*Datos proporcionados por el BCU*

Cotización 3 de marzo de 2024 9:54 pm | USD promedio 39.05 | EURO promedio 42.2 | ARG promedio 0.04 | Real promedio 8.36

“Si el recriador y el invernador tienen forraje, los 3 millones de terneros son absorbidos sin problema”

Entrevista con el Ing. Agr. Guzmán Tellechea, productor, expresidente de ARU y exdelegado de esa gremial en la junta del INAC; contenido exclusivo para socios y suscriptores.

 

¿Cómo analiza el actual momento de la ganadería?

Este fue un año muy bueno desde el punto de vista del mercado, con una dinámica muy importante en la demanda de la industria frigorífica, con una faena muy alta. 

A su vez, en los ganados de reposición, según hemos visto en los remates por pantalla, también hay una alta demanda, con precios que han aumentado en las últimas semanas. En este caso las subas no fueron tan agresivas como en el mercado de los ganados gordos, fundamentalmente por la escasez de pasturas o forrajes, por un invierno duro. 

El invierno no fue de los peores, pero hay poca capacidad forrajera, por lo que veo en esta zona del litoral, el año pasado fue bastante mejor. 

Hay una gran dotación de vacunos en el país, orillando los 12 millones de bovinos, y con otras producciones como la lechera, la agrícola, la forestal y la ganadería ovina, que también demandan su espacio.  

Pero en términos generales, es un muy buen año para la ganadería, con muy buenos valores.

¿Cree que la brecha en la relación flaco-gordo se debió a la alta producción de terneros o a la situación forrajera?

La atribuyo más al tema forrajero. Si bien la exportación de terneros en pie fue mucho más tranquila que la de otros años, si los productores ganaderos, el recriador y el invernador, tienen forraje, esos 3 millones de terneros son absorbidos sin problema.

La locomotora es la industria, que tira de todos los vagones, y este año estamos llegando a volúmenes de faena que hace tiempo no veíamos, y lo que nos alerta es el problema logístico, la escasez de contenedores refrigerados y la ruta de embarque, que se debe desviar a Brasil y a Chile. Esperamos que esto no frene la faena, que es muy importante para la extracción de los ganados en los campos.

Pero la relación flaco-gordo que desde hace un tiempo venía muy favorable para el criador, con este ritmo muy fuerte de faena, el invernador tuvo la posibilidad de reponer con una relación mucho más favorable. Eso está dado por una suba de precios muy fuerte de los precios de las haciendas gordas, por una demanda de carne muy alta por parte de China.

Ahora los precios de la reposición se han ido entonando, vimos remates por pantalla con 100% de ventas y precios muy buenos. Pero creo que todos los eslabones de la cadena están conformes.

A principios de este año, e incluso en el otoño, no pensábamos llegar a estos precios por el novillo gordo, se han logrado hasta US$ 4,50 (por kilo en cuarta balanza) en algunos casos. 

Pero hay que tener mesura hacia adelante, porque todos sabemos que cuando los precios van muy para arriba o muy para abajo, a la corta o a la larga se terminan ajustando.

 

“A principios de este año, e incluso en el otoño, no pensábamos llegar a estos precios por el novillo gordo”

 

¿Con estos nuevos precios de los granos se destinó más área del litoral a la agricultura y se redujo la ganadería?

Acá se ve una tendencia mayor hacia la colza en invierno, se van varios lotes florecidos, creo que hubo un poco de sustitución de trigo y cebada por colza. Si bien los precios de los granos han subido mucho, estamos evaluando las decisiones a tomar en una primavera y verano con pronóstico de Niña moderada.

También hay que considerar que los costos han subido muchísimo. Los precios de los fertilizantes han subido más que los granos, las semillas también y el combustible. Así que la suba de costos y el efecto de la Niña nos hace estar a todos con la calculadora en la mano para tomar decisiones. 

Creo que no habrá aumentos demasiado importantes en el área agrícola, porque la ganadería está con buenos resultados, así que se seguirán haciendo pasturas y rotaciones, porque además hay que cuidar los campos. 

En definitiva, creo que no se darán cambios muy significativos en traslados de áreas de la ganadería a la agricultura. 

¿Los problemas logísticos que enfrenta la industria para la exportación de carne generan alarma?

No sé si alarma, pero sí preocupación. Por lo que pudimos conversar con el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (Fernando Mattos) y con la industria, sabemos que hay embarques que se han desviado a otros puertos, de Brasil y Chile. No sabemos qué sobrecosto puede tener eso, pero lo importante es seguir con un comercio fluido y dinámico. Eso después, de alguna manera, se traslada.   

Sabemos que las autoridades están trabajando en el tema, con todos los involucrados, así que esperamos que esto se pueda ir solucionando. Pero no es un problema de Uruguay, sino a nivel mundial. 

Tampoco hay que descuidar los contenedores en esos puertos, sabemos que es algo a lo que el gobierno le está poniendo atención. Hay que esperar esos contenedores antes de ser descargados. 

Hay un tema mundial, logístico, al que hay que ponerle atención. Estamos preparados para producir y para exportar, pero hay que prestarle atención al tema logístico.

 

“Creo que no habrá aumentos demasiado importantes en el área agrícola, porque la ganadería está con buenos resultados”

 

¿Qué problemas cree que podría solucionar el actual gobierno? ¿Dónde le genera mayores expectativas?

En materia de mercados sabemos que el gobierno nacional está buscando flexibilizaciones dentro del Mercosur, acuerdos con la mayor cantidad de países que sea posible, con una mirada sobre el Sudeste Asiático. El canciller (Francisco Bustillo) visitó Turquía, donde se abrirá una embajada de Uruguay. Turquía es un país muy importante para el comercio, está en un punto estratégico. 

Bajar los aranceles es un tema prioritario, aunque sabemos que no es fácil. La inserción internacional es una preocupación que tiene el gobierno y la tenemos todos, porque Uruguay es un país necesariamente exportador, ya que tiene un mercado interno muy chico, con una capacidad de producción muy grande y de productos de calidad. En ese sentido estamos todos en el mismo barco, tratando de remar para el mismo lado.

¿Cómo observa el panorama de mercados?

Vemos que Europa está reactivando su economía y sus servicios, así que por ahí vemos una luz de oportunidades, sobre todo de carnes.

Estados Unidos es un mercado al que le prestamos mucha atención, porque tiene un potencial muy bueno para los productos uruguayos, no solo carne vacuna y ovina, sino también de otros rubros. Siempre hay que tenerlo presente, aunque tenemos el problema de cuotas y aranceles, como en muchos otros mercados.

En apertura de mercados estamos muy bien, pero tenemos el problema de los aranceles. Uruguay está en desventaja con otros países competidores, como Australia y Nueva Zelanda, en el rubro carnes, que es el que más dólares deja por el camino.

Vemos un consumo de carne per cápita en aumento, se están haciendo promociones en Japón y en China, donde se está trabajando desde hace tiempo. 

 

“Estamos preparados para producir y para exportar, pero hay que prestarle atención al tema logístico”

 

¿Preocupa la alta dependencia del mercado chino?

Es importante diversificar mercados, no es bueno tener concentrado el mercado en un solo comprador. Pero Uruguay ha tenido una capacidad negociadora y exportadora muy competitiva desde la industria cárnica. 

Recuerdo cuando Rusia era nuestro principal comprador, cuando también lo fue Estados Unidos. También hay que aprovechar la demanda, porque la demanda de China es muy importante y obviamente tenemos que venderle, pero sin descuidar otros mercados complementarios.

Hay que estar atentos, y en ese sentido la industria creo que es muy profesional.

Y a nivel de gobierno está claro que hay que mirar hacia los mercados del Sudeste Astiático.

La Asociación Rural del Uruguay está cumpliendo 150 años, ¿cómo lo va a celebrar?

El 3 de octubre la Asociación Rural del Uruguay (ARU) estará cumpliendo 150 años, una fecha trascendental, histórica, importantísima. Las dificultades que nos ha traído la pandemia, con sus limitaciones, nos llevó a cambiar los planes. 

De cualquier manera estamos trabajando muy fuerte en un libro conmemorativo, de mucha calidad, historia, información y otros contenidos. 

Agradecemos especialmente a la Asociación de Consignatarios de Ganado por apoyarnos en la edición de este libro. 

Además, estamos trabajando en un evento que se realizará el 3 de octubre en la Rural del Prado, con actividades culturales, fundamentalmente con gente del interior del país.

A su vez, tuvimos el apoyo de bodega Garzón, con un vino conmemorativo de los 150 años, que entregaremos a los grandes campeones de la Expo Prado.

Se va a lanzar un sello postal y matasello, diseñado especialmente para los 150 años de ARU; y el Gran Premio Asociación Rural del Uruguay 150 Años, en el Hipódromo de Maroñas.  

Tengo la responsabilidad y el honor de presidir la comisión de los 150 años de ARU, que me encargó el Ing. Agr. Gabriel Capurro (expresidente de ARU) el año pasado.

Es un momento muy especial, le vamos a dar toda la importancia que se merece, pero con toda la sensibilidad y la seriedad que requieren las actuales circunstancias de pandemia.

 

 

Foto: gentileza ARU.

Frigoríficos uruguayos intentan sortear los problemas logísticos para exportar

La Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay y la Cámara de la Industria Frigorífica emitieron un comunicado conjunto advirtiendo por la falta de contenedores y barcos que no están llegando al puerto de Montevideo.

 

Un comunicado conjunto, firmado por los presidentes de la Asociación de la Industria Frigorífica (Adifu) y la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF), advierte “sobre los efectos del caos a nivel mundial del transporte marítimo. Las grandes dificultades y problemas de funcionamiento en la logística de puertos, junto a la feroz escalada de precios, la falta de contenedores, el congestionamiento en los puertos y la disrupción de rutas marítimas, se han agravado en los últimos meses a causa de la pandemia”.

Se asegura que “este fenómeno global tiene causas muy variadas, desde puertos de China cerrados por Covid, puertos europeos al borde de la saturación con buques haciendo cola para descargar, contenedores varados en las terminales esperando ser despachados, navieras dejando los contenedores cargados y prefiriendo retornar con contenedores vacíos, preferencia por cargar contenedores secos que dan mayor rentabilidad antes que los contenedores refrigerados, altísima intensidad comercial entre Estados Unidos y China que ha causado el colapso de los puertos norteamericanos, resultando en un caos del transporte terrestre interno. Todo esto además ha causado una escalada fenomenal de las tarifas de fletes marítimos del orden de 5-6 veces en la Unión Europea, de Asia a Europa aumentos de 10-15 veces y 3-4 veces en Estados Unidos”.

Asimismo, se establece que “las consecuencias directas ya comenzaron a afectar al Uruguay con falta de contenedores vacíos, rutas marítimas alteradas donde los buques saltean puertos de menor volumen o rentabilidad (caso del Puerto de Montevideo), las navieras no confirman ingreso a puerto y postergan las fechas de carga, los contenedores se apilan en el puerto causando acumulación de stocks de productos y llenando los depósitos de frío”.

Adifu y CIF aseveraron que “no se vislumbran soluciones de corto plazo a esta situación global y ya hay menor ritmo de negocios y pedidos de cargas desde China. Sin lugar a dudas, de continuar esta situación, en pocas semanas se podría afectar la capacidad de faena y producción de las plantas frigoríficas. Por ello, muchos exportadores locales están analizando junto a las autoridades, las alternativas de exportación de contenedores de carne desde países vecinos dado que muchos buques no están haciendo escala en Montevideo”, finaliza la comunicación firmada por el Dr. Marcelo Secco, titular de Adifu, y Daniel Belerati, presidente de CIF.

Este lunes 23 Belerati se reunió de forma virtual con integrantes de la Asociación de Consignatarios de Ganado para informar sobre los detalles de esta situación y cómo intentan superarla, con la colaboración del gobierno nacional.

Informe de Rabobank muestra una fuerte demanda por carne bovina de EEUU

La escasez mundial de proteína animal es el factor principal que sostiene los precios; Argentina y Canadá son los únicos dos países productores con valores inferiores a los del año pasado.

 

En el nuevo informe Rabobank Beef Quarterly Q3, Angus Gidley-Baird, analista senior de Animal Protein, dijo que la demanda de exportación de carne bovina de EEUU es sólida y que la escasez mundial es un factor principal.

Rabobank destacó la decisión del gobierno argentino de imponer una suspensión de las exportaciones de carne vacuna en mayo, que impusieron nuevas limitaciones al volumen y tipo de carne vacuna que se podía exportar. Argentina y Canadá fueron las dos excepciones en lo que respecta a los precios del ganado, según el análisis con contracciones dramáticas. 

La carne vacuna estadounidense está experimentando un aumento en la demanda de China y otros países del sudeste asiático, debido a la oferta mundial limitada, según Rabobank.

“La mejora de las perspectivas se refleja actualmente en los precios que los productores están dispuestos a pagar por el ganado de reposición, así como por los futuros de ganado vivo diferido”, dice el informe. 

El documento agrega que, “si bien siempre existe la preocupación de que los corrales de ganado reaccionen con demasiada fuerza y ​​demasiado pronto, las perspectivas de precios del ganado gordo para el cuarto trimestre y para 2022 son mejores que las que se han visto en varios años”.

Sin embargo, Rabobank también señaló que los precios actuales de los novillos en EEUU están 25% por encima de 2020 y 8% por encima del promedio de cinco años para esta época del año.

El informe continuó diciendo que los precios minoristas y mayoristas de la carne vacuna continúan siendo fuertes y resistentes. Los valores de la carne vacuna de la FED se negocian en gran medida en contra de la temporada. 

El banco afirmó que en ningún lugar son más evidentes los fuertes precios de la carne vacuna en Estados Unidos que en el mercado de recortes de carne vacuna, a pesar de la agresiva liquidación de vacas. 

Los precios de la carne bovina en China, para el trimestre, mostraron un potencial alcista limitado para el resto del año, debido a que la producción de carne de cerdo y aves de corral sigue creciendo. Aún así, la resistencia de los precios de la carne vacuna se debe a la caída de los precios del cerdo y la oferta limitada.

Los productores de carne vacuna en Brasil han mostrado estabilidad desde abril, con una mejora en la oferta y una menor demanda de la industria. Los suministros limitados de ganado para faena, junto con los problemas estacionales de sequía y heladas, llevaron los precios del ganado vivo a niveles récord en el primer trimestre.

Los precios en Australia continúan empujando niveles récord en julio al alza mensual, pero permanecen 13% por debajo de los volúmenes de 2020 y 20% por debajo del promedio de cinco años para el mes de julio. Los volúmenes acumulados hasta la fecha han bajado un 22% con respecto al año pasado. 

En los países europeos la producción de carne vacuna se ha estabilizado al mismo nivel que en 2020. Se han registrado aumentos en España (7%), Francia (2%), Italia (0,8%), Polonia (0,6%) y Reino Unido (0,4%). Sin embargo, hubo contracción en Alemania (3%) y en Irlanda (7%).

 

Fuente: Rabobank.
Foto: Daily Montanan

Prevén que las producciones de carnes de cerdo y vacuna disminuirán en 2022 en China

Un experto del USDA analizó el panorama del mercado mundial, donde señaló inversiones importantes de los grandes productores.

 

Se espera que la producción porcina de China caiga un 5% en 2022, debido a los bajos precios y los brotes de enfermedades en 2021, lo que provocó importantes sacrificios y retrasos en la reconstrucción del stock, estimó un experto del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por su sigla en inglés).

La producción de carne de cerdo china disminuirá 14% el próximo año a medida que menos cerdos lleguen al mercado y las políticas gubernamentales diseñadas para limitar las fluctuaciones de precios afecten inadvertidamente la expansión del sector.

La producción de carne de cerdo en China, el mayor consumidor mundial del producto, está vinculada a la demanda de harina de soja, lo que puede afectar las importaciones de la oleaginosa, que tiene el mayor exportador mundial en Brasil.

En julio, las importaciones de soja brasileña de China cayeron un 3,7% con respecto al mismo mes del año anterior, mostraron los datos de aduanas, ya que los débiles márgenes de la industria que utiliza este producto pesaron sobre la demanda de la materia prima.

La demanda del sector de proteína animal se ha debilitado recientemente debido a que los márgenes de los cerdos han caído en territorio negativo, debido a que los precios de los cerdos han disminuido.

Con una menor producción de carne de cerdo en China, las importaciones aumentarán a 5,1 millones de toneladas a medida que la demanda de la proteína por parte de los consumidores supere la producción nacional, agrega el funcionario del USDA.

La producción de ganado y carne vacuna crecerá lentamente en 2022

“Los altos precios de la carne vacuna estimularán las inversiones de los grandes productores. Sin embargo, los pequeños productores con una genética deficiente y limitaciones de espacio seguirán dominando la producción ”, comentó.

Las importaciones de ganado se mantendrán estables, en 350 mil cabezas. Las importaciones de carne vacuna, por otro lado, crecerán hasta alcanzar los 3,3 millones de toneladas, pero a un ritmo más lento, ya que los precios más altos de la carne vacuna se compensan con la entrada de más proveedores al mercado.

 

Fuente: Reuters.
Foto: The Guardian

La sequía reduce el crecimiento esperado del PIB agrícola de Brasil en 2021

Instituto de Investigación Económica Aplicada recorta del 2,6% al 1,7% la alta proyección para la actividad del sector; la menor producción de carne también afectó la estimación.

 

El Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA) recortó del 2,6% al 1,7% el crecimiento esperado del Producto Interno Bruto (PIB) de la agricultura brasileña, este jueves 26 de agosto.

Impactos más severos en esta cosecha del fenómeno La Niña, como la sequía en el Medio Oeste y Sudeste, y el empeoramiento del escenario de producción ganadera, contribuyeron a la caída en la estimación, difundida durante un webinar en alianza con la Compañía Nacional de Abastecimiento (Conab).

Solo para la producción agrícola, la proyección bajó de 2,7% a 1,7%, impulsada por: maíz (-11,3%), caña de azúcar (-3,2%) y café (-21,0%).

Por otro lado, la soja (+ 9,8%), el trigo (+ 36,0%) y el arroz (+ 4,1%) deberían subir .

En cuanto a la producción animal, se revisó la previsión de incremento de 2,5% a 1,8%, con crecimientos para todos los segmentos, con excepción de la ganadería, con una caída de 1,0% .

Se espera un desempeño positivo en la producción de otras proteínas: cerdo (+ 7,7%), pollo (+ 3,9%), leche (+ 3,1%) y huevos (+ 4,5%). En el caso de la carne de cerdo, el buen desempeño está relacionado con el fuerte crecimiento de las exportaciones a China este año.

Mejora en 2022

Para 2022, investigadores del Ipea estiman un incremento del 3,3% en el PIB del sector, con un crecimiento del 3,9% en la producción de hortalizas y del 1,8% en la producción animal.

Según la Conab, existe una expectativa de mantenimiento del buen desempeño de la producción de soja, que debería batir un nuevo récord en 2022 , y una buena recuperación de cultivos como el maíz y el algodón, luego de la fuerte caída proyectada para este año.

Además, la faena de bovinos debería, finalmente, registrará una recuperación tras dos años consecutivos de retroceso .

“Esperamos una recuperación en la oferta de ganado el próximo año, habiendo transcurrido el tiempo suficiente para que el stock se recomponga después del pico en 2019”, agregó Pedro García, investigador asociado del Ipea y uno de los autores del artículo.

Los principales riesgos de la proyección de crecimiento, sin embargo, están relacionados con los efectos climáticos sobre la producción agrícola y el retraso en la reanudación de la faena.

“Sin embargo, los modelos climáticos apuntan a un fenómeno de La Niña más leve en la segunda mitad del año, con lluvias más regulares en los cultivos de verano y temperaturas más suaves en el invierno”, dice Ipea.

 

Foto: Compre Rural

Proyecciones para el negocio de la ganadería de carne en 2022

El ingeniero agrónomo Rafael Tardáguila analizó la actualidad y perspectivas de la oferta y demanda mundial, con foco en el posicionamiento de Uruguay. Contenido exclusivo para socios y suscriptores de ACG.

 

Hay expectativa de que la demanda mundial de carne vacuna “seguirá muy firme” durante 2022, según analizó el ingeniero agrónomo Rafael Tardáguila, este lunes 16 durante una presentación que realizó al finalizar la reunión de precios de la Asociación de Consignatarios de Ganado (ACG).

El ingeniero agrónomo repasó una serie de factores que podrían influir en la actividad durante el próximo año. En cuanto a la demanda sostuvo que China va a seguir comprando y que Estados Unidos va a volver a tener un papel importante como importador, en la medida que ingrese en la fase de recomposición de existencias. “En ese momento lo que más se limitará será la oferta de vientres, o sea de carne magra en Estados Unidos, que es básicamente lo que importa desde Oceanía y Sudamérica”, explicó. 

En relación a la oferta, dijo que algunos de los grandes productores, como Brasil, Australia y Argentina van a empezar a crecer. “Hay que tener en cuenta que lo que nos ha jugado muy a favor en los últimos dos años o en el último año y medio, fueron las recomposiciones de rodeos en Brasil y en Australia, con una escasa oferta de ganado, pero el año que viene empezarán a reaccionar”, advirtió.

Aclaró que “no es que vayan a tapar de carne al mercado internacional, pero van a tener más carne de la que tuvieron este año”.

Por otra parte, dijo que Argentina, pasadas las elecciones, y con la necesidad de divisas que tiene, es probable que vuelva a abrir las exportaciones.

“Ahora tendrá un precio bajo para el mercado interno, tratando de conquistar algunos votos más, y el año que viene abrirán de nuevo las importaciones, para tratar de recaudar la mayor cantidad de divisas posibles”, estimó.

Por lo tanto, Brasil, Australia y Argentina, que tuvieron una menor presencia en el mercado durante este año y que “jugaron a favor de Uruguay en 2021, no van a jugar tan a favor en 2020, porque van a tener un poco más de carne para volcar al mercado internacional”.

Uruguay

En cuanto al posicionamiento de Uruguay de cara al próximo año, Tardáguila señaló que “la oferta doméstica va a ser numerosa”, porque la generación de los 3 millones de terneros destetados en 2020 empieza a llegar a peso de faena, y “esto puede jugar en beneficio de la industria”.

En relación a los costos de los corrales de engorde, dijo que “todo indica que los precios de los granos seguirán altos, por lo tanto también seguirán altos los costos de producción de proteína animal”. 

Agregó que “la demanda sigue muy intensa. Hubo problemas enormes con la safrinha (zafrita en portugués) de maíz en Brasil, por la sequía”. Además se refirió a las altas temperaturas, sequía e incendios que afectan a las planicies del norte y noreste de Estados Unidos. 

En este marco, el consultor planteó que “la producción deberá hacer un esfuerzo para crecer con una base más pastoril”.

Por otra parte, señaló que “si este fue el mejor año de la historia de los corrales de engorde en Uruguay, sería difícil tener dos años consecutivos tan buenos”. 

Resumió que, en la medida que suban los precios de la reposición, que los precios de los granos sigan siendo altos y que el precio del ganado gordo no llegue a los niveles de este año, “tal vez haya una terminación un poco más pastoril que en los corrales”.

Relación flaco-gordo

El director de Fax Carne y editor de la revista Negocios Rurales de ACG sostuvo que si esta primavera y verano será Niña, como se pronostica, habrá que estar atentos a las cargas ganaderas. 

Sobre la relación flaco-gordo favorable para los internadores, consideró que “más temprano que tarde se va a corregir”, e insistió en que “los números de los corrales no van a ser tan buenos como este año”. 

Si bien planteó que no cree que la relación flaco-gordo llegue a los picos de 2015 o 2016, cuando el kilo de ternero era entre 40% y 45% más alto que el del novillo, también opinó que “va a estar lejos de 1 o 1,10, como está ahora”.

“Si ahora estamos en precios récord para el ganado gordo, es difícil que tengamos el año que viene un récord adicional, sobre todo teniendo en cuenta que Brasil, Australia y Argentina van a tener más carne para volcar al mercado internacional”, explicó. 

Este año el mercado de reposición no acompañó la tendencia alcista del ganado gordo, pero Tardáguila estimó que “el año que viene tendrá una relación más cercana a lo usual. No me imagino llegar a una relación de 1,40 o 1,45, como en los picos máximos de 2015 o 2016, pero sí una relación flaco-gordo mucho más parecida a lo normal, de 1,20 o 1,25”.

En definitiva, consideró que probablemente baje el precio del ganado gordo, mientras que la reposición, si el clima es relativamente normal, podría mantener los actuales niveles de precios.

Cuota 481

En referencia a la producción de ganado a corral, opinó que seguirá teniendo relevancia siempre que se le encuentren destinos alternativos para esa carne que paulatinamente deja de ir a Europa.

Explicó que “para la 481 están yendo menos cantidad de cortes”, y que Uruguay baja el valor absoluto de exportación para esa cuota, pasando de un máximo de 16.000 toneladas a las 12.000 toneladas que se comercializan actualmente. 

“La participación de Uruguay cada 1° de enero se va a seguir achicando, va a seguir bajando en el volumen de carne. Pero si el set de cortes que se manda a Europa se reduce, pero quedan los cortes de mayor valor, capaz que la cantidad de animales que se terminan con este fin no se vea tan alterada, y no caiga tanto como los volúmenes de exportación de carne”, planteó.

Por último, destacó que se van encontrando opciones de mercado para vender esos productos que los europeos van dejando de comprar, fundamentalmente en China, y algo en el mercado interno también.  

De esta forma, el ganado terminado a corral, podría seguir teniendo la relevancia de estos últimos años, cuando ha sido el gran dinamizador de la producción ganadera en el país.

El stock ganadero de Brasil podría crecer 8% sin tener que talar ningún árbol

Un estudio propone recuperar 12,2 millones de hectáreas degradadas a través de la siembra de pasturas, lo que permitiría que el rodeo bovino brasileño crezca en 17,7 millones de cabezas.

 

Recuperar el campo puede ser un buen negocio, además de ser sustentable. Un estudio de World Resources Institute (WRI) y del Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA, por su sigla en portugués), órgano vinculado al Ministerio de Economía de Brasil, apunta que si al menos 12,2 millones de hectáreas de pasturas degradadas fueras recuperadas en Brasil, sería posible aumentar en 17,7 millones el número de animales del rodeo vacuno brasileño, lo que significaría un aumento de 8%, sin la necesidad de deforestar.

El número en que podría crecer el stock brasileño corresponde a 1,5 veces el rodeo bovino uruguayo, y sería solo una pequeña parte del potencial total de recuperación.

Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), existen 100 millones de hectáreas de pasturas con algún nivel de degradación, que varía de leve a severa, y en 2021 el rodeo brasileño llegó a 214,7 millones de animales.

Según Rafael Barbieri, economista de WRI Brasil, de los 100 millones de hectáreas degradadas en el país, 40 millones presentan intensas degradaciones, pero el estudio tuvo en cuenta 12,2 millones de hectáreas degradadas reconocidas por los ganaderos, declaradas en el censo agropecuario de 2017.

“Recuperar las pasturas degradadas es la principal estratégica para la expansión de la actividad agropecuaria brasileña en un reimpulso verde de la economía”, afirmó Barbieri.

Uso más estratégico de las tierras

El estudio, denominado “Pasturas degradadas en Brasil: mejorando la producción ganadera y la restauración forestal”, evaluó un escenario que contempla un destino más estratégico de las tierras utilizadas en la ganadería y el cumplimiento de la legislación ambiental.

Las pasturas nativas usadas actualmente en la ganadería podrían ser destinadas a la recuperación natural para cubrir el déficit de áreas de preservación permanente y reservas legales.

También podrían ser complementadas por la reestructuración forestal de las pasturas degradadas. Las pasturas nativas son áreas de vegetación que no fueron convertidas en pasto y no tienen una vegetación propia para el ganado. La práctica no es irregular si esa área respeta los límites de reservas legales de la propiedad, pero la vegetación nativa no es adecuada para alimentar al ganado, por ejemplo.

Aún después de recuperar la vegetación natural del suelo para alcanzar el mínimo exigido, aún hay área de sobra para transformar en pasturas. Según Barbieri, con la cobertura de esos déficits, las pasturas degradadas excedentes podrían ser destinadas a la recuperación para la producción ganadera.

“En ese caso sería posible agregar 9 millones de cabezas, o 4,9% del rodeo bovino actual, e incluso tener 12,7 millones de hectáreas para restauración, más que la superficie para cubrir las metas brasileñas de restauración asumidas en el Acuerdo de París”, explicó.

El estudio, según Gustavo Feres, coordinador general de Estudios y Políticas Sectoriales de Innovación, Regulación e Infraestructura de IPEA, fue basado en las buenas prácticas regionales de dotación y de inversiones ya existentes.

“Los resultados serían alcanzados sin grandes rupturas, solo siguiendo el patrón aplicado por los establecimientos con pasturas de buena calidad en las mismas regiones donde están los campos degradados”, dijo.

Técnicas como la adopción de curvas de nivel, nivelar el suelo, sembrar pasturas de forma más concentrada, aplicación de cal y fertilizar el suelo serían algunos ejemplos de las buenas prácticas que podrían ser adoptadas para recuperar las pasturas.

En la Amazonia, el estudio mostró que la carga animal promedio de las pasturas clasificadas como nativas, es de 0,11 cabezas por hectárea. En la región centro-sur del Cerrado, propiedades con pasturas de calidad sembradas, alcanza 1,08 cabezas por hectárea de dotación, mientras que el promedio actual en los campos con pasturas naturales es de 0,45 cabezas por hectárea. La diferencia entre las dos realidades representa el potencial de productividad utilizando la misma área.

Inversiones necesarias que son utilizadas en otras áreas

Barbieri consideró que para acelerar la recuperación de las pasturas brasileñas sería necesario redirigir inversiones o crédito existente, para que se apliquen estas prácticas que son comprobadamente sustentables.

“Los recursos para la inversión en la recuperación de pasturas están disponibles, pero en muchos casos no exigen ni garantizan la aplicación en buenas prácticas de manejo”, dijo. Por eso, planteó que fortalecer el Plan ABC, que condiciona el financiamiento a la recuperación de áreas degradadas u otras técnicas, sería una forma de impulsar esa transformación.

La aplicación de los recursos podría ser focalizada en regiones con el mayor potencial productivo y con alta concentración de pasturas degradadas o de deforestación. El estudio mostró que actualmente solo el 1% de los municipios brasileños concentra 25% de los 12 millones de hectáreas reconocidas por los propietarios con campos degradados. Ese porcentaje se concentra en los estados de Mato Grosso, Pará, Tocantins, Bahía y Minas Gerais.

“Los productores y la ganadería tendrían un gran salto de producción y de compromiso ambiental a partir de acciones conocidas y, por lo tanto, factibles en el corto plazo, sin la necesidad de mayores aportes de recursos financieros”, declaró Feres.

 

Fuente: UOL
Autora: Viviane Taguchi
Foto: CPT

La cadena cárnica de EEUU diseña su estrategia para competirle a la “carne sin carne”

Las ventas en dólares de carne de origen vegetal aumentaron 43% en los últimos dos años

 

Las ventas de carne sin carne crecieron rápidamente entre 2019-2021. Según Good Food Institute, las ventas en dólares de carne de origen vegetal aumentaron 43% en los últimos dos años, y el 57% de los hogares estadounidenses compró carne de origen vegetal a partir de 2021.

A medida que la carne artificial apunta al mercado de la carne animal, la pregunta sigue siendo cuánto del mercado puede capturar. Es poco probable que la industria no capte de manera constante todo el mercado de la carne de la manera que pretende, porque las industrias de ganado y carne responderán dinámicamente a esta nueva competencia, y su respuesta eventualmente podría detener el crecimiento de la carne sin carne. 

Este artículo proporciona una descripción general de las formas en que la industria ganadera de Estados Unidos probablemente responderá a esa competencia.

¿Cómo competir con la carne artificial?

Como muestran las encuestas sobre la disposición a pagar de los consumidores, el costo de la carne artificial será un determinante importante del tamaño de su mercado. Cuanto más rentable sea la carne sin carne, más cuota de mercado se necesitará. La industria tiene como objetivo lograr la paridad de precios con la carne animal, pero aún está por verse su capacidad para reducir los costos. Si logra la paridad de precios, los estudios de aceptabilidad del consumidor sugieren que la participación de mercado inicial será del 25% al 30%.

Estas cifras asumen la expansión del mercado en sí, porque la carne artificial atrae a clientes que de otro modo no comprarían carne.

Sin embargo, si la industria logra la paridad de precios con la carne, se espera una respuesta dinámica de la industria ganadera, que podrá responder estratégicamente a la carne sin carne, incluso sin la competencia que representa. La industria se ha vuelto cada vez más eficiente gracias a los avances de la producción ganadera y la etapa industrial.

Debido al tamaño y la sofisticación de la industria ganadera en Estados Unidos, se plantea que el ganado podrá bajar sus precios para presionar a la carne artificial, rompiendo el equilibrio del mercado. La presión de la carne sin carne también estimulará la innovación ganadera en una industria de investigación agrícola ya sofisticada, aumentando la capacidad del ganado para reducir la presencia de la carne artificial en el mercado.

La industria de la agricultura comercial está estrechamente vinculada con la industria ganadera y también responderá al crecimiento del mercado de la carne de vegetal. El maíz y la soja son alimentos básicos de la dieta del ganado, y ese es el principal destino del maíz y la soja de Estados Unidos en todo el mundo, según la United Soybean Board en 2020.

La agricultura comercial también se está volviendo cada vez más eficiente a medida que los fitomejoradores y agrónomos aumentan el rendimiento de los cultivos anualmente. Si la demanda de ganado cae, a corto plazo los agricultores se enfrentarán a precios más bajos de los productos básicos como resultado de su mayor oferta. Estos precios más bajos contribuirían a la caída de los precios del ganado, lo que nuevamente haría más difícil que la carne artificial compita con el ganado a corto plazo. Este aumento de la competencia haría que los consumidores sensibles a los precios, que se pasarían a la carne de vegetal en caso de tener un costo inferior, volvieran a la carne animal.

La variedad de cortes de carne que ofrece la carne vegetal también afectará los precios de la carne convencional. Hay docenas de cortes de carne diferentes, y actualmente la carne artificial ofrece solo algunos de ellos, a saber, las carnes de gama baja, como la carne picada.

Las ofertas limitadas de cortes de carne sin carne distorsionarán los precios de la carne animal, porque la industria ganadera no puede ajustar su oferta de ciertos cortes mientras la demanda de otros cortes se mantiene estable. 

Los cortes de carne animal son productos conjuntos. Se produciría una competencia de precios. En este escenario, los precios de la carne picada convencional caerían muy por debajo de los precios que la carne artificial puede ofrecer, porque habría un excedente y el ganado no puede ajustar fácilmente su oferta si la demanda de otros cortes de carne permanece constante.

La carne sin carne tendría que competir con esos precios reducidos. Esta competencia beneficiaría a los consumidores, pero podría poner en peligro la estrategia de la carne vegetal de rebajar el precio de la carne animal.

Discusiones de posicionamiento

Además de ajustar el precio, la industria ganadera probablemente desafiará algunas de las afirmaciones hechas por la carne sin carne.

Por ejemplo, cuestionará la afirmación de que los productos cárnicos sin carne son nutricionalmente superiores, y señalará que la carne de origen vegetal está altamente procesada y los alimentos altamente procesados ​​se han relacionado con la obesidad y otros problemas de salud.

De manera similar, la industria ganadera podría criticar la carne artificial de la misma manera que los transgénicos han sido criticados. Aunque no hay evidencia inmediata de que el consumo de estos productos contribuya a la mala salud, aún no se conocen los posibles efectos secundarios para la salud de consumir estos productos a largo plazo.

Los productores de carne de ganado también pueden buscar distinguirse de la carne sin carne al definirse como “natural”, una cualidad en los alimentos muy valorada por los consumidores estadounidenses.

Por último, el sector ganadero puede realizar sus propios análisis de ciclo de vida para tener en cuenta los reclamos ambientales en su contra, o puede invertir en prácticas que mejoren su percepción entre los ambientalistas. Por ejemplo, la principal fuente de emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura comercial son los fertilizantes nitrogenados; con las tecnologías de agricultura de precisión, la reducción significativa de estas emisiones está al alcance.

El lobby agrícola respaldará la competencia de la industria ganadera con la carne sin carne. Aunque la agricultura comprende solo el 1% de la economía de Estados Unidos, la industria agrícola tiene una influencia política desproporcionada con respecto a su participación en el PIB, porque proporciona un bien esencial (alimentos) y su comercio fortalece las relaciones diplomáticas con numerosas economías clave.

La creciente demanda de productos “naturales” también obliga al gobierno a respaldar a los productores más pequeños. Para estos fines, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos subsidia la producción de productos básicos clave, y las asociaciones de la industria agrícola, como la Asociación Nacional de Cultivadores de Maíz, la Asociación Estadounidense de la Soja y la Asociación Nacional de Ganaderos de Carne, mantienen cabilderos en Washington para proteger sus intereses.

Es probable que estas instituciones impulsen regulaciones que protejan la ganadería y la agricultura a medida que la carne sin carne ingresa al mercado. 

No se los puede llamar “carne”

Ya en Missouri, la legislatura estatal aprobó un proyecto de ley en 2018 que prohíbe a las empresas de alimentos etiquetar productos como “carne” si los productos no provienen de ganado o aves de corral. Impulsado por Big Ag, el USDA, la FDA y los gobiernos estatales probablemente introducirán más regulaciones que apoyen a la industria ganadera en su competencia con la carne sin carne.

Más allá de los impactos en la agricultura estadounidense, el crecimiento del mercado de la carne sin carne también tendrá consecuencias en las economías emergentes. A medida que la población mundial crezca a 10.000 millones para 2050, la demanda de carne aumentará, pero la mayor parte de esa demanda provendrá del crecimiento de la población en las ciudades africanas y del sur de Asia.

La demanda se concentrará en el hemisferio sur

Actualmente, el mercado objetivo de la carne sin carne son las economías ricas, que aún experimentan un crecimiento anual en el consumo de carne, pero la necesidad real de nutrición proteica en las próximas décadas vendrá del Sur Global.

Tradicionalmente, el crecimiento de las industrias ganaderas nacionales es un paso clave en el desarrollo económico y la seguridad alimentaria de un país, pero si la carne sin carne reduce la demanda de ganado en los Estados Unidos, los agricultores estadounidenses buscarán mercados en el extranjero para su maíz y soja. 

Esto podría tener un efecto perjudicial en el desarrollo económico de los países pobres: una mayor dependencia de las importaciones de alimentos podría sofocar el crecimiento económico, y una caída en los precios de los productos básicos clave también podría reducir la seguridad alimentaria de las economías de base agraria.

La carne sin carne no lograría el impacto ambiental deseado si el ganado estadounidense simplemente se redirigiera a nuevos mercados. Sin embargo, si la carne sin carne se dirige a los mercados emergentes del Sur global, ¿pueden llevarse a cabo sus sofisticados procesos de producción en entornos de escasos recursos?

 

Fuente: FarmDoc Daily

Nueva Zelanda trabaja en el desarrollo de una vacuna de metano para rumiantes

Se intenta solucionar la problemática de emisión de gases de efecto invernadero en la ganadería.

 

Una vacuna de metano para bovinos que se está desarrollando en Nueva Zelanda podría ser un gran cambio para las emisiones animales a nivel mundial, según el presidente del Consorcio Pastoral de Investigación de Gases de Efecto Invernadero , el profesor Jeremy Hill.

Hill, que es el director de ciencia y tecnología de Fonterra, dice que la vacuna de metano en la que está trabajando tiene como objetivo introducir anticuerpos en la saliva de una vaca, que luego pasan al rumen del animal y se unen con los metanógenos que convierten el hidrógeno en metano, un potente gas de efecto invernadero.

“Ese sería el gran avance porque, en teoría, una vacuna podría implementarse en cualquier sistema de producción animal”, dijo Hill a los periodistas en las instalaciones de investigación y desarrollo de Fonterra, en Palmerston North, a principios de este mes.

El sistema agroalimentario mundial produce entre el 20% y 30% de las emisiones mundiales. Nueva Zelanda representa alrededor del 0,16% de las emisiones globales, la mitad de las cuales provienen del agro y una cuarta parte de los productos lácteos.

Para ayudar a Nueva Zelanda a reducir sus emisiones, el consorcio de grupos de la industria ganadera ha invertido con fondos gubernamentales equivalentes alrededor de US$ 58 millones en investigación y desarrollo de opciones de mitigación de emisiones para los ganaderos desde 2003, según su presentación a la Comisión de Cambio Climático .

La investigación sobre una vacuna de metano ha costado unos US$ 3 millones al año durante más de una década, y Fonterra contribuye con casi US$ 700.000, dice Hill.

Una vacuna de metano sería un verdadero cambio de juego, no solo para Nueva Zelanda y el sector lácteo mundial, sino también para la producción de alimentos basada en el ganado, ya que probablemente se aplicaría a múltiples especies de rumiantes como ganado vacuno, ovino y ciervos, explicó.

Una vacuna también podría usarse en diferentes tipos de sistemas agropecuarios y, a diferencia de otras posibles soluciones, no dependería de un determinado tipo de sistema de alimentación.

Hill citó el ejemplo de India, donde 70 millones de pequeños agricultores poseen unas pocas vacas cada uno. Muchas otras soluciones potenciales para mitigar los gases de efecto invernadero serían difíciles de implementar en ese entorno, pero se podría agregar fácilmente una vacuna al gran programa de vacunación existente en el país.

Sin embargo, el desarrollo de la vacuna es “muy desafiante” debido al mecanismo utilizado, admitió.

“Hemos demostrado en principio que nada nos impide hacer esto. Podemos desarrollar los anticuerpos adecuados y podemos conseguir que los animales los produzcan. Pero hacer que eso funcione para que obtengamos una gran cantidad de anticuerpos que luego pasen a la saliva, al rumen, sigue siendo el obstáculo que estamos tratando de superar. Así que es prometedor, pero de ninguna manera seguro que podamos hacerlo todavía. Sería el mayor cambio de juego si podemos hacer que funcione, pero es un gran desafío”, comentó.

Hill dice que el consorcio quiere dar a la investigación sobre la vacuna “un gran impulso” durante los próximos cinco años, utilizando los mejores recursos posibles.

Aseguró que se está trabajando mucho, con la colaboración de la industria y del gobierno para desarrollar prioridades para las tecnologías de mitigación de gases de efecto invernadero, y es “muy probable” que el desarrollo de vacunas de metano siga siendo una prioridad basada en el trabajo del consorcio que ha estado liderando.

La Comisión de Cambio Climático de Nueva Zelanda señaló en su informe final publicado el mes pasado que la financiación gubernamental que apoya la investigación y el desarrollo en el sector agropecuario finalizará en los próximos años.

El contrato del consorcio con el gobierno finaliza el próximo mes, y la inversión del gobierno en investigación y desarrollo centrada en las emisiones de metano biogénico agrícola está asegurada hasta 2025, pero no hay un plan a largo plazo más allá de esa fecha, sostiene el informe.

“Se necesita un plan claro a largo plazo que establezca dónde se debe orientar la inversión, incluidos los mecanismos para implementar ese plan”, dice la comisión.

Hill explicó que se han dedicado importantes recursos al desarrollo de vacunas para Covid-19, y aquellos grupos que no tuvieron éxito en la producción de una vacuna Covid podrían estar disponibles para otros proyectos.

“Hay mucha más capacidad que podemos aprovechar actualmente, así que ahora es el momento de atacar y aprovechar algunos de esos recursos que han estado trabajando, por ejemplo, en el desarrollo de la vacuna Covid”, afirmó.

Además de Fonterra, los accionistas del consorcio incluyen Beef and Lamb New Zealand, DairyNZ, Deer Industry NZ, AgResearch, Fertilizer Association, Landcorp y PGG Wrightson Seeds.

Los miembros asociados del consorcio incluyen el Ministerio de Industrias Primarias, el Ministerio de Innovación Empresarial y Empleo, el Instituto Nacional de Agua y Atmósfera y el Centro de Investigación de Gases de Efecto Invernadero Agrícola de Nueva Zelanda.

 

Fuente: Stuff
Autora: Tina Morrison
Foto: Progressive Livestock

Japón aumentó las importaciones de carne vacuna canadiense

El crecimiento se basó en una mayor demanda minorista y en expectativas de una menor oferta de Estados Unidos.

 

Las importaciones japonesas de carne vacuna canadiense aumentaron este año, impulsadas por la creciente demanda minorista y las expectativas de que las importaciones estadounidenses de carne vacuna se frenarían.

El consumo de carne vacuna en Japón se mantiene relativamente estable en comparación con los niveles del año pasado, y se prevé que las ventas de servicios de alimentos se mantendrán débiles durante la primera mitad de 2021. 

Los volúmenes totales de importación de carne vacuna en Japón en marzo fueron de 54.200 toneladas, 4% menos año tras año. Las importaciones de carne canadiense alcanzaron las 5.600 toneladas, lo que significó un aumento del 59% interanual y 48% más que en el mes anterior.

Las ventas minoristas de carne vacuna se mantienen estables

La Asociación de Supermercados de Japón anunció que las ventas de productos cárnicos y avícolas en abril disminuyeron 9,9% con respecto al año anterior, pero aumentaron 8,4% en comparación con el mismo período en 2019 (pre-COVID). 

Las ventas de productos de carne vacuna se mantuvieron relativamente estables en comparación con los productos de carne de cerdo y aves de corral. Algunos distribuidores y mayoristas trasladaron la suba de precios a los minoristas, pero otros recortes de precios de la carne vacuna se mantuvieron estables en el último mes y no se identificaron artículos de carne con escasez.

El sector de los servicios alimentarios sigue recuperándose

La Asociación de Servicios de Alimentos de Japón anunció que las ventas de restaurantes en abril aumentaron 36,7% con respecto al año anterior, pero bajaron 19,5% en comparación con el mismo período en 2019. 

Los pedidos de comida para llevar y entrega a domicilio continuaron compensando parcialmente las pérdidas en ventas de comidas en restaurantes. También se observó un crecimiento de los restaurantes occidentales de servicio rápido (hamburguesas y pizzas).

Las ventas de carne vacuna aumentan en general

Según la Corporación de Industrias Agrícolas y Ganaderas, se estimó que el inventario de carne vacuna importada a fines de marzo había disminuido 9,6% con respecto al año anterior. 

Se estima que el volumen total de ventas de carne vacuna nacional e importada en marzo aumentó 19,6%. Los precios de cortes canadienses de carne vacuna al por mayor, un artículo líder a Japón, se duplicaron en comparación con el mismo período del año pasado debido a un aumento en la demanda de otros mercados asiáticos.

 

Fuente y foto: Canadian Cattlemen
Autor: Ichiro Kiyotomi

Newsletter

Recibí las noticias de la ACG
directamente en tu correo electrónico

    Su correo electónico será incluido en nuestra base de datos para enviarle información de nuestra asociación, esta información no incluye los precios de los mercados ganaderos. En caso de que quiera acceder a la información de precios del mercado ganadero tendrá que adquirir una suscripción Premium.
    Para ello Inicie sesión o registrese aquí