos si la gente acepta este aumento de precios.

Los supermercados no están vendiendo tan bien. Hay mucha oferta de carne de cerdo, porque Alemania tuvo la fiebre porcina y no puede exportar. Toda esa carne está en el mercado interno. A los alemanes les gusta la carne de cerdo y es más barata que la carne vacuna. 

En las estadísticas de INAC se ve un incremento de las exportaciones de carne de Uruguay a Europa respecto a los años anteriores, ¿en su caso también es así? 

Nosotros no hemos crecido, porque nuestro principal negocio son los restaurantes, que estuvieron cerrados durante mucho tiempo. 

El año pasado compramos algo más del 50% de la carne enfriada que se exportó directamente de Uruguay a Alemania

¿Qué porcentaje de la carne que importan de Sudamérica corresponde a Uruguay y cuánto a Argentina?

Aproximadamente el 65% en Uruguay y 35% en Argentina. Apostamos a Uruguay.

¿Compran cuota Hilton o 481?

Hace un año que no compramos más 481. Con esto que se va achicando la cuota es una lotería saber quién llega y quién no. 

¿Qué cortes compran?

El rump and loin, bife ancho, básicamente, y algún otro corte. O sea, bife angosto, lomo, cuadril y bife ancho. 

¿Cómo es la competencia con China en la demanda?

China toma otra calidad de carne. Tradicionalmente esos cortes de alta calidad tienen como mercado natural a Europa. 

¿Cómo es la tendencia del consumo de carne en Europa considerando las corrientes animalistas, veganas y demás?

Eso nos está llevando hacia un negocio sustentable. En nuestra carta marcamos que la carne es de animales a pasto, por eso compramos Hilton. Eso es lo que generalmente busca el europeo, además de buena calidad. 

También compramos algo de carne certificada Bio, algo de Carbono 0. La tendencia es apuntar a esos mercados.

¿Ofrecen también carne artificial o vegetal en sus restaurantes?

No, pero en nuestra cadena de hamburguesas tenemos una que es vegetal, porque si querés ir a comer una hamburguesa con tu amigo vegano tenés esa opción. 

La empresa también vende sus productos en supermercados, ¿cómo viene la demanda allí?

Últimamente viene complicado. En los supermercados es donde está más trancada la demanda, porque tienen que subir los precios, le bajan los márgenes al supermercado y la gente no compra.

En Sudamérica estamos acostumbrados a tener inflación, pero en Europa no. Allá la inflación era de 1% o 1,5%, que es casi nada. Sin embargo, ahora hubo un sacudón grande. 

Cuando estuve en Alemania el precio del diesel tuvo una fuerte suba, llegó a 2,40 euros, después bajó a 2 euros. Fue un disparate. 

¿Se hacen promociones de carne uruguaya en los restaurantes?

Sí. El mes pasado hicimos una promoción de bife uruguayo. Apostamos a Uruguay, estamos siempre hablando con INAC para hacer promociones juntos. 

¿Tiene expectativas de que se concrete en algún momento el acuerdo Mercosur-Unión Europea?

Sí, parece que debido a la guerra están tratando de avanzar en el acuerdo. 

La guerra cambió todo. Parecía que la situación se iba a normalizar después del covid, pero este tema volvió a afectar la normalidad. 

¿Cómo está observando la situación del negocio cárnico en Uruguay?

Es una locura el precio del ganado en Uruguay. No sé cómo hacen los frigoríficos para trabajar a pérdida. Hay incertidumbre sobre lo que pasará con el precio del ganado, porque sigue subiendo. ¿Qué podría pasar en el invierno cuando falte ganado?

Analista chino prevé que importación de carne aumentará 10% en 2022

Gerrard Liu participó de la conferencia internacional organizada por ACG, donde analizó la demanda de carne vacuna en China, la historia y las tendencias de los consumidores en ese mercado.

 

“Para este año prevemos que el volumen de importación de la carne vacuna aumentará 10% frente al año pasado en China”, afirmó el analista chino Gerrad Liu, en el marco de la conferencia internacional sobre el Mercado mundial de la carne, organizada por la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG).

La presentación de Liu se basó en el consumo de carne vacuna en China, la historia y las tendencias de los consumidores en ese mercado.

Actualmente Brasil es el principal proveedor de carne vacuna en China, recuperando su protagonismo luego de la suspención tras la aparición de casos atípicos de vaca loca en el país sudamericano. Eso generó escasez del producto en el mercado chino e impulsó a los precios.  

“Ya se ha retomado la importación de Brasil y las cifras se van recuperando rápidamente. El consumo ha venido aumentando en estos meses”, señaló el analista, que además repasó que los precios de la carne vacuna “han subido mucho desde 2021”. 

Indicó que en enero de 2022 Uruguay fue el país que más carne vacuna exportó a China, abasteciendo 27% del total; ya en febrero Brasil volvió a ser el primer proveedor, con 26% del total; y “en los últimos dos años Estados Unidos varió su participación en el mercado chino. Muchos de estos cambios se debieron a la escasez”, explicó. 

Desde 2013, las importaciones de carne vacuna en China registraron un aumento muy importante, año tras año, y el crecimiento más rápido se dio en 2019, cuando fue del 58%. 

Sin embargo, este año la tasa de crecimiento cayó bastante, puntualizó el consultor. 

Recordó que antes de octubre de 2019 se produjeron aumentos importantes de precios, que se debieron fundamentalmente a la crisis por la fiebre porcina africana, que surgió en octubre de 2018, con “estrictos controles por parte de China”, señaló. 

En cuanto a la carne ovina, Liu señaló que el producto se importa fundamentalmente desde Australia y Nueva Zelanda, y agregó que Australia también es el principal proveedor de carne de pollo. 

Historia de la cultura ganadera en China

Liu realizó un repaso de la historia de la cultura ganadera en China, donde el ganado bovino “siempre fue muy popular”, aseguró. Dijo que “a la gente le gusta ese tipo de animales, no solo por la contribución que hace a la sociedad agrícola, sino también por todo lo que produce y por su buen carácter”. 

Entre los atributos que en la cultura china se le adjudican a los vacunos, se dice que “son gentiles, trabajadores, tenaces”. En la antigua China el ganado tuvo un rol muy importante en la producción ganadera e incluso los bueyes eran utilizados como medio de transporte. “El consumo de carne vacuna en China tiene una larga historia, de más de 3.000 años”, enfatizó el consultor. 

Además, explicó que en el país asiático el ganado vacuno se categoriza en tres tipos fundamentalmente: uno llamado ganado amarillo, que está en la región norte y es el más parecido al de Uruguay; por otro lado el Búfalo, que está en el sureste del territorio; y por otro el Yak, que está en el oeste de China.

Usos gastronómicos de la carne por región 

El analista también explicó los distintos usos gastronómicos de la carne bovina en China, según la cultura y tradición de cada región. 

En el norte de China, cerca de Mongolia, una comida muy conocida es el charque, aunque ese producto tiene un sabor diferente al de Sudamérica, explicó. “Es un producto muy popular en las provincias del norte de China”, aseguró Liu. 

En el noreste se consume carne asada, a la parrilla. En el este de China la carne vacuna se hace con especias. En el sur de China un plato muy famoso son los fideos de arroz frito, revuelto, con carne vacuna; y además se consumen menudencias marinadas. 

En el oeste hay una sopa de fideos que se come con carne; también el estofado es muy popular, elaborado fundamentalmente con carne vacuna y ovina. Y en el sur de China se come carne revuelta, frita, con perejil. 

Incremento del consumo

Liu destacó que en los últimos 10 años aumentó el consumo de carne vacuna en China, sobre todo por el crecimiento de la clase media en ese país. “Los consumidores chinos están pasando cada vez más de las proteínas de origen vegetal a las de origen animal, y cada vez son más los consumidores de las nuevas generaciones que optan por la carne vacuna. Se ve a muchos niños que comen carne, algo muy distinto a lo que ocurría con las generaciones anteriores”, destacó. 

Esta tendencia genera grandes expectativas de crecimiento de la industria cárnica en los próximos años. “Hemos visto que el consumo de carne roja también está aumentando. Entre 2010 y 2020 hubo un desplazamiento muy importante del consumo de la carne de cerdo a la carne aviar y vacuna”, comentó. 

También valoró que “ahora la mayoría de los consumidores sabe cómo cocinar la carne vacuna en su casa”, porque “hace unos años era muy difícil que la gente cocinara esta carne, porque la consumía básicamente en restaurantes. Eso cambió, se fue incorporando la carne vacuna a la cocina tradicional”. 

Por otra parte, el avance del comercio electrónico hizo mucho más fácil que los consumidores pudieran comprar carne vacuna. Y afirmó que “ahora los consumidores conocen mucho más sobre la calidad de la carne y cómo se prepara”. 

El analista describió que desde 1980 el volumen de producción de carne en China subió estrepitosamente, desde 269.000 toneladas a 6,98 millones de toneladas en 2021. 

También mencionó que el consumo de carne vacuna varía según las estaciones. “La demanda es mucho más importante en el tercer y cuarto trimestre del año, porque hace más frío y la gente se ve más motivada a consumir esta carne. Además, en esas fechas es el año nuevo chino, cuando se consume mucha carne vacuna”, explicó. 

Ya en la actual época del año, la demanda es menor, y el consumo de carne vacuna se ve afectado por el consumo de carne de cerdo y de pollo. 

Relaciones de precios

El consultor también señaló la fuerte correlación en las relaciones de precios de la carne de cerdo y pollo con la de la carne vacuna. Si bien los primeros dos productos tienen precios muy inferiores, cuando estos suben, también sube el de la carne vacuna.

“Debido a los casos de vaca loca en Brasil, se dio una escasez de carne en el mercado chino. Por lo tanto, los precios de la carne vacuna y del cerdo subieron simultáneamente. Y también hace ya varios años hubo una escasez de pollos en China, y vimos la misma tendencia”, explicó. 

Por otra parte, comentó que si bien los precios de las carnes de cerdo y pollo son muy bajos, el precio de la carne vacuna sigue siendo alto. “En los últimos años aumentó significativamente la demanda de carne vacuna en China; de 2018 a 2022 el volumen de importación se duplicó”, destacó.

El crecimiento de la industria frigorífica en India y el mundo de los extremos

El consultor australiano Simon Quilty analizó el panorama internacional en una conferencia sobre el mercado global de la carne, organizada por ACG.

 

El consultor australiano Simon Quilty analizó el panorama internacional en una conferencia sobre el mercado global de la carne, organizada por la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG).

En su presentación hizo foco sobre los extremos que vive el mundo en la actualidad y sobre el importante crecimiento que está registrando la industria frigorífica en India, que en el último año se expandió 20%. 

Quilty visitó India hace algunos semanas y destacó ese aspecto. Destacó que en 2021 la industria cárnica de la India presentaba los siguientes datos: 306,7 millones de cabezas de ganado; más de 70 millones de terneros; 200 millones corresponde a ganado lechero y 110 búfalos. La faena se ubicó en 40 millones de cabezas, con 106 kilos de carcasa por animal. 

Destacó que allí la calidad de las plantas de faena es muy alta. Hubo nuevas inversiones, y los frigoríficos tienen una calidad similar a los de Australia, Estados Unidos, Nueva Zelanda o Uruguay, con estándares muy altos. 

A pesar de la consolidación de la industria cárnica en la India, el número de empresas privadas en el negocio cayó drásticamente, y eso se debió a los problemas de acceso a China. En los últimos cinco años, el acceso a través de los canales grises cayó 28% y los exportadores tuvieron que aprender a diversificarse. 

En Vietnam y Hong Kong, por donde pasaba la carne de contrabando a China, hubo una caída dramática este año. En octubre de 2020 eran 57,6 miles de toneladas las que iban por esos canales grises, y en enero de este año fueron apenas 14,5 miles de toneladas.

Los exportadores de la India tienen que vender ahora esa carne de búfalo a otros mercados. Tienen Medio Oriente como destino del 50% de las exportaciones, a Asia va el 44% y el restante 6% va a otros mercados como Egipto, Marruecos, Malasia, Vietnam, Irak, Indonesia y Hong Kong.

El consultor puntualizó que India deberá mejorar la calidad y el estándar para tener acceso al mercado, mientras que China requería estándares muy bajos; y por eso tuvieron que hacer esa inversión tan importante.

En los últimos ocho meses el negocio cárnico en India tuvo márgenes negativos. Perdieron entre US$ 50 y US$ 150 por cabeza. El 75% del comercio depende mucho de las finanzas bancarias. Y el número de exportadores cayó de 82 a 60 y es probable que siga cayendo, planteó el analista. 

Proyectó que las cinco principales compañías serán quienes dominen la producción de carne en India. Y destacó que las grandes instalaciones que se están construyendo son de última generación, aumentando 20% su capacidad de faena este año. 

El precio del búfalo de la India ha caído drásticamente desde abril del año pasado. Esto refleja que hay más producción que está saliendo de la India y así caen los precios, dejándoles márgenes negativos, lo que llevará a que exportadores se salgan del mercado.

También señaló que el petróleo sigue jugando un papel muy importante en el valor del búfalo que se exporta a Medio Oriente. 

Erradicación de la fiebre aftosa

Quilty afirmó que India está jugando un juego de largo aliento. En setiembre de 2019 lanzaron el Programa de Control Animal Nacional, para erradicar la aftosa y la brucelosis en 2030. Esto requiere aplicar 1.000 millones de vacunas, 300 millones a vacas y búfalos, 200 millones a caprinos y ovinos y 10 millones a cerdos.

El analista advirtió que si en India logran eliminar la aftosa podrían ingresar a China, y tienen mucha confianza en lograr ese objetivo para 2030. 

El precio de la carne de la India vale alrededor de una cuarta parte de lo que se paga en Australia o EEUU, y la mitad de lo que vale en Brasil.

“Pienso que si erradican la aftosa, el precio del búfalo de la India se duplicará de la noche a la mañana y será muy competitivo comparado con Brasil”, dijo.

Un mundo convulsionado por los extremos

En la primera parte de su charla, Quilty se refirió a varias situaciones extremas que atraviesa el mundo en la actualidad, como la inflación en Estados Unidos y el mundo; los desastres naturales, con sequías e inundaciones en diferentes regiones; la guerra entre Rusia y Ucrania; precios extremos para el petróleo, los granos, la carne, insumos y servicios logísticos, entre otros; enfermedades extremas, que afectan a la salud humana y animal; y escasez extrema de alimentos.

¿Qué hace el mercado cárnico para contrarrestar estos eventos extremos?

Debido a todos los problemas que se están generando en el mundo, la carne bovina y ovina de exportación de Australia se está enviando cada vez más al mercado interno. Se exporta menos porque se plantea un menor riesgo, explicó Quilty.

El mercado también está muy preocupado con la lentitud existente en el transporte y las dificultades para ingresar a ciertos países. China ha sido un enorme problema para Australia, y esto lo lleva a cambiar las exportaciones de productos enfriados por congelados.

Por otra parte, ante la falta de mano de obra a nivel mundial las compañías como McDonald ‘s introducen tecnología para que los clientes hagan sus pedidos y paguen directamente frente a una pantalla. 

Señaló que el aumento de los costos de carga es un problema, como los seguros. Así que hay cada vez más interesados en fijar los precios de 6 a 12 meses, para evitar todos estos eventos extremos. 

Comentó que los vendedores de carne a nivel mundial no quieren vender a futuro debido a la incertidumbre; mientras que los compradores quieren comprar lo más posible, a medida que van subiendo los precios. Por lo tanto, “encontramos que los compradores quieren tener stocks de gran volumen”, dijo. 

Todo se resume en tener la mayor cantidad de carne y productos básicos posible, puntualizó.

“Si en junio de 2023 el stock cae a 11 millones de cabezas o menos, se encienden todas las alarmas”

Conclusiones finales de la presentación del Ing. Agr. Rafael Tardáguila en la conferencia sobre el mercado global de la carne, organizada por ACG, con la participación de consultores internacionales. Contenido exclusivo para socios y suscriptores.

 

Si en junio de 2023 el stock ganadero de Uruguay cae a 11 millones de cabezas o menos, “se encienden todas las alarmas”, advirtió el Ing. Agr. Rafael Tardáguila, consultor uruguayo que participó de la conferencia internacional sobre el mercado global de la carne, realizada el lunes 28 con la organización de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG). 

Tardáguila realizó la presentación titulada: ¿Son sostenibles los precios y el nivel de faena en Uruguay? Y fue el primero de los tres expositores que participaron de esta actividad, que continuó con el australiano Simond Quilty y el chino Gerrard Liu. 

Proyecciones de faena y stock

Tardáguila repasó que en 2021 Uruguay logró faena récord, llegando a 2,638 millones de vacunos faenados, y destacó que “este fervor ha seguido en este primer trimestre del año. Cuando cierre marzo, estaremos en los 12 meses corridos con 2,7 millones de vacunos faenados. Récord para el país”.

En lo que va de este año, en comparación con el mismo período del año pasado, según información del Instituto Nacional de Carnes (INAC), lo que más aumenta son los novillos de dos a cuatro dientes. 

“Con el dato de esta semana aumentó 32%, ya había aumentado 32% el año pasado, es impresionante lo que se está acelerando la terminación de los animales”, enfatizó. 

Pero también aumenta la faena de vientres, advirtió Tardáguila. Indicó que la faena de vacas se incrementó más de 13% y la de vaquillonas 16%, y entre las dos categorías el aumento fue del 14%. 

Señaló que, al anualizar la faena de vacas, sin tener en cuenta las vaquillonas, “estamos en 1 millón de cabezas a febrero. Se puede decir que había cierta compensación, pero de todos modos es un nivel históricamente alto”. 

¿Se está comprometiendo el rodeo de cría?

Según los datos provisorios del año 2020/21 -el definitivo todavía no está-, el stock de vacas de cría ya había mostrado una caída de 58.000 cabezas en el rodeo de cría respecto al año anterior, cuando hubo un récord de 4,350 millones de animales. 

“Es un hecho que este año va a volver a caer. En lo que va de este ejercicio ya se faenaron 600.000 vacas y vaquillonas más que el año pasado. Siendo conservadores, tal vez caiga en unas 150.000 cabezas adicionales, y se pasaría a 4,150 millones, lejos de los picos de 2019/20”, advirtió. 

Tardáguila consideró que esas cifras todavía no son como para encender todas las alarmas, porque con un aumento de 3% o 4% en la tasa de destete se podría compensar. Pero a la vez reconoció que no es fácil aumentar 3% o 4% la tasa de destete, sobre todo si no se tiene un año muy bueno desde el punto de vista climático.

“El rodeo vacuno al finalizar este ejercicio seguramente mostrará una caída de unas 400.000 cabezas, esto lo publicamos en la revista de ACG de febrero, llegando a 11,4 millones de cabezas, manteniéndose más o menos en los niveles de los últimos años”, estimó. 

Pero avisó que “si se mantiene este nivel de actividad tan importante, hay algunas proyecciones desde la industria de que se podría mantener este año una faena del entorno de 2,7 millones de cabezas, no hay como compensarlo”.

Por otra parte, sostuvo que #el dato de la producción de terneros ya está, no va a crecer en relación a los datos actuales (algo más de 2,8 millones); y después tenemos el desafío de que será más chico el rodeo de cría”.

Señaló que si el stock cae en otras 400.000 cabezas “estaremos en unos 11 millones de vacunos, la menor cantidad en lo que va del siglo. Ahí sí se me encienden todas las alarmas, porque hemos tenido una ganadería con algunos indicadores esplendorosos, espectaculares en crecimiento, primero en la fase de engorde y después en la de recría, pero eso todavía no ha llegado a la cría”. 

Afirmó que ese aumento de productividad “tiene que llegar a la cría para que no pase esto. La mejor forma de que llegue es con un buen precio por el ternero, no hay otra manera; y que estén abiertos todos los mercados para el ternero, para que tenga la mayor cotización posible”.

Pero, de todas maneras, remarcó que si en el ejercicio 2022/23 hay un nivel de faena tan importante como el que hubo hasta ahora, “me empiezo a preocupar por el mediano plazo, por la cantidad de animales que tendremos para comercializar en 2024/25 y para faenar en 2025/26”.

¿Estos precios son sostenibles?

Tardáguila señaló que las condiciones del mercado internacional continúan indicando que la mayor probabilidad es de que los precios se mantengan firmes en el mediano plazo. 

Pero advirtió que las relaciones de precios respecto a los demás países de la región y a los de otros exportadores indican que el precio en Uruguay está “algo recalentado”.

También sostuvo que “está algo recalentado en comparación con el valor medio de exportación”.

En definitiva, dijo que las expectativas son de un mercado “algo demandante y con precios altos, con las lógicas oscilaciones que siempre se dan”. 

En ese sentido, llamó a seguir de cerca el avance de la pandemia en China.

“Hay que tener especial cuidado cuando los precios son muy altos, ir siguiéndolos muy de cerca, para no tener un traspié”

Entrevista con el CEO de Marfrig Uruguay, Marcelo Secco. Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG.

 

¿Cómo ve al negocio cárnico en este momento?

Al cierre del primer trimestre del año, el negocio tiene algunas señales importantes en las variables de ajuste, a las que hay que estar atentos. Me refiero a un cambio de comportamiento de la precificación de los importadores en China, que pretenden valorizar menos los negocios para fines de este mes y principios de abril.

Habitualmente era lógico que eso pasara en China, y más se entiende cuando vemos que los precios internos de la carne de cerdo son más bajos y se recompuso la oferta de carne vacuna importada en China. O sea, la oferta es buena, los precios están altos y por eso la pretensión o las posiciones son más restrictivas.

Plantean 6%, 7% y hasta 8% menos de valor. Hay que estar muy atentos a eso, porque China es nuestro principal mercado formador de precios.

Si este fin de trimestre tuviera que estar caracterizado por algo, sería por los fuertes precios desde el punto de vista de las materias primas y la intención de nuestro principal mercado, de corregir un proceso de valorización que se venía dando desde finales del año pasado.

¿Se están cerrando negocios con ese ajuste de precios que proponen los compradores chinos o ustedes se mantienen firmes en la negociación?

Uno intenta ponerse ciertos objetivos, pero tiene que estar leyendo lo que pasa con la oferta, y tanto en suba como en baja, hay que seguir haciendo negocios. Quizá la velocidad de concertación de negocios sea menor, para intentar explorar un poco más el comportamiento del mercado en relación a los precios, pero tanto cuando sube como cuando baja, habitualmente se cierran negocios.

¿Cuándo se entrega la mercadería de los negocios que se cierran ahora?

Los negocios con China son de tres a cinco semanas de entrega. Ahora estamos cerrando para abril, tanto de programas regulares como de spot.

Dada la correlación entre el precio de la tonelada de carne de exportación y el precio del ganado gordo, ¿podría esperarse un ajuste de precio de la hacienda a faena?

En la medida que se ajusta el precio de la tonelada de carne de exportación, a la larga o a la corta el precio arbitra y ajusta. A mi entender, esa efervescencia que vivió el mercado de exportación, que se reflejó en el mercado de hacienda, pasa a tener alguna señal de cautela que hay que tomar en cuenta.

También sabemos que en el mercado de haciendas hay un proceso. Desde el punto de vista forrajero las variables se empezaron a normalizar recién en el verano, desde mediados de enero hacia acá, así que es ilógico pensar que inmediatamente se recompondría la oferta.

Además, se suma otro elemento que también juega en esto, que son las relaciones de precios con la reposición, específicamente la relación flaco-gordo, para quien está reponiendo previo a la entrada del invierno.

A mi entender, a fines de marzo y abril se empezarían a reencontrar un poco más las relaciones de mercado, porque las ventas corrigen la tendencia, y el precio del ganado continúa firme.

¿La intención de Marfrig es mantener el ritmo de faena?

En la medida que validemos negocios, nuestra intención es seguir de forma activa, fuerte. Seguiremos así en la medida que el mercado lo permita. Pero permanentemente hay que estar leyendo los dos mercados, afuera y adentro, para evaluar cuál es el mejor momento para otorgar licencias o hacer algún mantenimiento programado.

Hay que estar leyendo cuál es el mejor momento para reducir la actividad, generalmente se intenta hacer cuando las puntas del negocio se encuentran.

Durante mucho tiempo la industria reclamó más materia prima por la capacidad ociosa que tenía su infraestructura, ¿la actividad de estos años les permitió diluir costos?

No hay dudas de que el sector primario responde a las señales, y lo vemos en la dentición de faena, en el crecimiento del área de pasturas. Tampoco debemos olvidar que llevamos más de dos primaveras con déficit hídrico, en algunas zonas más generalizadas, pero esas cosas restan, así como la suba de los precios de los insumos, pero a pesar de eso el sector productivo siguió apostando a producir.

En contrapartida está nuestro compromiso de valorizar y procesar. Las dos cosas se han venido encontrando, y ojalá que Uruguay siga así. Nuestra intención es tener una demanda sostenida, dar señales claras e ir leyendo el mercado de forma permanente.

A veces el mundo nos enfrenta a algunos desafíos extramercado, como la suba de los costos de producción, por el lado de los insumos.

Por suerte el conflicto en Ucrania no generó grandes trabas desde el punto de vista comercial. Hubo desafíos, que desnudaron un montón de falencias en las que Uruguay tiene que seguir trabajando, como el acceso a mercados, pero no hemos visto en los tres principales destinos una afectación de nuestras exportaciones.

¿Cómo está la demanda de Europa y Estados Unidos?

Europa ha vuelto a tener una demanda firme, también influye que Argentina, que es un referente del precio de la carne en Europa, valoriza muy bien y las restricciones a la exportación provocan que el mercado reaccione sensiblemente.

Argentina viene liderando, como ha sido casi siempre, la referencia de precio en Europa. Y Uruguay está usufructuando de una Europa dinámica en este otoño.

En los últimos años la alteración era la pandemia, más allá de algunos temas que Europa flexibilizó y todavía no resolvió, parecería que el mercado tendería a normalizarse para poder tener previsibilidad en la demanda, tanto para ganado terminado a granos como a pasto.

En definitiva, a Europa la veo bien. Todavía no hemos visto una afectación por el conflicto.

En Estados hay algunas señales. El mercado interno tienen una fuerte valorización de su carne, pero a su vez hay algunas señales desde el punto de vista de su economía que son algo más auspiciosas que el año pasado, además de la recomposición de la oferta de otros países, como Brasil, que entró muy fuerte al mercado estadounidense; además de Australia y Nueva Zelanda, que marcan la tendencia de precios de carne magra que importa Estados Unidos.

Pero el mercado está bien, firme, en las últimas semanas corrigió la tendencia de suba, ajustó algunos centavos el precio de la carne magra, pero a nuestro entender sigue siendo una pata muy importante para Uruguay. Aunque me gustaría que podamos usufructuar de un mayor volumen con un gravamen diferente.

En definitiva, Europa y Estados Unidos vienen funcionando activamente y muy bien.

¿Cómo tomaron las medidas del gobierno de exoneración del IVA al asado y que les hayan solicitado congelar el precio de la carne con hueso durante un mes para atender al mercado interno?

En un momento de precios altos uno tiene que mirar que el mercado interno no logra sostener el consumo, absorber esos precios, y el gobierno está dispuesto a relegar la recaudación del IVA del asado por un mes.

Nos parecía que esa era una buena señal, para generar un compromiso de estabilidad, y que el Estado relegue sus ingresos, para darle una señal al consumidor, en el asado y en toda la carne con hueso, donde hay una congelación de precios.

No es algo a lo que estemos habituados, lo miramos con cautela, por algunos ejemplos en la región que nos preocupan, pero más allá de eso hay un proceso transparente y genuino, para plantearlo, tanto cuando se puede hacer como cuando no se puede hacer, como ha ocurrido en otros momentos.

En particular no lo veo con preocupación, porque hay un diálogo abierto, y a su vez la información es bien transparente, está toda arriba de la mesa, principalmente en lo que INAC articula.

¿Cómo proyectan el negocio hasta fin de año?

Hay que seguir observando lo que le puede pasar al mundo, en función de las variables que genere este conflicto. Pero normalmente a los países productores de materias primas, estos procesos de desorden nos benefician.

La demanda está, va a estar en nuestros principales mercados. Uruguay tiene un montón de deberes. Cuando tuvimos que salir de Rusia vimos que los destinos que hay para la lengua y el hígado pagan precios sustancialmente menores, y eso impacta en la valorización total del animal y de la tonelada de exportación.

En función de que esos deberes también se aceleren, que se pueda mejorar el acceso a Corea del Sur, Japón, Sudeste Asiático, China, Estados Unidos y Europa, considerando que la demanda está, que el conflicto aparentemente afectó fuerte a los insumos, y que el clima da señales de recomposición, esperamos un buen año de actividad.

En resumen, esperamos buena demanda, que haya trabajo, pero hay que tener especial cuidado cuando los precios son muy altos, ir siguiéndolos muy de cerca, para no tener un traspié en las relaciones de precios. Pero más allá de eso no veo amenazas críticas que nos puedan impedir tener otro gran año como lo fue el 2021.

Informe de coyuntura económica y comercial

Elaborado por el Dr. Ignacio Bartesaghi a pedido de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG). Las  valoraciones realizadas en el documento son de entera responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan ni comprometen la posición de ACG. Contenido exclusivo para socios y suscriptores.

 

Principales contenidos del informe: 

  • La guerra en Ucrania y sus posibles impactos en la región y Uruguay.
  • El comercio exterior de Uruguay de interés para el sector cárnico. 
  • Principales noticias de interés comercial a nivel mundial, regional y  local.
  1. La guerra en Ucrania y sus posibles impactos en la región y Uruguay 

Tras semanas de incertidumbre, finalmente el jueves 24 de febrero se desató la guerra en Ucrania. El primer mandatario ruso, Vladimir Putin, pone en riesgo la estabilidad mundial con una incursión que es una violación flagrante del derecho internacional. El conflicto en Ucrania lleva más de dos semanas y se intensifica, sin un panorama claro sobre su resolución, si bien siguen adelante los esfuerzos negociadores. 

A nivel internacional las potencias occidentales y en especial Estados Unidos mantienen su posición respecto a no incursionar en el país europeo invadido, ya que el mismo no integra la OTAN. Independientemente de dicha decisión, tanto la Unión Europea, Estados Unidos como otras potencias internacionales, han aplicado sanciones económicas inéditas contra Rusia y sus principales autoridades, lo que tendrá impactos severos en dicho país, pero también en  la economía internacional. 

Mientras la ofensiva militar se extiende en el tiempo y causa miles de muertos, además de más de 2,5 millones de desplazados, lo que afecta directamente a la Unión Europea y su agenda de los próximos años, el mundo observa con atención los impactos de un conflicto que, si bien puede ser algo lejano para Uruguay, tendrá efectos diversos.  

De hecho, ya se observa una distorsión de los precios de los commodities (alimenticios, energéticos y minerales), los que subieron estrepitosamente desde que concretó la invasión de Rusia al país europeo, el que vale recordar es el más grande de Europa (sin contar el  territorio ruso europeo) con 45 millones de habitantes.

Además, se trata de un país de renta  baja en términos de su producto per cápita, pero muy rico en disponibilidad de recursos naturales como minerales, carbón, petróleo, titanio, entre otros. Asimismo, es un gran  productor agrícola, siendo uno de los principales jugadores en maíz y trigo. 

Un conflicto de estas características aumentará los niveles de incertidumbre a nivel global,  justo en momentos en que se comenzaba a transitar una recuperación luego de los inéditos impactos de la pandemia. Las próximas semanas estarán marcadas por la evolución del  precio del petróleo, las restricciones asociadas a las sanciones económicas impuestas a Rusia  por gran parte de la comunidad internacional, las restricciones logísticas que llevarán a  presiones inflacionarias aún mayores y los impactos en los entornos de negocios por la  inestabilidad bursátil y los impactos en las monedas locales por la fortaleza del dólar, todo lo  que afecta entre otras cosas los proyectos de inversión en curso. En definitiva, las proyecciones económicas para el año 2022 están en revisión y los temores de un conflicto de  mayor envergadura aumentan con el paso del tiempo. 

1.1 Posibles impactos en la región y en Uruguay 

La región y en particular Uruguay no están ajenos a los efectos de una guerra de estas características, por más que los mismos pueden clasificarse como indirectos más que como impactos directos. Como se mencionó anteriormente, los indirectos tienen que ver con la  suba del dólar, el aumento del precio del petróleo y el importante crecimiento de algunos de los commodities, los que por cierto muchos son exportados por Uruguay.  

Si bien pueden identificarse ciertos beneficios, los mismos son de corto plazo, ya que debe tenerse en cuenta el impacto por el aumento de los combustibles, los fletes internacionales y del precio de los insumos adquiridos desde el exterior (Rusia es el tercer exportador  mundial de combustibles).  

Para Uruguay el caso del aumento de los combustibles es especialmente relevante, ya que el  mismo repercute en el precio internacional de otros productos que Uruguay adquiere como insumos para su producción, así como los costos de las operaciones logísticas y sus actividades asociadas. 

Como puede observarse en el gráfico presentado a continuación, el precio del petróleo ya se  venía recuperando en los últimos meses, pero muestra un pico de crecimiento luego de la invasión rusa a Ucrania, con valores que llegaron a superar los US$ 120 por barril. En los  últimos días el precio registró una baja debido a las expectativas por un alto el fuego en  Ucrania y los temores por un posible nuevo brote de coronavirus en China y Oceanía. 

Gráfico 2 – Precio del petróleo 

Fuente: https://www.puentenet.com/cotizaciones/commodity/ZS4

 

Como se señaló anteriormente, sí pueden existir beneficios en el corto plazo por el aumento  de los precios de otros productos agrícolas, ya que Rusia y Ucrania son grandes jugadores en  la producción y exportación de muchos de estos bienes (en conjunto explican el 30% de la producción mundial de trigo). En efecto, todos los precios están al alza (lo que genera además más presión inflacionaria a nivel mundial), caso del trigo, soja, maíz, lácteos y la carne, pero también aumentan los valores de comercialización de los agroquímicos, envases, entre otros.

Gráfico 3 – Precios internacionales de productos agrícolas seleccionados 

Fuente: https://www.puentenet.com/cotizaciones/commodity/ZS4 

Además de los efectos indirectos mencionados, sí puede existir un impacto directo en las corrientes de comercio con Rusia, ya no solo por posibles represalias del gobierno de Putin  por los posicionamientos sobre el conflicto de algunos de los países miembros (se han dado diferentes énfasis), como por la imposibilidad de operar comercialmente con Rusia por su eventual exclusión del sistema financiero (los bancos fueron excluidos del sistema SWIFT) o los impactos en las operaciones por las medidas ya vigentes impuestas por la Estados Unidos y la Unión Europea.

En el caso del Mercosur, en 2020 sus miembros importaron US$ 3.162 millones y exportaron US$ 2.5622, un monto que como puede observarse en el gráfico presentado a continuación es muy inferior al registrado algunos años atrás. En términos de su participación Rusia no es un jugador de relevancia para el Mercosur, explicando en 2020 el 1,4% de las compras  totales y el 0,9% de las exportaciones totales del Mercosur. 

En definitiva, es claro que Rusia no está en las primeras posiciones de los socios del  Mercosur, además de que el bloque muestra una elevada concentración en su comercio con la potencia mundial. En el caso de las exportaciones 5 productos explicaron el 74% de las  ventas externas, destacándose las semillas oleaginosas (30% del total) la carne y despojos  comestibles (27%), frutas y frutos comestibles (6%), leche y productos lácteos (6%) y café  (5%).

Si se replica el mismo ejercicio para las importaciones, la concentración es aún mayor,  ya que 5 rubros importados explicaron en 2020 el 86% de las compras del bloque desde Rusia, con la importante presencia de los abonos representando el 63% de las adquisiciones  desde dicho origen.

Gráfico 4 – Evolución del comercio exterior de bienes entre el Mercosur y Rusia  

De acuerdo con datos de Trade Map incluyendo a Venezuela.

Gráfico 5 – Participación de Rusia en el comercio exterior del Mercosur

Importaciones totales del Mercosur vs. Part. de Rusia en exportaciones totales del Mercosur 

Fuente: elaboración propia en base a Trade Map. 

 

Un análisis realizado por producto comercializado, indica que los miembros del Mercosur no poseen elevados niveles de dependencia con Rusia en lo que refiere a la dependencia como mercado exportador y proveedor. En ninguno de los bienes intercambiados se supera el 20% (Rusia en el total exportado o importado por el Mercosur). 

En términos de los posibles impactos por posibles cortes en los flujos comerciales por los aspectos ya señalados, es importante identificar qué importancia tiene Rusia como comprador o proveedor de los principales bienes comercializados por el Mercosur con dicho  país, lo que podría adelantar el nivel de dificultad que enfrentarían los países suramericanos a la hora de redireccionar dichas corrientes hacia otros mercados. 

Tomando las principales corrientes de exportación, los que muestran mayor dependencia con Rusia son las frutas y frutos comestibles (Rusia explica el 8% del total colocado por el  Mercosur en el mundo), leche y productos lácteos (7%), preparaciones alimenticias diversas (5%), carne y despojos comestibles (3%), pescados y crustáceos (3%), tabaco (3%) y materias  albuminoideas; productos a base de almidón o de fécula modificados (3%). 

En el caso de las importaciones las mayores dependencias con Rusia se identifican en los abonos (Rusia provee el 20% del total adquirido por el Mercosur), perlas finas, cultivadas, piedras y metales preciosos (12%) y aluminio y sus manufacturas (8%).

En definitiva, si bien son montos absolutos de importancia, las dependencias comerciales con Rusia no son sustantivas, por lo que, de existir cortes en los flujos comerciales por los efectos de las sanciones o el impacto económico en Rusia por los bloqueos, no serían sustantivos para la economía del Mercosur. 

1.2 El comercio exterior de Uruguay con Rusia y con Ucrania 

El comercio entre Uruguay y Rusia superó en 2021 los US$ 200 millones, con exportaciones  por U$S 117 millones en 2021 e importaciones por US$ 101 millones en el mismo año. Como  puede observarse en el gráfico presentado a continuación, las ventas hacia el mercado ruso llegaron a montos muy superiores, alcanzando en 2011 cerca de los US$ 400 millones y a cerca de US$ 600 millones en 2013 en las compras desde ese mercado. 

En los dos primeros meses de 2022 las ventas hacia Rusia treparon a los US$ 20 millones, representando el 1,2% de las ventas totales, mientras que las compras externas desde Rusia alcanzaron los US$ 16,8 millones, explicando el 0,9% del total de las importaciones nacionales en el primer bimestre de 2022. 

A la hora de identificar los posibles impactos para Uruguay en dichas corrientes, debe tenerse en cuenta la elevada concentración existente en los flujos de comercio, ya que en  2021 el 80% estuvo explicado por lácteos (manteca y queso y requesón) y carne y despojos  comestibles (despojos comestibles y carne bovina congelada), seguido en bastante menor  medida por las semillas (soja) y pescados (pescado congelado). 

Gráfico 6 – Evolución del comercio exterior entre Uruguay y Rusia 

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA.

 

Si bien se trata de montos muy elevados en términos absolutos, en especial en el caso de los  lácteos (49,1 millones) y la carne (45,3 millones), se trata de colocaciones que podrían ser direccionadas hacia otros mercados, además de que en términos porcentuales Rusia representa un porcentaje relativamente menor en las colocaciones totales de Uruguay de  esos dos productos (8,9% en el caso de los lácteos y 1,0% en el de las carnes y despojos  comestibles en los dos primeros meses de 2022). 

En el caso de las importaciones, en 2021 los abonos explicaron el 69% de las adquisiciones totales uruguayas desde Rusia (US$ 69,4 millones), seguido por el petróleo con el 19% (US$  149,1 millones). En lo que refiere a las dependencias de Uruguay con Rusia a nivel de  producto, en el caso del petróleo es muy baja (2,4% en los dos primeros meses de 2022),  mientras que en el de los abonos la dependencia es alta (27,7% del total importado del  mundo de ese producto), por lo que será una presión adicional que afectará al alza el precio  de dicho insumo. 

El comercio entre Uruguay y Ucrania es prácticamente insignificante, con corrientes de exportación con US$ 879 mil de exportaciones en 2021 y US$ 3,2 millones de importaciones  en el mismo año.  

Gráfico 7 – Evolución del comercio exterior entre Uruguay y Ucrania 

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA.

 

En 2021, Uruguay exportó a Ucrania productos farmacéuticos, frutas y frutos comestibles y  pescados, mientras que adquirió principalmente abonos, máquinas y aparatos mecánicos, plásticos y sus manufacturas y productos diversos de la industria química. En el caso de las  importaciones solo 7 empresas superaron compras por US$ 100, mientras que en el de las exportaciones solo 3, por lo que el impacto directo esperado por la crisis en Ucrania en los  flujos bilaterales es mucho menor al de Rusia. 

2 El comercio exterior del sector cárnico y de sus insumos en Uruguay – primer bimestre de 2020  

2.1 Exportaciones 

En el primer bimestre de 2022 las exportaciones uruguayas de bienes continúan mostrando  un muy buen desempeño, con un crecimiento del 41,8% sin zonas francas y un 43,6%  incorporando las ventas realizadas desde las mismas. En lo que va del año la carne ha sido el  principal producto de exportación del país (sin considerar las zonas francas), con una  variación del 68% e incidiendo 17 puntos porcentuales del crecimiento. En contrapartida se  registra un mal desempeño de los animales vivos. 

Cuadro 1 – Exportaciones de productos seleccionados 

(Período enero – febrero) 

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA.

 

Profundizando el análisis para el caso de la carne, señalar el buen desempeño de la carne  bovina fresca o refrigerada, que aumentó 116%. Hay que destacar a su vez la caída de la  carne ovina, que disminuyó -9% en el mismo período.

Cuadro 2 – Exportaciones de carne a nivel de Partida del SA 

(Período enero – febrero)

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA. 

 

En los dos primeros meses de 2022 la carne se exportó a 38 mercados (colocaciones  superiores a los US$ 100 mil), de los cuales 7 destinos superaron ventas por más de US$ 10 millones. China es el principal destino de las ventas de carne explicando el 64,8% del total  colocado y aumentando un 93% con relación al mismo bimestre de 2021. Cabe resaltar el  muy buen desempeño de Países Bajos, Japón, Chile, España, Reino Unido y Suiza. 

Cuadro 3 – Exportaciones de carne por destino  

(Período enero – febrero) 

A nivel de empresa un total de 25 registraron ventas por más de 1 millón de dólares en el  primer bimestre de 2022, de las cuales 17 superaron exportaciones por US$ 10 millones. Frigorífico Las Piedras se ubicó en la primera posición seguido de Frigorífico Tacuarembó.  Como puede observarse en el cuadro 4, el crecimiento de las ventas externas ha sido  generalizado con pocas excepciones (Pulsa, Frigocerro, Sarel, Agroindustrial del Este, Oferan,  Ersinal, Sidercol). 

Cuadro 4 – Exportaciones de carne por empresa 

(Período enero – febrero) 

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA.

 

En el caso de los animales en pie se observa una disminución muy importante de las  colocaciones externas, cayendo -82% con relación al mismo período de 2021, lo que se  explica por la caída de las ventas de animales de la especie bovina.

Cuadro 5 – Exportaciones de animales en pie por Partida del SA 

(Período enero – febrero)

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA.

En 2022 China ocupó la primera posición en las ventas de animales en pie, explicando el 98%  del total. Los principales mercados en las ventas de 2021 como Turquía, Líbano e Irak no  registraron operaciones en el primer bimestre de 2022. 

Cuadro 6 – Exportaciones de animales en pie por destino 

(Período enero – febrero) 

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA. 

 

El número de empresas que opera en el sector de animales en pie es relativamente bajo, y  muchas de ellas no registraron operaciones en los dos primeros meses de 2022. En dicho  período se destacan las operaciones de una sola empresa (Roamoso), mientras que  Gladenur, Olkany y Herbal Paradise no registraron ventas.

Cuadro 7 – Exportaciones de animales en pie por empresa (Período enero – febrero)

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA. 

2.2 Importaciones 

En el primer bimestre de 2022 las importaciones uruguayas totales aumentaron 40,8%.  Atendiendo a los productos de interés para el sector, en especial por la necesaria compras  de insumos para el sector cárnico (como cereales, semillas y agroquímicos) se observa un  desempeño dispar, con caídas importantes en las compras externas de cereales (-89%) y un aumento considerable de los abonos (153%). Las importaciones de carne adquieren mayor  relevancia en los últimos años, tendencia que se profundizará aún más por la suba del precio  de este producto en los últimos meses. En el primer bimestre las adquisiciones de carne 

treparon a los US$ 34, 8 millones, un 9% más que en el mismo período de 2021. 

Cuadro 8 – Importaciones de productos seleccionados 

(Período enero – febrero) 

Fuente: elaboración propia en base a SmartDATA. 

En cuanto a los mercados de origen, en el caso de la carne el principal origen fue Brasil  explicando el 78%, seguido por Paraguay. En el caso de los abonos el principal mercado es  Rusia (corriente de exportación que se verá afectada por la crisis en Ucrania) que en los dos primeros meses de 2022 explicó el 28% del total. En importancia le siguen Bielorrusia (que  también está siendo sancionada por las potencias occidentales, por lo que el comercio con  este país también puede verse afectado) explicando el 15%. Otros mercados proveedores en  los dos primeros meses de 2022 fueron Canadá, Brasil, Egipto, Omán y México. Argentina y  Brasil fueron los dos principales orígenes de las compras de químicos inorgánicos (44% del  total), seguido por China y Turquía. En el caso de las semillas y frutos oleaginosas, el 44%  provino de Argentina (país que está acentuando las prohibiciones a las exportaciones y suba  de las retenciones en el sector agrícola3), seguido por Nueva Zelanda y Canadá. Los cereales  son originarios de Argentina y Paraguay (83% del total), seguido en menor medida por Brasil,  mientras que en el caso de los animales se destaca Argentina y Brasil explicando el 91% del  total de las compras externas de este producto. 

  

3 Brief de noticias comerciales de interés  

3.1 Multilateral 

La economía y el comercio mundial registraron una fuerte recuperación en 2021 (en el  entorno del 6% y 10% respectivamente de acuerdo con el FMI y la OMC) luego del impacto  de la pandemia en 2020. Las economías emergentes en especial China, India y el Sudeste  Asiático mostrarán un mejor desempeño en los próximos años. 

https://www.bloomberglinea.com/2022/03/16/restricciones-al-trigo-y-la-soja-como-impactan-en-uruguay las-medidas-de-argentina/

A nivel de comercio, resaltar que el rebote registrado a principios del año pasado comenzó a  moderarse desde los últimos meses de 2021 por las perturbaciones en la oferta asociadas a  las dificultades logísticas que están afectando las cadenas de suministro (en el tercer  trimestre de 2021, el crecimiento del volumen del comercio de mercancías se redujo al 8,1%  interanual)4. De cualquier forma, de acuerdo con los datos del Barómetro de la OMC las  expectativas para el año en curso son positivas, si bien la última medición no contempla los  efectos de la guerra en Ucrania. Las proyecciones de crecimiento para el año 2022 están en el entorno de 4%. 

Gráfico 9 – Barómetro de comercio de la OMC 

Fuente: OMC. 

En 2021 las dinámicas comerciales también estuvieron asociadas a la firma de acuerdos  comerciales, un tema de especial importancia para Uruguay y el Mercosur, que hasta la  fecha no han podido reaccionar frente a las tendencias mundiales. Mientras que en el  Mercosur se debate sobre la baja del arancel externo común (no se llegó a un acuerdo por lo  que Brasil definió la rebaja unilateral) y su flexibilización (lo que supone que Uruguay pueda  negociar un TLC con China y otras economías de forma bilateral), el mundo sigue avanzando  en la firma de acuerdos comerciales. De hecho, en 2021 se firmaron en el mundo 19  tratados comerciales, mientras que en el año anterior 37. De acuerdo con las estadísticas de  la OMC ya se cuenta con 353 acuerdos vigentes, en lo que se transformó en uno de los  fenómenos de mayor importancia de la globalización económica. 

En los últimos años la atención estuvo centrada en los conocidos como mega bloques, caso  del CPTPP (conocido como el TPP 11 ya sin Estados Unidos), la zona de libre comercio  africana (AfCFTA), la más importante si se considera el número de miembros y la reciente  puesta en vigor del RCEP, el acuerdo de mayor impacto a nivel global en términos  económicos, que como es sabido reúne nada menos que a China, Japón, Corea del Sur,  

4Fuente: https://www.wto.org/spanish/news_s/news22_s/wtoi_21feb22_s.htm

Australia, Nueva Zelanda y los 10 miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste  Asiático (ASEAN). 

Gráfico 10 – Acuerdos comerciales en vigor a nivel mundial 

Fuente: OMC. 

3.2 Unión Europea 

  • La Unión Europea (UE) abre consulta sobre los acuerdos de sostenibilidad en la  agricultura europea (más información en:  

https://cdeuv.es/noticies/menunoticias/item/23629-consulta-sobre-los-acuerdos-de sostenibilidad-en-la-agricultura-europea.html). 

  • La UE aprueba Dictamen sobre el Plan de Acción para la agricultura ecológica (más  información en: https://cdeuv.es/documentos/menudocuintern/item/23639-dictamen comite-europeo-de-las-regiones-plan-de-accion-de-la-ue-para-la-agricultura-ecologica.html). 
  • La UE aprueba dictamen sobre seguridad alimentaria y sostenibilidad (más  información en: https://cdeuv.es/documentos/menudocuintern/item/23671-dictamen comite-economico-y-social-europeo-seguridad-alimentaria-y-sostenibilidad.html)
  • Últimas noticias sobre las negociaciones comerciales de la UE: 

En febrero de 2022 se llevó a cabo la 12 ronda de Negociaciones con Australia (videoconferencia). No hay fecha para la realización de la ronda Nº13. En octubre de 2021 se  cerrarón las negociaciones que actualizan el Acuerdo de Asociación entre la UE y Chile, pero  aún resta el cierre de negociaciones políticas y se sigue adelante con la revisión legal y

traducción a los efectos de que la Comisión Europea pueda presentar el acuerdo al Consejo  de la UE y al Parlamento. 

Se planteó un proceso de modernización del acuerdo entre la UE y Turquía pero aún no  comenzaron las negociaciones. La UE tiene en curso otras negociaciones con Reino Unido  por Gibraltar, con Kirkistán, Uzbekistán, Andorra, Mónaco y San Marino. 

3.3 Estados Unidos 

  • Estados Unidos y Japón realizan la primera reunión en el marco del Acuerdo de  Asociación de Comercio (más información: https://ustr.gov/about-us/policy offices/press-office/press-releases/2022/march/readout-first-round-meetings-us-japan partnership-trade). 
  • Estados Unidos anuncia que quitará el beneficio de la Nación Más Favorecida a Rusia (más información en: https://ustr.gov/about-us/policy-offices/press-office/press releases/2022/march/statement-ambassador-katherine-tai-announcement-additional economic-actions-against-russia). 

3.4 Australia 

  • Se establece un panel sobre solución de diferencias en la OMC por diferencias  comerciales entre China y Australia (más información en:  https://www.trademinister.gov.au/minister/dan-tehan/media-release/establishment-wto panel-chinas-challenge-australias-trade-remedies-certain-products). 
  • Esfuerzos de modernización en la agricultura australiana (más información en:  https://www.austrade.gov.au/news/latest-from-austrade/trade-modernisation-delivers-the goods-for-the-agricultural-sector). 

3.5 Nueva Zelanda 

  • Nueva Zelanda cierra un acuerdo comercial con Reino Unido (más información en:  https://www.mfat.govt.nz/nl/trade/free-trade-agreements/free-trade-agreements concluded-but-not-in-force/new-zealand-united-kingdom-free-trade-agreement/). 

3.6 China 

  • China y Ecuador inician oficialmente negociaciones para suscribir un TLC (más  información en: China and Ecuador Officially Launches Free Trade Agreement Negotiations  – (mofcom.gov.cn). 
  • China y Nueva Zelanda aprueban protocolo de actualización del TLC bilateral (más  información en: China-New Zealand FTA Upgrade Protocol to Take Effect on April 7 – (mofcom.gov.cn).
  • Brasil baja su arancel nacional de forma unilateral sin el consenso del Mercosur (más  información en: https://www.gov.br/produtividade-e-comercio-exterior/pt br/assuntos/camex/estrategia-comercial/tarifas/perguntas-sobre-resolucao-gecex-269). 
    • Superávit comercial de Brasil en febrero es el mayor desde el año 2017 (más  información en: https://www.gov.br/economia/pt br/assuntos/noticias/2022/marco/superavit-de-fevereiro-e-o-maior-desde-2017-e-comercio exterior-bate-novos-recordes). 
    • Brasil lidera los agronegocios digitales en América Latina (más información en: https://apexbrasil.com.br/content/apexbrasil/br/pt/conteudo/noticias/brasil-atrai-90- porcento-dos-investimentos-em-agtechs-na-america-latina.html). 
    • Brasil inicia proceso para el ingreso a la OCDE (más información en:  https://www.gov.br/mre/pt-br/canais_atendimento/imprensa/notas-a-imprensa/nota conjunta-do-ministerio-das-relacoes-exteriores-da-casa-civil-e-do-ministerio-da-economia brasil-e-convidado-a-iniciar-processo-de-acessao-a-ocde). 

    3.8 Argentina 

    • En los primeros dos meses de 2022 transportar mercaderías fue 10 veces más caro  (más información en: (https://tradenews.com.ar/en-dos-meses-de-2022-transportar mercaderia-en-argentina-fue-10-mas-caro/). 
    • Argentina prohíbe las exportaciones de aceite y harina de soja. (más información en:  https://agroverdad.com.ar/2022/03/el-gobierno-cerro-las-exportaciones-de-aceite-y-harina de-soja-y-subirian-las-retenciones). 
    • Listado de empresa argentinas que participaron de la feria mundial de alimentos  Gulfood (más información en: https://www.inversionycomercio.ar/novedad.php?id=460). 
    • Argentina ingresa a la Franja y la Ruta de China (más información en: https://www.cancilleria.gob.ar/es/actualidad/noticias/acuerdo-con-china-la-argentina obtiene-financiamiento-para-obras-de). 

    3.9 Uruguay  

    • Visita de Lacalle Pou a Dubái para participar del Día de Uruguay en la Expo 2020  Dubái con la presencia de empresarios uruguayos (más información en:  https://www.gub.uy/ministerio-relaciones-exteriores/comunicacion/comunicados/lacalle pou-ratifico-uruguay-es-pais-confiable-para-invertir).
      • Empresarios uruguayos participan en la feria mundial de alimentos Gulfood (más  información en: https://www.uruguayxxi.gub.uy/es/noticias/articulo/los-mejores alimentos-uruguayos-se-presentan-en-la-feria-mundial-gulfood/). 
      • Uruguay quedó habilitado para exportar carne a Macao (más información en: https://www.gub.uy/ministerio-ganaderia-agricultura pesca/comunicacion/noticias/uruguay quedo-habilitado-para-exportar-carne-aviar-macao). 
      • Egipto renueva exportación de carne para 23 establecimientos (más información en: https://www.gub.uy/ministerio-ganaderia-agricultura-pesca/comunicacion/noticias/egipto renueva-habilitacion-para-exportacion-carne-23-establecimientos). 
      • Primera exportación de carne certificada de carbono neutro (más información en:  https://rurales.elpais.com.uy/mercados/salio-primer-embarque-de-frigorifico-bpu-de-carne bovina-verificada-carbono-neutro). 

      Negociaciones externas de Uruguay: 

      China: Uruguay avanza en el cierre del estudio de factibilidad sobre un TLC con China, el que  si bien muestra cierto retraso respecto a los plazos iniciales (diciembre de 2021), el mismo  sigue su curso y se culminaría en las próximas semanas. El cierre de este estudio no implica  el inicio de las negociaciones, decisión que China aún valora de acuerdo con el contexto  regional y la evolución de las negociaciones sobre la flexibilización entre los miembros del  Mercosur. 

      Turquía: se espera en las próximas semanas la visita de una delegación de Turquía para  formalizar el inicio de negociaciones para la firma de un TLC bilateral, la fecha de la visita no  se confirmado por parte de la Cancillería. 

      CPTPP (TPP 11): respecto al acuerdo Transpacífico, Uruguay está valorando su ingreso, pero  no solicitó formalmente el mismo. Se trata de un proceso que llevará tiempo y presenta  ciertas dificultades. 

      Reino Unido: si bien se descarta la posibilidad de suscribir un acuerdo comercial bilateral en  bienes (tampoco está en agenda un acuerdo con el Mercosur), se está impulsando la  posibilidad de avanzar en un Acuerdo de Asociación Estratégica bilateral que incorpore otras  disciplinas comerciales. Se maneja posible visita del presidente Lacalle Pou a Reino Unido. 

      3.10 Paraguay 

      En el marco de la presidencia pro tempore de Paraguay (en curso durante todo el primer semestre, Uruguay la asume en el segundo semestre), dicho país ha impulsado las  negociaciones del bloque con Singapur e India, pero sin fechas concretas para su cierre.  Tampoco se ha avanzado en el caso de Canadá, Corea del Sur y el Líbano. Las negociaciones  con Indonesia anunciadas en la presidencia pro tempore de Brasil no comenzaron.

    • Las negociaciones con la Unión Europea para avanzar en los detalles pendientes (asuntos  medioambientales entre otros) que permitan el inicio del proceso de revisión del acuerdo de  Asociación Mercosur – Unión Europea no han mostrado avances en los últimos meses, como  así tampoco las negociaciones entre el Mercosur y la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA). 
      • Mercosur – India (más información en: https://www.mre.gov.py/index.php/noticias-de embajadas-y-consulados/mercosur-e-india-analizan-profundizacion-del-relacionamiento comercial). 
      • Mercosur – Singapur (más información en: https://www.mre.gov.py/index.php/noticias de-embajadas-y-consulados/concluye-ronda-de-negociaciones-con-singapur). 
      • Taiwán baja aranceles a Paraguay en el marco de su acuerdo comercial (más información: https://www.mre.gov.py/index.php/noticias-de-embajadas-y consulados/reduccion-de-aranceles-en-el-marco-del-acuerdo-de-cooperacion-economica entre-china-taiwan-y-paraguay).

 

 

 

 

“En Argentina el largo plazo es la semana que viene”

Entrevista con Darío Colombatto, asesor ganadero en Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile. Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG.

 

¿Cómo analiza el momento de la ganadería en Argentina?

Es una suma de sentimientos encontrados. Porque en dólares oficiales tenemos precios buenos, tanto para la cría como para el ganado gordo. En las últimas se recompuso bastante el precio. 

¿En cuánto está?

En dólares oficiales el novillo está a US$ 2,60 o US$ 2,70 por kilo de peso vivo. Si queda neto a US$ 2,40 o US$ 2,50 estamos en un buen precio. Y la relación compra-venta se recompuso a favor del gordo, porque estaba muy complicado reponer terneros con el precio obtenido con el ganado gordo. Hasta noviembre o diciembre fue complicado, daba pavor el precio de la reposición. 

En Uruguay se dio a la inversa, la relación es más favorable para el invernador. 

Es así, estuve en diciembre en Uruguay y lo vi. En ese caso pasa a importar menos el costo de la ración, porque la inversión más grande es en la compra del ternero o del animal recriado. Por lo tanto, al tener una ventaja en la compra de la reposición, me importa menos el precio de la ración. 

Siempre las relaciones de precios de compra-venta del ganado tendrán más peso que las variables productivas. 

Todos, en la interna de un feedlot, intentamos cuidar las variables productivas, pero después vemos que en realidad esa es la tercera variable que más impacta en la rentabilidad. Primero es el precio de venta, después el precio de compra y después recién viene la eficiencia de conversión, el precio del grano y esas otras variables.

Volvamos a la situación del negocio ganadero en Argentina; decía que las relaciones de precios han mejorado.

Sí, toda la cadena tiene buenos precios y el consumo absorbe toda la oferta de carne. El consumo interno es fuerte en Argentina, pero ha venido bajando. Hay poca plata en la calle y un contexto económico complejo, con inflaciones del 4% mensual, con alimentos que van en 5% o 6% de inflación mensual. Por lo tanto, cualquier aumento en el precio de la carne, que se dé a nivel del novillo, debería ir hacia arriba, porque todo empieza a aumentar y a impactar en el mostrador de la carnicería. 

 

“Durante años se educó al consumidor diciéndole que la costilla chiquita era sinónimo de terneza, y ese fue un error histórico”

 

Al mismo tiempo, el gobierno intenta bajar los precios por vías ya fracasadas. Con control de precios y prohibiendo exportaciones no estimulas a una mayor producción para que el precio, por la misma oferta, pueda mantenerse. No digo que el precio baje, porque nadie trabaja para que el precio de su producto baje, sino para aumentar la producción para que haya más carne disponible en el mercado interno; en ese caso el precio a lo sumo se mantendrá. 

O, en último caso, como se ha hecho en Uruguay y en otros países, se pueden subsidiar cortes populares, con la venta de los cortes más caros al exterior. 

Y en ese marco, ¿cómo están los números del negocio ganadero?

Depende mucho de cómo lo miramos. La semana pasada estuvimos haciendo análisis económicos en tres campos, comenzando ahora con terneros al destete, y saliendo en marzo del año que viene con un novillo de 420 o 450 kilos. Ese número, con la foto de la semana pasada, da bien. Nos da una tasa positiva, por encima de la inflación. 

Colocamos el precio de compra de hoy y el precio de venta de hoy, fijamos el precio en pesos, asumiendo que de acá a un año ese precio será nominalmente el número más la inflación. Y aún así tenemos una tasa positiva. 

En ganadería sabemos que un ciclo de cría dura al menos cuatro o cinco años, desde que tengo la ternera, la recrío, la pongo en servicio, hasta que llega la parición y el destete del ternero. La ganadería siempre se maneja con plazos de años, pero en Argentina el largo plazo es la semana que viene

Por lo tanto, el número que tenemos hoy es ese, pero la semana pasada era distinto. Entonces, no puedo culpar al ganadero si tiene dudas, porque está invirtiendo a cuatro o cinco años, cuando no le podemos asegurar lo que pasará la semana que viene. 

En este contexto de números positivos, la recomendación es no vender el ternero, darle maíz, porque la mayoría de los ganaderos también produce maíz, que tiene costos importantes para llegar al puerto.

Entonces, en la mayoría de los lugares vamos a empezar una recría pastoril de mucha eficiencia, incluso muchas veces teniendo corral de recría, hasta que haya pasto suficiente. 

Después los animales van a los verdeos de avena o raigrás, y usamos pradera en primavera, tratando de consumir todo ese pasto. Cuando la pradera se va quedando sin nada, entrando al verano, empezamos a encerrar el ganado para la terminación. 

¿Por qué encierran el ganado en los dos veranos y no en los dos inviernos?

La razón es la estacionalidad de precios. Vemos que los mejores precios siempre están entre la segunda quincena de febrero y las últimas semanas de abril o primeras semanas de mayo. 

La mayor zafra de salida de los corrales va de agosto a octubre. Ahí es donde probabilísticamente puede disminuir el precio del ganado. Aprovechamos a vender de febrero a mayo, porque hay gente que no quiere encerrar en verano y hay quienes no pueden hacer recrías largas. 

Al contrario de lo que pasa en Uruguay, en Argentina tenemos el ternero bolita, se faenan animales livianos. Pero eso implica desaprovechar la curva de crecimiento del animal.  

 

En Argentina hay gente que invierte en inseminar vaquillonas con toros campeones y después faena sus hijos con 320 kilos; eso es algo que no tiene sentido”

 

Durante años se educó al consumidor diciéndole que la costilla chiquita era sinónimo de terneza, y ese fue un error histórico. 

Está demostrado que si hago una buena recría pastoril y termino el ganado con 90 días de corral la terneza está asegurada, por más que el animal pese 450 o 500 kilos. 

Y además se paga la genética en la que se invirtió. En Argentina hay gente que invierte en inseminar vaquillonas con toros campeones y después faena sus hijos con 320 kilos; eso es algo que no tiene sentido.

Por lo tanto, con los números actuales, la recomendación es recriar los terneros.

Sí, arrancamos una recría pastoril, que permita tener el mejor margen posible por kilo producido. El costo del pasto es bajo y tenemos buen ingreso por alta ganancia de peso. 

Pero no todos pueden hacer eso. Otros hacen un negocio más financiero. Entran al corral con un animal de 180 o 200 kilos y lo sacan con 320 kilos en tres meses. Rotan el capital más rápido y se hacen antes con el dinero. 

No tengo ningún cliente que haga eso, pero entiendo que es un negocio importante. 

Apuntamos más a modelos con una recría pastoril y una terminación más pesada. Buscamos eso como modelo de estabilidad.

¿Cómo observa el nivel de inversión de los productores en Argentina?

Siempre hay mucho temor. Con todas estas restricciones al dólar y demás. En Argentina si quiero comprar alambre para hacer 5.000 metros, tengo que salir a buscar a 300 kilómetros a la redonda, porque no hay. 

Pero lo positivo es que una vez que el productor ha tenido buenos precios agrícolas y tiene dinero disponible, en su gran mayoría, invierte en el propio establecimiento. Es un tema de conseguir recursos para la inversión, no de falta de interés en invertir. 

También hay problemas para conseguir fertilizantes, herbicidas y demás insumos. Han subido mucho los precios y nos estamos encontrando con dificultades. 

 

“Sería una picardía que esta sobredemanda mundial no se pudiera aprovechar por parte de Argentina”

 

Pero en el universo de productores que visito, que está integrado por productores de medianos a grandes, todos están creciendo, con precaución, sobre todo por la vía de la recría.

También veo que están mejorando las instalaciones de los corrales, que eran muy caseras. Hay inversión en mejora de caminos, en comederos, maquinaria para dar más rápido la comida. 

¿A cuántas empresas asesora y qué cantidad de ganado suman?

En Argentina -sin contar Uruguay, Paraguay y Chile- brindamos servicios a unas 60 o 65 empresas al año. Algunas con visitas anuales, otras semestrales y solo una con visitas mensuales.

En términos de cantidad de ganado, estamos hablando de unas 350.000 cabezas. Esto sin contar a ADP, en Uruguay, por ejemplo, que mueve casi 60.000 cabezas y una paraguaya que produce 40.000 cabezas. 

En Argentina la que más produce llega a unas 40.000 cabezas al año, y hay otras empresas que incluso tienen plantas de alimentos balanceados, que nos contratan para asesoramientos a sus clientes. Eso tiene un efecto multiplicador que es muy difícil de medir. 

¿Cuáles son las perspectivas para la exportación de carne argentina?

Las veo muy positivas, porque me parece que no hay mucho espacio para más intervenciones. 

Las intervenciones han sido muy dañinas en los últimos 15 años en Argentina. Mi impresión es que ya no hay tanto poder de fuego.

Si prohibieran de golpe las exportaciones, nos quedaríamos con carne disponible por uno o dos años no más, porque nadie invertiría en hacer novillos pesados, y al país le faltarían US$ 1.000 o US$ 2.000 millones, que los necesita como al agua. 

 

“A Uruguay lo veo mucho más consolidado”

 

Muchas veces se hacen anuncios de aperturas que después no se concretan, porque hay una letra chica o trabas burocráticas. 

Además, hay muchos puestos de trabajo. Se entendió que la carne en Argentina no la manejaban 100 familias terratenientes, como en su momento se le hizo creer a mucha gente. No estamos en el siglo XIX o principios del siglo XX. Eso cambió.  

Hay mucha más gente en la cadena de la carne de lo que los funcionarios creían. Hay muchas industrias asociadas a la cadena cárnica.

Las perspectivas son buenas, porque tenemos un producto que muy pocos países producen en cantidad y calidad, con estas ventajas comparativas y competitivas. 

Y el mundo sigue sobredemandando carne real. Se apaga lo que se pensaba que era una amenaza inminente como las carnes artificiales porque tiene limitantes tecnológicas, de huella de carbono y producción, como para ser considerados inmediatamente como sustitutos. 

Sería una picardía que esta sobredemanda mundial no se pudiera aprovechar por parte de Argentina.

¿Cómo ve a Uruguay?

Con las dificultades climáticas y de suelos en algunas zonas, a Uruguay lo veo mucho más consolidado. El tema de que esté caro el grano es parte del sistema, y se van acostumbrando a manejarlo. Empieza a haber mucho más registro en los corrales de engorde. 

En diciembre conocí zonas que no conocía, Lavalleja, José Pedro Varela y demás. En esa zona vi sistemas integrados con el arroz, cosas que antes solo veía en Corrientes o en parte de la provincia de Entre Ríos.

Hay una consolidación del modelo empresarial integrado entre la agricultura y la ganadería, que es muy interesante. 

 

“Siempre envidio la apertura de Uruguay a la certificación en los distintos procesos”

 

Y siempre envidio la apertura de Uruguay a la certificación en los distintos procesos. Carne certificada como terminada a pasto, certificación de carne de corral, de libre de antibióticos. Esas certificaciones son parte del futuro. Hoy cuesta certificar y cuesta lo mismo certificar que el margen comercial que te dan, es lo que pasa al principio, pero es una envidia sana, porque en Argentina cuesta un poco más. 

Entre los deberes que tiene pendientes Uruguay está la eficiencia en la cría y recría. Hay que seguir avanzando, los pesos al destete todavía son bajos en general. Y la recría todavía tiene mucho margen para aprovechar mejor la producción de pasto. 

El tema de la recría es bastante recurrente en Uruguay.

Sí, en Argentina también pasa. Mucha gente cree que el feedlot tiene que solucionar todos los temas, y en realidad soluciona la terminación y a veces un período de crecimiento inicial. 

Hay modelos interesantes en Uruguay, que consisten en encerrar los terneros en el primer invierno, cuando no hay crecimiento del pasto. Esas estrategias tienen a veces limitaciones prácticas, pero son modelos muy interesantes y hay que enfatizarlos.

 

“Entre los deberes que tiene pendientes Uruguay está la eficiencia en la cría y recría”

 

Me sucede con empresas en Uruguay, que nos concentramos en el corral y después vemos que la clave está en la recría. Así que es probable que empecemos a avanzar hacia campos de recría, comprando terneros y no novillos recriados. 

Eso nos permitirá bajar el monto de inversión, será un sistema más largo pero tendremos un control nutricional del animal desde los 180 kilos y no desde los 300 kilos. 

En el noroeste argentino (NOA) ya estamos viendo cómo se juntan 10 productores que compran 500.000 terneros. Se van haciendo grandes campos de recría. Hay que considerar esa demanda cuando sale de golpe al mercado. 

En Uruguay tenemos además la demanda de la exportación de ganado en pie.

Eso siempre lo vi como algo positivo, porque le pone un piso al precio que recibe el criador, pero es una presión extra en el mercado, que compite con los invernadores.

Si mejoro mis puntos de recría y mi engorde, sin mejorar el número de terneros totales por vaca, me voy a encontrar con un cuello de botella en cinco años. Es lo que está pasando en Argentina, donde hay 22 millones de vacas y 14 millones de terneros; por lo tanto, hay 8 millones de vacas que no están dando terneros. Hay que aumentar la eficiencia. 

Hay que integrarse con las empresas de cría más eficientes. En la medida que tengo registro de los animales, y eso lo asocio con el proveedor, sé cuál es origen de los animales más eficientes. Por lo tanto, tengo que integrarme con esos criadores de los terneros más eficientes, para que me provean de esos animales todos los años.

“Este año creo que tendremos relaciones de precios más normales entre ganado gordo y reposición”

Entrevista con Daniel Miranda, presidente de la Mesa Nacional de Alimentación a Corral. Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG.

 

¿Cómo percibe al negocio del corral en este momento?

Con bastante expectativa. Lo que está traccionando son los precios del ganado gordo, por la demanda exterior, y los frigoríficos demandan mucho ganado.

¿A pesar de las subas de precios de los granos y la reposición el corral sigue siendo un buen negocio?

Depende con qué nos comparemos. Los costos son más altos, creo que este año tendremos una relación de precios más tendiente a la media. El año pasado tuvimos relaciones de precios totalmente desvirtuadas. La relación flaco-gordo estuvo casi todo el año por debajo de 1. 

El 2021 fue muy bueno para todos los invernadores, tanto a corral como a campo, pero este año creo que tendremos relaciones de precios más normales entre el ganado gordo y la reposición, acordes a la media histórica.

¿Cómo se dividen porcentualmente los costos del corral?

Históricamente, del total del costo, dos terceras partes corresponden a la reposición y un tercio a la alimentación. El costo de sanidad es mínimo. 

Creo que esa relación histórica se mantendrá este año, pero con valores y costos más altos. 

¿Se va a encerrar más ganado este año?

Es un gran desafío. Después de las 350.000 cabezas de 2021, que fue un número muy bueno, el desafío es mantenerlo.

Todo el sistema debería interesarse en que los corrales trabajen más. Tenemos una extracción de casi 30%, bajó la edad de faena, aumentaron los pesos de carcasa y podemos faenar estos volúmenes semanales, en gran parte, gracias a los corrales. 

Creo que todo el sistema se beneficia de esto. Más allá de la mirada del sector del corral, hay que hacer un análisis general, considerando los beneficios que genera tener más animales salidos de los corrales.

¿Qué tipos de negocios están haciendo en este momento?

Los frigoríficos nos transmiten que la cuota 481 sigue, pero está cada vez más complicada la logística. Se corrieron hasta por 15 días las cargas para la faena en el siguiente trimestre, y eso provocó algunas complicaciones en este último mes. 

China tiene un nicho muy marcado para este producto, algo que ya venía desde antes de la pandemia; recordemos los valores a los que se vendía en el segundo semestre de 2019. Por lo que nos dicen, esos nichos han vuelto y se están atendiendo.

Veremos ahora qué ocurre con el mercado de Medio Oriente luego de la reciente visita oficial.

¿Qué tipo de ganado de corral demanda China?

Hay diferentes programas. Está el clásico, de 90 a 100 días de encierro, hay otros de 150 días y otros de 200 días. 

En China están muy acostumbrados a comprar en Australia, donde estos sistemas están muy definidos, con diferentes productos. China adoptó esas características de consumo y las están demandando en Uruguay.

¿Qué rango de precios se están manejando en los negocios de ganado de corral?

Hay de todo, porque son negocios cada vez más específicos y ya no se maneja un solo precio, como veníamos acostumbrados con la cuota 481. 

Los precios dependen de las carcasas, de los días de terminación. Pero en general se está definiendo considerando el precio semanal del novillo gordo más una prima.

¿De cuánto es esa prima en general?

De al menos U$S 0,30 o U$S 0,35 por kilo, pero después depende del tipo de producto, del interés de la industria, de la uniformidad, entre otros aspectos que pueden llevar a lograr un mejor precio.

¿Al achicarse la cuota 481 también cambian las ventanas de embarque o se mantienen?

El sistema es el mismo. La cuota se achicó a partir del primero de enero. La logística consistía en llegar los primeros días de cada trimestre, o sea, los primeros días de enero, de abril, de julio y de octubre. Pero eso cambió, porque los ganados de enero llegaron antes, y los que llegaron en los primeros días quedaron afuera de la cuota. Vemos que las cargas se anticipan 10 o 15 días.

¿Se siguen firmando acuerdos de entrega antes de encerrar el ganado?

Antes de la pandemia teníamos muchas certezas. El frigorífico hacía sus negocios de carne en el exterior, le pasaba un precio al productor, por tanto volumen, para entregar a los 100 días.

Después, con la pandemia, esas certezas de negocios de exportación de carne dejaron de estar, y los frigoríficos no podían trasladar un precio con anticipación. 

Luego el mercado se empezó a revertir. Hace un tiempo que estamos en un mercado de alza permanente y el productor no se siente a gusto vendiendo a futuro con un precio fijo.

Entonces, se empezó a trabajar con este plus o prima arriba del precio promedio del ganado gordo, dentro de un rango, con un mínimo y máximo. 

También hay otros tipos de negocios, pero este sistema es el que está empezando a agarrar cada vez más fuerza. 

¿Cómo viene trabajando la Mesa Nacional de Alimentación a Corral?

Desde mediados del año pasado venimos trabajando con los ministerios de Ganadería y Ambiente, sobre los temas medioambientales, las reglamentaciones, habilitaciones, refrendaciones y la parte sanitaria. 

Es un grupo de trabajo que viene funcionando bien, que también está integrado por las facultades de Veterinaria y Agronomía, además del INIA. 

¿Qué capacidad promedio tienen los corrales en Uruguay?

De 1.500 a 2.000 cabezas. La mayoría está en el litoral, por la oferta de granos y proximidad a Argentina. Pero en la región centro de Uruguay también se desarrollaron mucho, en departamentos como Florida, Durazno. En Rocha también crecieron los corrales, por la oferta de subproductos del arroz.   

¿Cómo evolucionaron las dietas en estos años?

Cuanto más ajustados son los costos y más altos los valores, tienen que ser más precisas las dietas, para maximizar el potencial de la eficiencia de conversión. 

Ese es el escenario en el que estamos hoy, cuando los precios de la comida son altos también vale la carne, pero hay que afinar muchísimo para lograr las mejores eficiencias. 

En los años que estoy en esto he visto muchos corrales y datos, donde se mejoró la eficiencia de conversión en 1 punto o 1,5 puntos, a través del manejo, del uso de otro tipo de granos. 

Cuál debe ser el límite de la eficiencia de conversión para que cierren los números del corral?

Depende mucho del valor del grano. Pero para tener un sistema que funcione, que sea rentable, debería de estar en 8 a 1 o 9 a 1 (kilos de alimento para producir un kilo de carne) como máximo. Ese ya es un techo alto, pero aceptable para un corral convencional.

En un corral profesional, con mejor maquinaria y tecnología, debería ubicarse entre 7 a 1 o 7,5 a 1.  

¿Cómo está Uruguay frente a otros países?

Entre los países que no usan hormonas, estamos muy bien. En estos últimos años mejoró la tecnología de alimentación, de maquinaria, infraestructura. Se pasó de usar tanques de plástico a comederos de hormigón. Mejoró la eficiencia de conversión. Toda esa profesionalización del sistema aporta su granito de arena a la mejora de la eficiencia. 

A nivel de la región hacemos punta, y a nivel mundial, comparándonos con Australia y Estados Unidos, estamos muy bien.

¿Cómo evalúan la recría? ¿Están llegando bien recriados los animales al corral?

Ahí está el cuello de botella. Mejoraron las tasas de preñez y de destete, baja la edad de faena con la eficiencia que aportan los corrales, pero nos queda la recría. 

La cuota 481 ha hecho que se acelere, pero al no tener la certeza de los corrales, los recriadores analizan muy bien si vale o no la pena darle de comer al ternero en el primer invierno. Ahí deberíamos trabajar, para aportar certeza, que se acelere la producción en ese eslabón de la cadena y le aporte dinamismo a todo el sistema.

Newsletter

Suscríbete para recibir
más información de utilidad